Mostrando las entradas con la etiqueta COMICA. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta COMICA. Mostrar todas las entradas

5 de julio de 2013

El inventor (Monólogo humorístico de Rubén Sada)

inventor


EL INVENTOR.

... Porque no sé si ya les comenté que yo soy inventor, y ahora terminé de inventar el dispositivo XQTR 513 que vulgarmente se conocerá como “El capaciteitor”.
Y ustedes se preguntarán: ‘¿Qué es el capaciteitor este o para qué sirve?
Aquí se los muestro. [Lo muestra]
Este dispositivo sirve para aumentar la velocidad de los cohetes espaciales en un 800%, es decir que un cohete que tardaría 8 años en llegar a un planeta, con este pequeño dispositivo electrónico computarizado instalado en su motor, tardará sólo 1 año. De este modo evita 7 años de vuelo, ahorra combustible, los astronautas que lo manejan ahorran comida, etc.
Yo lo mantuve en secreto durante mucho tiempo, pero ahora que ya lo fabriqué, lo publiqué en Mercado Libre para venderlo. ¿Y a que no saben? Ya recibí la primera oferta: ¡una suculenta suma en dólares! No me hago problema porque ya lo registré, y lo patenté a mi nombre. Aquí tengo los planos. Y si concreto el negocio, me haré millonario, sí...

Cuando yo sea millonario... Ahhh. Ya me lo imagino... [Soñando]
Una mansión fortificada con 70 habitaciones, en una perdida isla del Caribe, toda una isla... para mí sólo. Un lujoso auto deportivo, para salir a pasear, aunque pensándolo bien si estoy solo en la isla, no habrá lugares donde salir a pasear, pero tal vez lo pueda usar para salir a vender los “30 huevos por 10 pesos” en las calles. Pero los millonarios pasean por todo el mundo... ahhh... Europa, Islas del Pacífico, Japón... Al regresar del viaje, me sentaré a comer a mi mesa, una laaaarga mesa de 30 metros llena de comida para mí solo, y con botellas de los más selectos vinos argentinos, porque no sé si sabían que los vinos argentinos son los mejores del mundo... Como los inventores, los argentinos “somos los mejores del mundo”, y entre ellos estoy yo, que inventé “el capaciteitor”. [Suena el teléfono celular y vuelve a la realidad]
Perdón, creo que me están llamando... Shhh
Es el interesado en comprar mi invento, el capaciteitor...
—Jelow. ¿Mr. Pitmann?
(Los Pitmann son los inventores de la lectura veloz, y ahora éste seguro que quiere más velocidad para el cohete. Shhh.)
—¡Mr. Pitmann! ¿Jau ar yu, mai fren? ¿Cómo andan las cosas por la NASA? ¿Muchos resfríos? (Je, je, para romper el hielo) Bueno, me alegro, pero que allá ganen mucha guita. ¿Eh? ¡Guita! ¡Plata! ¡Mani! No, maní no, money,  many, many, many. [famosa canción de Abba] Hablando de money... ejem... ejem...

¿Cuánto pido por el capaciteitor? Bueno, considerando que usted es un “muy buen amigo” [artimañas de cualquier vendedor] le voy a hacer una rebaja, digamos, del 20% y con este descuento le quedará al módico precio de... 1.300.000 dólares.
¿Muy caro? Pero ¿cómo me dice eso, Mr. Pitmann? Si con lo que cuestan los cohetes, un “palo trescientos” es una monedita para ustedes...

¡No! No me lo tire abajo que el capaciteitor es único en el mundo, Don Pit. Y lo inventé yo,  que soy “científico”.
¿De plástico? Sí, ya sé que es de plástico, es de “politetrafluoretileno”, pero ¿sabe por qué? Porque es un material reciclable, y acá en la Argentina juntamos las tapitas para reciclar, porque tenemos que pensar en la ecología, don Pit.
Además no lo va a encontrar en otro país, el capaciteitor es “orgullosamente argentino” como el desagio, como el corralito, inventos argentinos que luego copiaron en otros países.
¿Que ya me lo van a copiar los chinos y más barato? Veremos. Primero tienen que conseguir el original, ¿y a que no sabe quién posee el único original en el mundo?
Mister Pitmann, no se haga el duro y deje de regatear el precio... ¿Que nos plantemos en un  millón y no hablemos más? Bueno, pero tiene que esperarme unos días para que lo piense. Porque 300 lucas es mucho para perder. Además, ustedes ahorrarán 7 años de viaje espacial en todos sus cohetes, gracias al capaciteitor. ¡Y saben toda la nafta que se van a ahorrar! (Con lo cara que está) Con el ahorro de nafta se pagan las 300 lucas que usted me está regateando. Y además, ¿a qué estación de servicio va a ir a cargar el cohete, en medio del espacio? ¿A la Estación Espacial? Don Pitmann... ya le rebajé 200 antes, ¿por qué me sigue ventajeando? Bueno, mire, considerando que cuando lleguemos a Júpiter mi dispositivo será un “gran paso para la humanidad”, cerramos en un millón cien y no discutimos más, ¿le parece?...
[Parece cortarse la llamada]
—Don Pit, Don Pit... ¡Mister Pitmann! Ah... qué bueno que sigue ahí, pensé que se había cortado la llamada.
Bueno, Mister Pit, entonces, ¿está usted conforme con el precio?
¿Sí? ... ¡Qué bieeennn!
Espere, deme un segundo.
(¡Soy millonario! ¡Millonario!) [Festejando hacia el público]

—Bueno, Pit, y... ¿cuándo hacemos la transacción? [Ya se toma confianza]
¿El domingo? ¿Justo el domingo? Me resulta imposible, porque yo los domingos no trabajo. Además es el único día que está la feria en las calles del barrio, y tengo que aprovechar a comprar las cosas en la feria para conseguir todo más barato.
Pero no importa, Pit, el capaciteitor es tuyo, ya lo compraste y lo tendrás, te lo aseguro. Haremos una cosa, si venís a retirarlo este domingo, tomate el avión y bajate en Quilmes, en la IMPA, que yo te lo dejo en el kiosco de la esquina, total vivo cerca. Anotá, es la intersección de las calles “Dulce de Leche” y “Colectivo”. Allí vas a ver un kiosco, preguntá por “Pepita la kioskera”, y decile que te dé el capaciteitor (total a ella no le va a servir para nada). Sí, sí, ella te lo va a dar, amigo, confiá en mí, que ella es ‘cumpa’ conmigo y te lo va a dar. Y dejale a ella la guitarra que yo despúes paso y la junto.
¿Cómo qué guitarra? No, Pit, no es para un recital de zamba. La tarasca, dejale la mosca, la viyuya, la  many, many, many... 

Rubén Sada. (23/10/2012)

12 de junio de 2013

TREMENDO TRABALENGUAS EN TRES ESTROFAS (Otra desopilancia sonrisada)



TREMENDO TRABALENGUAS EN TRES ESTROFAS

Estimado psiquiatra: Trataré de transmitir en treinta y tres versos o trescientas palabras,
mi tremendo trabalenguas de tres estrofas: mis tribulaciones.
La trama del trajín que trata de atraparme en el transcurso del tramo del trimestre
en el que el trance se transforma en tragedia: mi triste cortometraje.
El catre me atrae, me atrapa. Me atraso. La metrópoli se torna intransitable.
El traslado al trabajo por el tráfico metropolitano transmuta en estrés.
El traqueteo del transporte en mi patria es estresante:
Trenes atiborrados, locomotrices tranvías, troles llenos de trolos y trolas,
tractores, transatlánticos con tripulantes... catástrofes.
Intrincado tránsito atropellando a transeúntes de tracción a sangre, me estresa,
me hace trizas, me tira a los trastos, me trastorna.

Llego al trabajo atrasado, transpirado. Arde Troya.
Patricio ‘el austríaco’, mi patrón tránsfuga, me instruye trámites para destruirme:
-¡Triple transgresión al contrato! ¡Trescientos pesos por atrasarse!
-Es un mequetrefe.-
Tras transmitirle tretas, triquiñuelas, trucos, tratos truchos, tramoyas, trampas,
me maltrata, me ultraja y atribula. Quedo ultra traumatizado, maltrecho.
Me registro traicionado por detrás. Truenos atronadores tronan.
Tratando de trasnochar, troco tristezas por trenzas. Transo con Patricia Beatriz, la actriz.
Me le atrevo. Nuestra atracción transforma al tranquilo en truhán,
al altruista en buitre, un potro atrevido. Transvasamos litros de trapiche en tetrabrik,
en tragos que tragamos, transfiriéndolos al tracto gastrointestinal.

Trasnochamos entreverados, entre instrumentos, trombones y trompetas.
Intrusamente entra ‘el otro’, atragantando mi tráquea con gastritis.
Trae estruendosa trifulca.
Soy trofeo atrapado entre un trabuco y trompadas.
Después del traspié, y de tropezar y trastabillar, la costra cicatriza.
Mi trompa trata de trovar.
Al trovador, las maestras letras lo tranquilizan, lo desestresan.
Mientras encuentro trazos con destreza me instruyo, deletreo letras trabajando,
las introduzco trazando traducciones transcritas sin métrica,
trayendo letras no tradicionales, trascendentales.
Pretendo trata psiquiátrica construyendo tremendo trabalenguas en tres estrofas.


Rubén Sada - 29/08/2011

6 de junio de 2013

Bla bla bla de la amistad (Poema para los amigos) Una desopilancia sonrisada de Rubén Sada

dia del amigo, poema amistad, ruben sada, poesía para amigos
Feliz día del amigo

























BLA BLA BLA DE LA AMISTAD



Si me es hablar permisible por el público presente
hablaré en tono audible para que escuche la gente.
Yo hispanohablante soy, blandiendo mi sable: el habla,
mis blasones son el habla entablada a rajatabla.

Me obligaré a hablar lo que viable, ennoblezco 

y hablaré de lo inviable, que cuestionable, bloqueo.
Noble es el habla amable, cuando es sensible y blanda,
pues preferible es el alma cuando es un alma blanca.

Cuando trabaja mi habla, desde el semblante al ombligo,

lo decible se despliega en audibles que yo obligo.
El habla es el combustible de la amistad y los amigos,
doblega, ensambla lo unible, es conciliable, lo digo. 

Es preferible y loable el habla siempre honorable,

y no el habla deleznable que te hará sentir culpable.
Bloqueo lo detestable bloqueando lo condenable,
los vocablos no honorables que son harto abominables.

Para ser ser aceptable, bloqueo siempre blasfemias,

bloqueo vocablo falible que flota entre las tinieblas.
Bloqueo habla execrable, si repudiable subleva,
y hablo de lo sublime, porque infalible me eleva.

Construible será así una amistad favorable,

indescriptible e inefable será el afecto entrañable.
Será cual roble no endeble, el amor y poblarás
de hermanables que hablarán: ¡Bla, bla, bla, de la amistad!


Autor:© Rubén Sada. Publicado en el libro Desopilancia Sonrisada, 2012

8 de abril de 2013

ONOMATOPEYAS


ONOMATOPEYAS

Tic… tac,  tic… tac, tic… tac.
Guau, guau, guau, guau.
Riiinnnn. Toc… toc.

¡Oohhhhhhh! ¡Wow!
Chuic.
Ha... ha... ha... ha.
Glu, glu, glu, glu.
Ja, ja, ja, ja.
Glu, glu, glu, glu.
Je, je, je,
ji, ji, ji,
Click.
Plop.

Ahhhh... ahhhh...
Ah, ah, ah... ahhhhh...

Ziuuu... ziiiuuu... ziiiuu... ¡Plaf!

Ahhhh ahhhh
Ah, ah, ah...
Ay, aayyyy.
Ouch

Ahhhh ahhhh
Ohhhh, Yeaaa. Ohhhh, Yeaaa. Ohhhh, Yeaaaaaaaaa.

OhhhhOaaaaa...
Zzzjjj... zzzjjjrrr...

Rubén Sada.

6 de abril de 2013

¡ACTUÁ! (Una desopilancia sonrisada de Rubén Sada)


¡ACTUÁ!

Es factible que no seas actriz o actor, pero actuá.
Actualizate a la actualidad y actuá.
Sé actor, no infractor, ni abyecto ni abstracto,
con la actitud de actuar en el acto, exacto.

Contactate con tus contactos.
Evitá el conflicto. Pactá un pacto.
Practicá amor. Evitá el impacto. 
Que no te afecte lo afectivo. 
Efectuá lo que sea efectivo.
Caracterizate con los caracteres característicos del carácter.
No te jactes. Sé circunspecto. Cuidá tu aspecto.
Sé atractiva. Aplicá a los niños correctivas.
Colectá en la colecta colectiva. 
Proyectá en el proyecto colectivo,
actuando correctamente en lo correcto, lo recto. 

No pernoctes. Sé noctámbulo. 
Electrizá tu actividad. 
Aceptá la directriz del tictac y activate. 
Que no te afecten los desperfectos de los artefactos. 
Sé director directo de directrices constructivas.
Que tu factoría sea productiva. 
Manufacturá productos.
Compactalos más compactos.
Facturáselos a tus prospectos. 
Fructificá.

Lo que te hace drogadicto expectorá. 
No seas su víctima. Es destructivo, putrefacto. 
Cócteles al tracto te harán adicto. Luego al doctor.
Al recto irán las facturas que eructás.
Lácteos para las bacterias: Activia durante octubre.

Sé buen lector, aplicado a la lectura, autodidacta.
Adoctriná la doctrina doctrinalmente docta.
Detectá lo indetectable en cada plectro poético.
Sé instructor de tu intelecto, quizá arquitecto.

Que el dictador de facto no electo, no te dicte edictos.
Que sus dictámenes no te hagan un convicto.
No seas espectro. No seas estricto. Saldrás invicto.
Retractate de la estructura recta, perfecta.
No pierdas la perspectiva. Usá el tacto.
Con buen impacto, impactá en lo impactante.
Que no te estructuren tan estrictamente.

Indefectiblemente: ¡Actuá!

Rubén Sada

PERTENECE A MI ÚLTIMO LIBRO

COMPRÁ MI ÚLTIMO LIBRO

3 de abril de 2013

APLAUDÍ (Trabalenguas escrito por Rubén Sada)


APLAUDÍ


Aplaudí. Acoplá aplausos a mis aplausos. Aplaudí, como yo aplaudo.
¿Qué? ¿Que por qué aplaudo? Aquí platico y te lo explico:
Aplaudo múltiples coplas aplicando plectros sin plagio.
Me explayo con placer, explicando lo que aplaudo y lo que deploro:

El plan que planteo es explorar lo que me plazca y quedar perplejo.
En mi periplo exploro playas en las que la pleamar plena sopla soplos templados.
Me desplazo en un planeta de terraplenes repletos de espléndidas plantas,
planicies y plazas rioplatenses plantadas con plátanos y plantas que se trasplantan. 

Aplaudo esta dupla entre tú y yo. Mi corazón palpita beneplácito. Te rindo pleitesía
mientras exploro tus pliegues, palpo tu topless, esculpo tu esplendor.
Te complazco. Tu esplendorosa belleza es un templo de placer.
Desde tu pleura hasta tu omóplato estás espléndida, mujer.

Pláceme aplaudir en tu cumpleaños. Estoy pletórico.
Aplaudo en la platea a Plácido Domingo. 
A Chaplín veo en el plasma. Es placentero, placible. 
Porque el plañir plegarias aplasta implacablemente.

Aplaudo publicar publicaciones de la pluma al público. 
Pliego pliegos, los plastifico y publico como libros que me dan plata.
Aplaudo el plantel de empleados que son ejemplos 
de disciplina diplomada, planificada. 

¿Y qué deploro? Deploro aplicar lo deplorable.
Deploro las pamplinas de los plomazos.
Deploro el golpe culpable. Deploro la plutocracia.
Deploro la explosión del plomo. ¡Plaf! ¡Plaf! ¡Plaf!
Suplico se suplante el suplicio.
Deploro las plagas.
Deploro el incumplimiento que provoca el pleito.
Deploro el plagio, porque la réplica suplanta. 
En fin deploro el despiplume.

Por eso vos también, ¡Unite a lo que deploro y a lo que aplaudo! ¡Aplaudí!