'fauxcolumn-outer body-fauxcolumn-outer'>

COLOQUIO DE LOS CENTAUROS - De Rubén Darío

coloquio de los centauros, ruben dario, poesia modernista

COLOQUIO DE LOS CENTAUROS

A Paul Groussac

En la isla en que detiene su esquife el argonauta
del inmortal Ensueño, donde la eterna pauta
de las eternas liras se escucha —isla de oro
en que el tritón elige su caracol sonoro
y la sirena blanca va a ver el sol— un día
se oye el tropel vibrante de fuerza y de harmonía.

Son los Centauros. Cubren la llanura. Les siente
la montaña. De lejos, forman són de torrente
que cae; su galope al aire que reposa
despierta, y estremece la hoja del laurel-rosa.

Son los Centauros. Unos enormes, rudos; otros
alegres y saltantes como jóvenes potros;
unos con largas barbas como los padres-ríos;
otros imberbes, ágiles y de piafantes bríos,
y robustos músculos, brazos y lomos aptos
para portar las ninfas rosadas en los raptos.

Van en galope rítmico, Junto a un fresco boscaje,
frente al gran Océano, se paran. El paisaje
recibe de la urna matinal luz sagrada
que el vasto azul suaviza con límpida mirada.
Y oyen seres terrestres y habitantes marinos
la voz de los crinados cuadrúpedos divinos.


QUIRÓN

Calladas las bocinas a los tritones gratas,
calladas las sirenas de labios escarlatas,
los carrillos de Eolo desinflados, digamos
junto al laurel ilustre de florecidos ramos
la gloria inmarcesible de las Musas hermosas
y el triunfo del terrible misterio de las cosas.
He aquí que renacen los lauros milenarios;
vuelven a dar su lumbre los viejos lampadarios;
y anímase en mi cuerpo de Centauro inmortal
la sangre del celeste caballo paternal.


RETO

Arquero luminoso, desde el Zodíaco llegas;
aun presas en las crines tienes abejas griegas;
aun del dardo herakleo muestras la roja herida
por do salir no pudo la esencia de tu vida.
¡Padre y Maestro excelso! Eres la fuente sana
de la verdad que busca la triste raza humana:
aun Esculapio sigue la vena de tu ciencia;
siempre el veloz Aquiles sustenta su existencia
con el manjar salvaje que le ofreciste un día,
y Herakles, descuidando su maza, en la harmonía
de los astros, se eleva bajo el cielo nocturno...


QUIRÓN

La ciencia es flor del tiempo: mi padre fue Saturno.


ABANTES

Himnos a la sagrada Naturaleza; al vientre
de la tierra y al germen que entre las rocas y entre
las carnes de los árboles, y dentro humana forma,
es un mismo secreto y es una misma norma,
potente y sutilísimo, universal resumen
de la suprema fuerza, de la virtud del Numen.


QUIRÓN

¡Himnos! Las cosas tienen un ser vital; las cosas
tienen raros aspectos, miradas misteriosas;
toda forma es un gesto, una cifra, un enigma;
en cada átomo existe un incógnito estigma;
cada hoja de cada árbol canta un propio cantar
y hay un alma en cada una de las gotas del mar;
el vate, el sacerdote, suele oír el acento
desconocido; a veces enuncia el vago viento
un misterio; y revela una inicial la espuma
o la flor; y se escuchan palabras de la bruma;
y el hombre favorito del Numen, en la linfa
o la ráfaga encuentra mentor —demonio o ninfa.


FOLO

El biforme ixionida comprende de la altura,
por la materna gracia, la lumbre que fulgura,
la nube que se anima de luz y que decora
el pavimento en donde rige su carro Aurora,
y la banda de Iris que tiene siete rayos
cual la lira en sus brazos siete cuerdas, los mayos
en la fragante tierra llenos de ramos bellos,
y el Polo coronado de cándidos cabellos.
El ixionida pasa veloz por la montaña
rompiendo con el pecho de la maleza huraña
los erizados brazos, las cárceles hostiles;
escuchan sus orejas los ecos más sutiles:
sus ojos atraviesan las intrincadas hojas
mientras sus manos toman para sus bocas rojas
las frescas bayas altas que el sátiro codicia;
junto a la oculta fuente su mirada acaricia
las curvas de las ninfas del séquito de Diana;
pues en su cuerpo corre también la esencia humana
unida a la corriente de la savia divina
y a la salvaje sangre que hay en la bestia equina.
Tal el hijo robusto de Ixión y de la Nube.


QUIRÓN

Sus cuatro patas bajan; su testa erguida sube.


ORNEO

Yo comprendo el secreto de la bestia. Malignos
seres hay y benignos. Entre ellos se hacen signos
de bien y mal, de odio o de amor, o de pena
o gozo: el cuervo es malo y la torcaz es buena.


QUIRÓN

Ni es la torcaz benigna, ni es el cuervo protervo:
son formas del Enigma la paloma y el cuervo.


ASTILO

El Enigma es el soplo que hace cantar la lira.


NESO

¡El Enigma es el rostro fatal de Deyanira!
MI espalda aun guarda el dulce perfume de la bella;
aun mis pupilas llaman su claridad de estrella.
¡Oh aroma de su sexo! ¡O rosas y alabastros!
¡Oh envidia de las flores y celos de los astros!


QUIRÓN

Cuando del sacro abuelo la sangre luminosa
con la marina espuma formara nieve y rosa,
hecha de rosa y nieve nació la Anadiomena.
Al cielo alzó los brazos la lírica sirena,
los curvos hipocampos sobre las verdes ondas
levaron los hocicos; y caderas redondas,
tritónicas melenas y dorsos de delfines
junto a la Reina nueva se vieron. Los confines
del mar llenó el grandioso clamor; el universo
sintió que un nombre harmónico sonoro como un verso
llenaba el hondo hueco de la altura; ese nombre
hizo gemir la tierra de amor: fue para el hombre
más alto que el de Jove; y los númenes mismos
lo oyeron asombrados; los lóbregos abismos
tuvieron una gracia de luz. ¡VENUS impera!
Ella es entre las reinas celestes la primera,
pues es quien tiene el fuerte poder de la Hermosura.
¡Vaso de miel y mirra brotó de la amargura!
Ella es la más gallarda de las emperatrices;
princesa de los gérmenes, reina de las matrices,
señora de las savias y de las atracciones,
señora de los besos y de los corazones.


EURITO

¡No olvidaré los ojos radiantes de Hipodamia!


HIPEA

Yo sé de la hembra humana la original infamia.
Venus anima artera sus máquinas fatales;
tras sus radiantes ojos ríen traidores males;
de su floral perfume se exhala sutil daño;
su cráneo obscuro alberga bestialidad y engaño.
Tiene las formas puras del ánfora, y la risa
del agua que la brisa riza y el sol irisa;
mas la ponzoña ingénita su máscara pregona:
mejores son el águila, la yegua y la leona.
De su húmeda impureza brota el calor que enerva
los mismos sacros dones de la imperial Minerva;
y entre sus duros pechos, lirios del Aqueronte,
hay un olor que llena la barca de Caronte.


ODITES

Como una miel celeste hay en su lengua fina;
su piel de flor aun húmeda está de agua marina.
Yo he visto de Hipodamia la faz encantadora,
la cabellera espesa, la pierna vencedora;
ella de la hembra humana fuera ejemplar augusto;
ante su rostro olímpico no habría rostro adusto;
las Gracias junto a ella quedarían confusas,
y las ligeras Horas y las sublimes Musas
por ella detuvieran sus giros y su canto.


HIPEA

Ella la causa fuera de inenarrable espanto:
por ella el ixionida dobló su cuello fuerte.
La hembra humana es hermana del Dolor y la Muerte.


QUIRÓN

Por suma ley un día llegará el himeneo
que el soñador aguarda: Cenis será Ceneo;
claro será el origen del femenino arcano:
la Esfinge tal secreto dirá a su soberano.


CLITO

Naturaleza tiende sus brazos y sus pechos
a los humanos seres; la clave de los hechos
conócela el vidente; Homero con su báculo,
en su gruta Deifobe, la lengua del Oráculo.


CAUMANTES

El monstruo expresa un ansia del corazón del Orbe,
en el Centauro el bruto la vida humana absorbe,
el sátiro es la selva sagrada y la lujuria,
une sexuales ímpetus a la harmoniosa furia.
Pan junta la soberbia de la montaña agreste
al ritmo de la inmensa mecánica celeste;
la boca melodiosa que atrae en Sirenusa
es de la fiera alada y es de la suave musa;
con la bicorne bestia Pasifae se ayunta,
Naturaleza sabia formas diversas junta,
y cuando tiende al hombre la gran Naturaleza,
el monstruo, siendo el símbolo, se viste de belleza.


GRINEO

Yo amo lo inanimado que amó el divino Hesiodo.


QUIRÓN

Grineo, sobre el mundo tiene un ánima todo.


GRINEO

He visto, entonces, raros ojos fijos en mí:
los vivos ojos rojos del alma del rubí;
los ojos luminosos del alma del topacio
y los de la esmeralda que del azul espacio
la maravilla imitan; los ojos de las gemas
de brillos peregrinos y mágicos emblemas.
Amo el granito duro que el arquitecto labra
y el mármol en que duermen la línea y la palabra...


QUIRÓN

A Deucalión y a Pirra, varones y mujeres
las piedras aun intactas dijeron: "¿Qué nos quieres?"


LÍCIDAS

Yo he visto los lemures florar, en los nocturnos
instantes, cuando escuchan los bosques taciturnos
el loco grito de Atis que su dolor revela
o la maravillosa canción de Filomela.
El galope apresuro, si en el boscaje miro
manes que pasan, y oigo su fúnebre suspiro.
Pues de la Muerte el hondo, desconocido Imperio,
guarda el pavor sagrado de su fatal misterio.


ARNEO

La Muerte es de la Vida la inseparable hermana.


QUIRÓN

La Muerte es la victoria de la progenie humana.


MEDÓN

¡La Muerte! Yo la he visto. No es demacrada y mustia
ni ase corva guadaña, ni tiene faz de angustia.
Es semejante a Diana, casta y virgen como ella;
en su rostro hay la gracia de la núbil doncella
y lleva una guirnalda de rosas siderales.
En su siniestra tiene verdes palmas triunfales,
y en su diestra una copa con agua del olvido.
A sus pies, como un perro, yace un amor dormido.


AMICO

Los mismos dioses buscan la dulce paz que vierte.


QUIRÓN

La pena de los dioses es no alcanzar la Muerte.


EURITO

Si el hombre —Prometeo— pudo robar la vida,
la clave de la muerte serále concedida.


QUIRÓN

La virgen de las vírgenes es inviolable y pura.
Nadie su casto cuerpo tendrá en la alcoba obscura,
ni beberá en sus labios el grito de la victoria,
ni arrancará a su frente las rosas de su gloria...


          *           *           *

Mas he aquí que Apolo se acerca al meridiano.
Sus truenos prolongados repite el Oceano.
Bajo el dorado carro del reluciente Apolo
vuelve a inflar sus carrillos y sus odres Eolo.
A lo lejos, un templo de mármol se divisa
entre laureles-rosa que hace cantar la brisa.
Con sus vibrantes notas de Céfiro desgarra
la veste transparente la helénica cigarra,
y por el llano extenso van en tropel sonoro
los Centauros, y al paso, tiembla la Isla de Oro.

Autor: Rubén Darío - Prosas Profanas - 1896

¡OH, POETAS! (Día mundial de la poesía, 21 de Marzo)


¡OH, POETAS!


La arrogancia y la prepotencia son como
carretas vacías ¡Sólo ruidos son!

***
Bajo el azul del cielo y coronados de ensueños,
va un grupo por los caminos de la poesía.
¡Oh, Poetas, tiernos, y de la armonía dueños!
Humildes y bellos, teniéndolos por mi guía.

Poetas románticos, fraternos, ¡yo os saludo!
Y los incentivo, a seguir la huella, de la estrella,
de este Foro que enseña, nutre y eleva y pudo,
darme la mano, sin arrogancia: a esta alma bella.

¡Y Abran el corazón perfumado de floresta!
(No nos importe que soplen vientos jactanciosos)
De... rosas, jazmines y una magnífica puesta
de sol, y coronados, de sus rayos gloriosos.

Y sois floración de estrellas bañadas de besos,
Vertiente de sonrisas florecidas de lirios,
plumas angelicales de versos y que de esos:
ya tu obra ¡Oh, poeta! Flamea en sagrados cirios.

¡Oh, Poetas!
Benditas y Benditos sois!

Edmundo Icaza Mendoza.

EL DESALOJO de Manuel J. Castilla


Desalojo, Manuel J. Castilla, poema social, desamparo







De Manuel J. Castilla  (Salta, Argentina)

EL DESALOJO

Yo lo encontré una tarde al desalojo.
Estaba en la vereda, en mueble y otro mueble amontonado,
su corazón desparramado y quieto.
Botado con sus cosas querendonas
se dejaba mirar como una granada abierta, volteada por el viento.
Nadie vio
su tanta desnudez tan destapada.

Nadie leyó
en el misal a la intemperie
estas palabras y su voz pedigüeña:
“Arcángel San Miguel
líbrame de enemigos
y acompáñame a la sombra de Dios”.
Eran rezos de anciana, esos. Y húmedos.
Temblorosos deseos a destiempo de la desalojada.
Eso era el desalojo.

Y era
una cocina negra de latón, apagada.
De sus hornallas
volaba la ceniza
en el aire inocente de la calle.

Lo sacaron del fondo de la casa,
a la fuerza, rameándolo
de donde estaba quieto, encariñado.

Salió de sus begonias llenas de escalofríos y manchadas,
entre los curanderos ramos de la ruda
junto al ángel lloroso del visillo.

Su Jesús enseñaba con la mano derecha
su corazón llagado desde un cuadro
y unos ojos sin culpas, de corderos.

Después vi su fatiga
en un botinero entre cretonas apagándose
polvosos, sus zapatos cansados.

En sus cajones
vi horquillas de mujer olvidadas,
y el cisne de una polvera, por morirse,
unas guindas sin sangre
en la capelina de un sombrero
como una juventud antigua, enamorada.

Vi el azul de lavar, angelicado, de otros días,
desvanecerse en la batea de algarrobo
con un olor cansado de mujer.

Todo eso estaba dentro de la entraña
rota del desalojo.
La mesa sin el vino, en la calle y sus panes,
y sin cuchillos y sin tenedores,
la silla con su ausente
y el ropero colgando sus vestidos vacíos
viendo por los espejos pasar indiferente
el cielo azul y hermoso de la tarde.


Antología Poética El gozante (Colihue)
de Triste de la lluvia (1977)

ALMAFUERTE Y SU POESÍA (Cap 3 Y 4: Detalles de la personalidad de Pedro B. Palacios, por Antonio Herrero)

Pedro B. Palacios - Almafuerte
Almafuerte poeta
ALMAFUERTE Y SU OBRA POÉTICA (por Antonio Herrero) CAPÍTULOS 3 Y 4

CAPÍTULO 3
CARÁCTER DE ALMAFUERTE


Cuando vi a Almafuerte por primera vez tuve
una gran sorpresa y me hizo honda impresión. Imaginé
hallar un poeta, un literato, y me encontré con
un hombre. Era un hombre fuerte y vivo, candoroso
y rudo, que daba la impresión de un águila caudal.
Casi todos los hombres actuales no son más que
las sombras de otro tiempo. Están hechos de retazos
de los seres que existieron en las muertas edades.
Les ahoga el convencionalismo y sólo brilla en
ellos una chispa diminuta envuelta entre cenizas. Pero
Almafuerte era un hombre que vivia plenamente
su instinto y su razón. En él no existían residuos
de las vidas anteriores. Era como un manantial originario
de donde brota la fuerza primitiva de la
inmortal naturaleza. Pero tampoco hablaba en él
la naturaleza, sino el pensamiento humano, el fuego
prometeico, la chispa de los dioses. Ardía su corazón
como una hoguera. Era su verbo la palabra
de Dios que brotaba entre humo y llamas. Vivía
en combustión perpetua. Daba impresión de un volcan
transformado en corazón o del mar humanizado
y consciente de sí mismo.

Era, el poeta, recio y bajo, de apostura altiva; cara
redonda y sacerdotal, picada de viruelas; ojillos
grises, inquietos y acerados ; afilada y aguileña la
nariz, a semejanza de la del Dnte; frente redondeada
y tez broncínea, que le daba el aspecto de
los santos de piedra, curtidos por los soles y los
vientos en lo alto de una torre. Hablaba en voz tonante,
violentamente y por estallidos. Su pensamiento
saltaba sobre montañas. Vibraba su alma
siempre a una tensión altísima. Su voz tremaba al
hablar y se agitaban sus labios, sus manos y su
cuerpo como por una interna trepidación.
Jamás permanecía quieto durante diez segundos.
Parecía que rugiesen los leones adentro de su pecho.
Para calmar su inquietud fumaba constantemente.
Cuando se sentía alegre y amable prodigábase en
bondades y atenciones; entregaba todo entero su
corazón señorial, era amable y exquisito con la
férvida ternura de una madre.
Cuando estallaba su indignación rugía como una
fiera y bramaba como una tempestad ; brotaban sus
insultos igual que dardos lanzados con violencia
huracanada . . . Pero apenas pasada la tormenta volvía
a ser apacible y dulce como un niño. Era un alma
desmedida que no cabía entre los hombres.
Incapaz de fingir y contenerse, no reconocía otros
mites su formidable impulsividad que los que le señalaba
su bondad, más formidable aún.
Estas dos cualidades de su espíritu hicieron un
calvario de su vida. Por un lado cosechaba odios y
enemistades, especialmente de aquellos cuya vanidad
hería cruelmente ; y por otro abría su puerta
y entregaba su casa y su lecho y su pan a todas las
miserias que llamaban a su enorme corazón. Su casa
era una agencia de caridad, pero no de caridad
oficial y organizada, sino imprevisora e impulsiva.
Yo recuerdo dos momentos que representan bien
su carácter. Le había ya visitado varias veces y
habíale hablado de Nietzsche, cuyas ideas él detestaba
cordialmente ; fui a verle cierto día, hallándose
él en cama, algo indispuesto; me recibió afablemente,
como siempre ; mas no sé qué palabra
proferí mientras hablábamos que despertó al punto
su cólera; entonces se desató en improperios contra
mí; me enrostró mi admiración por Nietzsche, que
según él demostraba mi egoísmo, y con su tonante
voz apocalíptica me acribilló de injurias y denuestos.
Yo que le veneraba profundamente, no hice
mérito de sus insultos y procuré calmarle con mis
excusas. Pasados los momentos de su ira, se trocó
por completo su carácter y me pedía avergonzado
que olvidara lo ocurrido y perdonase sus violentas
expresiones, rogándome que almorzase en su compañía.
Otro día me obsequió con la lectura de su poesía
"En el abismo". Fué un espectáculo único que
nunca olvidaré. Estábamos los dos solos y el poeta
recitaba cual si se hallase delante de una vasta multitud.
LvO gigantesco de las imágenes y lo sublime
de las ideas se fundian en unidad perfecta con lo
grandioso de la expresión y la intensidad del sentimiento.
Yo, sin poder contenerme, también expresaba
a gritos mi entusiasmo, sin que él se curara
de ello. Parecía transfigurado en un Moisés, legislando
desde el Sinai, circundado de rayos y de truenos.
Sus palabras cobraban realidad y volaba el poeta
en pleno infinito, desvanecidos los limites del espacio
y del tiempo. Yo le seguía arrebatado, en alas
de su genio fulgurante.
Quien hubiera presenciado aquella escena, sin
participar de la emoción que a los dos nos poseía,
nos hubiera imaginado locos.

CAPÍTULO 4

SU VIDA HEROICA

La lucha es la esencia misma de la existencia. El
heroísmo es fuerza moral que desborda por encima
de la lucha y se sobrepone al riesgo, al dolor y aun
a la muerte. En la fase primitiva de los pueblos, la
lucha que predomina es la guerrera, la competencia
salvaje por el mutuo exterminio. Al avanzar las civilizaciones
aparece la lucha civil y el esfuerzo de
los hombres por someter la Naturaleza. En la última
etapa de la evolución, los hombres, asociados
entre si, lucharán únicamente contra sus propios defectos
y contra las fuerzas naturales. Y tal acción
requiere, también, el heroísmo y aún el más puro
heroísmo. Este heroísmo civil, que no había sido
cantado hasta Carlyle, es el que en toda su vida desplegó
Almafuerte. Y esa es la más alta clase de heroísmo
: porque exige energías mil veces más potentes
que el heroísm.o guerrero; porque es un heroísmo
silencioso, solitario y sin testigos ; porque reclama
una voluntad indomable y formidable ; porque
es la lucha de un hombre contra todas las fatalidades
conjuradas de la naturaleza y la sociedad;
porque produce la vida mientras el heroismo guerrero
da la muerte. Y en este obscuro heroismo
también se juega la vida ; y no tan sólo la vida, sino
lo que vale más : la estimación de los demás hombres
y aun la sanción o reprobación de la propia
conciencia atormentada, corroída de dudas y dolores.
La existencia de Almafuerte fué una continua
guerra civil; vivió enseñando y luchando con la fiebre
combativa de un conquistador ; mas no ya como
Sarmiento contra enemigos externos, fáciles de
vencer y someter, aun cuando también para ello se
requieran titánicas energías, sino contra fuerzas invisibles
e implacables: las pasiones inferiores, la
ignorancia moral, la maldad, la vileza, la estupidez y el odio.
Y contra tales terribles enemigos nunca poseyó
otras armas que su palabra, su pluma, su carácter
indomable y su árida pobreza.
El primer irreductible combatiente que necesitó
vencer, fue su propia alma cesárea y su corazón leonino.
Porque Almafuerte tenía médula napoleónica.
Había nacido para dominar, para dirigir las multitudes.
Para ser caudillo y guía de los pueblos. Pero
tenía alma de niño. Era incapaz de fingir. No sabía
ni quería doblegar su reg,io espíritu. Era un volcán
de sinceridad. No podía acallar su genio durante dos
minutos. En su fiera alma explosiva no había un átomo
siquiera de Tartufo, que es la fuerza indispen
sable para dominar los pueblos, sobre todo desde las
alturas trágicas en que se cernía su inteligencia.
Muchas veces Satanás se presentaría ante él, como
ante Jesús en otros tiempos, ofreciéndole la fama
y el dominio de las cosas deseables de la tierra.
Pero él rechazó siempre la diabólica oferta, que
en su espíritu sólo equivalía a los treinta dineros
que Judas recibió por vender a su Maestro.
Y así aceptó heroicamente la pobreza y el desprecio,
el olvido y la calumnia, para vivir plenamente
la totalidad radiante de su sólida razón y su
rígida conciencia.
Así conservó el derecho de arrojar sobre los hombres
las más trágicas verdades y los más duros apóstrofes;
de poner por tendencia y por costumbre su
saliva en las montañas. Así pudo conservar hasta
el último minuto la prístina, inmaculada, virginidad
de su espíritu.
Y no sólo rechazó las glorias mundanales para
guardar incontaminada la pureza de su enorme corazón
de santo, sino que tampoco se vendió por el
precio tentador de los sentidos.
Sócrates, al morir calumniando a la .vida, según
demuestra la fábula del gallo, era un alma carcomida
por un escepticismo sensualista, bajo el cual
se escondía, probablemente, su amor inconfesado a
los sentidos.
Almafuerte, al contrario, conservaba aún en la
hora de su muerte, la fe cándida y potente de los
niños en la vida y en el bien, a pesar de su cósmica
experiencia.
Y ello es porque jamás había claudicado ante el
dolor ni ante el placer.
Para convencerse de ello, basta leer y meditar su
poesía "Vade retro". Decid si existe en la literatura
un concepto semejante que no haya sido inspirado
por dogma alguno, sino por un sentido estricto
de moral.
La vida de Almafuerte está tejida de férvido heroísmo:
clamoroso y rugiente, de protesta airada, o
ignorado y silencioso, de sacrificio austero; y siempre
envuelto en el manto de la más absoluta soledad.
De ello es ejemplo "La sombra de la Patria", su
participación en algunas de las revoluciones cívicas
del radicalismo, y su defensa de ellas, que refiere
él mismo : "Vencida la Revolución del Parque, me
puse de parte de ella, no por romanticismo político,
sino porque la sentí una fuerza, una aspiración
del fondo, una tentativa hacia lo mejor".
Y expone así esta faz de su vida luchadora
"Vine a La Plata donde dirigí y redacté yo solo,
durante cerca de dos años, el diario "El Pueblo",
que había fundado D. Roque Caravajal.
"Lo que dije en aquel diario, escrito está en él.
y todavía estoy aquí después de quince años, para
declararme su autor responsable. Pero sépase que
puse en aquella violentísima hoja, como más tarde
en "La Provincia", toda la sinceridad y buenas
intenciones de que es capaz mi alma, que le entregué
mi reputación y mi cerebro, todos los días y a
todas las horas del día; que no saqué de ella provecho
pecuniario ni provecho político, sino una enorme
cosecha de odios y de envidias; que en sus columnas
hice vibrar el civismo de la juventud al diapasón
de lo sublime; que nunca jamás aquella página
cantó laudatorias serviles a los prohombres y
caudillos de mi partido; "y que no agredí, ni una so-
la vez con mi pluma, a ninguno que no estuviese en
condiciones de contestarme el mismo día con una
onza de plomo en mitad del pecho".
Algunas de las "evangélicas" que publicó Almafuerte
en el periódico a que hace referencia, contenían
violentísimas injurias y acusaciones tremendas,
todas harto fundadas, pero que nadie más que él
se atreviera a expresar tan descarnadamente, contra
los hombres más poderosos y encumbrados de aquel
tiempo, por su funesta y despótica actuación política.
Esa lucha implacable contra toda injusticia y despotismo
la sostuvo Almafuerte toda su vida sin
apoyarse en pedestal alguno, sin ampararse en ningún
partido, pues sólo perteneció al radicalismo en
los momentos más graves y adversos para éste.
Almafuerte 
siempre luchó solo. No se afilió a ninguna
religión o secta, ni siquiera la fundó."

Pretendí ser el único, el más solo,
El que no se apoyase en vida alguna,
Y estoy como un expósito sin cuna
Bajo la noche frígida del polo."


Y esto no por egoísmo, ni por misantropía o torremarfilismo,
sino porque su prédica y su acción
se dirigían a toda la humanidad, venían desde una
cumbre inexplorada y no podían limitarse en ningún cerco.
El tenía por escenario la tierra entera ; su público
eran todos los humanos; su época la eternidad,
y su doctrina el esfuerzo ascendente del espíritu.
Era un héroe del Bien, un loco del Ideal y un
Quijote del Ensueño.
Mas no del vano ensueño del Arte y la Belleza,
sino del sacro ideal de la Bondad y el Amor;
del que llevó a Cristo a la Cruz y a Francisco de
Asís a la Miseria y al Dolor.
Pero estos tenían su dios, que les prometía la recompensa
y les alentaba al sacrificio; y Almafuerte,
en cambio, luchaba contra ese mismo Dios, arrojándole
a la cara, como un dardo, la acusación de crueldad.
Es, pues, este heroísmo el más solitario, el más
abnegado y puro, el más santo y generoso, el más
altivo y austero.
El señalaba, por tanto, la aparición del superhombre
y anunciaba para un próximo futuro la realización
de la sagrada, la perfecta superior humanidad.

CONTINÚA AQUÍ...

ALMAFUERTE Y SU POESÍA (CAP 1 Y 2: Detalles de la personalidad de Pedro B. Palacios, por Antonio Herrero)

almafuerte poeta


ALMAFUERTE Y SU OBRA POÉTICA (por Antonio Herrero) BIOGRAFÍA 

Y CAPÍTULOS 1 Y 2

DATOS BIOGRÁFICOS


Pedro Bonifacio Palacios Rodríguez
nació el 13 de mayo de 1854 en el partido de Matanza, provincia de
Buenos Aires; murió el 28 de febrero de 1917 en su
casita de La Plata, sita en la calle 66, número 530.
Era el quinto hijo de una familia compuesta de
siete hermanos, de los cuales sobreviven dos.
Su madre, doña Jacinta Rodríguez, murió, todavía
muy joven, en 1859. Su padre, D. Vicente Palacios,
falleció en 1876 a los 56 años de edad. La
infancia del poeta transcurrió en casa de sus abuelos,
donde fue educado por una tía suya soltera,
Carolina Palacios, a quien él nombraba madre y
como a tal quería.
En su artículo "La hora trágica" refiere Almafuerte
las impresiones de su infancia y su primera
educación, formada por lecturas de la Biblia y biografías
de los próceres argentinos.
Conforme afirma Emerson, los grandes genios
tienen las más cortas biografías. Así la de Almafuerte
es toda interior. Su vida estuvo siempre consagrada
a la enseñanza y al periodismo.
Educóse en la escuela del Pilar, sita en la calle
Santa Fe, entre Montevideo y Paraná, en Buenos
Aires ; y allí mismo empezó su oficio de maestro,
que ejerció en aquella escuela durante cinco años,
hasta 1875.
En las escuelas de Balvanera fue profesor de dibujo
y declamación durante cuatro años.
Aficionado al dibujo, en el que descolló, hizo una
solicitud en demanda de pensión para estudiar pintura
en Europa y le fue denegada.
Desde 1881 a 1887 ejerció el profesorado en
Mercedes y Chacabuco.
Desde 1887 a 1894, en que fue nombrado maestro
de una escuela de Trenque - Lauquen, fue redactor
del "Buenos Aires" de La Plata, de "El
Oeste" de Mercedes ; fundó "El Progreso" en Chacabuco
y redactó "El Pueblo" de La Plata.
También fué durante dicha época maestro de
escuela en El Salto, donde escribió su primera poesía
"Interrogante" que empezó a hacer famoso su
pseudónimo de Almafuerte.
Hasta 1896, en que fue declarado cesante—¡por
carecer de titulo, él que podía dar lecciones a todos
los titulados! — ejerció de maestro en Trenque- Lauquen.

En agosto de 1896 se le nombró pro - secretario
de la Cámara de Diputados de la Provincia, cargo
del cual se le despojó a los dos años, quedando el
poeta entonces en la miseria, sin más recursos que
una jubilación de 45 pesos. Para poder vivir con
tan exigua suma, alquiló por 5 pesos un rancho de
madera en las afueras de La Plata, acto heroico
que le mereció el calificativo de loco.
Entonces atravesó la época más amarga de su
existencia. Él, que necesitaba por imperioso impulso
moral, socorrer toda miseria que a su puerta
llamase, encontrábase privado hasta de lo más indispensable
para su propia subsistencia. Abandonáronle
sus antiguos admiradores y quedó convertido
para las gentes en una especie de ogro maldiciente
y misántropo, cuyas palabras eran como dardos
penetrantes contra la vileza humana. En tal estado
afligente y desolado, víctima de todos y de todo,
transcurrió para el poeta una época amarguísima
en la que apuró todo el escarnio y toda la barbarie
de la injusticia y la estolidez de los humanos.
Al fin lograron unos amigos suyos que el gobierno
de la Provincia le concediera una suma por concepto
de jubilación con cuyo importe compraron
para él la casa que habitaba, que gravó luego con
hipoteca para servir a un mal amigo, que lo clavó.
En septiembre de 1913 dio sus lecturas en el
Odeón, que si no tuvieron, ni remotamente, el éxito
merecido, diéronle cierta aureola de triunfo algo
tardío.
Después de estas lecturas dio algunas conferencias
en distintos puntos del interior de la República
en las cuales fue aclamado con fervoroso entusiasmo,
mejorando muy poco, sin embargo, su precaria
situación.
Y en esa tarea incesante de enseñar y predicar,
joven aún y viril, en la plenitud de su intelecto,
sorprendióle la muerte, sin que todavía se hubiese
decidido a publicar sus obras, a pesar de tener ese
propósito desde hacía largo tiempo, y haberle ya
hecho ofertas en tal sentido algunos editores.
Para aliviar su pobreza, poco antes de morir,
acordóle el Congreso una pensión de 200 pesos
mensuales, previo un discurso apologético de
Oyhanarte y otro del doctor Joaquín V. González,
sancionándose por unanimidad en las dos Cámaras
del parlamento la glorificación del poeta; primer
caso en la Argentina.
Pedro B. Palacios

CAPÍTULO I
IDEALISMO DEL POETA

La obra entera de Almafuerte constituye un universo,
un nuevo universo humano, superior al antiguo
y más perfecto, aunque moralmente de origen
antiquísimo. Hay en este universo un mundo social
donde el hombre se revuelve y lucha, se somete
y se humilla o se rebela y asciende, mostrando los
resortes íntimos de su alma. Hay también un infierno
pavoroso en que traman y meditan sus diabólicos,
pérfidos planes, "los satanes, los malditos,
los que nacen tenebrosos, los que son y serán larva,
los que nunca, nunca en seco ... se podrán regenerar",
y cuyo príncipe es el nefando, el "feliz
Luzbel hediondo". Y encima de este infierno siniestro
y fragoroso, como un cielo seráfico de paz, pero
henchido de amor y de dolor, resplandece inmaculado
y fulgurante el paraíso de los puros, donde
moran los heroicos, los perfectos, los locos de
ideal, los sicarios del Bien,
Espíritus soberbios de modestia,
gemas incorruptibles de diamante,
los que son nebulosas de amor mismo, gotas puras
del Bien absoluto y también vasos infames del Dolor.
Entre el paraíso y el infierno existe el purgatorio,
donde trabajan y luchan, agitándose furiosamente
como titanes encadenados, con rugidos de
fieras enjauladas, los millones de siervos que transforman
la tierra, que alimentan la vida, que repujan
el globo, cual si fuese una joya ; la dolorosa
"chusma sagrada", la informe recua humana prometeica,
la innúmera caterva delirante,
que por lo mismo que delira es bestia.
Al margen del purgatorio, fuera de la evolución
universal, progresiva y ascendente ; sumido en sombra
y en sopor eternos, como imagen de lo yerto
y de lo estéril, se halla el limbo, donde yacen y sueñan como espectros,
los nulos y los idiotas, cuyas palabras cayeron
a la nada sin nada de la Nada;
los cobardes cuya espalda no puede soportar "ni
dos haces de trigo" ; los inofensivos y correctos
"que aguardan en silencio la implantación de cualquier
reforma, para presentarse, después, con el
plato en la mano para recibir su parte de pitanza,
los canflinfleros del dolor eterno".
Misionero y redentor, legislador y profeta de
este universo, es el propio Almafuerte, quien después
de absolver en su conciencia a todos, pues
el más vil . . . es un alma destinada
como el propio Jesús a su calvario,
emprende la redención de los caídos para lo cual
no predica el bien, sino que lo practica él mismo
iracundamente, repartiendo su pan a los hambrientos
y cediendo su lecho a los míseros ; implorando
piedad y misericordia en favor de los débiles, para
lo cual se puso "a los pies de tales reyes que no
podrían ser ni sus lacayos" ; azotando con su látigo
el rostro de los grandes y las espaldas de los siervos
para empujarles al más allá; flotando, como un
andrajo, en la cruz de los abyectos.
En este universo estallan también las tempestades
y florecen risueñas primaveras, brillan como
relámpagos las maldiciones y restallan y braman los
apóstrofes; sonríen los ideales, cual arcángeles, y
brilla por encima, como un cielo, suprema y divina
aurora de bondad.
Tal universo es análogo al de la vida real, pero
infinitamente superior ; en el universo humano reina
la diosa Naturaleza ; rige Karma, el dios impio
de la causa y del efecto. En el de Almafuerte, en
cambio, preside toda la vida un ideal de bondad y
de ascensión ; hay una ley moral inexorable que
obliga a elevarse al hombre, que empuja a la ciega
Chusma hacia las áureas cumbres de la luz; que
señala como cima y como meta el celeste reinado
interior, la aparición del hombre moral, la forja
atormentada y prometeica de
la sublime segunda naturaleza.
Pero a pesar de ser verdadero este universo moral,
de la línea del Hecho va tan distante
como la más lejana de las estrellas.
Y asi ha pasado a millones de kilómetros por encima
de las testas de los hombres actuales, sin que
éstos hayan, siquiera, sospechado la grandiosidad
ideal que atesoraba.
La chusma, sin embargo, se ha retorcido de dolor
e indignación, flagelada por los latigazos del
Profeta; los satanes iracundos, le han inyectado el
veneno de sus lenguas ofidias ; los que rigen "cual
resaca" los destinos de la chusma le han cubierto
con sus babas ponzoñosas y le han crucificado y
afrentado en la infamante cruz de la Calumnia. Pero
él ha seguido enhiesto, inexorable, hasta el último
minuto, predicando su evangelio, azotando a
los malvados, escupiendo su desprecio y su furioso
anatema sobre las testas malditas de los Príncipes
del Mal.
Tal ha sido el milagro que realizó Almafuerte.
Sobre una tierra fecunda y promisora en cuyas
cumbres morales ha florecido el más alto idealismo,
pero que vióse al fin invadida por la codicia
universal ; en el desolante y árido desierto de la
civilización presente, hecha de odios y de lucha,
de avaricia y de concupiscencia, él por la sola virtud
de su alma ubérrima, ha creado un mundo perfecto,
regido férreamente por el Bien y el Amor,
y cuyo centro y eje es la ley moral.
En este magno universo de Almafuerte no impera
el sensualismo, no triunfa la mentira, no halla
acogida el odio, ni predomina orgulloso y entronizado
el mal ; ni prospera la insaciable y vil codicia,
como sucede en el mundo de los hombres.
Pero él no ha elaborado una utopía, no ha imaginado
un mundo, fantástico, rosado e irreal, como
suelen hacer los idealistas ; ha forjado y amasado
con sus propias entrañas una vida más alta y un
hombre más perfecto ; ha descendido a los antros
más sombríos de la civilización actual y se ha elevado
a las cumbres del espíritu humano; y ha dictado
su pragmática del bien con la soberbia de un
César, el renunciamiento estoico de un cenobita y la
fiebre de amor de un Francisco de Asís.
Se ha elevado por encima de la Naturaleza, ha
domado y subyugado los sentidos; ha borrado con
su genio la realidad exterior y ha implantado el
reinado del ideal, la dictadura suprema de la "Suma
Voluntad de lo Perfecto".


CAPÍTULO II
ALMAFUERTE, O EL GENIO

Almafuerte ha sido una de las más completas, de
las más integrales y perfectas encarnaciones del genio
que hasta el presente hayan existido.
El mismo nos ha dado en su poesía "En el abismo"
o "La canción de un hombre", al describir su
propio espíritu, la más alta definición moral del genio.
También está descrito magistralmente en su
evangélica titulada "Para los que no nacimos genios".
Es el genio una potencia formidable que concentra
y enfoca en su conciencia todas las fuerzas
cósmicas, que posee una potestad enorme de creación;
que transforma, descubre y realiza por sí solo
más que toda una raza, más que siglos enteros de
labor paciente, más que el esfuerzo continuo de
toda la humanidad.
La civilización entera es la obra exclusiva de los
genios ; ellos trazaron como arquitectos lo que los
hombres, después, realizaron torpemente como inexpertos albañiles.
Y es que el hombre vulgar — que en mayor o
menor, grado lo somos todos los hombres fuera de
los genios, — es un esclavo abyecto de la rutina
y de la sensualidad ; ama sólo el placer de sus sentidos
y se aferra al pasado ciegamente. El genio es,
por el contrario, una violenta fuerza moral, una
imperiosa voluntad ascendente, una potencia ideológica
disparada hacia el futuro.
Existe en la masa humana tal inercia, tan terrible
fuerza de gravitación hacia el pasado, que si
los genios desaparecieran, y con ellos sus obras, es
de temer que el hombre emprendiera el camino de
la regresión y volviese a andar de nuevo en cuatro patas.
Porque el genio, es como un cóndor, que sólo
habita las cumbres, que otea desde las cimas los
vastos horizontes, que señala a los hombres las rutas
ideales y hostiga a la recua inerte para que
salga del pantano y ascienda a las alturas.
Es el genio una síntesis; en él se encuentran y
funden cual los colores del iris en el rayo de sol,
los instintos más contradictorios y los más locos anhelos;
y Almafuerte es una síntesis de síntesis, es
una acumulación de humanidades; en él se reconcentran
y depuran los productos de todas las civilizaciones
con un ansia formidable de superación.
Y el genio de Almafuerte es de la más pura casta,
de la aristocracia más excelsa; es un genio del
Bien y de la Moral; fue aún más esencialmente moralista
que Buda y que Jesús, quienes, sobre todo,
eran dos grandes iniciados en la ciencia de la
evolución y la ascensión espiritual, dos aristócratas
interiores, uno de la inteligencia y el otro del espíritu.
Almafuerte ha sido un moralista puro. Ha
puesto a la moral por encima de Dios y del destino,
por encima de los orbes y de la Fatalidad. Ha hecho
de la moral un cetro humano y la exclusiva
potencia divinizadora. Ha hecho también, de ella,
un yugo y una cruz para los malvados y los déspotas.
Mas la moral de Almafuerte no es la moral histórica,
ni convencional ; no es la moral del pasado,
no es la moral del rebaño ni la del individualista;
es una pura esencia de moral ascendente en que se
funden los más supremos intereses del hombre con
los de la humanidad.
Almafuerte no abdicó jamás, no aceptó ni sancionó
ningún error ; no transigió, como Jesús, con
la vieja ley mosaica, con el bárbaro código judío.
No transigió siquiera con el propio Jesús, de quien afirma:

"Cuando el Hijo de Dios, el inefable,
perdonó desde el Gólgota al perverso . .
¡puso sobre la faz del Universo
la más horrible injuria imaginable!
El perdón es la mácula de cieno
puesta sobre la clámide de un nombre...
¡Porque tengo amarguras ya soy hombre;
y porque soy un hombre, ya soy bueno."

El autor de "El Misionero" era una fuerza natural,
virginal y espontánea, fatal y fulgurante ; era
como un meteoro, como un bólido, como un sistema
solar; pero era, al mismo tiempo, razón pura, conciencia
luminosa, inexorable ley moral que conducía,
como la escala de Jacob, desde los más oscuros
antros del alma humana hasta el esplendor
radiante del hombre-dios.
Y la genialidad, en definitiva, no es más que ley
moral; de la obra del genio sólo queda el sentido
moral que ha impuesto al mundo ; la belleza es transitoria,
como la fuerza; no son más que vehículos
y envolturas de la ley moral; y cuando no son esto, no son nada.
Es en vano que Osear Wilde, el genialoide, nos
diga que la moral no le interesa; en sus obras, sin
embargo, late un soplo ideal de bondad y de justicia,
y las más grandes de todas las escritas por él
son aquellas en que brilla más profundo el sentido
moral : "La balada de la cárcel de Reading" y
"De Profundis". No obstante su exquisitez, Verlaine
se marchitará, como una flor, por no existir en
él más que expresión y forma; y "Las flores del
mal" le sobrevivirán porque aunque los miopes cerebrales
no quieran reconocerlo hay en ellas un sano
y elevado sentido moralista, un espíritu austero
y religioso de individualización y de estoicismo.
La moral y el idealismo de Almafuerte son mucho
más reales y vitales que los de los genios anteriores;
no es como el Dante estático y ortodoxo, sino
dinámico y libérrimo; no es, tampoco, un soñador,
como los forjadores de utopías y los predicadores
de religiones, desde Jesús y Platón hasta
Swedenborg y Ahtich, que es el más realista de
ellos. Con razón se sonreía Emerson de estos olímpicos
inmortales que dialogan entre sí a través de los
tiempos, en un idioma desconocido para los hombres,
cual orates ilustres. Estos genios han imaginado
que todos los hombres eran de su pasta. Hablan
como si hubiese uniformidad en la evolución
humana. Desconocen, por error magnánimo, la tremenda
diferencia de evolución que hay de unos
hombres a otros. Parece que no se hayan enterado
de que ellos se adelantan en millares de años a su
propio siglo, de que han nacido póstumos, como
dijo Nietzsche, y que todavía el hombre de las cavernas
convive y se codea con el superhombre y
aun con frecuencia dispone de sus destinos.
Pero Almafuerte no se equivoca: ha bajado a los
antros más horrendos de la proterva conciencia humana;
él contempla y reconoce las realidades más
pavorosas; no cierra los ojos voluntariamente ante
el abismo que le separa del inferhombre ; pero salva
esta distancia con su trágico amor ilimitado hacia
la chusma, a la cual, no obstante, asesta los más duros
trallazos de su alma.
El afirma iracunda y bravamente:
Los hijos de la Sombra y el Prostíbulo
Miente la Compasión, no se redimen.
Llama al pueblo a quien adora, y por quien se
sacrifica, recua inmensa, chusma ruin, rey enfermo,
vil canalla. Y al hablar de la cruz, la muestra como el signo.
que besan y besan las hordas que pasan.
En Apóstrofes impreca airadamente a toda la humanidad
con acentos tan rudos y violentos como
no existen en toda la poesía universal, según demuestra
la siguiente estrofa con que termina aquella poesía:

"Sí vacía, sí pomposa.
Sí ruin, sí delictuosa,
Sí maligna, sí cobarde,
Sí proterva, sí bestial humanidad.
Pon la faz arrebolada
Más abajo de la nada,
Más abajo, todavía,
Pues te voy a maldecir y apostrofar.
Soy tu padre, tu poeta,
Tu maestro, tu profeta.
Tu señor indiscutible,
Tu verdugo sin entrañas y tu juez I
No me asustas : te domino,
Te someto, te fascino
Con la luz esplendorosa.
Con el hierro incandescente de la fe".


Este aspecto realista y viril suyo que espanta y
horroriza a los estetas adamados, es una de las más
altas cualidades de su genio y lo eleva por encima
de los más grandes poetas conocidos.





Continuará....
PASAR A CAPÍTULOS 3 Y 4 >>>

NOTA FINAL:

Es fundamental el presente estudio de Herrero sobre la
escuela moral del poeta. Nos dice : "El sentido moral
es el solo centro y eje alrededor del cual gira toda
la obra de Almafuerte . . . Porque Almafuerte nunca
escribió por pasatiempo, ni con fines lucrativos, ni
en calidad de artista. Escribía solamente cuando le
apremiaba la necesidad interior de expresar una ley
moral, de revelar un problema, un hecho del espíritu.
Así, toda su obra es sólida y definitiva, de un
máximo valor ideológico. Cada poesía representa un
aspecto culminante de la evolución interna, de la evolución
moral ; y cada evangélica (hay 200) es conjunto
de sintéticas, originales y profundas enseñanzas.
Su obra es dogmática, afirmativa y rotunda ; pero
no es pontifical ni circunscrita. El no cierra los
límites del horizonte humano, sino los ensancha y
los aleja"... "Es, por el contrario (la suya), una
moral afirmativa, áspera y bravía como el mal, y
fragante y delicada cual la inocencia y el bien"
.
Luego el noble amigo, discípulo y admirador del
gran poeta, presenta en varias páginas una bellísima
ordenación de las mejores evangélicas de Almafuerte,
con forma impecable, claridad diáfana, y elevación
moral incomparable. Se siente el lector en medio
de un oasis de la vida, atraído por pensamientos
de Marco Aurelio, por máximas de Budha, por moralejas
del Nazareno, por fórmulas de vida sana, feliz
y vigorosa, entre perfumes, armonías y manjares
encantadores, que ascienden la personalidad humana
a la virtud, a la perfección, al bien y a la luz. Si esas
doscientas evangélicas de Almafuerte constituyen su
tesoro de moralista, la selección y ordenamiento que
presenta Herrero, son el cofre maravilloso que las
contiene, adornado de pedrería resplandeciente. Aquí
el discípulo está al nivel del maestro coloso, y es
un gran honor para el ilustrado biógrafo.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...