'fauxcolumn-outer body-fauxcolumn-outer'>

¡VUELVAN, HERMANAS PERDIDAS!

poema malvinas son argentinas

¡VUELVAN, HERMANAS PERDIDAS!

Ay, hermanita perdida, hermanita, vuelve a casa.(Atahualpa Yupanqui)


¡Vuelvan, hermanas perdidas!
Las esperamos en casa.
¡Vuelvan, Soledad, Malvina!
Vuelvan con fe y esperanza.
¡Vengan, hermanas perdidas!
¡Escapen ya del pirata!
Que no las tenga cautivas
como a víctimas de trata.

¡Prometemos ser más buenos,
si vuelven, islas hermanas!
Enderezaremos rumbo
para honrar la azul y blanca.
Ya no habrá más tiranías
que violenten con espadas
y que a nuestro pueblo manso
lo engañen con guerras falsas.

De ahora en más cuidaremos
los límites de la patria
y nuestra excelsa frontera
no será más vulnerada.
No aceptaremos que infiltren
por ella, inicuas substancias:
Ni las drogas ni los narcos...
¡Les damos nuestra palabra!

Haremos que el ancho "Río"
sea nuevamente "Plata",
y detendremos las sierras
de los bosques que se talan.
Nuestra riqueza, afirmamos,
aquí será repatriada.
No escapará hacia el Imperio
que asalta a cambio de nada.

No agotaremos los campos
por dos dólares la hectárea,
ni entregaremos el oro
por centavos, a las mafias,
mientras miles, en las villas,
con ranchos techos de chapa,
buscan comida en las sobras
y ropas rotas por ratas.

Juramos que a ningún niño
hijo de esta tierra gaucha,
ha de faltarle alimentos
que a mendigar lo obligaran.
Que educaremos al joven
en colegios de alta talla
para no exportar cerebros
porque aquí mal se les paga.

Que el viejo, ya jubilado
no estará triste en su casa
porque saquearon su haber
y el de su mujer anciana.
Prometemos ser honestos
encarcelando al que "afana",
si es funcionario o político,
que reintegre la plata.

Que serán reales los montos
de los negocios que se hagan,
y no engrosados con coimas
que enriquecen al canalla.
Que haremos soberanía
a partir de nuestra raza:
¡No acumulando billetes
impresos por los piratas!

Levantaremos colegios
y menos bingos y salas
de juego en las que, a enfermos
ludópatas se les engaña.
La máquina de recaudar
del juego, desmantelada,
no robará más al pueblo
como hoy les roba en la cara.

Construiremos hospitales
bien equipados, con camas,
para que la salud pública
sea un hecho y no una farsa.
Y la puerta giratoria
que libra al que roba y mata
se detendrá con Justicia,
y al delincuente: jaula.

¡Prometemos ser honestos!
¡Vuelvan, islas hermanas!
No somos gente jodida.
Simplemente erramos traza.
¡Prometemos ser más buenos,
y estar unidos y en calma!
¡Hagan que no sea en vano
tanta sangre derramada!

Desde el Noroeste andino
las saludan Jujuy, Salta,
Santiago del Estero,
La Rioja y Catamarca.
Del Chaco y Formosa, al Norte,
y en Santa Fe, las demandan.
Las quieren de Cuyo y Córdoba,
de Mendoza y sus montañas.

El "Jardín de la República"
presta su alma tucumana
para que vuelvan, airosas,
como premio de la patria.
Las saluda el Litoral,
nuestro ancho mar las abraza.
Festejará, si regresan,
nuestra llanura pampeana.

La Ciudad de Buenos Aires
con fervor de unión las llama.
Las ama todo el país...
¡Patagonia las reclama!
La Nueva Argentina espera:
¡Vuelvan, perdidas hermanas!
Ayúdennos a vivir hoy
la Argentina del mañana.

Rubén Sada. 25/05/2014



POLITICHORROS

politichorros

POLITICHORROS

"El poder es tener impunidad" (Alfredo Yabrán)

No son honestos. Son politichorros.
Requieren protección para sus fines.
Sus hurtos, comprobadamente ruines,
van a cuentas secretas como "ahorros".

Las finanzas del bien piden socorro
mientras ellos malgastan en festines.
Jueces títeres son sus arlequines
y rapiñan con la astucia de los zorros.

Poco importa si nadie los aplaude
por su accionar inmundo, putrefacto.
Mientras tanto, fiscal y juez de facto

no les imputan comisión de fraude.
Lo único importante es que recauden
y salvar a sus "socios" con el "pacto".

© Rubén Sada - 22/5/2014

EL CUERVO Y EL ZORRO (Fábula poética)

cuervo zorro

EL CUERVO Y EL ZORRO

En la rama de un árbol,
bien ufano y contento,
con un queso en el pico
estaba un señor cuervo.
Del olor atraído,
un zorro muy maestro
le dijo estas palabras
a poco más o menos:
“¡Tenqa usted buenos dias,
señor cuervo, mi dueño!
¡Vaya, que estáis donoso,
mono, lindo en extremo!
Yo no gasto lisonjas,
y digo lo que siento:
que si a tu bella traza
corresponde el gorjeo,
juro a la diosa Ceres,
siendo testigo el cielo,
que tú serás el fénix
de sus vastos imperios.”
Al oir un discurso
tan dulce y halagüeño.
de vanidad llevado,
quiso cantar el cuervo.
Abrió su negro pico.
dejó caer el queso.
El muy astuto zorro,
después de haberlo preso,
le dijo “¡Señor bobo,
pues sin otro alimento
quedáis con alabanzas
tan hinchado y repleto,
digerid las lisonjas
mientras digiero el queso!”
Quien oye aduladores,
nunca espere otro premio.
SAMANIEGO

ME DIJO VAGO

vago


ME DIJO VAGO

I

Me dijo vago, ¿por qué?
Porque la noche me llama
y le disparo a la cama...
¡Si con eso no pequé!
Que a la luna coloqué
en lugar del astro Sol.
Me sobra con un farol
pa' ver lo que me interesa,
no sólo encierra pureza
la hermosura de un crisol.

II

Porque me gusta sentir
los tacos de mis zapatos
que van goleando el asfalto
cuando regreso a dormir.
O me emociona el oír
de algún cachorrito el llanto
y la ternura del canto
que pa' que se duerma escucho,
mientras me paro y el pucho
que se me cayó levanto.

III

Se me ha caído y tal vez
a propósito lo hice,
pa' escuchar bien lo que dice
ese himno a la niñez.
Soy vago porque a las tres
de la mañana camino
a veces con gusto a vino
en la boca todavía
y prosigo por la vía
que me ha marcado el destino.

IV

Porque me paro y converso
de noche con las estrellas
y conversando con ellas
a veces les digo un verso.
Porque pienso en los perversos
inhumanos sentimientos,
mientras me acaricia el viento
con suavidad los oídos,
trayendo como un gemido
o algún lejano lamento.

V

Porque al llegar a mi casa
me santiguo allá en la puerta
mientras que lejos su alerta
un perro ladra al que pasa.
Porque me queman las brasas
de ese sol brillante y diurno,
si nací pa' ser nocturno
a quién le puede importar,
si me gusta trasnochar
hasta que llegue mi turno.

VI

Porque al entrar a la pieza
le doy un beso al cachorro
que hace rato está de atorro
y me embriago en su pureza.
Porque inclino la cabeza
ante la foto de mi vieja
y un beso mis labios dejan
en aquella medallita,
recuerdo de la viejita
y que de mí no se aleja.

VII

Y que soy vago, me dijo,
qué me puede importar
lo que usted quiera pensar
si soy orgulloso hijo
de esa bohemia que fijo
en mi camino nochero.
Nací pa' ser callejero,
a ninguno le hago daño
y ya son muchos los años
que llevo ese derrotero.

VIII

Señor, vaya, acuéstese,
hora es que piense en dormir,
que yo voy a proseguir
tomando pues tengo sed.
Pero sabe que sed es
de bohemia, de lirismo,
de bondad sin egoísmo,
de noche, luna y estrellas,
a quien confío mis querellas
y donde me hallo a mí mismo.

Juan Arrestía

VERSOS PARA MI VIEJA (Poema en décimas, para el día de la madre, de Juan Arrestía)

poema día de la madre, décimas para mamá


VERSOS PARA MI VIEJA

I

Sí, muchachos, pa' mi vieja
quiero decir unas cosas,
como un manojo de rosas
que mi espíritu reflejan.
Les voy a hablar, si me dejan,
con todo mi corazón
y decir con emoción
pa' esa viejita ¡mi mama!
que ahora estará allá en la cama
pensando en mí con pasión.

II

Pa' esa vieja que al no verme
en la catrera durmiendo
entre ella se está diciendo
lo que podrá sucederme.
Pa' esa vieja que no duerme
tranquila mientras no llego
y sólo encuentra sosiego
cuando la puerta abro yo,
y me dice: ¡por favor!
¡Si fueras chico, te pego!

III

Pa' esa vieja que al salir
nos sonríe con dulzura
y pregunta con ternura
¿a qué hora vas a venir?
La que sabe presentir
lo que a su hijo le pasa
que no salimos de casa
sin antes recomendar,
cuídate por donde andás
y al decirlo nos abraza.

IV

Pa' esa vieja que si andamos
alguna vez en la mala
siempre el mango nos resfala
pa' ver si nos arreglamos.
Pa' esa viejita a quien damos
tanto dolor de cabeza,
que es todo alma, nobleza,
sacrificio, abnegación,
cariño, dedicación,
sentimientos y pureza.

V

Pa' esa vieja que nos plancha
la raya del pantalón,
como filo de facón,
pues pa' eso tiene cancha.
Que no deja ni una mancha
en la pilcha dominguera,
que en esas noches fuleras
en que el frío es una fija,
nos pone doble cobija
pa' abrigar bien la catrera.

VI

Pa' quien pone esa gotita
de colonia en la solapa
y nos regala de yapa
un beso de su boquita.
Pa' esa santa viejita,
muchachos, yo quise hablar
y en estos versos
dejar toda mi alma de reo
pa' esa mujer a quien veo
cual Virgen en un altar.

VII

Pero, si yo estoy hablando
y casi no me doy cuenta
que ya pasé los cuarenta
y mis sienes van blanqueando.
La vida nos fue llevando
por lugares diferentes,
tengo arrugas en la frente,
aquel muchacho no soy
y cuando a mi casa voy
mi viejita se halla ausente.

Juan Arrestía

QUÉ PASA MUCHACHA (Décimas tristes de Juan Arrestía)

muchacha triste, poema triste



¿QUÉ PASA, MUCHACHA?


I

Qué triste sonrisa dibujan tus labios
qué pasa muchacha, qué pálida estás;
de aquella alegría hoy quedan resabios
y sola en silencio tus horas pasás.
Las "Rimas" de Becquer son tus compañeras,
tu espíritu sueña al son de Rubén;
extrañas la dulce figura viajera
del príncipe amado que un día se fue.

II

No llores muchacha, mitiga el quebranto
que aquél que amas tanto ya no volverá.
Un ave de paso fue sólo en tu vida,
no caigas rendida al amor fugaz.
Renueva las flores que hay sobre tu piano
y deja tus manos como antes correr,
que el mudo teclado, muchacha, te llama,
y olvida del que amas su ingrato querer.

III

Yo sé que es muy grande la angustia de tu alma,
que es mucha tu pena, muchacha, lo sé,
que no hay en tu vida un instante de calma
y en sueños febriles su imagen mecés.
El jardín te llama, las flores te extrañan,
se están marchitando, te quieren, sabés,
qué pasa muchacha, tus ojos se empañan,
ya sé, te comprendo, olvidar no podés.

Juan Arrestía.

¿POR QUÉ SE CALLARON LOS CANTORES? (Soneto)

censura, temor,


¿POR QUÉ SE CALLARON LOS CANTORES?

"Que no calle el cantor, porque el silencio
cobarde apaña la maldad que oprime.
No saben los cantores de agachadas.

No callarán jamás, de frente al crimen...
Si se calla el cantor... calla la vida." (Horacio Guarany)


¿Dónde están los cantores que al canalla
denunciaban con música y su grito?
¿Por qué el canto inaudible es inaudito?
¿Por qué en silencio sepulcral, se callan?

¿Se han cansado, tal vez, de dar batalla
contra el corrupto regir de los malditos?
¿Tienen miedo, tal vez, de estar proscriptos
y que encierren su canto entre murallas?

¿No saben los cantores que "el cobarde
silencio apaña la maldad que oprime"?
¿Que nunca han de callar de frente al crimen

de quien de la deshonra hace alarde?
¿Es que acaso los cantores ya no gimen
aunque estén viendo que la patria arde?

Rubén Sada. 10/05/2014





BARRIO VIEJO


BARRIO VIEJO


I

Barrio viejo; te han cambiado
te encajaron el asfalto,
hoy ya sos un punto alto,
del barro te han despojado.
Cuando una noche cansado
llegué de nuevo y te vi
créemelo, que sentí
dentro del pecho una bronca
que hasta mi voz se hizo ronca
y sólo atiné a decir:

II

Barrio viejo: ya no sos
aquel que de pibe eras,
hoy hay brillo en tus veredas,
y vas del progreso en pos.
He vuelto, buscando en vos
mis ilusiones pasadas,
y al tropezar mi mirada
con tu piso de cemento
me pareció que hasta el viento
lanzaba una carcajada.

III

Volví buscando las huellas
de tus carros ambulantes
y el grito aquél, atorrante
¡Señora, compro botellas!"
Volví a buscar las estrellas
en tus charcos dibujadas,
pero ya no había nada
y al silbido de atención
ningún muchacho salió,
dormía la noche callada.

IV

Enderecé pa' la esquina
donde de pibe jugaba,
y qué sé yo, lagrimeaba
mi cuore como una mina.
El cerco de cina-cina
ya no estaba en su lugar,
un chalet vino a ocupar
aquel terreno baldío,
y sentí aquí dentro mío
que un algo quería gritar.

V

Allá en el cielo la luna
me miraba dulcemente
y mientras bajé mi frente
un reloj daba la una.
Sentí como una laguna
en mis ojos, y partí
dejando detrás de mí
aquel perro que ladraba
porque hasta él me negaba
lo que fui a buscar allí.


Juan Arrestía

ELLOS Y NOSOTROS

pirámide capitalista, explotación, injusticia, desigualdad

ELLOS Y NOSOTROS


Ellos son diferentes que nosotros
pues jamás comerán de la basura,
porque viven del timo y de la usura,
del hambre y sacrificio de los otros.

Ellos tienen la piel como armadura,
e insensible es su espíritu sin rostro.
Ellos son la encarnación del monstruo
que a engullir nuestra carne se apresura.

Del mundo ellos se han apoderado,
festejando el poder de ser sus dueños,
aplastando la testa del pequeño,

robándole la vida al desgraciado.
¿Cuándo habrá de sonreírnos el hado?
Cuando al fin despertemos de este sueño.

© Rubén Sada, 10/05/2014


Más poemas del autor sobre la gran estafa de los Bancos
y en contra de la desigualdad e injusticia del Sistema:


SU ATRIO AUTISTA

gobierno autista, ley de la selva, injusticia, exceso de poder


SU ATRIO AUTISTA


Desde su atrio autista, do se recluye
emitiendo promesas indecentes,
no puede ver de cerca las urgentes
indigencias del hombre que destruye.

Su poderío en la justicia influye
y prosperan negocios malolientes,
mientras la Ley está, por poco ausente
y más dinero hacia su cuenta fluye.

¡Si abandonara su regir autista
y empezara a escuchar desde su atrio!
¡Cuántas dichas habría en suelo patrio

si se acercara al pueblo del que dista!
Mas, no hay burbuja que nunca se disuelva
si se convierte un país en una selva.

Rubén Sada. 5/5/2014


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...