3 de junio de 2020

RESURGIR DEL AVE FÉNIX (Diálogo en décimas)



RESURGIR DEL AVE FÉNIX 

(Diálogo en décimas) por Joel Márquez Sánchez y Rubén Sada.
 Rubén Sada - 1 ♦ 
Desde el fondo del abismo
una nimia llama atiza,
renaciendo de ceniza
con ánimo de optimismo.
Metabólico lirismo
hace de él un canto suave,
su poder tiene la clave
de volver a resurgir,
¡ven, Joel, a dirimir
qué es para ti el Fénix Ave!
 Joel Márquez Sánchez - 1 
Para definir el Ave
Fénix de la poesía
necesito la hidalguía
esa que tu verso sabe.
Quiero que mi voz se lave
con tu fuego celestial
y que abramos un portal
entre llantos y sonrisas
resurgiendo de cenizas
que nos han tratado mal.
 Rubén Sada - 2
Yo resurgí muchas veces
y empecé de menos diez,
sin mis manos y sin pies
me multipliqué con creces.
Con una gota floreces
aunque sufras la sequía,
una chispa es la bujía
de alguna hectárea incendiada,
puede una simple mirada
detonar la poesía.
 Joel Márquez Sánchez - 2
Cuando tu hectárea incendiada
dejas en tu vuelo, amigo,
quiero incendiarme contigo
en la rima improvisada.
Tengo un rojo de alborada
que me incinera la piel,
y sobre un virtual papel
con las plumas digitales
se encienden los decimales
resucitando a Espinel.
 Rubén Sada - 3
Al incendio no le temas,
querido amigo, Joel,
que la fórmula Espinel
te extinguirá los problemas.
Dificultades extremas
te tiran mal del cabello,
o te aprietan en el cuello
pero ¡han de solucionarse!
Un cometa en su incendiarse
asombra igual en lo bello.
 Joel Márquez Sánchez - 3
Rubén, el Fénix que llevas
en tu interior, compañero,
es el fuego del guerrero
que se enciende por las grebas.
Caminas, vuelas, te elevas,
un Mercurio repentista
que por su llama en la vista
y dos alas en sus pies
resurge con rapidez.
de opresión imperialista.
 Rubén Sada - 4
El fuego que quema y odia
no nos quemará las alas,
todo agujero de balas
cicatriza con rapsodia.
¡Elevemos la salmodia!
¡Que resuene la hermandad!
Viva la fraternidad
que enarbola la justicia,
con la gallarda patricia
que honra a la “libertad”.
 Joel Márquez Sánchez - 4
La libertad es un fuego
positivo que nos quema
al escribirnos el tema
con llamas de un álter ego.
Mi décima yo te entrego
cada vez que resucito,
y yo aquí no necesito
para escribir poesía
un ave de hipocresía
¡Necesito tu infinito!
 Rubén Sada - 5
Cada vez que resucito
de las cenizas del fuego,
alas abiertas despliego
dentro de tu cielo escrito.
En un viaje que palpito
al oasis de tu jagüel,
leo versos de tu vergel
y mi sed allí se calma,
con los versos de tu alma,
querido amigo, Joel.
 Joel Márquez Sánchez - 5
Yo solo soy una llama
que un día se apagará
pero resucitará
por tu verso que me aclama.
Cuando un campo de Aceldama
quiera ponerme un encierro,
con un coraje de hierro
y una llama que me alivia
pasará de fría a tibia
la cuarentena del yerro.
 Rubén Sada - 6
Para mis alas quemadas
tu apego es bálsamo y mirra,
y a mi décima le pirra
tus grafías hermanadas.
Son sanaciones enviadas
por el Cristo sanador,
que en su filántropo amor
me regala en ti su ánimo,
pero vienen del magnánimo
carácter del Gran Creador.
 Joel Márquez Sánchez - 6
Fuego de tu verbo admiro
cada vez que tu me escribes
porque siento que aquí vives
como intelectual guajiro.
La medida de un suspiro
se me anida en este viaje,
se viste de fuego un traje,
llameante e iluminador
para el verso fundidor
que tienes en el lenguaje.
 Rubén Sada - 7
Surgiremos con la estoica
fuerza que dan las palabras,
desde cenizas macabras
de conducta paranoica.
En una actitud heroica
levantaremos la frente,
la gota será un afluente
que regará los plantíos
de los versos tuyos, míos,
con pureza de vertiente.
 Joel Márquez Sánchez - 7
Soy estoico, simplemente
porque no quiero dejar
que me vuelva aprisionar
el miedo de una serpiente.
Mi fuego es resplandeciente
y consume lo maligno,
y cuando no tengo un signo
vital que puedan sentir,
yo aquí puedo resurgir
en tu poema benigno.
 Rubén Sada - 8
Que el fuego no nos marchite
ni consuma cual bengalas,
agitemos nuestras alas
donde el cielo nos invite.
Que la verdad nos incite
a mostrar sinceridad,
que es la mejor heredad
por dejarle a nuestros hijos,
ser auténticos, prolijos,
benignos en la amistad.
 Joel Márquez Sánchez - 8
Hoy tu amistad me rescata
de la envidia y la ansiedad
que tiene la vanidad
de este mundo que nos ata.
Nuestra amistad es fogata
¡Hoguera de inspiración!
Y en una revolución
intelectual y brillante
se pule nuestro diamante
con fuego del corazón.
 Rubén Sada - 9
Con fuego del corazón
todos queremos volar,
mas no hemos de utilizar
alas falsas de cartón.
El ardor tiene intención
de presentarnos con galas,
pero ante conductas malas
que no nos pase lo de Ícaro
que por pretender ser pícaro
se despegaron sus alas.
 Joel Márquez Sánchez - 9
Si un día pierdo memoria,
si me consume el olvido,
incinérame el oído
con tu palabra notoria.
Se ha mostrado por la historia
los resultados fatales
que inventan los oficiales
vigilantes del idioma
al incendiar la paloma
de versos intelectuales.
 Rubén Sada - 10 
Ya vuelan a dos razones
del mismo Fénix dos alas...
 Joel Márquez Sánchez - 10
incinerando las balas
de malignas emociones.
 Rubén Sada 
Fuego de dos corazones
resurgirá en un vergel...
 Joel Márquez Sánchez 
y en un rimado cocktel
de incendios en la mirada...
 Rubén Sada 
Resurgieron Rubén Sada
junto a su amigo Joel.
© 3/06/2020, Rubén Sada y Joel Márquez Sánchez.

2 de junio de 2020

LA ESCRITURA ME DA VIDA


¡LA ESCRITURA ME DA VIDA!


¡A escribir! Llegó la hora
del despertar en el alba,
y a mi pluma que está calva
le crecen barbas ahora.
Vuela aquí y me avizora
que soy un hombre de suerte,
la escritura se convierte
en el trazo de la vida,
y en este claustro homicida
me alejará de la muerte.
🖋
¡Vivo aquí! Llegó la hora
de mi vuelo intergaláctico,
en un proceso sintáctico
que de chico me enamora.
El papel en blanco llora
pidiendo aunque sea un verso,
y yo lo acaricio, terso
y le digo —“Ten paciencia,
si la musa me da influencia,
te imprimiré mi universo”.

🖋
—¡Sé paciente, papel santo!
Parece que hoy me visita
una musa muy bonita
que te adornará en un flanco.
Trajo flores del barranco
y de orquídeas va vestida,
le trajo una bendecida
palma de cera a mi alma,
mientras te escribe mi palma:
“La escritura me da vida”.
🖋
—"¿Te alcanza con este verso,
o tienes más sed de tinta?
El oro a mi pluma encinta
pero de negro está inmerso.
Te daré vuelta al reverso,
blanco lienzo codicioso,
tendrás que oír mi sollozo
y engullirte otro bocado
de mi lamento, rimado
con aquel verso gozoso".
🖋
Y allí mi pluma vencida,
cual ofidio cascabel,
mordió al sagrado papel
con la por él conocida:
“La escritura me da vida”.
Y el papel, allí muy triste,
me dijo: —“¿Esto es un chiste?
¡Tu memoria aquí no pierdas!
¿Acaso ya no te acuerdas
que eso antes lo escribiste?”

🖋
Respondí: —"Sí, lo recuerdo,
pero así es el poema,
hay que pulir esa gema
de un término pobre, lerdo.
De los dos lados concuerdo
con esta expresión nacida,
la lectura es muy querida
pero aquí, hoy y ahora,
de escribir llegó la hora,

¡y “la escritura es mi vida”!
🖋
© Rubén Sada. 2 de junio de 2020.

1 de junio de 2020

EL NIÑO QUE VIO AL TITANIC (Diálogo repentista)



EL NIÑO QUE VIO AL TITANIC

(Diálogo repentista entre Reinaldo Figueroa y Rubén Sada)

♦Reinaldo Figueroa♦
La vida es un manantial
que estrena un grito en la boca,
mientras otro desemboca
en el mar del funeral.
Nada resulta casual,
nacemos con un destino,
no hay que culpar de asesino
al Titanic de la vida,
todos tendremos la herida
de un iceberg en el camino.

♦Rubén Sada♦
El Titanic de mi vida
chocó con témpanos, muchos
y quemó varios cartuchos
dando más de una embestida.
Porque tengo un salvavida
amarrado a mi canción,
de acero es mi embarcación
y el timón de mi coraje
me obliga a forjar el viaje
en el mar del corazón.

♦Reinaldo Figueroa♦
Un iceberg me visitó
sin ser un Titanic fuerte,
témpano frío de muerte
contra mi infancia chocó.
No sé si Dios me ayudó
pero de algo estoy seguro,
que en mi vida no me apuro
y la vivo a mi manera,
porque sé bien que me espera
otro iceberg en el futuro.

♦Rubén Sada♦
Si con un iceberg te hieres
yo te ofreceré mi bote,
y en el hogar de mi islote
renovarás tus poderes.
Reinaldo, no desesperes
y sal de ese mar oscuro,
sos capitán, ¡te aseguro
que en esquivar sos experto!
Vas a llegar a buen puerto
conquistando un buen futuro.

♦Reinaldo Figueroa♦
El futuro es algo incierto
porque la vida es un mar
que al salir a navegar
no todos besan el puerto.
La vida empieza en desierto
y en un desierto se acaba,
cuando era un niño yo andaba
tan alegre en mi bahía
que ni siquiera sentía
mi barco cuando chocaba.


♦Rubén Sada♦
Sos el mejor capitán,
tu carnet no está prescripto,
en los mapas está inscripto
tu título de titán.
Sobreviviste al caimán
y a su siniestra mordida,
ya no te sangre la herida
ni siquiera en la nariz,
¡exhibe tu cicatriz
como un trofeo de vida!

♦Reinaldo Figueroa♦
A mí me busca la muerte
desde el día en que nací,
yo pienso que sigo aquí
más por valor que por suerte.
Sin tener ni un diente fuerte
en la boca todavía,
me vino a buscar un día
y dicen que mi reflejo
se parecía un conejo
huyendo de la jauría.

♦Rubén Sada♦
Algún día recordarás
(lo recuerda tu cariño),
esos juegos siendo niño,
hace mucho tiempo atrás.
Y allí quizá te reirás
del llanto de una caída,
de una rodilla vencida
por atrapar un balón,
intentando ser campeón
¡dejabas allí tu vida!

♦Reinaldo Figueroa♦
Cuando recuerdas tu vida
y el niño que alegre fuiste,
el tiempo parece un triste
camino para la huida.
Sientes dolor por la herida
cuando luchaste el balón,
porque hay una sensación
perdida en el infinito
que nunca vuelve aquel grito
de “goooool” con el corazón.

♦Rubén Sada♦
Los recuerdos son tesoro
de nuestra preciada infancia,
donde no había jactancia
por ver quién tenía el oro.
Alguna lágrima, un lloro
por alguna pequeñez,
hoy tiene más validez
por el gol de la experiencia,
pues bebemos la influencia
del agua de la niñez.

♦Reinaldo Figueroa♦
En mi niñez yo tenía
creo lo fundamental,
el cariño paternal
dentro de la casa mía.
Mi abuela, que me quería
como el preferido nieto,
y mi abuelo que en su reto
por ver el oro en mis frases,
me comenzaba a dar clases
en la escuela del respeto.

♦Rubén Sada♦
Yo también tuve el cariño
de mi recordada abuela,
y este cuadro se pincela
con estos trazos que aliño.
Fui aplicado, muy buen niño,
y el único varón nieto,
muy creativo e inquieto,
en obediencia el mejor
en la escuela del amor
y también la del respeto.

♦Reinaldo Figueroa♦
Quien se cría en el respeto
bajo un bohío de guano,
sabe que el punto cubano
es parte de su esqueleto.
No importa si analfabeto
tuviste tu profesor,
si la clase superior
que el repentista defiende
es aquella que se aprende
en la escuela del amor.

♦Rubén Sada♦
Tu presente es el producto
del buen pilar de tu padre,
la columna de tu madre
ha construido tu reducto.
Hoy navegas el viaducto
de tu propia embarcación,
con dos rosas de ilusión
que te perfuman el alma,
no puedes soltar tu palma
de aferrarte a tu timón.

♦Reinaldo Figueroa♦
Tan aferrado al timón
tengo el nombre y apellido,
por eso es que no me ha hundido
el iceberg la embarcación.
Hambre de navegación
tengo en la brújula mía
y aunque esté una tumba fría
igual que un imán que hala,
para soltar la potala
falta mucho todavía.


♦Rubén Sada♦
Mi poeta vino solo
porque nadie en mi familia
tuvo luz en su vigilia
ni un verso de protocolo.
Pero el trino del chingolo
se me acercó una mañana,
y cantó por mi ventana
con su canto enamorado,
y allí me quedé pegado
como un hierro que se imana.

♦Reinaldo Figueroa♦
Yo tuve mi profesor,
no te lo voy a negar,
que es mas fácil navegar
si ves el faro a babor.
Un arrecife de error
no puede tu barco hundir,
cuando nace un porvenir
hecho en un guajiro clima
y te enseñan con la rima
las palabras a decir.

♦Rubén Sada♦
En el buque del amor
tengo treinta y ocho años,
son treinta y ocho peldaños
a babor y a estribor.
Hoy me siento un ganador
que festeja la carrera,
sin que su barco se hundiera
a pesar del temporal,
aun no llegué al final
pero estoy en la frontera.

♦Reinaldo Figueroa♦
La noche anuncia una orilla
en la playa de la cama...

♦Rubén Sada♦
Y ya bien lejos del drama
la playa es de maravilla.

♦Reinaldo Figueroa♦
Desde el mástil a la quilla,
de proa a popa también...

♦Rubén Sada♦
Pisamos el terraplén
como fantástico heraldo...

♦Reinaldo Figueroa♦
Una huella es de Reinaldo,
la otra huella es de Rubén.

© Reinaldo Figueroa y Rubén Sada. 31/05/2020.

31 de mayo de 2020

DESPEDIDA


DESPEDIDA

—Soneto—

Despedida, la hay. Sonará triste,
el crepúsculo es muestra de una de ellas,
mas también se despiden las estrellas
con el alba carmín que las embiste.
No culpes a las almas que desviste
la tormenta feroz en sus querellas,
las hojas caen pero dejan huellas
como marcan los besos que sentiste.
Caminemos despacio por la noche
tal si fuera la última en la vida.
Desprendida será como de un broche
que por tanto recuerdo se desarme
jamás te cansarás de tanto amarme,
jamás olvidaré la despedida.
© Rubén Sada y María Inés Iacometti. 31/05/2020.



30 de mayo de 2020

EN LA VEREDA OPUESTA



EN LA VEREDA OPUESTA


Me encontrarás en la vereda opuesta,
no en la del miedo ni en la del tumulto,
en la del habla, no la del insulto,
la del trabajo, no la de la fiesta.

—¿Por qué? —Preguntas. ¡Te daré respuesta!
No acepto un curso que me forme inculto,
y a independiente de él me catapulto
cuando mi mente observa y lo detesta.

Andar la otra vereda no es pecado,
es pensar simplemente diferente,
transitar el valor de contra frente

es ponerle a lo injusto un buen candado
y al marginal que es delictivo y miente
lo tendrá para siempre acorralado.

© Rubén Sada. 30/05/2020.







EL SECRETO


EL SECRETO


Bóveda muda, velaste el secreto
de harto final que mantienes oculto,
vil cachetada que adoran en culto,
farsa, mentira de un rey esqueleto.

Nadie se atreve a cantar, por respeto
que íntimo guarda, y allí está sepulto,
pues de saberse sería un insulto
y el poderoso estaría en aprieto.

Juez no he de ser ni sería mi oficio,
pero sospecho qué esconde esa gruta.
Plomo con sangre, frialdad absoluta.

Mudez perpetua será el maleficio.
Guarda el secreto un oval orificio,
bruta secuela de una gran disputa.

© Rubén Sada. 29/05/2020.

Soneto dactílico, basado en el cuento "El secreto", del mismo autor.

CAMINO



 CAMINO


Vivir con la penosa incertidumbre
es senda peligrosa a recorrer,
quizá con paso firme hay que volver
mas, que no se practique por costumbre.

Camino en la vertiente de la lumbre
y el consuelo de un nuevo amanecer,
mi esperanza no habrá de fenecer
si hay un cielo celeste que me alumbre.

Y en el trino constante de este adagio,
¿quién podría evitar este contagio
que a los oídos va sonando hermoso?

Inspiran soledades un presagio
que me hace ver tu playa sin naufragio,
¡fugaz ensueño, canto lujurioso!

© Rubén Sada. 30/05/2020.

SIEMBRA


SIEMBRA


Un nuevo amanecer es el consuelo
del germen que a la espiga rubia alcanza,
brotando en el color de la esperanza
y el astro rey bendice desde el cielo.

Ya no hay más soledad en rico suelo
si el viento a cada espiga le hace danza,
Luego la honra una nube que le lanza
el agua de la vida del riachuelo.

Silente brota el pan en cada era,
la fiesta en la familia lo comparte,
milagro es el trabajo, ¡si es un arte

que pinta un bello cuadro en la pradera!
Consuélate saber que en primavera
tu tierra productiva he de sembrarte.

© Rubén Sada. 30/05/2020.