30 de diciembre de 2009

AL POETA ARGENTINO RUBEN SADA. (Un regalo maravilloso que recibo de las manos del poeta colombiano Héctor José Corredor Cuervo)

RUBÉN SADA


Un poema escrito por Héctor José Corredor Cuervo,
poeta de Colombia.

AL POETA RUBÉN SADA


Rubén Sada es el nombre
de un gran poeta argentino,
que alumbra cual superhombre
los pasos en el camino.

A él su conciencia le objeta
el servicio militar,
y prefirió ser poeta
antes que ir a pelear.

Cuatro años de calabozo
en las prisiones urbanas,
le metieron por medroso
sin condiciones humanas.

Más su servicio es valioso
al empuñar una pluma,
en el gran país hermoso
que le dio luz en su cuna.

Hoy le escribe un militar
de un noble país hermano
y lo invita a levantar
esa gran pluma en la mano.

 Digamos a mucha gente
que las sombras de la guerra
no lleguen al continente
 y que haya paz en la tierra. 

Autor: Héctor José Corredor Cuervo, 30/12/2009.


_______


¡Muchas gracias por este hermoso regalo, Héctor! Nunca lo olvidaré.

Poesías de Rubén Sada que explican algunas de sus experiencias vividas al rehusarse a rendir servicio militar como objetante de conciencia:

Cita Textual de JORGE LUIS BORGES:
“En tiempos de guerra la gente se vuelve loca… Los gobiernos alientan la locura. Si uno no está loco, puede ser considerado traidor.” 
(Palabras pronunciadas por el poeta JORGE LUIS BORGES el 11 de Junio de 1982).

¿Y qué hubiera pasado si a los militares yo les hubiera obedecido?

29 de diciembre de 2009

PARA RUBÉN SADA (Este es el mejor regalo que recibí en 2009, de parte de Edmundo Icaza Mendoza)

(Este es el mejor regalo que recibí en 2009, 
y es de parte de Edmundo Icaza Mendoza)
¡Gracias Hermano de Letras! ¡Gracias Edmundo!

  • PARA RUBÉN SADA

  • A un cantor argentino, 
  • ¡Mi aprecio por su indiscutible labor
  • por las bellas letras!. 

  • ***
  • Para un hombre gentil,
  • Poeta de todo perfil,
  • Yo le estrecho la mano,
  • Y con un abrazo de hermano
  • Mi calor fraterno le doy.

  • Y que su cosecha de letras,
  • La siga levantando temprano,
  • Y que esa admiración se eleve
  • Por las jóvenes letras hispanas,
  • Y él, aplausos siga obteniendo,
  • y adquiriendo triunfos y encomios,
  • y elogios por su siembra triunfante. 
  • Admirados por sus convecinos,
  • Poetas de un continente Indo-hispano.

  • Por sus letras: mi admiración fraterna.
  • Por su tesonera labor: mi felicitación.
  • ¡Por la Amistad! ¡Mi amistad de Hermano!


  • 6:25 p.m. del domingo 27 de diciembre,
  • a cinco días, para entrar al 2010. Col. 4 de Mayo.
  • Zaragoza, León, Nicaragua, C. A. 









21 de diciembre de 2009

TRISTES FIESTAS (Poema de Emilio Pablo, de V. Tesei)




TRISTES FIESTAS

Sería cinismo hablar
de rosas y no de espinas,
cuando hay media Argentina
que la está pasando mal;
cuando muchos para "morfar"
se dan a la arrebatiña...

Sería versearnos mentiras
decirnos que estamos bien;
cuando perdimos el "tren"
de comer todos los días;
el lujo va por las vías
y estamos en el andén...

¿Puede alguno, no creer
esto que doliente digo?
Que salga a vagar conmigo
Y verá al hombre en sufrir;
Son esos que para vivir
Hacen vidas de mendigos...

El hambre es mudo testigo
De sus tripas azotadas;
Mientras, aquellos que mandan,
Aumentan bien sus bolsillos;
Esa sarta de vivillos,
Que son simplemente “garcas”.

Afanosos por las arcas
Quizá descuidan funciones;
Quizá hay otras razones
Que uno no alcanza a saber;
Pero si se puede oler...
Es porque hay pudriciones.

Alzo mi copa de dolores
En el nombre de ese pueblo,
Al que devoran los cuervos
Que enquistan en el poder;
Silencio se debe hacer
Por la gente en privaciones...

2009, desde entonces...
desde ese mensaje humilde...
pero se ve que no sirve
si no existe la moral;
celebremos navidad
junto al dolor de los pobres.-


Deseo, desde el fondo de mi corazón,
Que en esta navidad, todos elevemos una oración
al altísimo,”fuente de toda razón y justicia”, 
pidiendo por todos los excluidos
y por nuestros gobernantes, 
que seguramente perdieron su rumbo
moral, cuando suplantaron a nuestro Señor, 
por el dinero y el poder...
PAZ, AMOR Y TRABAJO, para todos.-
                          
 EMILIO PABLO
21 de diciembre de 2009


19 de diciembre de 2009

QUIÉN SERÁ (de Amanda Miguel) Interpretado por Rubén Sada en Café Literario



QUIEN SERÁ

¿Quién me besará
antes de dormir?
¿Quién despertará junto a mí...?

¿Quién me mimará?
¿Quién compartirá,
codo a codo lo que vendrá...?
¿Quién… me amará?
¿Quién será?
¿Quién será?

¿Quién besaré al regresar?
¿Quién será leña en mi hogar?
¿Quién va a esperar piel a piel
junto conmigo los hijos y el fin?

¿Quién será cómplice fiel
en la aventura de amar?
¿Quién me dirá creo en ti,
y de mi mano andará por ahí...?

¿Quién me hará reír?
¿Quién me hará sufrir
cada vez que tarde en venir...?
¿Quién… me amará?
¿Quién será?
¿Quién será?

¿Quién me querrá tal cual soy
justo por ser como soy?...
Terco, rebelde y vital,
un poco loco, atrevido y sensual...

¿Quién me dará de beber
cuando me angustie la sed?
¿Quién cerrará de una vez
todas las puertas del miedo a creer?

¿Quién hará un nido en mi ser?
¿Quién va quererme querer?
¿Quién me pondrá en el ojal
una flor roja... una "flor de mujer"?

ah, ¿Quién será?
¿Quién será?
¿Quién será?



Autora: Amanda Miguel (1981)
Interpretación: Rubén Sada.
Arreglos de letra: Rubén Sada.

14 de diciembre de 2009

ALFONSINA (UN POEMA PARA ALFONSINA STORNI) DE EMILIO PABLO

Alfonsina y el mar


ALFONSINA 


Alfonsina, vive y vuela en brisas, 
ese nombre tuyo enjoyando versos; 
con azul esencia de un amor marino, 
y aquel tu destino de darse en caricias. 

Y eres la espuma que en crestas furiosas 
endulza el castigo que sufren las rocas; 
y el cariño tibio que ofrendan las playas 
ante el desbocado fragor de las olas... 

Por las caracolas, en profunda magia, 
van sonidos nuevos desde tus distancias; 
un dulzor de liras pulsadas con versos, 
sangrantes de luna, de ti, resonancia... 

Y el alma del agua que es la transparencia, 
expresa en su aliento tu libre fragancia; 
y en noches profundas su carne esmeralda, 
se viste en reflejos recubierta en nácar... 

Y así es la playa, la luna, la sombra; 
como un pecho tíbio de bullente aroma; 
donde queda el rastro, la arena, y el viento, 
con restos de versos que cantan tu gloria... 

EMILIO PABLO (V.Tesei, Prov.Bs.As.)

3 de diciembre de 2009

MI SOBRINA


MI SOBRINA


Yo te amo chiquitina:
vos sos mi linda sobrina.
Con tus tan jóvenes años
sos inocente y fina:
delicada y femenina.

Bajo el sol del mediodía
tú alegremente caminas.
Por la noche las estrellas
y la luna te iluminan
hasta que el día termina.

Yo te amo, chiquilina,
y aquí te dejo estas líneas,
como dulce testimonio
de mi amor en poesía:
para vos, dulce Melina. 


--..--
Con mucho afecto de tu tío, Rubén Sada,
para Meli, y para que siempre me recuerdes.

23 de noviembre de 2009

15 de noviembre de 2009

EL PAR DE BOTAS (Recitado Gauchesco) de Carlos Portela



UN PAR DE BOTAS - Carlos Portela

Sentado en su despacho, el comisario hojeando expedientes,
Cuando el cabo se presentó trayendo al detenido..
Un mozo de treinta años a lo sumo,
Vestía bombacha gris y corralera, que a juzgar por lo viejas,
Estaban dando pruebas de la miseria e su dueño...

Sin levantar la vista e los papeles,
prestó oídos a la palabra el cabo:
- Me lo entregó el Sargento, asigún dicen,
este paisano vago le robó unas botas al bolichero Vivas, Comisario..

- Unas botas? Aha..
- Ladrón barato...
- Como te llamás?
- Orencio Nievas
- Y de ande sos?
- De acá mesmo señor
- Trabajás?
- No señor, no hallo trabajo...
Estuve conchabao pa la cosecha en la chacra e Barcala,
pero en cuantito termino la juntada e maíz me echaron..
Ahora hago algunas changas y ansí vivo..

- A qué le llamás changas, a andar robando?
El paisano bajó la vista al suelo...
- Ande tenés las botas?
- En el rancho..
- Cabo, mande a buscarlas y páselo pa adentro a este ratero que ya vamos a ver lo que le damos.
Salió el Cabo llevándose al detenido
y el comisario se quedó pensando...
- Un par de botas...
Ni pa robar sirven estos paisanos vagos...
No habían pasado dos horas que un melico
se le cuadró en la puerta del despacho..
- Permiso Comisario..
Fui hasta el rancho el detenido Nievas
a trair las botas que le robó a Don Vivas...
Me las dio su mujer, las tenía puestas un hijo de ellos,
un chico de siete años...

- Con que esas son las botas?
Son muy chicas pa ensuciarse las manos..
Qué decía la mujer?
- Y nada, lloraba como una magdalena, Comisario,
y cuando me diba a ir me dio esta carta,
pa que se la entregara a ud. en sus propias manos..

- Aver deame
Mujeres que les piden los maridos, je,
nada más natural, pero lo malo
que siempre los hayan angelitos
aunque le hagan sombra al mesmo diablo...

Pero esa carta era distinta a todas,
Escrita en un papel de estrasa mugriento y arrugado,
Las palabras, eran una hilera torpe de garabatos,
que habían estampao la gracia y la inocencia,
de aquella criaturita de siete años,
ajeno por completo a la disgracia
que la miseria echó sobre su rancho...

El ceño el Comisario se fruncía
al tiempo que la iba descifrando...
Y al acabar de leer casi temblaba
la sucia hoja e papel entre sus manos..

- Agente..
- Mande mi Comisario
- Vaya y devuelva a la mujer de Nievas esas botas que ha traído, dígale.. dígale que jue un error que nos disculpe..
Después me le pregunta al bolichero de parte el Comisario, cuánto valen la botas, se las paga y que se olvide el caso..

Espere no se vaya...
A Orencio Nievas ya mesmo me lo largan, y que no deje de llegarse mañana mesmo...
Puede que le haya hallao algun trabajo..

Se retiró el milico tras la orden, y Don Segundo
se acomodó en la silla, pa ripasar esa hoja,
que aún temblaba como un pajarito hondeao entre sus manos...

- Siñores reyes magos:
Yo les pido que se acuerden este año de trairme las botitas..
Yo soy bueno, y asigún me han contado, si uno se porta bien todito el año, ustedes no se olvidan del regalito.

Tomando de la hoja, sintió como una brasa dentro el pecho,
y echó ajuera la rabia murmurando..

"Mientras la miseria haga ladrones de esa laya ..
¡Yo nunca serviré pa comisario... !!!"

(Autor) "CARLOS PORTELA"




5 de noviembre de 2009

RECLAMOS A MI ESPEJO



RECLAMOS A MI ESPEJO


¡Hay dudas sin respuesta en este viejo,
preguntas que se quedan sin respuesta!
¡Qué negrura esta noche tan funesta!
Me hace difícil verme en el espejo.

Necesito su brillo, ¡y qué complejo!
Preciso claridad, mas, ¡cómo cuesta!
Maldito espejo, ¡dame la respuesta!
Necesito tu luz y tu consejo.

Responde, por favor, todas mis dudas,
resuelve mi existir, ya que es complejo,
y dime la verdad, ¡aunque sea cruda!

¡Bríndame ya, sin tretas, tu reflejo!
¡Haz que hable de mí, tu imagen muda!
¡Habla ya, por favor, maldito espejo!

Rubén Sada, 04-11-2009

Soneto incluido en el noveno libro de Rubén Sada titulado
"EN 14 VERSOS" publicado en 2015.




EL PRINCIPE AZUL JAMÁS LLEGARÁ

principe_azul



EL PRÍNCIPE AZUL JAMÁS LLEGARÁ



Por favor, no sigas esperando,

tu azul príncipe jamás llegará.
Sólo tal vez llegará un hombre
de carne y hueso, de verdad.

Llegará hasta ti un ser humano,

que necesite tu cuerpo y nada más.
A quien sólo atraiga tu belleza,
y tu forma de ser y de pensar.

Tendrás que lavar toda su ropa,

y tal vez le tengas que cocinar.
Vivirás soportando sus defectos,
si desean convivir hasta el final.

Aguantarás sus vicios y manías,

tendrás que enfrentar la realidad.
Soportarás enojos y berrinches,
con la esperanza de hallar felicidad.

Tan sólo conocerás un hombre,

que te hará suspirar y gozar.
Con todos sus errores y virtudes,
él será sólo un varón, uno más.

No quisiera desilusionarte, nena,

pero tu príncipe azul no llegará.
Sólo llegará hasta ti un hombre,
con el que formarás un hogar.

Rubén Sada.

31 de octubre de 2009

DIGO LA TONADA... por ANTONIO ESTEBAN AGUERO

tonada_poema


Digo la tonada...

El idioma nos vino con las naves,
sobre arcabuces y metal de espada,
cabalgando la muerte y destruyendo
la memoria y el quipo del Amauta;
fue contienda también la del Idioma,
dura guerra también, sorda batalla,
entre un bando de oscuros ruiseñores
con su pico de sierpe acorazada
y zorzales y tímidas bumbunas
que la voz y la sangre circulaban
del abuelo diaguita o michilingue
con persistencia de remota llama;
rotas fueron las voces ancestrales,
perseguidas, mordidas, martilladas
por un loco rencor sobre la boca
del hombre inerme y la mujer violada.

Y el Idioma triunfó, los ruiseñores
de Castilla vencieron, la calandria
cuya voz era tierra, barro nuestro,
son y zumo de tierra americana
de repente calló cuando los hierros
agrios del odio en su dolor de fragua
le marcaron el pecho que gemía
y segaron la luz de su garganta...

Pero la lucha prosiguió en la sombra,
una guerra de acentos y palabras,
de fugitivas voces y vocablos
con las venas sangrantes que buscaban
refugiarse en la frente o esconderse
en la nocturna claridad del alma
perdiendo expresión y contenido,
la sonora raíz, la leve gracia,
el poder bautismal y la semilla
para ser sólo la sutil fragancia
que nos sella la voz con el anillo
popular y común de la tonada:
Yo entrecierro los ojos y la escucho
venir y llegar hasta mi almohada
como un largo rumor de caracola,
como memoria de mujer descalza,
como llega la música en la brisa
si la brisa es arroyo de guitarra;
y la siento volar en la tertulia
de labio en labio, mariposa mansa,
suave cuerda que vibra, quena sorda,
o fugaz sugerencia de campana;
y la escucho en la voz que me despierta
con el mate y su luz en la mañana
cuando el sol es un padre que nos dona
el reciente verdor de la esperanza;
y la escucho en un niño que transita
por el sendero que trazó la cabra
y me grita: ¡Buen día! y me conforta
con la sonrisa de su alegre cara;
de repente la siento que rodea
mi corazón como una mano blanda
si la voz de la madre o de la esposa
se florece con íntimas palabras;
alguna noche la escuché en Rosario
en la voz de una joven que pasaba
y eso sólo bastó para que viera
amanecer los cerros del Conlara;
y otra noche la oía en Buenos Aires,
en muchedumbre de no se qué plaza,
sobre un grito vibrante que decía
titulares de prensa cuotidiana;
cómo es dulce sentirla cuando llega
desde una boca de mujer besada
con el "sí" suspirado que promete
una cálida rosa para el ansia;
y la escucho sonar entre los niños
de un pueblecito que se dice Larca
mientras mueven las manos en el juego
escolar y rural de la payana;
y la siento rezar en el velorio,
y saltar en el arco de la taba,
y volverse puñal en el insulto
y suspirar en la recién casada.
Dondequiera que esté yo la escucho
y tras ella regreso a la comarca
donde soy una piedra, una semilla,
una nube y un pájaro que canta...

No tenemos bandera que nos cubra
tremolando en el aire de la plaza,
ni canción que nos diga entre los pueblos
cuando suene el clarín, y la proclama
desanude las últimas cadenas
y destruya el alambre y la muralla,
pero tenemos esta luz secreta,
esta música nuestra soterrada,
este leve clamor, esta cadencia,
este cuño solar, esta venganza,
este oscuro puñal inadvertido
este perfil oral, esta campana,
este mágico son que nos describe,
esta flor en la voz: nuestra Tonada.

Autor: Antonio Esteban Aguero.

Antonio Esteban Agüero nació en Piedra Blanca (San Luis) el 7 de Febrero de 1917 y murió en San Luis el 18 de Junio de 1970. Se graduó de Maestro Normal Nacional en la Escuela Normal "Juan Pascual Pringles" de la Ciudad de San Luis. Desempeñó importantes cargos públicos en su provincia. Fue Presidente del Consejo Provincial de Educación (1955/56), Director de Cultura (1957), Ministro de previsión Social y Educación (1957) y Ministro de Gobierno (1958/59). Su vocación literaria se manifestó a temprana edad, los primeros relatos y poemas datan desde sus quince años. Poeta y prosista obtuvo distinciones por varios de sus trabajos: "Retrato de un dama" obtuvo el 1º Premio de Poesía y Medalla de Oro, 1947, de la Dirección General de Cultura de Córdoba, "Las cantatas del árbol" y "Romancero de niños" fueron galardonados con el 1º Premio Nacional de Literatura Regional, máxima distinción a que puede aspirar un escritor residente en el interior del país. En 1958, la Dirección Nacional de radiodifusión le otorgó la Medalla de Oro por la mejor conferencia de carácter histórico. Desde 1938, Agüero colaboró en el suplemento dominical del diario "La Prensa" (Buenos Aires), y en numerosas revistas y periódicos argentinos y extranjeros. En 1960 el diario "Clarín" de Buenos Aires otorgó al poeta, por voto unánime de los tres jurados que fueron: Jorge Luis Borges, Enrique Larreta y Fermín Gutiérrez, el premio del Sesquicentenario de la Revolución de Mayo a su poema "Un hombre dice a su pequeño país". En 1970, Antonio Esteban Agüero recibió el título de Doctor Honoris Causa Post-Mortem de la Universidad Nacional de San Luis.
Entre sus principales publicaciones se destacan: "Poemas lugareños" (1937), "Romancero Aldeano" (1938), "Pastorales" (1939), "Romancero de niños" (1946), "Cantatas del árbol" (1953), "Un hombre dice a su pequeño país" (1972), "Canciones para la voz humana" (1973) y "Poemas Inéditos" (1978).

LA ECUACIÓN DEL AMOR

ecuación del amor


LA ECUACIÓN DEL AMOR



¡Qué compleja es la ecuación del amor!
Es más difícil que componer un poema.
Mucho más arduo que hallar valiosa gema.
¿Por qué razón uno más uno, no es dos?

¿Por qué no puedo encontrar la solución,
ni tampoco resolver este teorema?
Muy complicado resolver este dilema:
No se resuelve ni con ordenador.

Es una hipótesis sin tesis el amor,
y no se pueden redactar sus lemas.
Su teoría rompe todos los esquemas,
y no se puede obtener por deducción.

¡Cómo encegueces cuando ves el sol!
Y con su fuego, tus neuronas quemas.
¡Qué fácil es, en cambio, hacer las cuentas!
Pero éstas no funcionan con amor.

¿Por qué no puedo descifrar esta ecuación?
¿Y por qué en el afecto no hay reglas?
¿Cómo se hace para sumar dos letras,
y que el resultado no me tire error?

No lo sé, no hay común denominador,
creo, ni Pitágoras me resuelve ésta.
Estoy cansado ya de andar a tientas,
sin hallar cómo resolver esta ecuación.

RUBÉN SADA


18 de octubre de 2009

VISITA A LA FM POPULAR DE CLAYPOLE

sábado 17 de octubre de 2009

Rubén Sada en su visita a la Radio

Ruben Sada

Excelente poeta, y escritor,
que nos vino a presentar su nuevo libro,
"Asombrosamente Hermosa"
Muchas Gracias Ruben!

4 de octubre de 2009

EL HUESO (Primer cuento corto de Rubén Sada, publicado en Antología de Cuentos de Bialet Massé, Córdoba)

EL HUESO
(Primer cuento corto de Rubén Sada)


(Publicado en la V Antología de Escritores de Prosa y Narrativa 2009 de BIALET MASSÉ, CÓRDOBA, ARGENTINA)

EL HUESO

La tarde se perfilaba calurosa. Era muy tedioso aguantar el calor en la calle, por eso, el perro, solo atinó a echarse en la fresca vereda, debajo de la sombra de un frondoso árbol, al comenzar la tranquila hora de la siesta. De repente, y cuando el perro estaba dispuesto a disfrutar de esa merecida pausa, luego de tanto andar en el fragor del sol buscando algo que roer, nuestro callejero amigo, fue sobresaltado por un ruido, un fuerte ruido a hueco, producido por un gran hueso que cayó del camión recolector de cebo, que pasa una vez por semana, por la carnicería de la otra cuadra. Allí había caído, en la vereda de enfrente. Era un hermoso hueso, algo nunca visto, brillante, grande, y hasta tenía todavía restos de carne fresca en sus costados, como una auténtica burla para los canes que mendigan en la calle, como él.

Al tratar de cruzar para tomarlo con sus mandíbulas, y en el mismísimo momento que puso la primera de sus patas en la caliente acera, un auto a alta velocidad casi le arrancó la pata. "¡Desgraciado!" gritó el perro. "¿Porqué irán todos tan apurados en esta gran ciudad? ¿Es que todos están locos? Menos mal que saqué la pata de la calle justo a tiempo, sino ya me convertía en trípode."

La brisa soplaba cálida y provenía de la vereda de enfrente, trayendo el olor del hueso... ¡Qué hueso! Su olor era irresistible. Debía ser un hueso recién cortado, "Pobre vaquita," pensó, pero en definitiva, allí estaba el hueso. Ahora era 'su hueso' y debía recogerlo.

Otro arriesgado momento vivió, cuando en un nuevo intento de tener el hueso, nuevamente "Tuuuuu," un gigantesco camión cargado con arena, lo hizo retroceder, esta vez bañando sus ojos de una nube de fina arena que iba tirando a la vera del camino. "Qué camionero miserable" pensó, "¿no vio que yo estaba por cruzar? ¡Así vienen los accidentes!" Al cabo de esperar un rato, la irritación producida por el polvo en sus ojos, se le fue, y comenzó a ver nuevamente... y, ¿qué veía?
Sí, ¡el hueso! Allí estaba, burlándose de él, y de todos los perros hambrientos del mundo. Había que hacer algo, alguien tenía que sacrificarse. "Quizás, tenga que arriesgar mi vida," pensó, "pero lo haré, porque ese hueso, es mío. Todo sea por los hambrientos del mundo. Es una causa justa."


Un pájaro que se hallaba parado en el cable de la electricidad, se acercó al hueso. Desde allí, saltó y luego voló rápidamente al lado del perro, y comenzaron a charlar. "Como quisiera ser un pájaro en este momento," le dijo el perro. El pajarillo, asombrado de semejante confesión, le preguntó: "¿Para qué?" El perro le contestó: "Para volar al otro lado de la calle, con la facilidad que tu lo haces, y apoderarme de un hermoso hueso que me está llamando desde allí. ¿Lo ves? Allí está." El pájaro le respondió: "Si serías pájaro, el hueso no te interesaría, comerías semillas y bichos, así que de nada te serviría estar al otro lado de la calle. Mejor, escucha mi canto, mientras elaboras un plan para cruzar la calle." Y así, despreocupado, se puso a gorjear hermosos trinos.

El perro ya se estaba poniendo nervioso, pues los autos seguían pasando a alta velocidad, sin respetarlo, y el pobre can no podía siquiera asomar su hocico fuera del cordón, a lo que exclamó: "Deja de trinar, pajarraco, que no es momento para el arte," y el asustado pájaro huyó sin rumbo. "Este tonto pajarito, piensa que la vida es una canción, y yo estoy preocupándome por comer. Arte, arte, con el arte no se llena la panza. Para comer hay que sacrificarse."

Hasta que en un momento, en el que parecía que se apaciguaba la circulación de autos, el perro realizó un nuevo intento para cruzar, y de repente: "Tuuuuuuuu" un transporte lleno de pasajeros, que justo lo esquivó, sino, nos quedamos sin protagonista. Asustado por el bocinazo, retrocedió. "Otro asesino al volante," rabiaba el perro. "Pobres esos pasajeros, colocan su vida en las manos de un conductor maníaco. Menos mal que yo viajo a pie, y conduzco yo mismo."

Los vehículos seguían pasando en ambas direcciones, sin detenerse, como la tarde. Las primeras sombras del ocaso, bañaban las copas de los árboles, produciendo algunas zonas de oscuridad, pero allí seguía brillando, 'su hueso.' Estaba quieto, en la misma posición, y él solo lo perdía de vista, cuando algún camión largo pasaba un poco más lento por la calle, pero cuando las grandes ruedas del final del camión pasaban, ahhh... ¡qué tranquilidad! allí estaba todavía el hueso.

Fue entonces al anochecer, que los gatos, salían a merodear por el barrio. Su amigo, el gato "Michifuz" estuvo mirándolo desde antes, y se reía de él, porque le causaba gracia el fracaso del perro por cruzar. Entonces se le acercó, y le dijo: "Deja de intentarlo, amigo. No lo lograrás. ¿No ves que éste es el resultado de la modernidad? Cada vez más autos, cada vez más contaminación, cada vez más barullo... y cada vez más perros hambrientos y abandonados."

"Sí, tú me dices eso, porque eres un gatito 'fifí', alimentado en tu casa, bien limpio, duermes en una mullida cesta con colchón de espuma y los niños te acarician todo el día. No conoces el hambre, nunca lo conociste. No imaginas lo que es revolver la basura, para encontrar... encontrar nada, nada que sea comible. Quisiera ver qué harías siendo un gato callejero, si pensarías igual que ahora. ¡No! El hueso es mío, y no lo dejaré, no me resignaré. Lucharé por él. Mataré por él."
"Como quieras, es tu decisión" replicó el gato, pero yo no lo intentaría más. Adiós."

En ese instante, en que el gato se va, parecía que la calma se apoderaba también de la calle, pero no. Justo cuando nuestro amigo, nuevamente pone la otra pata en la calle, una potente luz le ciega los ojos. Era la luz de una motocicleta, que lo encandiló, y que a altísima velocidad le pasó raspando, y... fuuuuzzzzz. "Menos mal que nadie me lleva en moto," pensó, "pues es muy peligrosa. Por lo menos yo tengo cuatro patas, y no dos ruedas. Estos humanos que arriesgan la vida, por nada. Hablando de arriesgar, me tengo que arriesgar nuevamente. Todo sea por el hueso. El hueso es mío, es solo mío y nada más."

En eso que se le va el efecto de la luz en los ojos, una hermosa perra blanca y limpia, se le acerca, y moviendo la cola, lo olfatea. "Hola," le dijo la perrita. "Hola," respondió nuestro amigo, con tono de mal humor. "¿Esperas a alguien?" preguntó ella. "No," contestó refunfuñando. "Mejor dicho, sí, espero que dejen de pasar estos endemoniados autos por la calle, para tomar ese hueso que está en la vereda de enfrente. El hueso es mío, porque yo lo vi primero, y no permitiré que otro perro me lo quite. Pero si me ayudas a tomarlo, podríamos compartirlo... y quién sabe, pasaríamos una velada de ensueño juntos."

"Bueno, te ayudaré," respondió la perra. "Para cruzar la calle, tienes que mirar adelante, al objetivo. ¿Cual es nuestro objetivo? El hueso. Solo miras para adelante, y comienzas a cruzar. Los autos, pararán cuando te vean. Tu solo cruza, sin miedo. Mira siempre adelante, a la meta. Y avanza paso a paso, paso a paso, hasta que llegues a ella. Sin miedo, vamos. ¡Hazlo!"

"¿Estás loca?" Replicó el perro. "Esta calle está llena de asesinos al volante. Tendrías que ver la cantidad de compañeros canes, que he visto aplastados por conductores perricidas, y hasta ahora yo me salvé de estar entre ellos."

"Aunque, pensándolo bien, debería hacer un nuevo intento, y todo sea por el hueso... uy, uy, el hueso, me olvidé del hueso, lo perdí de vista, uuuu... me parece que ya no está, no, no ya no está, efectivamente, ya no está allí donde 'yo' lo dejé, el hueso era mío y me lo robaron, me lo robaron, ¡Policía! ¡Policía! Me robaron el hueso, uy, ¡qué bronca, me lo robaron! ¡Qué sinverguenzas, sacarle el pan de la boca a un hambriento! ¡Y ahora se me fue la perrita, me desapareció mi nueva compañera de repente. ¿No será que ella se fugó con el hueso? ¡Qué mala suerte!"

"Bueno, pero ya que hoy no pude dormir la siesta, y ya viene la noche, me voy a dormir, y seguiré soñando con lo imposible... cruzar la calle y seguir vivo. Está a la vista que el hueso no era para mí, y cuando 'no es pa'uno, no es pa'uno.'
Debe ser el destino, que así lo quiso. O, no sé porqué será. No hay nada que hacer. Seguiré soñando con la música de los pájaros (como la del que se me voló), con la perrita (que también se me fue), y con el hueso (como el que me robaron)... pero que era 'mi hueso' ¿se los dije?..."

FIN - 

Autor: Rubén Sada, Quilmes, Buenos Aires, Argentina.
23-03-2009

_________________