20 de mayo de 2020

SONETO PARA MÍ MISMO



SONETO PARA MÍ MISMO


Me obsequio un buen soneto hacia mí mismo,
pues sé que me merezco un buen regalo
de lucha tengo todo menos halo,
gané en feliz conducta y optimismo.

Mi sangre tiene plasma de humanismo,
y toco el fondo, pero luego escalo,
la astilla de mi cuerpo fue del palo
quebracho y roble injertos con lirismo.

Y emprendo el viaje eterno del poeta
que sale disparado cual saeta.
Hoy miro a mi interior, me siento pleno

y viajo adentro mi caparazón
buscando mi adecuada introspección
feroz a contraviento del terreno.

© Rubén Sada. 20/05/2020.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Los comentarios serán revisados y luego se publicarán aquí mismo. Muchas gracias por su respuesta.