28 de noviembre de 2019

TILO

TILO


Noviembre con aire a tilo,
respiro en ti, Quilmes Oeste,
bajo tu cielo celeste
pide mi calma tu asilo.
En tus veredas alquilo
la fragancia de una tarde,
mientras la luz del sol arde
como la pasión de “ella”
y cuando asome una estrella
en su pecho el mío guarde.

© Rubén Sada. 28/11/2019.

23 de noviembre de 2019

INTIMIDACIÓN

INTIMIDACIÓN


Yo estuve preso en un "pozo"
que medía dos por uno,
enfrentando sed y ayuno
en un negro calabozo.
Afuera un paisaje hermoso,
adentro intimidación,
un box para “persuasión
con soberbias amenazas
que quemaban más que brasas
mi inexperto corazón.



Así es la intimidación,
simplemente un espantajo,
te asusta de arriba abajo
su psicológica acción.
Una patraña, invención
de una mente que delira,
que con la coacción aspira
a violentar tu conciencia,
desafiando con su creencia
que se basa en la mentira.



Y enfrenté la soledad
con mi otro yo, quizá autista,
fui un ciego con buena vista
tanteando en la oscuridad.
Asumí mi levedad
captando con cada oído
el más ínfimo sonido
que me transportaba afuera,
y a pesar de ser quimera
fui un muerto con un latido.



Sentí el rugido del viento,
sentí del invierno el frío
y el capricho del impío
que me hundió en el aislamiento.
Quisieron que un escarmiento
con el tiempo me ablandara,
y que en mi cuero una escara
me hiciera en el alma un quiebre,
tallando una marca orfebre:
una condena” bien cara.



Psicológico chantaje
que al más valiente amedrenta,
cuando el que obliga te enfrenta
a la demencia salvaje.
Y es que debe estar el paje
medio loco o tal vez cuerdo,
o albergar en el izquierdo
una noble convicción:
que ninguna “seducción”
lo haga firmar un “acuerdo”...



Un acuerdo en transigir,
o un atajo en el camino,
un diagonal en su sino
o razón de su existir.
Un propósito al vivir
que contiene un corazón
leal, que con devoción
fija su vista en el premio,
al que no doblega apremio
ni vil intimidación.



© Rubén Sada. 23/11/2019.

22 de noviembre de 2019

ESOS PINCELES, TUS BESOS


ESOS PINCELES, TUS BESOS


Poeta, que tus pinceles
usas para escribir versos,
sobre paños suaves, tersos
en las musas y sus pieles...
Te pido que no encarceles
la palabra en libertad,
que sea tu claridad
como pintura del alba
y gaviotas a mansalva
vuelen en la inmensidad.

Hago un lienzo sobre el alma
y le doy tono brillante,
con la pasión del amante
que hace versos con su palma.
Tus besos pintan mi calma
con tibiezas bien costeras,
alimentando quimeras
de fantástica poesía
que es el alba, que es la guía
que tranquiliza de veras.

Con celeste pintaré
tus ojos de zarco vuelo,
y marrón será tu pelo,
castaño como el café.
De carmín colorearé
tus mejillas, tu sonrisa
será marfil, blanco tiza
y rubí tus besos sabios,
calmantes para mis labios
cuando me besas sin prisa.

Tus besos aplacan fieras
en este agreste paisaje,
son un sedante masaje
pintado a manos sinceras.
Leonardo soñó quimeras,
utopías de gente mansa,
la décima nunca cansa
si la pinta algún Van Gogh,
y hasta un feroz bulldog
con tus pinceles se amansa.

© Rubén Sada. 22/11/2019.

19 de noviembre de 2019

EMPAPADO EN VERSOS


EMPAPADO EN VERSOS


De octosílabos que acaso
desde el cielo llueven (buenos),
escucho en el alma truenos
que humedecen mi regazo.
Capturo al verso, lo abrazo
bañado de amor agape,
evitando se me escape
como entre los dedos aguas,
no intento abrir el paraguas
ni impediré que me empape.

© Rubén Sada. 19/11/2019.

VEJEZ

VEJEZ


En océanos de olvidos
algún recuerdo he pescado,
¡me siento tan agraciado
por los momentos vividos!
Aun de episodios raídos
rescaté un aprendizaje,
pude vencer el oleaje
que al abismo me arrastraba,
y cuando todo empezaba
he llegado al fin del viaje.

© Rubén Sada. 19/11/2019.

18 de noviembre de 2019

PIES DE HIERRO Y DE BARRO


PIES DE HIERRO Y DE BARRO


Y así interpretó Daniel
el sueño que dio pavor
a Nabucodonosor:
la imagen delante de él.
“La interpretación es fiel,
y me la dio el Dios del cielo,
el simbolismo hoy revelo,
de la estatua que has soñado,
saber su significado
sé que es tu mayor anhelo”.



“Tú eres, oh rey, la cabeza,
dice el Dios a quien adoro,
esa enorme testa de oro
de la imagen fortaleza.
Mas, sabe que con certeza
otros reyes que vendrán
oh rey, te conquistarán
y pecho y brazos de plata,
a Babilonia escarlata
de sangre la dejarán.



“Y un vientre y dos muslos luego
de cobre sucederán
y al pecho quebrantarán
con más violencia y apego.
Desgracia y desasosiego
seguirán mucho después,
piernas de hierro, otra vez
continuarán el camino:
todos al mismo destino,
hasta llegar a los pies.



“Diez dedos de hierro y barro
que no se unen jamás
harán beber el agraz
a los pueblos con desgarro.
De la montaña un guijarro,
una roca en poderío,
será lanzada con brío
apuntando hacia los pies,
y así sabrás: Dios es Juez.
Temblarás, y no de frío.



Así describió Daniel
una sucesión de imperios,
destrucciones, cautiverios
que vendrían después de él.
La amargura de la hiel
bebida por las naciones,
y la sangre a borbotones
por los siglos derramada,
ha sido profetizada
en sus interpretaciones.



Descendiendo hasta el final,
dura es la roca del cerro
mas, los pies de barro y hierro
forman débil material.
Cae la imagen colosal,
hierro y barro no han pegado,
el profeta ya ha anunciado
la destrucción de esta fatua
soberbia empírica estatua:
¡El fin del tiempo ha llegado!



© Rubén Sada. 18/11/2019.

Basada en la Biblia, Daniel cap. 2.

16 de noviembre de 2019

TU PARTIDA

TU PARTIDA


La vida es una canción
que tu ausencia despilfarra,
tus contornos de guitarra
sostienen mi diapasón.
Yo vibro en el corazón
y hoy mi dolor se duplica,
mañana se multiplica
porque tú no has vuelto nunca,
y esta melodía trunca
desafina y se complica.

Esta alcoba está de duelo,
nunca encontraré el porqué,
pero yo te buscaré
mirando mañana al cielo.
¡Regresa! Tanto te anhelo
y hoy en el alma me anida
la pena de tu partida
y la congoja me amarra,
queriendo en una guitarra
compartir con vos mi vida.

La guitarra alza tristeza,
cobra vida en una copla
y hoy con un canto que sopla
yo aumento mi fortaleza.
¡Cómo extraño tu belleza
de seráfico querube!
Y cuando mi réquiem sube
aceptando el nunca más,
mañana... ¿Regresarás?
¿O iré a tu encuentro en la nube?

Tres décimas con las palabras YO NUNCA HOY MAÑANA GUITARRA VIDA

© Rubén Sada. 16/11/2019.

11 de noviembre de 2019

REPISA

REPISA


Deshojo con mi sonrisa
los pétalos de tu boca
mientras mi caricia toca
tus centímetros sin prisa.
Tu foto de la repisa
en mi mano yo deshielo,
la acaricio con anhelo
y escucho de tu mirada:
“Me tienen enamorada
tus ojos color de cielo”.

© Rubén Sada. 11/11/2019.

10 de noviembre de 2019

TRIPLE CONTRAPUNTO OFICIOS: ENFERMERA, CARTERO, PROFESOR

TRIPLE CONTRAPUNTO OFICIOS:

ENFERMERA, CARTERO, PROFESOR


Personajes: Enfermera: Janice Álvarez Lozada. Cartero: Rubén Sada. Profesor: Lewis Estrada.






ENFERMERA 1
Lamento hablarles aprisa,
ando bastante ocupada,
mi tarea para nada
se relaja o se improvisa.
No me cambio la camisa,
sigo siendo jardinera
pero de forma somera
conocerán mi pasión,
esta es mi profesión,
saludos, soy la enfermera.

CARTERO 1
Soy quien te entrega la carta,
soy el famoso “cartero”
saludado con esmero
por la gente antes que parta.
Un sobre que yo reparta
puede traer besos de amor,
algunos, triste dolor
y también impuestos, cuentas
de las agencias de rentas,
del ente recaudador.

PROFESOR 1
Cuando el padre va al trabajo,
cuando la madre está en casa,
yo soy instrucción que abraza
a la niñez. Soy quien viajo
con virtud, sin altibajo
por la mente en crecimiento,
soy la palabra y el viento
que le enseña dos más dos,
yo soy su ejemplo. Mi voz
les dibuja el sentimiento.

ENFERMERA 2
Soy quién agarra a tu niño
y lo entrega cuando nace
y quien cosquillas le hace
al bañarlo con cariño.
A mi profesión me ciño,
no importa hora o lugar,
en el campo, en un palmar
si la muerte se te acerca
y casualmente estoy cerca
yo te brindo CPR.

CARTERO 2
Me ama a mí la vecindad
con una emoción que embarga,
pero siempre alguien me larga
su rottweiler sin piedad.
Pierdo la tranquilidad
y salgo en un carrerón,
porque no soy un ladrón,
en mi tarea me honraron...
Los Beatles me dedicaron
su más sentida canción.

PROFESOR 2
No sólo doy instrucción.
No sólo el aprendizaje.
Yo les entrego un visaje
de cimera educación.
Yo les pongo, al corazón,
modales, comportamiento,
les educo el sentimiento
para que tengan mañana
una vida soberana,
llena de luz, sin tormento.

ENFERMERA 3
Al momento de la muerte
solo es el paciente y yo,
y la oración que selló
el alma del cuerpo inerte.
En ese momento fuerte
alivio tu sufrimiento,
te hablo de ese momento,
te brindo un poco de paz,
mi cara no olvidarás
por tanto agradecimiento.

CARTERO 3
Neruda me ponderó
que siga siendo cartero,
¿para qué ser enfermero?
Me asusta la sangre y yo...
Temo al pinchazo. ¡Oh, no!
Me lo aconsejó mi abuela:
“Más que maestro de escuela”
dijo: “Lo que tú mereces
es ser cartero, dos veces,
llamar, como en la novela”.

PROFESOR 3
Si no existe el profesor,
¿quién nos enseña la historia?
¿Quién nos dice que la gloria
va acompañada de amor?
¿Quién nos enseña el pudor?
¿Quién la forma de querer?
¿Quién nos enseña el deber
con la patria y su bandera?
¿Quién nos dice? No es cualquiera
el que nos da de comer.

ENFERMERA 4
Yo no sé qué carta entrega
el buen amigo, Rubén,
si con WhatsApp, dime quién
en un sobre el sello pega.
Escribir es una brega.
Ya no radica importancia.
Ahora yo, en esa estancia
donde la máquina es vida
entrego muy decidida
mil horas en vigilancia.

CARTERO 4
La gente, mucha confianza
me tiene y es un halago,
pues traigo cheques de pago,
sin demora ni tardanza.
Yo comprendo su semblanza,
amiga de aguja y venda,
pero quiero que me entienda,
que mi entrega se confirma,
y hasta le imito la firma
si no hay nadie en su vivienda.

PROFESOR 4
¿Sabes dónde queda un río?
¿Cuánto mide tu país?
¿Qué cosa es mármol o anís?
¿En qué lugar hay más frío?
¿Sabes qué es el albedrío?
¿Definir qué es el amor?
¿Separarlo del rencor?
¿Poner cartas al lugar?
¿Sabes tú cómo curar?
¡Den gracias a un profesor!

ENFERMERA 5
Yo no descubrí la cura
del cáncer, pero me toca
dar la quimio, ¿ves? No es poca
mi profesión, es de altura.
En tu herida la sutura
con manos santas te hago,
y mis lágrimas me trago
en situaciones adversas,
y si con Morfeo conversas
tu luz callada la apago.

CARTERO 5
Si de situación adversa
hablamos, digo lo mío,
que con lluvia, viento y frío
entrego carta diversa.
Y también es a la inversa
si traigo buena noticia,
entregando la primicia
a enfermeras y maestros,
que son trabajos muy diestros,
mi tarea los beneficia.

PROFESOR 5
Cuando voy a mi destino,
la niñez, la juventud,
aplauden, pues mi virtud
saben que forja el camino.
Saben que en el pergamino
que les exijo en la escuela
está la razón, su estela
para derrocar el veto
triste que al analfabeto
marchita con gris secuela.

ENFERMERA 6
Escúchame, profesor,
dueño del conocimiento,
si postrado estás, atento,
¿quién te quitará el olor
de orines? O lo peor
te defecas o haces llaga,
la familia mejor paga
por no ensuciarse las manos,
ni siquiera el matasanos
te hará a ti lo que yo haga.

CARTERO 6
En el verano yo sudo
para cumplir mi misión,
bañado en transpiración
hago el trabajo más rudo.
El vuestro es liviano y dudo
que nurse bien parecida
o una mente bien instruida
tenga un alma tan madraza,
yo cuando vuelvo a mi casa
rezaré “misión cumplida”.

PROFESOR 6
Ser enfermera es prudente.
Venda, cura las heridas
y devuelve muchas vidas,
de eso me hago consciente.
Ser cartero, es luz decente.
aunque lejos del progreso
lleva su carta y su peso,
él lo hace con mil amores,
pero, ¿díganme señores?
¿Quién enseña todo eso?

ENFERMERA 7
Acepten la realidad,
que de las tres profesiones
en la enfermera, los dones
son de Cristo. La piedad
es en la mortalidad
la que más da recompensa,
carterito, piensa, piensa,
tú ¿qué haces todavía?
Coge la profesión mía
que es satisfacción inmensa.

CARTERO 7
Cuando les voy a entregar
a señoritas divinas,
a veces me dan propinas
que no puedo rechazar.
Tampoco puedo aceptar
pues no me permiten eso,
y entonces yo les confieso
que les doy cartas de amor,
y sus propinas, mejor
se las cambio por un beso.

PROFESOR 7
¿Los símbolos nacionales
quién los enseña, señores?
¿Quién enseña que las flores
necesitan manantiales
de amor, que son virginales?
¿Que una carta en su portento
lleva un encabezamiento,
un desarrollo, un final?
¿Que una enfermera es panal?
Lo enseño yo sobre el viento.

ENFERMERA 8
En la ONU, en Ibiza,
en el mismo "UASHINTÓN"
si ocurre una situación
dime, ¿qué hago con la tiza?
Si un presidente desliza
su cabeza y se desmaya,
yo entraré allí y ¡vaya!
Si eso no es un privilegio.
¿El profe? En el colegio,
hablando de la papaya.

CARTERO 8
Empresas y grandes bancos
necesitan mis servicios,
les doy grandes beneficios
a todos en todos flancos.
Entrego mis sobres blancos
y voy concienzudamente,
a todo tipo de gente,
cada loco con su ciencia,
le entrego correspondencia
¡inclusive al presidente!

PROFESOR 8
El que escucha la palabra:
profesor, busca la luz,
se despoja del capuz
negro del abracadabra.
Sabe que el vocablo labra
las siembras que sin conjuro
serán de lenguaje puro,
puertas para la instrucción,
colosal educación
para enfrentar el futuro.

ENFERMERA 9
Soy quien la sangre transfunde
a ese niño con leucemia,
doy comida al que la anemia
lo vuelve nada, lo hunde.
Si un respirador se funde
con los códigos, activo
un protocolo y vivo
trato de que esté el paciente,
no pregunten lo evidente:
ese es mi mayor motivo.

CARTERO 9
Y ¿si al profe no les llegan
las cartas de sus currículas?
¿Y si la de las matrículas
a la enfermera no entregan?
Seguro que se las ruegan
a este humilde servidor,
que es un noble cumplidor
como hombre recién casado,
y quien nunca ha extraviado
una carta por error.

PROFESOR 9
El profesor es camino.
El profesor es cautela.
El profesor es la vela
que les alumbra el destino.
El profesor es un trino
escapado del laúd.
El profesor es alud
de enseñanza-aprendizaje.
El profesor y su traje
son de pan hecho virtud.
ENFERMERA 10
Ya me debo despedir,
ya comienzo un nuevo turno,
un pacientito nocturno
hoy me toca hacer reír.
Yo me siento revivir
cuando alivio al encamado,
darles todo mi cuidado,
velar que no pasen frío,
con Jesús al lado mío,
¿existe algo más sagrado?

CARTERO 10
Agradezco a la enfermera
su más cálida atención,
y al profe su invitación
al pizarrón de madera.
Pero hoy alzo mi bandera
de trabajador y obrero,
les doy las gracias, sincero
por vuestro noble servicio,
y vindico el sacrificio
de un servidor, el cartero.

PROFESOR 10
Me despido del cartero,
y también de la enfermera
sabiendo que en la quimera
de la vida soy cimero.
Después de mamá, primero,
después de papá, sin vicios
elimino los prejuicios
con la enseñanza y la voz.
Janice, Rubén, a los dos:
¡Que vivan nuestros oficios!

© Enfermera: Janice Álvarez Losada.
© Cartero: Rubén Sada.
© Profesor: Lewis Estrada.

COLOFÓN...


Son grandes las emociones,
y lo digo con respeto,
que nos deja este terceto,
tres decimeros entrones,
hablaron de profesiones
un cartero a la carrera,
un profe y una enfermera:
Rubén y el buen profe Estrada
y una Janice Lozada,
que también es jardinera.

Todo oficio, ocupación
importa y es necesario,
en nuestro camino diario
mas si no hay educación
no habría la formación,
ni sé adquirirían saberes
para hombres y mujeres,
pa' curar, o hacer esquelas,
hay que ir a las escuelas
y formarse en los deberes.

Hay un ejemplo a seguir
en cualquier oficio nuestro:
Jesús, Divino Maestro
el que vino a difundir
el mensaje de vivir
siendo cabal y sincero;
fue así el más grande cartero,
sanó y devolvió la vida,
convirtiéndose enseguida
en el mejor enfermero.

© Daniel Eduardo Vega Becerra (El Peregrino)...

4 de noviembre de 2019

ROMANCE A LA MADRUGADA


ROMANCE A LA MADRUGADA


Cada vez que un día comienza
lo hace por la madrugada,
y un hermoso tul rubí
es del momento antesala.
El cielo se adorna y viste
con su sayo más naranja.
despidiendo soledades
con reflejo oscuro en su alba.
Y un zorzal anuncia el día
con su himno entre las ramas.

Despierta el hombre de campo,
nace el rito en una pava.
Un desayuno le sigue:
mate amargo y una hogaza.
Así Dios le ha asegurado
en la escrita letra santa:
que da pan al que madruga
y trabaja en forma honrada.
Hay pulso en la mano activa,
¡despierta, aurora temprana!

El lucero lo saluda
con brillo y con elegancia,
titilando intermitente
con estrellas que amalgama.
La luna se le despide,
y en vez de su cara blanca,
se mimetiza de a poco
y al paisano da la espalda.
Muere una noche sombría,
nace una nueva alborada.

De bellas aves canoras
la bóveda se engalana,
y corean al silbido
del peoncito de la estancia.
Todos dan la bienvenida
al pichón de la bandada
que multiplica la vida
en fructíferas mañanas
y espejado en rubias melgas
al astro rey le dan gracias.

En la grieta de la vida
caen semillas, riega el agua
con un sudor que es tan dulce
que prenden brotes del alma.
Y señalando al creador
apuntan tallos y ramas,
premiando frutos con flores
cual magníficas cucardas...
Es la génesis del mundo:
¡todo empezó en madrugada!

© Rubén Sada. 4/11/2019.

amanecer

VENCER A LA OSCURIDAD

VENCER A LA OSCURIDAD


“Veni, vidi, vici”, ayer (1)
yo vencí a la oscuridad,
afronté la adversidad
y llegó mi amanecer.
En la noche pude “ver”
aun sin ni un poco de luz,
que debía cargar mi cruz
con la fuerza de la fe,
y siempre me encomendé
al ejemplo de Jesús.


Nueve meses como un ciego
con alguno que otro alivio,
me amigaron en convivio (2)
con la oración, con el ruego.
La gimnasia ha sido, luego
mi gran fuente de calor,
y aunque yo no era cantor
el canto me entretenía,
y de día la poesía
fue mi hobby inspirador.


Ante una prueba demente
yo sugiero en mi experiencia,
que hay que educar la conciencia,
y saber regir la mente.
Gobernar lo que se siente
con un coraje volcánico,
sacar esfuerzo titánico
y nunca perder la calma,
ser sereno en cuerpo y alma
y jamás entrar en pánico.


No pensar la atrocidad
que vibra onda negativa,
meditar la positiva
senda de una actividad.
Vencer a la oscuridad
es posible, lo aseguro,
cual decano conjeturo
que si uno es bien optimista
no habrá prueba que resista
robarnos un buen futuro.


A la oscuridad vencí
nueve meses en la caja,
y esa pálida mortaja
se ve, no era para mí.
El disco solar rubí
permuté por sombra inerte,
rogando cambie mi suerte
y que el velo, negro tizne
se convierta en blanco cisne (3)
que me haga huir de la muerte.


Del cerrojo en ese pozo
una tarde escuché un “clac”,
y la puerta sonó a “crac”
provocándome un sollozo.
Se abrió al fin mi calabozo
luego de una eternidad,
un año en la soledad
en las fauces del abismo,
ahí me conocí a mí mismo,
ahí vencí a la oscuridad.


© Rubén Sada. 4/11/2019.
☼☼☼

NOTAS:
1) Veni, vidi, vici. Locución latina empleada por el general y cónsul romano Julio César en 47 a. C., al dirigirse al Senado romano, describiendo su victoria. Se traduce por "Vine, vi y vencí".

2) Convivio: m. Convite, acción y efecto de convidar. Banquete, fiesta.

3) Tradicionalmente, el cisne es una metáfora o representación de luminosidad, claridad, elegancia y pureza. También se suele señalar que esta ave -de hábitos acuáticos- se moja superficialmente y que sus plumas permanecen limpias aún en las aguas más sucias.

ATAÚD

ATAÚD

Yo estuve en un ataúd
dentro de mi calabozo
como un ciego caído al pozo
hondo de la esclavitud.
Todo fue negra quietud,
la noche una eternidad,
fue muerte la oscuridad,
cada minuto fue eterno,
y el silencio del averno
me amigó a la soledad.

© Rubén Sada. 3/11/2019.

PRESO

PRESO

Cuatro paredes y un techo
no alcanzaron a apresarme,
allí hube de cuenta darme
de que hay que vivir derecho.
Mas, me sirvió de provecho
lo amargo de la derrota,
pues de mi espíritu brota
fe contra la adversidad,
muchos tienen libertad
pero ésta no se les nota.

© Rubén Sada. 3/11/2019.

2 de noviembre de 2019

LA IMPRENTA

LA IMPRENTA

Yo soy el más grande invento
del historial del humano,
multiplico con mi mano
la ciencia, el conocimiento.
Soy lo mejor y lo siento,
no se ofendan, esta vez,
¡mis libros dan sensatez!
Auto, avión, tele y vacuna
no me superan, ninguna
pues se inventaron después.

Gracias a mi hijo, el libro
se ha inventado lo demás,
ya que el libro enseña más
que auto, avión, tele y calibro...
Aun que la vacuna. Vibro
fácil hoy mediante redes,
pero ninguno de ustedes
sin la ciencia en el testuz
hubiera visto la luz
que atraviesa las paredes.

Yo imprimo libros de avión,
que hablan de historia y de autos,
mis conocimientos cautos
hablan de vacunación.
Hablan de televisión.
de “cómo inventar” la tele,
de guitarra, de ukelele,
y de toda ciencia exacta,
que mediante un libro pacta
y que a leerlo lo impele.

Tengo hijos de a cien mil
con los poetas más famosos,
mis libros, los más hermosos
para adultos o infantil.
Y el arte payadoril
con décima improvisada,
lo imprime de forma honrada
en un taller y de a cientos,
el mejor de los inventos
en Argentina, un tal Sada.

A ustedes les tienen miedo:
miedo al tránsito, al pinchazo,
miedo a chocar o al planazo
de volar en un torpedo.
Pero a mí me amó Quevedo,
me amó Lope, el gran Cervantes,
me amó don Juan, sus amantes,
y me amó el gran Gutenberg,
yo fui origen del saber
desde los tiempos de antes.

© Rubén Sada. 2/11/2019.