Mostrando las entradas con la etiqueta NIÑOS. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta NIÑOS. Mostrar todas las entradas

17 de agosto de 2016

Y MI NIÑO LLORÓ (de Néstor Loza)


Y MI NIÑO LLORÓ 

(Al niño interior de cualquier adulto)

Las lágrimas que lloró mi niño
riegan nutrientes en las raíces
del hombre, fecundo cariño,
emblemando la vida con matices.

Es la esencia que sublima
gestando amor de la terneza
quedando para siempre plasmada
la fusión de ambos con certeza.

Es la transfusión incorporada
que brinda al hombre con grandeza
riquezas de vida generada,
a través del niño: la pureza.

Espero recibas el legado
y proyectes luces de tu cabeza,
y recuerda, estoy incorporado
para hacerte cumplir la promesa.

¡Oh, niño! Dame tu sonrisa pura.
Ya no soporto esta impiedad,
temo hundirme en la locura
rodeado de tanta perversidad.

Sólo en el mundo de los niños
existe lo hermoso: su bondad.
El hombre perdió el equilibrio
también va perdiendo su verdad.

Y mi niño lloró su gran dolor,
no cree en todo lo que sucede.
Nació en un mundo de amor
y no podrá vivir con ustedes.

No olvides este cometido,
es la misión a cumplir del niño.
Yo te regué y hemos crecido
succionándome todo el cariño.

Si al nacer hubiera percibido
que este mundo ya no servía,
seguro que, de haber podido,
en otro planeta yo estaría.

Autor: Néstor Loza 
(Quilmes, Bs.As. Argentina)

8 de octubre de 2015

LA INVITACIÓN (VICTOR VELÁZQUEZ)



LA INVITACIÓN

(VICTOR VELÁZQUEZ)


Acepté la invitación
que hace muy poco me hicieron
para hablar, según dijeron: 
de "La Desorientación".
Dejé el lejano rincón 
donde vivo entre los montes
y sin hacer mucho apronte
me embarqué a la Capital, 
mientras quedaba un zorzal 
cantando en el horizonte.

En la reunión, un señor, 
me preguntó 'qué pensaba'
de aquellos niños que andaban
sin rumbo, sin fe ni amor.
Yo contesté con dolor
pues he visto diariamente,
a esos pobres inocentes
que piden y son mandados,
por padres malhumorados
y de todo amor carentes.

"Tendríamos que pensar
primero en nostros mismos, 
si al borde de los abismos
también supimos estar.
Sería muy bueno dejar
atrás el palabrerío,
y empezar con muchos bríos
a despertar la conciencia
para que tanta inocencia
se salve del desvarío".

"La juventud marginada, 
la que no tiene cabida,
a la que llaman perdida
le niegan hasta la nada.
Quieren jugarla cambiada
los que hacen las donaciones, 
para las instituciones
de raíces extranjeras,
¡vean qué linda manera
de repartir los millones!"

"Habiendo en nuestra nación
tantos altos funcionarios, 
¡no piensan que es necesario
fomentar la educación!
Darle principio y razón
al maestro, al profesor,
construir un tiempo mejor
con sólidos edificios,
¡en la unión y el sacrificio,
la esperanza da su flor!"

De a poco se fue raleando
la reunión que les decía, 
yo pensé: " y si daría 
una respuesta cantando?",
pero como iba quedando
muy solo en esa ocasión, 
pensé: "¿Desorientación?...
es la que hoy tengo yo, 
¡y estoy quedando sin voz 
por dar una explicación!".

Mas una sola persona 
quedó sentada pensando
y me dijo: "Estoy soñando,
ya la gente no razona
tampoco el hombre perdona 
y a ninguno le interesa 
si falta pan en las mesas
de los pobres del planeta
ya ni al dolor se respeta
y está muy solo el que reza".

Sorprendido pregunté:
-"¿Quién eres?, ¡di por piedad!",
respondió: -"Soy la verdad,
estoy sola y tengo sed".
-"¿Cómo?, le dije,¿ y a usted
ninguno la presentó?"
Lentamente levantó 
sus ojos entristecidos
dos luceros encendidos
que la noche ensombreció.

Se fue caminando lento, 
¡no quería que se vaya!
Le grité que de su laya
ya no nacen más talentos...
Me dijo: -"Voy con los vientos
y mi hermana libertad
a buscar la caridad 
que hace tiempo se ha perdido".
Y yo quedé sumergido
en la inmensa soledad.

Para los montes volví
y le conté a los sauzales
de la humanidad sus males 
y lo que no conseguí.
-"¡Menos mal que estoy aquí!,
le dije al monte y al río,
pero solamente ansío 
lo mejor para mi tierra
que tanta riqueza encierra
y que tiene tanto frío".

¿Adónde andarás, verdad?
mi pueblo te está esperando,
porque ya está imaginando 
lo triste de tu horfandad.
El temple de la igualdad 
que siempre te consagró,
no dejará que tu voz
se apague en ningún momento
porque sos bandera al viento
que el hombre en sangre forjó.

Letra: Víctor Velázquez 

7 de septiembre de 2014

LOS NIÑOS QUE NO MIRAMOS


LOS NIÑOS QUE NO MIRAMOS

Mientras siga existiendo un Medio Oriente 
que pueda mantenernos preocupados, 
no habremos de ocuparnos de los niños 
que por su culpa viven el calvario.

Mientras no puedan sosegar el mundo 
con verdadera profesión de hermanos, 
existirá una deuda no pagada 
que nos rinda un haber deficitario.

En cada cara que la angustia pinta 
un niño con los sueños en la mano, 
se parapeta la porción del alma 
que debiera volvernos más humanos.

Y la metralla que cercena auroras 
dejando la orfandad como escenario, 
no puede comprender ese silencio 
con que el niño señala nuestro escarnio.

Para volver a la raíz del tiempo 
en que fuimos los sueños encontrados, 
debiéramos firmar los armisticios 
que no sabemos siquiera redactarlos.

Y aquella candidez de que se ufanan 
mayores que ni llegan a contarlo, 
les ofrecemos en ilusa forma, 
pero al final de todo lo negamos. 

Niños de rostros tristes que la historia 
ha registrado y sigue registrando,
son los productos que el fervor del mundo 
para obtener la paz, ha generado.

En esos niños que festejan muertes 
de sus mayores como aniversario, 
hemos sembrado la semilla esquiva 
de un futuro de paz iluso y caro.

Autor: Jerónimo Castillo (Prov de San Luis, Argentina)

7 de agosto de 2014

CUANDO TU HIJO… (Poema día del niño, por Eliseo León Pretell)

día del niño, derechos de los niños
Día del niño 2014 (poema dedicado)


CUANDO TU HIJO…
Autor: Eliseo León Pretell
*poeta peruano
“Ciudad Satelital”
Houston Texas, EE UU

Cuando tu hijo te busque con sus ojos,
míralo tú, con amor dulce y sincero.
Que vea en ti la luz de un padre entero,
sin tener que llorar puesto de hinojos.
☻☻☻
Si te sigue con sus labios temblorosos
para dejarte un beso allí en tu frente,
bésalo…, que ese beso nunca miente
y es el único entre tantos engañosos. 
☻☻☻
Si te ofreciera sus brazos amorosos 
con su ansiedad pueril por abrazarte, 
estréchalo y después podrás marcharte,
son instantes de luz…, maravillosos!!!
☻☻☻
Si encuentras en sus párpados llorosos 
el deseo de querer hablar contigo,
únete a él, como el más cálido amigo
y escúchalo en silencio cariñoso.
☻☻☻
Si te pide dejarlo…, receloso,
allí en su soledad incomprensible.
Aléjate, quien sabe es preferible, 
emerja solo…, de su mundo tumultuoso.

Autor: Eliseo León Pretell

30 de abril de 2014

POR ALGO EN LA TIERRA ESTÁS

poema dia del padre, día del niño, adolescencia

POR ALGO EN LA TIERRA ESTÁS


I
Muchacha, no te enojés 
si estas cosas yo te digo.
Ayer hablaste conmigo 
y te vi llorar, no aflojés.
No, piba, no lo dejés 
que te embalurde el chabón; 
ese otario, el corazón,
que medio te está fallando,
hablale de cuando en cuando 
pa' que aguante el tropezón.

II

Decile que vos no sos 
culpable de tu destino,
que si andás por mal camino 
por algo lo quiso Dios.
Decile, piba, que vos 
vivís el triste quebranto 
de ver mojada con llanto
la blancura de tu almohada,
cuando de noche cansada
buscás un consuelo santo.

III
Decile que si vivís 
emborrachada de vicios 
es tan cruel tu sacrificio 
que sin quererlo morís.
Decile que sos feliz 
cuando tus ojos se cierran 
y te apartas de la tierra 
sumida en sueño profundo 
alejándote del mundo 
y de las cosas que encierra.

IV

Qué se yo; te vi llorar,
tuve ganas de abrazarte,
en mi pecho cobijarte,
pero no te pude hablar.
Y me largué a caminar 
buscando un poco de luz 
pensé, muchacha, en la cruz 
que a tus espaldas agobia,
vos que pudiste ser novia 
del buen hermano Jesús.

V

Pero no importa, no aflojes,
por algo en la tierra estás,
que Él en su dulce paz 
a quien más sufre recoge.
Y cuando alguno te arroje 
una injuria despiadada 
no piba, no digas nada,
déjalo irse, déjalo, 
a tu espíritu calmalo,
seguí tu farsa alocada.

VI

Y pensá que hay un poeta,
que hay un hombre que camina,
a quien dañan las espinas
de tu existencia, pebeta.
Que en noches serenas, quietas
hasta un jardín se acercó
y tomando hermosa flor
la besa besando tu alma,
y en esa inefable calma
por vos piba, lagrimeó.

Juan Arrestía

8 de agosto de 2010

LA NIÑEZ (Poema para el Día del Niño) por Ana María Sanchis

La niñez...  Dicen que todos llevamos un niño en nuestro interior...pero, lamentablemente, algunos se encargan de acibararlo o empaparlo permanentemente en la acidez.
Gracias a Dios, yo lo tengo en mí, a flor de piel, para pesar de quienes me padecen y alegría de los que me aman.
Por eso para todos:
¡¡¡Muy Feliz Día del Niño!!!
Besos: Ana María
LA NIÑEZ


La niñez... ese mundo de magia y caramelo,
donde guía los pasos, nuestro Ángel Guardián.

Donde anidan los sueños translúcidos,  etéreos

y con duendes traviesos, desmigamos el pan.


La niñez, ese cielo de caminos ingenuos
en que, con la inocencia se puede transitar.
La de dientes de leche y manos pegajosas,
la de ojos asombrados aún... ¡sin contaminar!


La que estalla en la risa, cual cascabel del cielo
o se quiebra en mil lágrimas de fulgente cristal.
La de juegos y cuentos con dulzor de ternura,
la de las golosinas, con tibieza de hogar.


¡Niñez!...Burbuja plena de soles y recuerdos
en que nos abstraemos cuando, cansados ya,
del nefasto presente que nos hiere y agobia,
buscamos...¡Un remanso, para no claudicar!

                                                                                      
Ana María Sanchis

10 de agosto de 2008

LOS CHANGUITOS DE MI TIERRA (DIA DEL NIÑO 2008)

* Los changuitos de mi tierra *

Son “ellos”, los changuitos de mi tierra
Que viven pidiendo ¡por favor! una moneda.
Que mendigan por las calles
porque los supera la miseria.
Los mismos que a la hora de dormir
quieren hacerlo con sus barriguitas llenas.
Que se arropan todos juntos
Cubiertos con las estrellas.
Los mismos que en mi provincia
juntan del agua de las represas.
Que es una “planta potabilizadora”.
llamada verdín, regalo de la madre naturaleza.
Esos niños que cuando llego
me escudriñan de los pies a la cabeza.
Que me rodean como moscas
y saben del amor, pues me abrazan y me besan.
Son los mismos que faltan a clase
porque deben ir al monte en busca de leña.
Y que cuando tienen examen
me suplican que les tenga paciencia.
Son los mismos que me hacen subir
a su carro aguatero, y me llevan a dar una vuelta.
Cual si fuera un gran carrusel.
pero tirado por una mula muy diestra.
Son los mismos que me acompañan
en sueños que nada nos cuestan.
Pues con ellos me siento una maga
que saca juguetes y golosinas de su galera.
Son esos niños que se arrodillan al irme
rogando a Dios que me cuide en el viaje de vuelta.
Que me dejan las mejillas sucias y melosas
pero con el alma llena de alas sueltas.
¡Señor! te pido por el futuro
de esta Argentina ¡Tan nuestra!
Provéeles de trabajo, educación, bienestar
en que el estudiar y ser alguien, sea una fiesta.
Que se acaben las agresiones.
A quienes con tanto afán les enseñan.
Porque no saben de contención.
Ya que al no tener hogar, nadie les amonesta.
Que no sufran el abandono ¡Por favor!
Erradica para siempre la pobreza.
Que cuando sean mayores no se olviden
que viviendo en el monte, ellos tuvieron maestra.


Libia Beatriz Carciofetti// Argentina

26 de mayo de 2007

LA EDAD DE LA INOCENCIA

poema día del niño, niño que lee, nene leyendo


La edad de la inocencia




Hoy llego a la orilla de la playa de la vida.

Y me encuentro con arenas que desconocía.
Ostras que contienen perlas, a costa de heridas.
Y medusas que danzan, un baile de fantasía..


Este mar inmenso, me toma desprevenida.
Con quince años, ya cambió mi fisonomía..
Me preocupa el futuro y me siento cohibida.
Aunque esto parezca un signo de altanería.


Quiero caminar sola y a la vez temo a la caída.
Me fijo metas, y sueño con poder cumplirlas.
No es fácil crecer y hacerlo cuesta en demasía.
Pero la fe en Dios se impone, y me da garantía.

Y en este mar agitado, solo pido paz para cada día.
Que me mantenga por dentro y por fuera ¡Limpia!
Que la corriente no me arrastre a la "otra orilla".
Que se enorgullezcan de mi, amistades y mi familia.


Que no me olvide nunca, que una vez fui niña.
Que me rodearon de amor y me sentí querida.
Que mi capacidad de asombro a mi lado conviva.
Para que ronde a mi lado siempre la alegría.


Vendrán días malos, y deberé obrar con sabiduría.
No estoy sola y se que podré, en Dios fortalecida.
Emprendo este viaje confiada en el guía.
Que arribaré al puerto cuando termine esta travesía.

(Para: Paula Agustina Soto... en sus 15 años de vida).

Libia Beatriz Carciofetti / Argentina