'fauxcolumn-outer body-fauxcolumn-outer'>

UN CUENTO DE LA EDAD MEDIA

Castillo del Bellver, donde estuvo preso el escritor Baltasar Melchor Gaspar María de Jovellanos


UN CUENTO DE LA EDAD MEDIA

  —“¡Prendedlo !” ˗Ordenó imperativamente el caballero medieval a sus lanceros, fornidos guerreros, que lo tenían rodeado.
El poeta no tuvo temor cuando lo arrestaron, arrojándolo luego a un calabozo donde pasaría muchos años preso.
Allí dentro se le pasaría la vida, con la única tarea de “escribir sus pensamientos”. 
Su cuerpo estaría preso, pero sus ideas volarían en libertad afuera de los barrotes y se transformarían en unas cerillas que propagarían su fuego en el bosque.
Aunque escritas en cautiverio, sus ideas “prendieron”.
Un fósforo puede estar preso en una caja, pero cuando el mismo es prendido, puede iluminar…
… O causar un incendio.
Nunca había sido tan equivocadamente cierto el mandato del caballero medieval a sus soldados: “¡Prendedlo!” Pues fueron esas ideas la luz brillante que propagó en otros el fulgor que puso fin a la “edad del oscurantismo”.
Sus letras causaron un incendio.
Al “prenderlo”, “encendieron” una antorcha.

©Autor: Rubén Sada.


DISFRAZ DE PALOMA

DISFRAZ DE PALOMA

Vestidos de palomas, tus halcones
han rapiñado la esperanza cierta,
embargando ilusiones que hoy son muertas
nos defraudaste en miles de millones.

Peste fue tu corrupción, aunque encubierta,
y derramaba sangre a borbotones,
tus socios jueces besan a bribones
con lenguas mentirosas muy expertas.

¿Por qué estúpida causa enriqueciste?
¡Si no tendrán bolsillos tus mortajas!
¿Por qué robaste y lo guardaste en cajas?

¿Por qué en negocios turbios te envolviste?
¡Sol de una nueva república se asoma
y hoy se ve bien tu disfraz de paloma!

Rubén Sada - 20-08-2016


Y MI NIÑO LLORÓ (de Néstor Loza)


Y MI NIÑO LLORÓ 

(Al niño interior de cualquier adulto)

Las lágrimas que lloró mi niño
riegan nutrientes en las raíces
del hombre, fecundo cariño,
emblemando la vida con matices.

Es la esencia que sublima
gestando amor de la terneza
quedando para siempre plasmada
la fusión de ambos con certeza.

Es la transfusión incorporada
que brinda al hombre con grandeza
riquezas de vida generada,
a través del niño: la pureza.

Espero recibas el legado
y proyectes luces de tu cabeza,
y recuerda, estoy incorporado
para hacerte cumplir la promesa.

¡Oh, niño! Dame tu sonrisa pura.
Ya no soporto esta impiedad,
temo hundirme en la locura
rodeado de tanta perversidad.

Sólo en el mundo de los niños
existe lo hermoso: su bondad.
El hombre perdió el equilibrio
también va perdiendo su verdad.

Y mi niño lloró su gran dolor,
no cree en todo lo que sucede.
Nació en un mundo de amor
y no podrá vivir con ustedes.

No olvides este cometido,
es la misión a cumplir del niño.
Yo te regué y hemos crecido
succionándome todo el cariño.

Si al nacer hubiera percibido
que este mundo ya no servía,
seguro que, de haber podido,
en otro planeta yo estaría.

Autor: Néstor Loza 
(Quilmes, Bs.As. Argentina)

EL HUEVO DE LA SIERPE


EL HUEVO DE LA SIERPE

“Si no nos dejan soñar, no los dejaremos dormir”, extraído de “Los Hijos de los Días”. (Eduardo Galeano, escritor uruguayo). La frase fue utilizada por los jóvenes indignados españoles en las protestas que ocuparon plazas y calles de varias ciudades en el año 2011.

La sierpe incuba, el nido que zozobra,
disfraz de "paz" tiene el control de masas,
mientras no pueden achicar las tasas
de honda miseria en el que nace y sobra.

Duerme silente el huevo de la cobra,
y el iracundo desove, que se aplaza,
sangre y dinero forman la argamasa
incompatible de esta vil maniobra.

El germen mustio de este gran reptil,
sobrevivió el embate de centurias,
gestando con violencia, rabia y furia,

sus réplicas genéticas de a mil.
Su avara matriz gris, obscena de herpe,
está incubando el huevo de la sierpe. 

©Rubén Sada. 16-08-2016



LA ANTESALA DEL ADIÓS


LA ANTESALA DEL ADIÓS


Cuando el achaque se instala
en el viaje de regreso,
dolorido sufre el hueso
que a la tierra se regala.
Pero existe una antesala
antes de esa despedida,
vocación comprometida
con la ciencia y con Dios,
la antesala del adiós
le prolongará la vida.

Viene bien darse una vuelta
por esta blanca antesala,
hacer una corta escala…
y la molestia: ¡resuelta!
La salud quedará esbelta,
si algún tornillo se afloja,
y una humana paradoja
se arreglará en la camilla:
o le indican la amarilla,
o sacan tarjeta roja.

La antesala del adiós
nuestro respeto merece
y a todo aquel que padece
le dan curación veloz.
Jura el médico ante Dios
un juramento hipocrático,
de no comportarse apático
cuando peligra la vida,
mitigar dolor y herida
y casos más problemáticos.

Un positivo reporte
en sitios de ambiente tibio,
donde encontrar el alivio
y poder mirar al norte.
Si uno no halla el pasaporte
al sombrío más allá,
mimado amanecerá
entre enfermeras amables,
con mangueras y unos cables
que lo traerán más acá.

Y si el adiós no es pa’ uno
y la osamenta repunta,
una receta le apunta:
“respete dieta y ayuno”.
Y el galeno, que oportuno,
su indicación clara enmarca,
lo manda pa’ su comarca
y usted se pone feliz,
volverá a casa en remís,
si aún no lo halló la parca.

© Rubén Sada, 10/08/2016

ESCALONES DEL MEDIO (Cuento premiado, escrito por Rubén Sada)

Escalones del medio, cuento de Rubén Sada

ESCALONES DEL MEDIO

Era una escalera que se sentía útil a todos, pues gracias a ella las personas podían alcanzar sus objetivos, por altos que estuviesen.
Sus escalones estaban contentos de ser lo que ellos eran, simples escalones, pero como un grupo, formar parte de la escalera, cada uno con una posición asignada en la misma. Los de más abajo eran los primeros en ser usados y además eran los más usados, por estar cerca de "la nada", el suelo. Los escalones del medio también estaban contentos, porque habían crecido algo y ya no estaban tan cerca del piso, siendo el nexo entre los escalones de abajo y los superiores… que eran el objetivo final de quien subía a la escalera.
Pero un día, el escalón de más arriba, orgulloso de su posición, empezó a vanagloriarse de ser el superior. Se manifestaba contento de haber alcanzado una posición bien alta. Empezó a jactarse de no estar en el nivel "inferior" de los otros. Y hasta decía “yo estoy aquí porque me lo merezco, trabajé mucho para lograrlo” y aseguraba... “nadie me va a sacar de ser el primer escalón, mientras esta escalera esté viva”.
El escalón más alto se sentía “el supremo”, muy cerca del cielo. Era algo así como un pequeño dios, al que los demás escalones consideraban “el gran escalón, el más alto”. Lo veían como inalcanzable.
Desde su posición encumbrada miraba para abajo, y decía “aquí las cosas se harán como digo yo, porque soy el escalón superior”. Entre los métodos que el escalón “supremo” utilizaba para frenar la iniciativa y menguar  ánimo en los otros, estaban: El ridiculizarlos en público, el hacerlos sentir mal para que siquiera se animaran a moverse del sitio que se les había asignado. Exhibía desmedidamente sus "blasones" de ser "el primer escalón”.
Así fue que los escalones inferiores y los del medio, escuchando estas declaraciones comenzaron a murmurar entre sí: “¿Quién se habrá creído éste? ¿No se da cuenta que está arriba de todo gracias a nosotros?” Y en verdad era así, por supuesto, ya que no existiría nunca un escalón superior si no existieran los escalones inferiores. Además, los usuarios que quisieran llegar arriba, siempre lo harían “gracias” a la existencia de los escalones de abajo y luego a los del medio. El “gran escalón”, el más alto, empezó a ver en los comentarios de los de abajo una conspiración. Comenzó a sospechar de que algunos de sus compañeros de escalera le podrían quitar el puesto que ostentaba, que era su único orgullo.
Primero pensó: “Me desharé de los escalones inferiores, porque están cerca del piso, y no valen nada. No han crecido, no se han esforzado y por eso no tienen mucho valor”. Pero luego, al meditar bien en su estrategia, se dio cuenta que si eliminaba a los escalones de más abajo, la gente no podría utilizar la escalera, y ésta perdería su razón de existir.
Entonces vislumbró que "la amenaza" eran los escalones "del medio". Después de todo, los de abajo estaban suficientemente alejados él y aunque no tenían demasiado valor, tampoco representaban peligro, porque antes de llegar arriba deberían atravesar "el medio", mientras él estaría a tiempo de advertirlo.
Así, circunscribió su problema a "los escalones del medio". Estos habían crecido y seguían creciendo. Estaban tan cerca suyo, que eran la "verdadera amenaza de su liderazgo", atentando contra su posición de "supremo". ¡Había que eliminarlos! Había que impedir a cualquier costo que los escalones del medio sigan subiendo. Y al no existir escalones del medio, los de abajo de todo, de poco valor, no intentarían jamás escalar,  amenazando el “estatus” del "supremo". Los inferiores seguirían siendo igual de útiles para la escalera, pero sin riesgos para la seguridad del escalón “superior”.
Para cumplir su plan exterminador, comenzó a poner trabas para que los escalones del medio dejen de existir en esta, que ya consideraba era “su” escalera. Serruchó disimuladamente sus costados para que cuando los usuarios lleguen a alturas medianas, se sientan inseguros y con miedo desciendan a la "seguridad" de los escalones inferiores. Desde entonces, un abismo invisible comenzó a aparecer entre los escalones inferiores y “el gran escalón”, haciendo que poco a poco la escalera que tan útil había sido, se arrojara al galpón del abandono, como algo poco útil por carecer de los escalones del medio.
Ya descartada la escalera completa, el escalón superior comenzó a sentirse muy solo. Sus robustos  compañeros del medio no existían más. Añoraba el tiempo en que éstos eran el puente tan útil y necesario entre el piso de la nada y el cielo glorioso donde él había disfrutado estar y en el que se alcanzaba todo. Pero ya no había vuelta atrás. Los escalones del medio ya no existían más. Muy solos quedaron allí "el supremo" y "su séquito" de escalones inferiores, tirados y abandonados en el galpón de la inutilidad.
Moralejas:
1) "Las cosas se valoran recién cuando se las pierde".
2) "Es muy importante cuidar a los escalones del medio, no sólo a los de más abajo".
Autor: Rubén Sada

Este cuento recibió el "SEGUNDO PREMIO" en el "Primer Concurso de Cuento Corto del BANFIELD TEATRO ENSAMBLE." Muchas gracias a los firmantes y al jurado que intervino en la selección de los textos. [VER].
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...