'fauxcolumn-outer body-fauxcolumn-outer'>

LA NIÑEZ (Poema para el Día del Niño) por Ana María Sanchis

La niñez...  Dicen que todos llevamos un niño en nuestro interior...pero, lamentablemente, algunos se encargan de acibararlo o empaparlo permanentemente en la acidez.
Gracias a Dios, yo lo tengo en mí, a flor de piel, para pesar de quienes me padecen y alegría de los que me aman.
Por eso para todos:
¡¡¡Muy Feliz Día del Niño!!!
Besos: Ana María
LA NIÑEZ


La niñez... ese mundo de magia y caramelo,
donde guía los pasos, nuestro Ángel Guardián.

Donde anidan los sueños translúcidos,  etéreos

y con duendes traviesos, desmigamos el pan.


La niñez, ese cielo de caminos ingenuos
en que, con la inocencia se puede transitar.
La de dientes de leche y manos pegajosas,
la de ojos asombrados aún... ¡sin contaminar!


La que estalla en la risa, cual cascabel del cielo
o se quiebra en mil lágrimas de fulgente cristal.
La de juegos y cuentos con dulzor de ternura,
la de las golosinas, con tibieza de hogar.


¡Niñez!...Burbuja plena de soles y recuerdos
en que nos abstraemos cuando, cansados ya,
del nefasto presente que nos hiere y agobia,
buscamos...¡Un remanso, para no claudicar!

                                                                                      
Ana María Sanchis

SE LLAMABA FICUS (Poema de Libia Carciofetti)


* SE LLAMABA FICUS *

Se llamaba... "FICUS"
Arrogante y esbelto.
¡Casi un gigante!
Con sus brazos en alto
rozaba al sol brillante
Detrás de el se escondía
la luna sigilante.
Pero me daba una tregua
para dejarme ver
las estrellas titilantes.
Por la noche el rocío
enceraba sus hojas
dejándolas como diamantes.
ERA EL "Deptº" DE LAS AVES
que después de volar
distancias inconmensurables,
retornaban a sus nidos
y comenzaba a cantar
como locas delirantes.
Desde ayer que lo mataron
no puedo encontrar sosiego.
Con el murieron mil sueños
Que adornaban mi parque.
Pero ¡Es solo un árbol!
¡YA LO SEEEEEEEEEEEEE!
Pero ¡No hay derecho!
El vecino que pidió
que a mi árbol lo talasen.
Lo vio crecer conmigo.
Mi tristeza es inenarrable.
Usted debe comprender mi amiga
que sus raíces son ¡Tan grandes!
Que levantaron los mosaicos
y mi patio es un ¡Desastre!
Yo voy a correr con los gastos
y haré lo que esté de mi parte.
¡Por favor! No me lo quite...
Que los cientos de pajaritos
ya no vendrán a cantarme.
Fue inútil mi reclamo
el se fue sin querer escucharme.
Desde mi cama oía la sierra
y se me helaba la sangre.
Cada gajo que cortaban
era un puntazo en mi carne.
Quise gritar, pero el corazón
comenzó a galoparme...
Amanecí hoy sin fuerzas
pero igual fui a abrazarme
a las ramas que en el parque
descansaban en "su tierra"
esperando sepultarle.
Hace apenas una hora
Un Quetubi vino a llamarme
y en ese diálogo nuestro
el quería consolarme...
Yo imitaba su canto
y el presto en contestarme.
Me llamó algo la atención
en esta nublada tarde.
triste como mis ojos
al ver vacío mi parque.
Que está floreciendo el limonero
y el naranjo tiene azahares.
Y mis pájaros tendrán
"Techo" donde resguardarse.
Pero en mi boca queda un resabio
de amargura inexplicable.
Están llegando "dos hombres"
Seguro vienen a sepultarle.
Que DIOS los perdone a ellos.
Porque no saben lo que hacen.

Libia Beatriz Carciofetti // Argentina
Derechos reservados Nº 452298
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...