30 de diciembre de 2020

UN DÍA DE INVIERNO

 


UN DÍA DE INVIERNO

Una día de invierno
yo te conocí. 
Recuerdo aquel día, sí,
era un día gris.
El sol no salía.
Afuera llovía.
El viento hería
mientras yo te conocía.
Mezclados en el frío
estábamos los dos,
y en el tibio nido
nació el calor del amor.

Fue un tiempo rudo
que pudimos soportar,
un invierno muy crudo
pero la primavera, ¡aquí está!

En cuanto asome el sol
partiremos, tú y yo,
y saldremos de aquí
para poder vivir
una vida feliz.
Porque yo te conocí
un día gris,
pero del triste frío
hoy me río
porque al fin te conocí
y el amor nos entibió.

© Rubén Sada. 1/11/1979

CONVERSACIÓN

 


CONVERSACIÓN

 

Un gorrión le dijo al árbol:
"Cuando tus flores me hablan
veo en ti la Vía Láctea".
Y el árbol le dijo: "¡Gracias!"
 
“Entre mis flores te sacias...”
Le dijo con presunción
el jacarandá al gorrión.
Y el gorrión le dijo: “¡Gracias!”
 
“Por favor”, dijo un gorrión
al noble jacarandá...
“Dame hoy mismo otra ilusión
que otro día se me va”.
 
Un jacarandá celeste
dijo “Buen día” al gorrión,
y este le pidió permiso
para trinarlo en canción.
 
© Rubén Sada. 29/12/2020.

27 de diciembre de 2020

HUELLAS

 

HUELLAS

 👣

Caminos llenos de huellas
cruzan frente de mi vista,
pero hoy hay niebla en la pista
y no alumbran las estrellas.
¿Cómo he de saber si ellas
me alientan al optimismo?
¿Cómo dar pasos ya mismo
que guíen a un buen futuro?
¿O cómo estar bien seguro
que no llevan a un abismo?
👣 
Pocas huellas tal vez guían,
¡pero tantas son confusas!
Hay rectas, curvas, obtusas
y hay otras que se desvían.
¡Cuántos ahí desfilarían
sin saber qué consiguieron!
¿Cuántos otros ya advirtieron
del pantano que se hundió?
¿Cuántos hubo antes que yo
que aun con huellas se perdieron?
👣 
Hay huellas que son perversas
y a campo traviesa surcan,
también las que se bifurcan
y las hay en lodo inmersas.
Las que se esfuman, dispersas
con el viento del estío,
las que van al sembradío
del amor y la bondad...
¡Las huellas a la maldad
nunca pises, hijo mío!
👣
Hay huellas muy engañosas
que conducen a espejismos,
o a aludes y cataclismos
que nos sepultan en fosas.
Cardos con disfraz de rosas
me han hecho sangrar los años,
lobos entre mis rebaños
me han devorado en querellas,
ya no seguiré sus huellas...
¡Me cansé de tantos daños!
👣 
De las huellas del error
he aprendido tanto, tanto,
que hoy en pisadas de llanto
mezclo el barro del dolor.
Ya no seré seguidor
de cuánta huella se cruce,
mi pie adelante conduce
de manera independiente,
no le haré caso a la gente
ni permitiré que abuse.
👣 
Pero dejo aquí unas huellas
de tinta en este papel,
igual que lo hizo Espinel
con sus décimas aquellas.
Quiero que sean centellas
por si alguien luz necesita,
no sé si será bendita
pero va con sentimiento,
mi voz la evapora el viento
mas mi huella queda escrita.
👣 
© Rubén Sada. 27/12/2020.

26 de diciembre de 2020

LA LEÑA Y EL FUEGO

 

LA LEÑA Y EL FUEGO

 

En el piso de un fogón
se encontraron Leña y Fuego,
y de ella escuché un ruego:
—¡No me incineres, Nerón!
No quiero ser tu carbón
ni el propósito en tu vida,
ya sé el instinto que anida
en tu afán de consumir...
¡Algo más quiero vivir
luego del hacha homicida!
🔥  
Oí al Fuego responder:
—Vivirás lo que yo quiera,
pero adentro de mi hoguera
mi combustible has de ser.
Ya no habrás de florecer
ni raíces vas a echar,
sos la ofrenda en este altar
que legó el hacha malandra,
y ahora en la salamandra
haremos tibio este hogar.
🔥  
Otro intento de amnistía
hizo a Leña amenazar:
—Si tú me vas a quemar,
¡ten cuidado en tu herejía!
Será tu fin, mi agonía
y del incendio presumo
que los dos en el consumo
juntaremos cicatrices,
yo seré cenizas grises
y tú no serás ni humo.
🔥
La crisis de identidad
perturbó al creído Fuego,
que al oír, comprendió luego
que encontró a su otra mitad.
¿Simbiosis? ¿Fraternidad?
¡Qué absurda dicotomía!
Juntos eran energía
con caricias o reproches
pero sin Leña en las noches
él tampoco viviría.
🔥  
Como una escena burlesca
Fuego y Leña, Leña y Fuego
fueron resignando el ego
cuando una mano dio yesca.
Comenzó así la dantesca
despedida de la tarde,
ya ninguno hacía alarde
y eran luz en el crepúsculo,
cual un fósforo minúsculo
puede ser un bosque que arde.
🔥  
En el seno de un hogar
rechinaban sus gemidos,
dos amantes encendidos
como Dios dijo: a la par.
Leña y Fuego, un crepitar
besándose con ardor,
y del colosal calor
en la pasión se extinguieron
y los dos se consumieron
en la hoguera del amor.
🔥  
© Rubén Sada. 26/12/2020.
🔥 🔥 🔥

23 de diciembre de 2020

GRAVEDAD

 

GRAVEDAD (Soneto)

 

Con la gris levedad con que a la hoja
la desprende del gajo de su rama,
por la fuerza inferior con la que llama
y en el barro otoñal la embarra y moja...
 
Esa fuerza invisible al suelo arroja,
al fangal, donde nadie nos reclama,
no importa si fue flor, si tuvo fama
de corola celeste o fruta roja...
 
Todo así se recicla, transformado
por la tierra, que de ello se alimenta,
y en su estómago frío se fermenta
 
lo que la gravedad le ha regalado.
Hoja verde, marrón, flores muy bellas
fueron, son y serán polvo de estrellas.
 
© Rubén Sada. 23/12/2020.

22 de diciembre de 2020

MI ALJIBE


MI ALJIBE

 

Mi aljibe tiene agua pura
con versos inspiradores,
conocimientos, valores
y verdad (aún si es dura).
Es un agua de cultura
que proviene de un ayer
tormentoso y un llover
que llenó mis pies de barros,
y hoy de él, bebo de a jarros
de esta agua del saber.
 
Del aljibe de la mente
obtengo, rica y fluida
caudalosa agua de vida
que acumulé en mi afluente.
Los libros fueron vertiente
que llenaron, desde pibe
con agua que no prescribe,
valiosa para tomarla,
soy feliz al convidarla
cuando está lleno mi aljibe.
 
Extrayendo cada día
la purificada dosis,
logré la metamorfosis
que riega sabiduría.
Mi aljibe no se vacía
pues diariamente entra en él
el fluir de algún jagüel
y aunque sea, de a gota extraigo,
así de a poco me arraigo
al nutriente, su vergel.

¡Rueda, redonda roldana
con el cubo bien colmado!
¡Sube el líquido preciado
que ha de beber el mañana!
Tu polea me proclama
el valioso beneficio,
que me entrega un fiel servicio,
la bendición de las nubes
y que en compromiso subes:
¡No hay un bien sin sacrificio!
 
¡Cuánta generosidad
de la boca de la tierra!
Tu grifo nunca se cierra
ni aún en la profundidad.
Tu misteriosa oquedad
es para la noche, cuna,
tenerte es una fortuna,
gracias por tu calmo espejo
en el que toco y cortejo
con mis manos a la luna.
 
Tengo un manantial tan bueno
que de la Trevi es la envidia,
la Fontana se fastidia
porque siempre está bien lleno.
Por él bebo y me oxigeno
con aromas de azahar,
feliz vino y un manjar
mientras mi pulso le escribe,
tengo tanto aquí en mi aljibe
que puedo llenar el mar.
 
© Rubén Sada. 21/12/2020.

 

 


19 de diciembre de 2020

MI BRÚJULA

 MI BRÚJULA


¡Oh!¡Brújula que señalas
horizontes tras el mar,
ese norte al que apuntar
y al que solo se va en alas!
¡Alúmbrame con bengalas
que me indiquen la salida,
que hoy mi senda está perdida!
¡Ven!¡Señálame tu norte,
que allá iré como un resorte
disparado a mejor vida!
 
Soy rehén de una vil puja
que en mi mente pone lodo,
¡los que me han robado todo
quieren que mi cráneo cruja!
Señálame con tu aguja
dónde he de poner mis sesos...
¡Donde mis pies no estén presos
ni mudo mi paladar!
Quita el velo a ese lugar
y allí verteré mis huesos.
 
¡Oh! Brújula que predicas
el camino de las nubes,
por el que tú solo subes:
¡ni retrocedes ni abdicas!
Con tu manecilla indicas
la ilustrada dirección,
que me pegue un empujón
y me encienda la turbina,
hoy te pido guía divina,
¡dame ya tu bendición!

Con tu rosa de los vientos
y tu agudo magnetismo,
puedes guiarme hacia el abismo
o al castillo de los cuentos.
¡Piedad! Por mis sentimientos,
te pido, aparato sabio,
que no me quede el resabio
de la peligrosa senda,
y que mi mirada emprenda
la guía de tu astrolabio.
 
¡Sigue denunciando el norte!
¡Sigue enseñando el camino!
Que mi alma de peregrino
tendrá confianza en tu aporte.
Te ruego aquí tu soporte
sin mentiras impostoras,
no puedo sufrir demoras
pues mi piel está cuarteada,
y no sé si otra alborada
me regale un par de horas.
 
Si no escuchas mi pedido
y no me muestras tu ene,
te cambiaré por Selene
y su impoluto vestido.
¡Escúchame!... ¡Te lo pido!...
¡Presta tu oído a mis cantos!...
Ve cuánto me empapo en llantos
más que el sauce de un edén,
¡pues fui brújula también
y también he guiado a tantos!
 
© Rubén Sada. 19/12/2020.
 
 


13 de diciembre de 2020

PINCELADAS


PINCELADAS

Tu pincel de poesía
destella un rojo pasión,
porque está tu corazón
lleno de policromía.
Y pintas filantropía
al estilo de Joel,
con pluma y tu pincel
dibujas trazos al viento,
el pulsar de tu talento
mezcla a Van Gogh y Espinel.

Si buscas vocabularios para pintar la ilusión, pinta roja la emoción de cantar como canarios. Vuela en cielos solitarios, pinta verde tu camino, de esperanza al peregrino con horizontes de sueños, van mis saludos sureños desde mi suelo argentino. Mi cariño es bien sincero y mi palabra es bien franca, siento a mi alma pura y blanca más que la nieve de enero. Los azotes en mi cuero y los clavos de fakir que soporté en mi existir me han otorgado el laurel, ahora bebo en el jagüel del manantial del vivir.


© Rubén Sada. 13/12/2020.

HORNO DE BARRO

 

HORNO DE BARRO

 

Yo soy el horno de barro
que cocina el rico pan,
que en un mantel servirán
junto al mate o café en jarro.
Mis peripecias te narro
con valores que atestiguo,
de mi origen averiguo
en milenios de existencia,
¡soy asombro de la ciencia
aunque invento muy antiguo!
 
Fue mi cuna una de arcilla
amasada con las manos
de camperos artesanos
mezcla de Pampa y Castilla.
¿Mi forma? Da maravilla
mi perfil abovedado,
igual a un cielo estrellado
del que me copio y lo tomo
como bóveda de un domo
de unos ciento ochenta grados.
 
Los pájaros me hacen coro
cuando miran de una rama,
mientras perfume derrama
mi humito gris incoloro.
Al patio interno decoro
siendo útil y capaz,
no consumo luz ni gas,
y es crisol mi piel de tierra,
parezco un casco de guerra
pero soy horno de paz.

Con mi calor refractario
te cocino lo que quieras,
solo ponle unas maderas
y dedícale un horario.
Mi catedral es santuario
de la familia en reunión,
dentro mi caparazón
no hay comida que no siembre,
y en la unidad de diciembre
hasta puedo hacer lechón.
 
Pero mi producto estrella
sin ambages es el pan,
que amasa con mucho afán
y amor, la madre más bella.
El aroma que descuella
es la dulce tentación
que obnubila la razón
y no ofrece negativa
cuando ella reparte, altiva
su hogaza con chicharrón.
 
Desde mi boca de fuego
me gusta observar la mesa,
y mi gratitud te expresa
que por la familia ruego.
¿Que soy fango? ¡Desde luego!
Pero esto no es bizarro.
A mi origen hoy me amarro
como utensilio de bien,
después de todo, también
los hombres somos de barro.
 
© Rubén Sada. 13/12/2020.

11 de diciembre de 2020

CAMPEONES DEL AJEDREZ

 


CAMPEONES DEL AJEDREZ

———Joel Márquez Sánchez—♟ Yo un día jugué ajedrez en un tablero distinto como si en un laberinto se hubieran puesto mis pies. La vida me vio a través de una ventana prohibida, ser yo mismo y enseguida mi corazón sin sosiego antes de iniciar el juego me ganaba la partida. ———Sara Baigorria—♟ El tablero tiene leyes de la vida en sus cuestiones, hay quien muere entre peones después de vencer los reyes. Hay quien nace entre bateyes y ve ciudades después hay que jugar y a la vez concentrarse en la partida para saber que la vida es un juego de ajedrez. ———Joel Márquez Sánchez—♟ La vida es un ajedrez y el humano, un jugador, ganador o perdedor, las dos cosas a la vez. En español o en inglés la vida sigue su curso y es innegable el discurso que en el ajedrez gravita, el humano necesita entrar en ese concurso. ———Rubén Sada—♟ La vida es un ajedrez, algunos van a caballo, otros van sufriendo el callo por ir descalzos sus pies. Somos peones del después que hasta un alfil nos abate, postergados del kilate muy de a poco en el sendero, precisa nuestro tablero una reina para el mate. ———Joel Márquez Sánchez—♟ El ajedrez de la vida, treinta y dos piezas están, dos jugadores se van a disponer su partida. A veces el rey se olvida del valor de cada pieza, y confiando en su riqueza de poder en plenitud mira que en un ataúd lo va a abrazar la tristeza. ———Rubén Sada—♟ La vida es un ajedrez pero a algunos les da un toque, y el momento del “enroque” regresa en nuestra vejez. Volvemos a la niñez después de haber sido bueyes, presionados por las leyes y hoy ya en la jubilación, uno sigue siendo un peón con el estatus de reyes. ———Joel Márquez Sánchez—♟ Cuando mi alma se abate en el juego bicolor me asalta más de un error al borde del "jaque mate". Yo, un poeta en el combate de inteligencia, despierto, y dejo al peón cubierto de mi mejor estrategia para que en la lucha regia no me haga ver inexperto. ———Rubén Sada—♟ La vida es un ajedrez que para adelante corre, desde arriba de una torre se observa el cielo a través. Un mes bueno, algún mal mes, un año pista, otro bache, el destino cambalache de un día estar en el blanco y otro día en el barranco de algún cuadrado azabache. ———Joel Márquez Sánchez—♟ El ajedrez es barroco incluso contemporáneo donde revela mi cráneo a las estrellas que toco. Cada vez que yo me enroco procuro hacerlo evidente y dejarle a la simiente de mi oponente la duda porque es la pieza más ruda para el jaque de la mente. ———Rubén Sada—♟ La vida es un ajedrez y yo a la vida consagro un portentoso milagro, más grande que el de Moisés. Tiene tanta validez y nos da tanta ventaja, de la cuna a la mortaja la misma senda caminan, y ocupan cuando terminan, peón y rey, la misma “caja”. ———Joel Márquez Sánchez—♟ Que no se olvide el refrán que al tablero le convida que al final de la partida en la caja quedarán. Y algún día volverán para una resurrección, porque vendrá la ocasión donde se aplique la ley que al peón lo vuelve rey y al rey lo vuelve un peón. ———Rubén Sada—♟ La vida es un ajedrez en el que hay que competir por el derecho a vivir desde ser el uno al diez. Estar calmo y sin estrés al tomar la decisión poniendo entera ilusión y al mañana la confianza, poner ficha a la esperanza del tablero corazón. ———Joel Márquez Sánchez—♟ Como se ve el ajedrez de la vida tan complejo yo puedo ver en su espejo: mi pasado y mi adultez. ¡Qué compleja sencillez de la dualidad me aspira! Y me orilla hacia la pira del recuerdo y del olvido porque todo lo que he sido simplemente a mí me inspira. ———Rubén Sada—♟ La vida es un ajedrez que se juega en un cuadril, con la oblicua de un alfil y precisión de un inglés. Con un temple japonés se derriba la muralla, venciendo la vil metralla que nuestro pecho soporta, y aunque nos sangre la aorta ganaremos la batalla. ———Joel Márquez Sánchez—♟ Si ganamos la batalla en el ajedrez, hermano, como sol del meridiano nos darán una medalla. A donde quiera que vaya en su retórica erguida lo seguirá sin medida, como un asteroide errante con inspiración, bastante, el ajedrez de la vida. ———Rubén Sada—♟ En versos pares te abrazo y aquí mi mano te estrecho ———Joel Márquez Sánchez—♟ Como si me hubieras hecho ajedrecista a tu paso. ———Rubén Sada—♟ Te saluda un peón raso a vos, que sos un marquéz... ———Joel Márquez Sánchez—♟ Más no me digas después que el tiempo no dice nada... ———Rubén Sada—♟ Cantó Márquez , Sara y Sada, tres campeones de ajedrez. ♟♟♟ © Joel Márquez Sánchez, Sara Baigorria y Rubén Sada. 11/12/2020.

8 de diciembre de 2020

SOMOS PAN DEL MONSTRUO ESTADO

 

SOMOS PAN DEL MONSTRUO ESTADO

 Y que ninguno pudiese comprar ni vender, sino el que tuviese la marca o el nombre de la bestia, o el número de su nombre.”.(Apocalipsis 13:17)

El Estado es una hambrienta
bestia que todo mastica,
cuando crece y no se achica
transforma la vida en cruenta.
Nuestra libertad violenta
pues se sienten dioses, amos,
en su epiglotis estamos
y es que “el Estado opresor
es un macho violador”
mientras nosotros callamos.
· 
El Estado no te cuida,
solo es la araña que teje
una telaraña hereje
que captura a su comida.
Sin ti, él no tiene vida
y sería solo un yuyo,
te inocula el virus suyo
y te asfixia su escafandra,
Leviatán es el malandra
que se asocia en contra tuyo.
· 
Nos someten y amenazan,
nos dominan con el miedo,
nos apuntan con el dedo
(pero entre ellos se abrazan).
Nuestra denuncia amordazan
con una bala en la nuca,
a los jóvenes se educa
con relatos mentirosos,
ellos son más peligrosos
que el Chagas de la vinchuca.
· 
Al empresario destruyen
con centenares de impuestos,
a emprendedores honestos
aplastan, por eso huyen.
Los ahorros disminuyen
por causa de la inflación,
¿cuándo no? ¡Confiscación!
¡De tu casa se apodera!
Tú eres la abeja obrera
y ellos la fumigación.
· 
Dictan ley en contra nuestra
y de escaparse no hay modo,
luego borran con el codo
lo que firman con la diestra.
La no-Justicia siniestra
libra de pena al amigo,
mientras reserva el castigo
para el noble productor,
y para el emprendedor
el Estado es su enemigo.
· 
A quien los vota, comida,
exenciones y ventajas,
para el resto las migajas
y ellos se dan la gran vida.
Latrocinio en él anida
y es su impunidad, legado,
tejido social dañado,
la familia se va yendo,
¡ya no quiero seguir siendo
el pan de este monstruo Estado!
· 
© Rubén Sada. 8/12/2020.




7 de diciembre de 2020

GUITARRISTA Y ALBAÑIL

GUITARRISTA Y ALBAÑIL 

Poeta de la cuchara,
cantor de llana y fratacho,
buscavidas de muchacho,
mezcla autodidacta rara.
De arte sublime su cara
y de oficio sus dos manos,
arte y oficio, que sanos
le dan alegrías mil,
guitarrista y albañil
son sus valores humanos.
🎸 
Mientras va haciendo el pastón
con cal, arena y cemento,
él tira un silbido al viento
ensayando su canción.
La pala es su diapasón
y con sus dedos cuarteados,
mete tonos inventados
produciendo fantasía,
soñando el lejano día
de subirse a los tablados.
🎸 
Escribe letras de amor
como un dulce epitalamio,
y en la altura del andamio
toca el cielo inspirador.
Ya se ve compositor
cuando tira la plomada,
imagina la encordada
cuando va tensando el hilo,
dedicará su vinilo
a su musa enamorada.
🎸
¡Cuántas horas de trabajo
debe meter cada día!
Es que el son de su poesía
no lo deja caer bajo.
Sus vivencias son legajo
que da letra a su expresión,
trabajando es un león
y su música es ritual...
¡Desde el árbol, un zorzal
le hace coro a su canción!
🎸 
¡Vibran bellas ilusiones
de su prodigioso oficio!
Mezcla sudor, sacrificio
con la música y sus dones.
Ya compuso mil canciones,
una por cada experiencia,
lo aplaude su muda audiencia
de carpetas alisadas,
y paredes revocadas,
anfiteatro de su ciencia.
🎸 
El día que se jubile
de un tiempo que fue su escuela,
cantará en una vihuela
la alegría que perfile.
Quizá ahí asimile
que con él, Dios fue gentil,
su aptitud payadoril
le puso la nota exacta,
ser poeta autodidacta,
guitarrista y albañil.
🎸 
© Rubén Sada. 7/12/2020.

La música es una de las mejores formas de disfrutar del trabajo, por duro que sea.



5 de diciembre de 2020

LA HIGUERA DE DOÑA BETY

 

LA HIGUERA DE DOÑA BETY

 "Y se sentará cada uno debajo de su vid y debajo de su higuera,
y no habrá quien los amedrente". (Miqueas 4:4)
Está enclavada al jardín,
ella imponente, ¡erguida!
Es la industria de la vida,
para el picaflor, festín.
Y se acercó el chiquitín
con su vuelo delicado,
buscando el néctar preciado
con su pico de espagueti:
¡La higuera de doña Bety
atrajo al enamorado!
·🐤
Ella fabrica dulzura
con un delantal florido
de brevas que han existido
desde antes de la Escritura.
Me maravilla su altura
que produce paz y sombra,
con un derroche que asombra
cuando mi vista a ellas lanzo,
y como no las alcanzo
las junto desde su alfombra.
·🐤
¡Si pudiera ser abeja
para engullir su manjar,
y colmar mi paladar
si es que la avispa me deja!
Tanta ambrosía festeja
y a convidar a otras corro,
ese oro líquido ahorro
como un dulce tentempié,
y también convidaré
a mi primo el abejorro.
·🐤
Van cincuenta rotaciones
que dio el sol a sus pistilos,
más que Queen y sus vinilos
de rapsodias y canciones.
Y aunque tengo machucones
de madurez agridulce,
aunque el viento higos expulse
de mis ramas no se abstraen...
¡Con las brevas que se caen
me pondré a cocinar dulce!
·🐤
La cuchara de madera
va girando en carrusel,
y el aire ya huele a miel
de vainilla y primavera.
Es mermelada casera
que la madre de un amigo
me convida y la bendigo
agradeciendo sus frutos,
recordando esos minutos
más dulces que el mismo higo.
·🐤
Fui invitado a su mantel
de hule y café con leche,
pidiendo nos aproveche
la amistad a flor de piel.
Otro enero en su vergel
y un peldaño en la escalera,
el afecto sin barrera
con dulce dedicatoria,
perderemos la memoria
cuando florezca la higuera.
·🐤
© Rubén Sada. 5/12/2020.

4 de diciembre de 2020

LLANURA versus ALTURA

 

LLANURA versus ALTURA

 

—Reinaldo Figueroa—(Llanura)
Quiero decirle a la altura
y a su orgullo de distancia
que tiene más importancia
el nivel de la llanura.
Que el fruto de la dulzura
lo hace la industrial del suelo,
vale más el caramelo
verde del cañaveral
que ese sueño vertical
de estrellas, nubes y cielo.
 
—Joel Márquez Sánchez—
Hago a la altura un llamado
de reducir: su amargura,
su estrafalaria cultura
y su orgullo exagerado.
Quiero hospedarme en un prado
donde germine el anhelo
porque yo vivo el modelo
de una frase de mi cuna:
"Con la mirada en la luna
pero los pies en el suelo".
 
—Rubén Sada—(Altura)
Ya que no quieres la altura
préstame lo que no quieras,
cambio el suelo y sus barreras
por todo el cielo y su holgura.
No quiero más atadura
ni correa ni collar,
arrastrándome a la par
del polvo estéril del llano,
ya me hicieron ser gusano,
¡ahora quiero volar!

 
—Reinaldo Figueroa—(Llanura)
Yo prefiero ser el tren
sobre el metal de la idea
y no el avión que aletea
por el aéreo sostén.
Se puede volar también
libre por un callejón
no necesito un avión,
soñando a grandes escalas,
puedo volar con las alas
rojas de mi corazón.
 
—Rubén Sada—(Altura)
Volar es la evolución
y de arrastrarme estoy harto,
tuvo alas un lagarto
y se convirtió en dragón.
Sobre el Andes un halcón
tiene la mirada aguda,
seguro y libre, sin duda
mira desde gran distancia,
es experto en vigilancia
para evitar “la huesuda”.

—Reinaldo Figueroa—(Llanura)
En lo alto un edificio
tiene más valor que un ave
porque se arrastró y ya sabe
lo que vale el sacrificio.
Volar es el artificio
de quien sin saber gatear
quiere las nubes tocar
como sol en primavera
cuando no puede siquiera
ni dos metros caminar.
 
—Rubén Sada—(Altura)
Es la insípida llanura
la epidermis anodina
que aburre de acá a la China
por su barrosa incultura.
Yo preferiría altura
y alzar mis versos al viento,
volar sobre el firmamento
en la pléyade lunar,
ya probé de caminar
en la selva de cemento.

 
—Reinaldo Figueroa—(Llanura)
China sacudió el pulmón
como el polvo en el camino
pero la epidemia vino
en el ala de un avión.
Yo sigo con mi opinión
sin entrar en una guerra
donde este virus se aferra
a parar el porvenir,
mi poeta va a seguir
con los pies sobre la tierra.
 
—Rubén Sada—(Altura)
Imprimir huella en la tierra
será hundirse en su tenor:
deja huella un dictador
y empuja al pueblo a la guerra.
Prefiero la que se aferra
al viento y cumple su rol,
una huella tornasol
que brinde gran luminancia,
del suelo tomar distancia
e imprimir con luz de sol.

 
—Reinaldo Figueroa—(Llanura)
Yo nunca en la huella mía
voy a usar el triste modo
de creer saberlo todo
del arte y la poesía.
Con hilos de fantasía
no remiendo pantalones,
el que a malas intenciones
pone veneno en su empeño,
ni tan siquiera es el dueño
de sus propias emociones.

—Rubén Sada—(Altura)
¡Acompáñame a volar,
querido amigo Reinaldo!
Que ya tengo poco saldo
en este triste lugar.
Tú, que has sabido emigrar,
enséñame tu camino,
porque yo de peregrino
todavía no sé nada,
no tiene experiencia Sada
en enfrentarse al destino.

 
—Reinaldo Figueroa—(Llanura)
Si quieres tocar la altura
del paisaje celestial
abriré en mi parietal
mis dos alas de cultura.
Yo puedo con mi estatura
llevarte al mejor destino,
soy como el chita felino,
el mago del terraplén,
que corre y vuela también
sin alas por el camino.
 
—Rubén Sada—(Altura)
Junto a Joel en el mar,
tú en la tierra y yo en los cielos,
hermanaremos anhelos
que al orbe hacen suspirar.
Alzaremos un altar
que al verso será fecundo,
en lo alto, en lo profundo
cultivaremos vergel
y que el estilo Espinel
dé vueltas por todo el mundo.

 
—Reinaldo Figueroa—(Llanura)
Soy como el calor de abrigo,
más que nadar y volar,
prefiero diez pasos dar
para abrazar a un amigo.
Cuando improviso contigo
la mente se me ilumina,
mi décima campesina
no sabía en mi terreno
que había un poeta tan bueno
en la lejana Argentina.
 
—Rubén Sada—(Altura)
Yo soy solo un aprendiz
de los versos de un cubano...

 
—Reinaldo Figueroa—(Llanura)
Quien tiene el techo de guano
en su bohío es feliz
 
—Rubén Sada—(Altura)
Con la sabia directriz
de la verba improvisada...

—Reinaldo Figueroa—(Llanura)
Subí a la cima elevada,
tú bajaste hasta mi heraldo...
 
—Rubén Sada—(Altura)
¡Extrañaba esto, Reinaldo!
Te agradece Rubén Sada.

 
©Reinaldo Figueroa, Rubén Sada y Joel Márquez Sánchez. 4/11/2020.

LA FUGA DE UNA MUSA (Diálogo en décima espinela)

 


LA FUGA DE UNA MUSA

 

—Rubén Sada—
Yo cuando no tengo nada
para anotar, se me vuela
la paloma y la espinela
y la musa está finada.
Prefiero verla atrapada,
que se queje y me demande,
si la libero se expande
y el vacío no soporto,
pues más vale lápiz corto
que mala memoria grande.
 
—Joel Márquez Sánchez—
Yo tengo mala memoria
eso me resulta amargo,
yo lo acepto y sin embargo
así he pasado a la historia.
A veces hago notoria
mi humilde capacidad,
y sé que en la inmensidad
de las páginas blanqueadas
de las libretas sagradas
tengo una oportunidad.
 
—Rubén Sada—
En la jaula de un papel
yo encarcelo a mi paloma,
desmenuzo su genoma,
su ADN de nivel.
La confino en mi cuartel,
le doy mimos, alimento,
amor, fe, conocimiento
y si aún así se vuela
transportará mi espinela
a los efluvios del viento.
 
—Joel Márquez Sánchez—
Tú eres científico, Sada,
que el genoma de tu ave
se convierte en nuestra clave
en la rima improvisada.
Se me hará de madrugada
si despierto a mi inconsciente,
y voy preparando al ente
que tengo por escritor
para que haga el honor
de tenerlo aquí presente.
 
—Rubén Sada—
En una jaula impoluta
que mi lapicera mancha,
mi paloma luce ancha,
con gorjeos me tributa.
Cuando se escapa me enluta
acongojando mi aliento,
pierdo un verso, sentimiento...
¡Vuelve, musa fugitiva!
Tu fuga es la más sentida
y lanzo mi llanto al viento.

—Joel Márquez Sánchez—
Que no se fugue la musa
que nos da la inspiración;
sino, esta redacción
se va a quedar inconclusa.
Mi memoria se rehúsa
en decrecer el nivel,
y aunque no tengo papel,
ni lápices a mi lado
me obligo a estar inspirado
por respetar a Espinel.
 
—Rubén Sada—
Si tu musa se te fuga
y no la puedes cazar,
acompañaré tu andar
cual mariposa y oruga.
Y si el papel se te arruga
mi musa te prestaré,
para que los dos de a pie
intentemos conquistarla,
si no pudiste atraparla
amigo, ¡te ayudaré!
 
—Joel Márquez Sánchez—
Ayúdame por que el viento
invernal se la llevó
y escribir no puedo yo
si vos no me presta aliento.
Una musa es el sustento
del poeta enamorado,
pero como me he quedado
solo frente a la pantalla
en mi neuronal batalla
me siento ‘desinspirado’.
 
—Rubén Sada—
Si el frío te ‘desinspira’
seré el sol de tu palabra,
seré el torrente que labra
la roca que al río mira.
Seré espada a la mentira
y el fuego de tu volcán,
la inspiración será el plan
para no tener calambre,
habrá abundancia y no hambre
de décimas como el pan.
 
—Joel Márquez Sánchez—
Haz que el sol de tu bandera
venga hasta mí a rescatarme
porque no quiero quedarme
como una estatua de cera.
Me pondré mi guayabera
a ver si logro escribir,
porque sino voy a ir
sin inspiración... sin nada,
a quedar sobre la almohada
que me obligará a dormir.

—Rubén Sada—
Y ya ves lo que ha pasado,
que de una simple chispa
más pequeña que una avispa,
todo el bosque se ha incendiado.
Repentismo improvisado
de alto nivel de escritura,
ha iluminado la oscura
escasez de inspiración,
con otra conversación
que nos regala cultura.
 
—Joel Márquez Sánchez—
La cultura nos regala
a través de la lectura
una verbal contextura
por cada rima en el ala.
nuevamente se me instala
una décima exquisita,
y todo aquel que recita
y todo aquel que revive
en todo lo que se escribe
tiene una fuerza infinita.
 
—Rubén Sada—
Con esta fuerza infinita
me despido cordialmente...
 
—Joel Márquez Sánchez—
para darle a nuestro ambiente
toda la palabra escrita.
 
—Rubén Sada—
La atrapamos exquisita
a la musa en un vergel...
 
—Joel Márquez Sánchez—
Y sin tener un dintel
para fijar una entrada...
 
—Rubén Sada—
Estuvieron Rubén Sada
con Miguel y con Joel.
 
© Rubén Sada y Joel Márquez Sánchez.
3/12/2020.

3 de diciembre de 2020

CIMA

 

CIMA

El triunfo no ha de ser
galardón de algún cualquiera
es para el que persevera
con constancia y proceder.
Si hay esfuerzo es menester
que la fuerza no reprima,
no hay cansancio que no oprima
pero mejor ir de a un paso,
aún si hay tropiezo o fracaso
no impide alcanzar la cima.
© Rubén Sada. 3/12/2020.

2 de diciembre de 2020

YO VOY A SER TRADUCTOR - Diálogo Poético

 

YO VOY A SER TRADUCTOR

Diálogo Poético

 

—Rubén Sada—
Políglota quiero ser
o aunque sea multilingüe,
para traducir tu pingüe
poesía rosicler.
Y con versos florecer
dando respuesta a tu verso,
para acariciar el terso
terciopelo de tu alma,
y responder con mi palma
tu lenguaje de universo.

Joel Márquez Sánchez—
Yo voy a ser traductor
de su cultural versada
para que cada mirada
tenga un nivel superior.
Me busco en el interior
su repertorio brillante,
y aunque de mí este distante,
hoy gracias a la poesía,
puedo sentir cercanía
por su rima fascinante.

—Rubén Sada—
Yo voy a ser traductor
de tu palabra rimada,
y a tu rima enamorada
la rimaré con amor.
Traduciré toda flor
que se halle en tu poema,
con la más preciosa gema
que el tiempo jamás marchita,
y a las nieves de tu ermita
traduciré en sol que quema.

—Joel Márquez Sánchez—
Yo voy a ser traductor
de tu silencio y tu ruido
donde se escucha el latido
rítmico del ruiseñor.
Voy a llevarme el frescor
del continuo amanecer,
y en el camino de ayer
haré un puente del presente
para que toda la gente
aquí nos puedan leer.

—Rubén Sada—
Yo voy a ser traductor
de tu genio y tu palabra,
en una roca que labra
con cinceles mi escritor.
Traduciré tu fulgor
que hasta al astro rey deslumbra,
la luz gris de la penumbra
cambiaré en policromía,
traducir tu poesía
es lo que a mi alma alumbra.
—Joel Márquez Sánchez—
Yo voy a ser traductor
de tu bandera en el mundo
y así se vuelva fecundo
todo nuestro alrededor.
Pondré en mi verso el rumor
que un sinsonte me improvisa,
y en la celeste cornisa
por cada nube que existe
voy a colocar alpiste
con atisbo de sonrisa.

—Rubén Sada—
Yo también quiero ese puente
que al idioma no es barrera,
donde no existe frontera
entre oriente y occidente.
Con la décima esplendente
voy a ser tu traductor,
y en un vuelo de confort
llenaremos el espacio
de versos color topacio
allá en la Nube de Oort.

—Joel Márquez Sánchez—
Voy a ser su traductor.
¿En qué idioma lo traduzco?
Conteste mientras yo busco
versos en mi ordenador.
Usted será mi mentor
de estratosférica talla,
pues yo sé que en la batalla
cotidiana simplemente
coloca en mi subconsciente
una lírica medalla.

—Rubén Sada—
Yo voy a ser traductor
de todo lo que te aterra,
y a los hierros de la guerra
forjaré arado y sudor.
Cambiaré sangre y fragor
de la infecunda batalla
por versos en la pantalla
que se basen en la fe,
luego me aseguraré
que merezcas la medalla.

—Joel Márquez Sánchez—
Aunque yo no me merezca
su medalla, mi estimado,
traduciré con agrado
todo lo que usted me ofrezca.
Para que mi verso crezca
voy a traducir: su cuento,
su genial conocimiento
en la décima espinela,
su inusitada acuarela
que esboza nubes al viento.
—Rubén Sada—
Si esbozo nubes al viento
quisiera que tú seas ave,
y emprendas un vuelo suave
junto a mí en este momento.
Sinceridad, sentimiento
desde el norte al sur austral,
un sinsonte y un zorzal
volando en azul de seda,
entre el aire que se hospeda
en un cielo de percal.

—Joel Márquez Sánchez—
Entonces traduciré
esta distancia en un cielo
por donde se mira el vuelo
de nuestras aves con fe.
Por siempre recordaré
sus alas en mi portal,
y por el cielo virtual
que por ahora habitamos
con versos nos acercamos
como si fuese real.

—Rubén Sada—
Plurilingüe y traductor
soy, si no se me complica,
pues tu estrofa especifica
un ingenio inspirador.
Cuatro alas son el motor
para volar en la nube,
más alto que algún querube
que vuele sobre la bruma,
somos cerveza y espuma
el sabor que además sube.

—Joel Márquez Sánchez—
Es compleja la distancia
pero al traducirla a ella
el cosmos suelta la estrella
nítida de su elegancia.
No le demos importancia
a la distancia y volemos,
que si volamos seremos
en la libreta mundial
el hemisferio habitual
de nuestros versos extremos.

—Rubén Sada—
A cuatro alas despedimos
en este vuelo triunfal...

—Joel Márquez Sánchez—
El honorable ideal
que de Espinel aprendimos.

—Rubén Sada—
Por eso el gusto nos dimos
cantando en un decibel...
—Joel Márquez Sánchez—
Y los versos sin papel
se imprimen en la mirada...

—Rubén Sada—
Desde las letras de Sada
y los versos de Joel.

© Rubén Sada & Joel Márquez [Poetáfora] 02/12/2020.