'fauxcolumn-outer body-fauxcolumn-outer'>

SUSURRANDO RAP



SUSURRANDO RAP

Sigo sintiendo, sigo insistiendo,
y te susurro con la ‘S’ lo que siento.

Siempre que siento escribo. Siempre que escribo siento. 
Me siento en el asiento y saco sentimientos de a cientos.
Sentado en la silla saco. Sí, los saco de a cientos:
Salen secos sentimientos intrínsecos.
Salen sonrisas sanas, sanidad superflua.
Salen sinsabores, sensaciones sinceras que subyacen. 
Salen señales. Sugerencias sagaces, sabias. 
Siembro semillas de sabiduría, sintaxis sagaz.
Y con susurros sensuales, saco suspiros a las señoritas.
Salen de mis cinco sentidos, de mis sesos, de mi seno, de mi sien, de a cien.

Sigo sintiendo, sigo insistiendo,
y te susurro con la ‘S’ lo que siento.

Siguen surgiendo suciedades en ciudades.
En sendas sendas de sucios suburbios, 
en solitarios senderos suburbanos, 
suelen sufrir cientos de seres sin sueños,
sin solucionar sus siniestros sucesos. 
Son sujetos sumidos en soledad, en solitarias celdas. 
A esos suministro socorros. Suscribo salmos
sincronizando solfeo seguido de sinfonías. 
Insuflo sonidos. Soplo saxo. Surto serenidad.
Sintonizo simpatía sepultando seriedad.

A la soberbia saboteo. Al salvajismo salteo.
Al sabotaje saqueo. A la saña sorteo.
Sanciono el secuestro. Al sátiro segrego. 
El soborno no soporto. El sopor me da sueño.
Soy del Sur. Sobrevivo suelto en esta sociedad. 
Sobreviviré situaciones sangrientas, salvajes. 
El sol saldrá. La soledad solemne se solucionará.
Sacrificios sin sentido, sombríos, circulan en mi ser, sin ser.
Se me seca la saliva. Sinceramente, lo siento.

Sigo sintiendo, sigo insistiendo,
y te susurro con la ‘S’ lo que siento.

Siento cientos de sentimientos.
Y escribo, y suscribo… y en la cena saboreo satisfacciones,
sabrosas suculencias: Salmón. Sushi. Sardina. 
Salame. Saladitos. Salpicón. Sándwich. Salchichas.
Salsas selectas sabrosamente salpimentadas.
Sopa. 
Sandía.
Si hay sed: Sidra. (¿Sin alcohol?: ¡Soda!)

Los sábados son sagrados, si sigo en la sala santa. 
En ese santuario se siguen suministrando sermones
en los que el Soberano Señor suministra santidad.
El sacristán sanciona a Satán, en un santiamén:
‘Sigan senderos sabios. Sean siempre saludables. 
Sean salvos. Santificados sean. Su suerte seguirá. 
Soporten sustos. Sanen. Amen. Amén.’

No soy Súperman. No soy el Zorro.
Sólo soy un soñador de sueños sencillos, sensitivo. 
Subrayo sinónimos, sustantivos. Selecciono sílabas.
Y por supuesto, los susurro. 


Rubén Sada (30-04-2010)

POEMA DÍA DEL ANIMAL 29 DE ABRIL (Por Mario Rojman, el Payador Urbano)

29 de Abril

Día del animal


Es el día del animal
y quién no tiene o no tuvo
una tortuga, un peludo
o un gorrión sentimental.
Una calandria, un zorzal,
alguna gallina, un pato,
un canario, un perro ñato,
un pájaro carpintero,
algún loro barranquero
o acaso un mimoso gato.

Celebrando al animal,
hoy las familias devotas,
les brindan a sus mascotas
su amor incondicional.
En tanto el pobre zorzal
sufre triste y enjaulado
soñando ser liberado,
yo, en un lírico arrebato,
quiero dejar mi alegato
a favor del condenado.

Que se suelten las cadenas,
que las jaulas sean abiertas,
que se abran todas las puertas
y la libertad sea plena.
Que cumplida su condena,
mistos, canarios, jilgueros,
recuperados sus fueros,
librados del opresor,
vuelen un mundo mejor
sin celdas ni carceleros.

Mario Rojman.

EL SILENCIO, MELODÍA DE LAS TRAGEDIAS

EL SILENCIO, MELODÍA DE LAS TRAGEDIAS
POEMA
A la memoria de todos los muertos
por el terremoto de Chile, Febrero 27 de 2010





A la memoria de todos los muertos
por el terremoto de Chile, Febrero 27 de 2010.

EL SILENCIO, MELODÍA DE LAS TRAGEDIAS






Consternado por un terrible sismo,
no hago otra cosa que guardar silencio.
En mi profundo pesar, hoy reverencio
a las víctimas de tan cruel cataclismo.

Mi espíritu en pavor, se paraliza,
y mi silencio es inyección de calma,
rogando por los muertos y por su alma,
de este pueblo destruido y hecho trizas.

Ese silencio sepulcral del que respeta
pasa a ser la melodía de las tragedias,
en tanto el llanto y el dolor asedian,
hay que ponerse a reconstruir, esa es la meta.

Algún día cambiará esta sinfonía
por el místico tañer de las campañas.
Toda herida, aunque grave, siempre sana.
Todo silencio se transforma en poesía.



Rubén Sada. 29-03-10



Diseño "Stella Maris"

Escenas de la secuela del terremoto en Chile.

terremoto chile 2010

terremoto chile 2010

terremoto chile 2010

terremoto chile 2010

Admoniciones de Otoño (por Mario Rojman "El payador urbano")

Admoniciones de Otoño


Cristina y Chávez se quieren,
en tiempo forma y lugar,
del quince no voy a hablar,
no me consta, ni lo esperen.
Son dos almas que se adhieren
y con gran determinismo
se nutren del populismo
de la mañana a la noche,
con un entorno fantoche
que alaba su “virtuosismo”.

Mientras disertaba Cris,
con su ternura infinita,
en muy reciente visita
el cielo se puso gris.
Un lamentable desliz
de las milicias chapistas
puso a la protagonista,
a manera de remache,
bajo un repentino escrache
de talante belicista.

En la escrachada prolija,
bolivarianos delfines,
le mentaron a Antonini
y la histórica valija.
El escrache sin manija
no melló la relación,
ni la gran admiración
que une a los mandatarios
y por los Bicentenarios
brindaron, en comunión.

Otro escrache de rutina
se produjo aquí, en la Feria
del Libro y la periferia,
y la ligó Hilda Molina.
La cubana peregrina,
como escritora novicia,
presentaba una primicia
en la tierra de Gardel.
(Pero, escracharlo a Fidel,
hoy aquí, es una “injusticia”.)

Despues le siguió Noriega,
un crítico del INDEK
a quien le invaden el set
los guapos de Santos Vega.
Armaron una refriega
que no tiene precedentes
en ese ferial ambiente
del libro y sus circunstancias;
Dios sabrá quién los financia
a esos santos inocentes.

El acoso a periodistas
es poco dignificante
pero, que nadie se espante:
en la era kirchnerista.
Existe más de una lista
de alcahuetes con solvencia
que han sentado precedencia
apuntalando el ritual
y el matrimonio imperial
les rubrica la licencia.

Una noticia, malhaya,
que nos deja rezongando
es el fallo, harto nefando,
que dio a conocer La Haya.
Continúa la batalla
-Gualeguaychú no se abate-
y desafiando el combate
su posición no declina,
en tanto Pepe y Cristina
se juntan a tomar mate.

Ahora, cerrando el ritual,
cito a Evo en el embrollo,
“el seguir comiendo pollo
podría ser perjudicial”.
Es un problema hormonal
que puede acarrearte males
pero, si te gusta dale
y seguí en la tuya, hermano;
si querés cambiar de mano,
no le hagas caso a Morales.

AUTOR:

Mario Rojman, EL PAYADOR URBANO.
(Copiado de su sitio web donde encontrarán más de este talentoso poeta entreriano.)

Compu…teando


Compu…teando


Compu que me hiciste mal
y sin embargo te quiero,
aunque tu modo guerrero
guarda un instinto animal.
Cuando cumpliendo el ritual
me aproximo al monitor,
disimulando el temor
a través de una sonrisa,
con mi alma casi sumisa
me encomiendo al hacedor.

Astuta, cruel, despiadada,
en tu configuración
anida un gran culebrón
o la serpiente enroscada.
Artera, vil, programada,
apenas algún indicio
en tu página de inicio
me hace vislumbrar un sueño,
algún ícono pequeño
me revela el estropicio.

Vos estás en el jet set,
eso te ha vuelto perversa;
en cambio yo soy un mersa
que se metió en internet.
Si te pongo algún disquette,
tu luminosa pantalla
-la que, entre nos, es la valla
que me tiene “a mal llevar”-
me dice que no ha lugar
porque hay algo que me falla.

Entre tus campos magnéticos
yo cultivo la ignorancia
mientras vos, con arrogancia,
frustrás sueños cibernéticos.
Con tus avances frenéticos
te has hecho mucho cartel;
hoy, gente de alto nivel
mece su sueño a tu arrullo,
a tu lao cualquier piguyo
se siente Carlos Gardel.

Cuando recurro a tu archivo
rastreando algún viejo verso,
me malográs el esfuerzo
con tu cuadro explicativo.
Me suelo poner muy chivo
si la búsqueda fracasa…
A quién me quejo, a la NASA
o a al creador de Microsoft?
La puta que te parió,
cuántas vueltas, qué te pasa?

Si intento escribir en Word
me hablás de configurar
la vista preliminar
a través del monitor.
Por ahí el ser payador
me marca perfil muy bajo,
y es acaso mi legajo
nada digno de tu estirpe;
pues, permitime decirte
que te vayas al carajo.

Cuando selecciono todo
y te señalo el copiar
o si yo quiero pegar,
te falla algún electrodo.
Renegando codo a codo,
sos para mí un gran dilema,
pero dentro de tu esquema
suele fallar algún flanco:
oí decir en el banco
que se te cayó el sistema.

Tu disposición tirana
me complica mi trabajo,
no sé para qué carajo
sirve tu nueva ventana.
Otra cosa que me gana
es el embrollo infernal
de la letra y no es casual,
no la pego ni por broma,
si yo te ordeno “tahoma”
me respondés en “arial.”

Párrafo y numeración
me ponen descontrolado
y tus bordes y sombreado
son una conjuración.
Si me meto en edición,
con lo de borrar, buscar,
seleccionar, reemplazar,
la labor se vuelve dura;
de repetir escritura
es preferible ni hablar.

Vos sos la loba feroz
y yo el manso corderito,
en tu complejo infinito
no logro captar tu argot.
Gran hija de “Microsoft”,
me hacés delirar de bronca,
pero en el bulín, quien ronca,
soy yo y entendelo bien:
que vuelvo a la Sylvapen
y te arrumbo en algún jonca.

Tu irreverencia me ultraja,
pero guarda con la proa
que si me hundís la canoa
te labrarás tu mortaja.
Ajustate bien la faja
porque la malicia cruel
que llevás a flor de piel
bien puede hacer que me mufe,
que agarre, te desenchufe
y andá… a cantarle a Gardel.


- - - - - - - - - - - - - -


Mario Rojman
EL PAYADOR URBANO

EL TRABAJADOR, HÉROE ANÓNIMO (1º de Mayo, Día Mundial del Trabajo)



EL TRABAJADOR,

HÉROE ANÓNIMO



Se siente como una especie de héroe
pues sale a combatir todos los días
luchando con valor por su familia,
ganándose el pan, aunque le cueste.

Trabaja con riesgo y valentía;
hace años que lo hace diariamente.
Soldado, no es sólo el que es valiente,
ni es sólo héroe, quien combatió en Malvinas.

Los héroes anónimos son miles,
y no se les da mayor valía.
Nadie honra a los que están con vida,
pero sí al que cayó por los fusiles.

Honramos a los que ya están muertos
mientras que eso, a nadie beneficia.
Para el trabajador ya no hay justicia
en tanto su futuro hoy es incierto.

En medio del trajín del día a día
se intenta aplastar al que está abajo.
Al fin de muchos años de trabajo
le dan una pensión de porquería.

Hacinado en un tren o en colectivo
nuestro héroe cumplió con su trabajo.
Al fin de la jornada poco trajo:
no alcanza para mantenerse vivo.

Y cuando su edad ya es avanzada
después de luchar toda su vida,
es llanto y dolor su despedida,
y una corona de flores, su medalla.


Rubén Sada, 18-04-2010
Mi homenaje a todos los trabajadores en su día, 1 de Mayo de cada año.

Más poemas sobre el trabajo:



o, hacé click en la etiqueta "TRABAJO"

2 de Abril (Poema Malvinas) Recitado Gauchesco de Adrián Maggi


2 de Abril 
(Adrián Maggi) -Recitado Criollo-

Después de un domingo bravo que se voló con el viento,
llegó el lunes a la escuela, cansado y con mucho sueño.
Cómo se pasan los días que ya casi ni los siento,
se desfleca la semana, otra más sin más remiendos.

Suena el timbre y más de cuatro le corren carrera al tiempo,
porque aquel que llega tarde, es media falta de arresto,
y será una falta entera p'al que se quedó durmiendo.

El estudio, es necesario hasta pa' ser barrendero
Y hay que cuerpearla de entrada que si no, que si no se pone feo.

Forman fila, y la bandera se confunde con el cielo.
Y le cantan por ser criolla, el alumnado completo,
un canto de patriotismo acuanao dentro del pecho.

Después, después silencio profundo como señal de respeto:
Saludo a los profesores y derechito pa dentro.

Alza el tono el profesor y a la vez se pone serio:
"Hoy es lunes tres de abril, tenían un deber, ¿lo han hecho?
A ver... Marcelo Gutierrez, pasá acá al frente y leelo!"

Se pone de pie el muchacho y empieza a leer con miedo:
"El dos de abril en mi patria se vuelve rojo misterio,
y se mancha el almanaque, porque es un día muy nuestro,
con la sangre de esos hombres que con honor defendieron
el suelo de aquellas islas que según dicen es nuestro.
Le pido a Dios poderoso que cuide a los que murieron,
y grito: ¡viva la patria! como un homenaje a ellos."

El profesor felicita. Se sienta el chico contento.
Y uno a uno de la clase su homenaje van leyendo...
y el profesor evalúa, como midiendo el talento.
"A ver, Gustavo Maciel: mostranos qué es lo que has hecho."
Queda callado el muchacho, hijo de padres tamberos,
y responde a la insistencia: "Yo no hice nada maestro."

Hay un silencio de tumba... "Pero Maciel, ¿qué me ha hecho?
Si no hizo los deberes, es una falta de respeto.
Yo soy nuevo en esta escuela y voy a cuidar mi puesto,
y a nadie voy a permitir que me ande tomando el pelo."

Se larga a llorar Maciel con la cara entre los dedos,
suena el timbre y los demás van a jugar al recreo.
Cae un uno en la libreta y le duele hasta al maestro,
que al verlo llorar, se acerca, para ofrecerle consuelo...


"¿Por qué no hiciste el deber? 
¿Por qué no hiciste el deber? Contestá, ¡séme sincero!"
y responde el muchacho, entre sollozo y lamento:
"Allá en las islas señor, allá en la islas señor
yo tengo un hermano muerto. 
Se fue a defender la patria y todavía lo espero."

El profesor sorprendido lo miraba boquiabierto
 y sólo atino a decir: "¿Por qué no me lo dijeron?"

Camino hasta donde el niño, le dio un abrazo y un beso, 
se volvió pal escritorio, borró el uno que había puesto 
y al retirarse se oía: "¿Por qué no me lo dijeron?"

La bandera, a media asta eternamente de duelo,
busca alguna explicación por sus hijos que no han vuelto.
Yo sé bien de que no es justo que a uno le roben el suelo,
Pero no es justo tampoco hacerse matar por ello.
Nunca olvidemos que el fin no justifica los medios.
Vaya estos versos sencillos a los chicos que murieron,
inocentes criaturas como el Maciel de mi pueblo.

El dos de abril en mi patria se vuelve rojo misterio,
Y se mancha el almanaque, porque es un día muy nuestro,
con la sangre de esos hombres que con honor defendieron
el suelo de aquellas islas que según dicen es nuestro.
Le pido a Dios Poderoso que cuide a los que murieron,
y grito ¡Viva la patria! como un homenaje a ellos.

Adrian Maggi

SOY AMERICANO (Por Héctor José Corredor Cuervo)

Photobucket

SOY AMERICANO

Por Héctor José Corredor Cuervo

En tierra libre de mil colores,
que descubierta fue por Colón,
nací un día en medio de las flores
bajo los rayos de  ardiente sol.

Llevo altivo mi sangre mezclada
de indio, de negro y de español
que se fundieran en alborada
como oro y plata entre un crisol.

Mi cuerpo es ónix color canela
cual talladura de un escultor
con la alegría chambaculera
de indio caribe con su tambor.

Hablo la lengua del castellano,
que nos dejara conquistador,
amo a mi tierra, quiero al hermano
de gran nobleza y con mucho honor.

Yo soy caribe, soy antillano,
cual la palmera de malecón;
yo soy sureño y  americano,
y sólo añoro lograr la unión.

Cuando me dicen  que otros  son,
los que se llaman americanos
me duele el alma y el corazón
por la ignorancia de los humanos.

Soy argentino, soy colombiano,
yo soy chileno, soy mexicano,
yo soy cubano, venezolano,
yo soy peruano, soy brasileño
soy hondureño, soy panameño,
soy costarricense, soy paraguayo
soy ecuatoriano, soy uruguayo
soy salvadoreño, soy antillano,
soy guatemalteco, soy boliviano,
yo soy andino, yo soy del llano,
yo soy amigo y soy un  hermano
con sentimientos de americano.






A la patria no le pido nada, tan solo quiero seguirle sirviendo con honor y honestidad hasta la muerte 
Héctor José Corredor Cuervo

A USTEDES (Poesía para la AMISTAD) de FERNANDO ADRIÁN ZAPATA


"A ustedes"

¡Mil gracias,por unirnos!
¡Mil gracias,codo a codo!
¡Los quiero y las adoro!
¡A pleno corazón!
Con fuerza,abrazos,besos,
¡con sueños y sudor!
¡Mil gracias,por tu fuego,
tus sueños,tu igualdad!
¡Mil gracias a la vida,
por toda tu amistad!!!

Fernando Adrián Zapata

DE SER COMO SOY, ME ALEGRO (poema contra el racismo, de Nicómedes Santa Cruz)

racial, amistad, poema, racismo, crítica


DE SER COMO SOY, ME ALEGRO

de Nicómedes Santa Cruz, Perú, 14 de agosto de 1949

De ser como soy, me alegro,
ignorante es quien critica.
Que mi color sea negro
eso a nadie perjudica.

En medio de mi pobreza
vivo en forma muy decente,
ni al amigo ni al pariente
pido ayuda en mi tristeza.
Si es orgullo o si es torpeza
mi modo de ser celebro:
Lo tomado lo reintegro,
pago favor con favor,
y si negro es mi color
de ser como soy, me alegro.

Dentro de mi rectitud
tengo un corazón muy grande,
sirvo a cualquiera que mande
si al mandar tiene virtud.
¿Verán en mí, esclavitud
porque sirvo a gente rica?
Yo respondo a quien se ubica
al centro del subibaja:
Si es esclavo el que trabaja
ignorante es quien crítica.

Miro con gran displicencia
a quien ponga mala traza
porque le asuste mi raza
o le asombre mi presencia.
Y si alguno en su insolencia
me compara con un cuervo
tal injuria desintegro
con esta frase tan corta:
¡Si no molesto, qué importa
que mi color sea negro...!

Ni el color ni la estatura
determinan el sentir,
yo he visto blancos mentir
cual menguada y vil criatura.
Por esto, mi conjetura
no es dogma que se complica.
Muy claramente se explica
que, viviendo con honor,
nacer de cualquier color,
eso a nadie perjudica.

Autor: Nicómedes Santa Cruz (Perú)

VELORIO DE UN NEGRO CRIOLLO (poema de Nicómedes Santa Cruz)


Velorio de un negro criollo

(Poema de Nicómedes Santa Cruz, Perú, 11-06-1960)

Negra la capilla ardiente,
negro el muerto y su ataúd.
Adentro llora la gente,
afuera dicen... "¡Salud!"

Alguien pasó a mejor vida.
La mala noticia vuela,
y preguntan "¿Quién lo vela,
su mujer?"."¡No, la querida!"
Cae la noche rendida
sobre el murmullo de gente:
Negro en la puerta: un pariente.
Negras con manta: vecinas.
Negros con negras chalinas,
negra la capilla ardiente.

La casa pone el difunto,
lo demás todo prestado:
La luz del cuarto de al lado,
las bancas son de aquí junto.
El bodeguero fue el punto:
-japonés de gran virtud,-
firmó la solicitud
garante en los funerales
y así quedaron cabales
negro el muerto y su ataúd.

Negras teñidas de luto 
sirven tazas de café.
Viejas, teñidas de fe
rezan por el disoluto.
Tampoco falta algún bruto
que porque trajo aguardiente
vocifere tontamente
y haga chistes colorados.
Afuera, ríen mareados.
Adentro, llora la gente.

La noche parte a destierro.
Alguien pregunta con teatro:
"¿A las diez, o a las cuatro?"
¡Mentira, no irá al entierro!
El aullido de un perro
turba a la negra quietud.
Y en irónica actitud
libando alcohólica dosis
sin dar tregua a la cirrosis
afuera dicen: "¡Salud!"

Autor: Nicómedes Santa Cruz (1949-1989)

EL SEÑOR FEUDAL (de Nicómedes Santa Cruz)


EL SEÑOR FEUDAL

 (Poema de Nicómedes Santa Cruz, 1971)

Las haciendas del Perú
son de cuarenta familias
que mantienen su vigilia
igual que en la esclavitud.
Su extensión de Norte a Sur
y de Oriente a Occidente
es, aproximadamente
la misma que este país,
porque esta tierra infeliz
es del rico, totalmente.

Mansión del señor feudal
es la enorme Casa-Hacienda
construida en la encomienda
de la era colonial.
Allí un matón caporal
es la perfidia encarnada.
Y al son de una campanada
que suena desde la torre
hasta el débil niño corre
a hacer la dura jornada.

A la mesa del señor
nunca falta el gordo cura
que tiene su sinecura
de indiscreto confesor.
También van Gobernador,
y Prefecto, Alcalde y Juez.
Y por burlar la honradez
o fraguar las elecciones
reciben sendas pensiones
que cobran a fin de mes.

Para que el usurpador
viva como millonario
regamos el suelo agrario
con nuestra sangre y sudor.
Protegen al vil señor
funcionarios asesinos
y cercan nuestros destinos
linderos de agudo alambre
donde nos morimos de hambre
millones de campesinos.


Autor: Nicómedes Santa Cruz (1949-1989)
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...