Mostrando las entradas con la etiqueta desconsuelo. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta desconsuelo. Mostrar todas las entradas

11 de febrero de 2014

Versos ( de Juan Arrestía )



VERSOS


I

Si el corazón que uno tiene
no fuera tan papanatas
que te hace meter la pata
con las cosas que nos viene,
si al corazón que uno tiene
lo dominara la mente
vos sabés qué diferente
sería todo muchacho,
no creas que estoy borracho
son cosas que uno las siente.

II

Cuántas veces he tenido
ganas de dar un trompazo
y me sujetó los brazos
el chabón con sus latidos.
Cuántas veces le he pedido
déjame; déjame hacer
pero tuve que ceder
porque él me lo reclamaba
y al hacerlo lagrimeaba
lo mismo que una mujer.


Juan Arrestía

22 de septiembre de 2013

CINCUENTA FORMAS DE DECIR QUE ESTOY LLORANDO POR TI


llanto, tristeza, lágrimas


CINCUENTA FORMAS DE DECIR QUE ESTOY LLORANDO POR TI

  1. Desde el río de mi alma brota un mar de lágrimas.
  2. El frío de mi espíritu deshiela llanto y aflicción.
  3. Mi tormentosa visión vierte agua y sal.
  4. Llueve mi rostro sin consuelo ni refugio.
  5. Truenos en mi mente desatan tal tormenta, que
  6. la humedad de mis párpados se torna espesa.
  7. Se inundan mis cuencas.
  8. La borrasca nubla mis ojos,
  9. que son aguacero sin calma.
  10. Este líquido aluvión en mis mejillas, produce irritación,
  11. y mis pupilas se hacen mar.
  12. Mis ojos emulsionan sal líquida.
  13. Un océano de dudas vuelcan mis lagrimales.
  14. Esta nieve de agua en mis ojos, es tan fría como mi alma.
  15. Siento el crepitar de la lluvia en mis cansados párpados.
  16. Mis rotos cristales derraman angustia.
  17. La sal se hace agua en mis mejillas.
  18. Y sangra mi herida esta sangre transparente que brota desde el alma,
  19. manantial inagotable de llanto y tristeza.
  20. Al derramarse mis ojos, mi espíritu es un desierto.
  21. Agoniza mi visión, derramándose en tristes versos.
  22. Mis pestañas son ramas del sauce, a la vera del río de lágrimas,
  23. un charco de agonía que baja a mis mejillas.
  24. Al lavarse mis pupilas veo todo más claro.
  25. Mi angustia se hace líquida.
  26. Mi pañuelo es una venda para mis lastimados párpados.
  27. Mi rostro bañado en plata y en hojarasca mi alma.
  28. Mis ojos, afluentes de emociones.
  29. Sendas cicatrices líquidas afloran hoy de mi vista.
  30. Una vista desenfocada por el agua turbia de la angustia.
  31. Mis ojos transformados en piélago de tristeza.
  32. La sal se precipita de mis ojos.
  33. Siento unas gotas en los ojos, remedio a mis desventuras.
  34. Llueve desde el cielo de mi mente tormentosa.
  35. Un hilo transparente desovillan mis ojos.
  36. Mis lágrimas son el río donde navega el barco de mi desilusión.
  37. Desde mis ojos brota el flujo amargo del recuerdo.
  38. Del cielo gris de mi mente brota la lluvia del desconsuelo.
  39. El cristal de mis ojos se opaca en vidrio.
  40. El oleaje furioso de mi pecho se ha convertido en cascada en mi rostro.
  41. El canario de mi jaula mental se ha convertido en urutaú.
  42. La alegre melodía de mi alma es hoy endecha en mis ojos.
  43. Un afluente de congojas me moja el alma y el rostro.
  44. Angustia líquida desciende desde mis ojos.
  45. Mi tristeza destila sollozo y desconsuelo.
  46. La depresión de mi alma forma un lago en mis ojos.
  47. Mi mirada es vertiente de súplica y sollozo.
  48. Mi atribulado alambique mental destila puras lágrimas de sufrimiento.
  49. Se purifica mi atribulada alma en crisol de lágrimas.
  50. Una catarata de aflicción corre en mis mejillas.
Autor: Rubén Sada.

"En la literatura se distinguen dos tipos de escritura: La "funcional" y la "creativa".(Marcelo Di Marco)
Es en esta última que precisamente incursiona el escritor.

ESCRITURA FUNCIONAL.
El redactor de una noticia en un periódico, o diario, no necesita dar vuelo poético a su noticia. En el caso de describir un accidente, podría expresar que "los familiares de la víctima están llorando en desconsuelo" y cumplir bien con su misión.Se trata de un estilo de escritura "funcional" donde simplemente se narra lo acontecido, relatando los hechos.

ESCRITURA CREATIVA.
En el caso de un escritor o poeta que quiera describir el mismo accidente pero dándole a su relato o cuento un "vuelo poético" o "vuelo literario", no es conveniente que se limite a "describir" en forma simple el suceso, porque esto lo puede hacer cualquier persona sin necesidad de ser "escritor". Lo conveniente es agregar al suceso palabras que lo conviertan en poesía, aún sin serlo.
Para eso tenemos la gran ayuda de la "metáfora".
En el ejemplo que doy arriba, redacté 50 metáforas diferentes sobre el llanto, aunque no conviene usar más de una o dos en el mismo párrafo. De cada una surge la creación de una imagen poética o literaria, lo que ayudará a un texto cualquiera a pasar de ser "funcional" a ser "creativo" o "poético" con el simple agregado de unas cuantas imágenes creativas.

27 de diciembre de 2011

NOSTALGIA por Daniel Meyer

tristeza, nostalgia, poema triste, extrañar, anhelar


NOSTALGIA


La noche y el silencio, me invitan a soñar,
soñar que aquí te tengo, y que ya no te irás.
Caminaremos juntos por la orilla del mar,
tomados de la mano, mil besos al azar.
No sé cuánto la quise y menos cuánto la amo.
Quizás ya no me quiera y me halla olvidado,
¿dónde estará? ¿qué hará? ¿será feliz ahora?

No sé cuánto la quise y menos cuánto la amo.
Sólo sé que la noche me recuerda sus besos.
Su ternura, su aliento, su voz diciendo "te amo".
Mas, yo como si nada, dejé que se alejara,
sin pensar que perdía lo que mi alma anhelaba.

No sé cuánto la quise y menos cuánto la amo.
Mas, recuerdo su pelo, su cuerpo con su aroma,
y mi corazón brinca como caballo en doma.
Mis pensamientos confusos me torturan ahora,
mas, no sé si buscarla o quedarme en las sombras.

No sé cuánto la quise y menos cuánto la amo,
pero fueron felices los años que pasamos.
Ella era mi vida y yo quizás también lo fui.
Creo que fui importante, al menos lo sentí.
Recordaré las noches de pasión y ternura.
Quizás, ya ni se acuerde, quizás fui su aventura.

No sé cuánto la quise y menos cuánto la amo.
Pero si no me ama, no volverá a mi lado,
Es cierto que he llorado por haberla perdido,
mas, con mi confusión, ella de mí se ha ido.
Quizás vuelva a mi lado, quizás la he perdido,
¿cómo saber si me ama, o ya pasé al olvido?

No sé cuánto la quise y menos cuánto la amo.
Su sonrisa en su rostro la veo a toda hora.
No abandona mi mente y mi alma la llora.
Quizás yo no la quise como la amo ahora.
Al irse de mi vida me dejó sólo sombras.
Grito al viento su nombre con mi voz quebrantada,
y el viento me responde que ya no queda nada.

No sé cuánto la quise y menos cuánto la amo.

Daniel Meyer. (ZUTANO)

22 de julio de 2007

TU SOLEDAD

mujer sola, tristeza, soledad, poema

TU SOLEDAD.

En el difuso espacio en que me oculto,
cuando el silencio me invade
creo escuchar el latir de tu corazón
que grita quebrado su soledad.

Y es ineficaz mi compañía,
no importa lo que diga.
Mis manos ansiosas por cobijarte
no pueden lubricar lo oxidado.

El desaliento,
no hay medicina, ni doctor
ni medium, ni cirujano
que lo puedan extraer.

Tu soledad la puede deshojar
pétalo a pétalo sólo el amor.

Ésa oquedad quiero tener el poder de llenar.
Pero tu escencia quiere más,
con todo y soledad quiere libertad
y...temes amar ¿Verdad?


Esa verdad eclipsa
mi elocuente intrepidéz,
mi esbozo de emitir tónicos
para curar el latido solitario
de tu corazón infranqueable.

Autora: Eloísa Echeverría (Chile)

16 de abril de 2007

MI DULCE PRIMAVERA



MI DULCE PRIMAVERA

Escribiré nuestra historia,
en los pergaminos del cielo;
será la más breve y dulce,
con tu adiós y mi consuelo.

En la pena inmensa de saber,
que el final está latente;


cerraré con llave mi corazón,
para que mi sufrir no me afecte.


Labraré en letras doradas,
el amor que tanto me diste;

lo envolveré en seda plateada,
e imaginaré que nunca te fuiste.


En cada amanecer diario,
marco en mi calendario

las cruces con mi dolor,
como si fuera un preso.


El destino dio su veredicto,
ya se te acabó el tiempo;


es hora de las sombras,
es hora de tu destierro.


Con nuestros corazones,
y la lucha de estar unidos;

tratamos de amarnos cada día,
olvidándonos de esta agonía.


La cuenta regresiva silenciosa
marca los segundos de tu partida;

te extrañaré, amor, cuando te marches,
te recordaré con la ternura infinita.


No me resigno a perderte,
quizás los milagros existan;

pero soy hombre de ciencias,
el azar, princesa, es pura utopía.


Te recordaré, mi dulce primavera,
como un amor leal y sincero;

y perpetuaré nuestra historia
amándote con mis mejores versos.


© EURÍDICE