13 de julio de 2018

YO LE DIRÍA A MIGUEL


YO LE DIRÍA A MIGUEL

Yo le diría a Miguel,
al gran poeta de Orihuela,
que abandone los fusiles
y no se aliste en la guerra.
Yo a él le aconsejaría
si contemporáneo fuera
que la guerra es del soldado,
como es la paz del poeta.
Que si tiene que elegir
entre sangre o vino, fuera
no con sangre derramada
sino con vino, la fiesta.
Que no permita que extraños
le remeden la bandera
que quiere imponerle el este
y que firma “El hombre acecha”.
Yo le hablaría a Miguel
con la edad de mi experiencia,
como un padre hacia su hijo,
desde el alma y con franqueza:
Que no mate a sus hermanos
por diferencia de ideas,
“Las ideas no se matan”
y surgen nuevas ideas.
Y ya que es admirador
de Neruda en su Isla Negra,
le citaría sus palabras,
y que escuche al viejo poeta:
“Aun si cortaras las flores
no impedirás primaveras”.
Podrás matar a otros hombres,
pero jamás ideas nuevas.
La guerra quema a los libros
y a los niños hipoteca.
Venden armas los más ricos
y entre pobres se degüellan.
Dos o tres imparten órdenes,
enterrando al pueblo en deudas.
Atruena el ruido de bombas
mientras la calma silencia.
Yo te diría, Miguel,
si quieres ganar contiendas
que es preferible estés vivo,
porque el muerto no pelea.
Gana batallas la parca
mientras ríe el que las ordena.
¡Pero el amor vence al odio
cuando circula en las venas!
Que hay dictaduras de un tipo
que se cree Dios y atropella,
pero también las de un pueblo
cuando lavan sus cabezas.
Cuando ideologías de muerte
a jóvenes descerebran
y los tornan en fanáticos
de facciones guerrilleras.
Yo te sugiero, Miguel,
por que al fin no te arrepientas,
debes vivir la poesía
desde el alma y la conciencia.
Tienes que llenar de paz
la sangre de tus arterias
porque un niñito te llora,
y te precisa de vuelta.
Hay una mujer que implora
y unas nanas que se elevan
como un vapor de cebolla
que irrita la vista ciega.
Ella quiere estar contigo,
y sus ojos lagrimean,
porque te ama más que a nadie
que pisa sobre el planeta.
Y ni se te ocurra ir
a Rosal de la Frontera,
que los buitres tienen garras
que afilan cinco pesetas.
¡Vete! ¡Vete ya, Miguel!
¡Huye de esta absurda guerra! 
Y que tu excelsa poesía
se desparrame en la tierra.
Rubén Sada. 12/07/2018.

Miguel Hernández junto a su esposa, Josefina, en Jaén.

El gran poeta Miguel Hernández
El gran poeta Miguel Hernández

5 de julio de 2018

PROVINCIA DE SAN LUIS


PROVINCIA DE SAN LUIS

Un corregidor chileno
que fue Luis Jufré Meneses,
fundó y levantó con creces 
San Luis en central terreno.
Estratégico es el seno
que la acoge en el país,
argentina es su raíz
y altiva es su posición,
es céntrica en mi nación 
la provincia de San Luis.

La abraza Córdoba al este
La Rioja y San Juan al norte,
La Pampa le impone un corte
en el sur y en el sudeste.
Mendoza la hermana al oeste
y elogios no retaceo, 
turismo, industria y paseo
y entre estas tres se la incluyo,
con Mendoza y San Juan, Cuyo,
San Luis fábrica es de empleo.

La promoción industrial
le da un alto PBI,
las industrias van allí
creando trabajo formal.
Quinta en ranking regional,
es San Luis del país baluarte,
su paisaje es obra de arte,
y además mencionar quiero
a Antonio Esteban Agüero,
del poeta he de contarte.

Aquí va un párrafo aparte,
la “Cantata al algarrobo”,
que engalana al poeta probo
de un autóctono estandarte.
Su poesía ha de pintarte
un bello cuadro merlino, 
que lo pintó en el camino
dejando en las mentes huella,
y que brilla como estrella
en el Parnaso argentino.

Privilegio es conocerlo,
de los “digo” se atiborra,
“digo el mate”, “mazamorra”,
“Juana Koslay”, “Villa Merlo”.
“Digo el llamado” a leerlo,
cuando “digo la tonada”,
“Piedra Blanca”, cuna amada
de su espíritu puntano,
fue arraigado ciudadano
de su provincia adorada.

Provincia del mejor clima,
del tercer clima del orbe,
que si hasta el mal tiempo absorbe,
el asma a nadie se arrima.
La humedad ni se aproxima
pues la sierra es protección,
escudo es la bendición
de cerros Comechingones,
que evitan las erosiones
del viento y su fiera acción.

Muchas cosas le dan realce,
tiene ríos, pesca y piques,
fuerza motriz, doce diques,
arroyos, lagos y embalse.
Por más que el zonda rebalse
y a su sierra y pampa azote,
en San Luis siempre habrá un brote
pues si hay agua para riego,
habrá un serrano labriego
que siembre y coseche un lote.

No necesitas fortuna
ni viajar en un cohete,
no necesitas billete
para ir de viaje a la luna.
El paisaje de la puna
en Sierra de las Quijadas,
te hará ser de las majadas
a quienes San Luis asombra,
con gemas, rústica alfombra
y agua pura de cascadas.

De los huarpes y mestizos
y colonos inmigrantes,
descendieron habitantes
que Dios colocarle quiso.
San Luis, nuestro paraíso,
el amor que hay en tu gente
es un valioso presente
que me invita a visitarte
con la décima y cantarte
mi cariño, eternamente.

Rubén Sada. 25/06/2018

PROVINCIA DE BUENOS AIRES


PROVINCIA DE BUENOS AIRES

Soy la puerta de Argentina,
reina del Plata y del puerto,
soy almácigo, soy huerto
de la América latina.
“Un sol de trigo ilumina” (1)
buenos aires de progreso,
sin diluvios en exceso
ni sequía para el agro, 
y hay mucha fe en que el milagro
del bienestar será expreso.
Soy el trabajo que inspira,
que no se embolia ni infarta,
soy la más grande pancarta
que el país interior mira.
Soy producción que transpira
por nutrir al mundo entero,
peón y rey de este tablero
que de la sierra al mar late,
soy quien grita el jaque mate
con la fuerza del pampero.
Maternidad hay en mi panza,
el fruto de una nación,
esta fértil gestación
se ha preñado de esperanza.
Soy la próspera bonanza
de mi población de bien,
soy granero y almacén, 
puedo alimentar al mundo,
mi suelo es el más fecundo,
de la patria soy sostén.
Mi creciente PBI
más del doble es que el de Cuba,
y en mi subsuelo se incuba
la energía querandí. (2)
Surero es mi pedigrí,
milonga tradicional,
que eleva mi canto austral
desde mis pechos de tambo,
y un azote de malambo
va elevándolo triunfal.
Más de dieciséis millones 
en mí sus vidas erigen,
y muchos de humilde origen
fundaron mil poblaciones.
Nunca defraudo ilusiones
porque tengo gaucha gente
cuyo brazo está presente
y aunque lo dan afectivo,
tengo un historial altivo,
¡yo coloco al presidente!
No hay nada que no merezca,
si de bendición no privo,
te doy surco productivo,
maíz, trigo, soja, pesca.
Te doy riegos de agua fresca,
mis cielos no dan desaires,
mis zambas tienen donaires,
mate dulce y china hermosa,
señores, ¡soy la grandiosa
Provincia de Buenos Aires!
Rubén Sada – 16/06/2018

NOTAS:
(1) “Un sol de trigo ilumina”. Verso perteneciente a Roberto Rimoldi Fraga.
(2) Querandí. Pertenece a los querandíes, aborígenes que habitaban la pampa húmeda de Buenos Aires antes de la llegada de los españoles.

PROVINCIA DE JUJUY


PROVINCIA DE JUJUY

Es en estos lagos blancos
de papel, mi pluma un tizne,
que como un inquieto cisne,
los navega por los flancos. 
Y así, recorriendo a trancos
voy describiendo el país,
Buenos Aires y San Luis
festejaron mi reporte,
y ahora me voy p’al norte,
voy a Jujuy. ¿Venís?
Acorralada por Salta
a Bolivia hace arrumaco,
y Chile besa su taco
en la cordillera alta.
Tan septentrional que exalta
la imponente “bota” andina,
te maravilla y fascina 
la PROVINCIA DE JUJUY
y así admirarás lo muy
colosal que es la Argentina.
“El Angosto”, el más boreal
pueblo de nuestro país,
hace extensa la raíz
de nuestro ser nacional.
Otra industria regional
que en la puna es floreciente,
va a hacer que riqueza ostente,
pronto se hablará del sitio
por su abundancia de litio
exportado mundialmente.
Jujuy, capital del sol
que energía le prodiga,
y el parque solar lo hostiga
para que él cumpla su rol.
Rol de ser faro y farol
que al siglo veintiuno alumbra,
mientras merma la penumbra
de usar energía fósil,
y se va adoptando, dócil
la limpia, que se vislumbra.
Belleza tiene a raudales
desde la yunga a la puna,
Jujuy parece la luna
o los bosques tropicales.
Miles de cañaverales
dan azúcar, dan alcohol, 
que al obrero de overol
le dignan un agasajo
cada mes, que con trabajo
reluce como el charol.
Jujuy, la reina del NOA,
su Cerro Siete Colores,
la biósfera y sus verdores 
son belleza que a Dios loa.
Si tu “doble tracción” proa
pone hacia el Chañi nevado,
creerás ser cóndor alado
conquistando a seis mil metros,
y podrás ganar el cetro 
que del inca se ha heredado.
Te invito al Jujuy central,
y aun más al norte, a La Quiaca,
la Quebrada de Humahuaca,
patrimonio cultural.
“Llegando está el Carnaval
quebradeño, mi cholita”,
que vibre la vidalita
con charango, bombo y erke,
hasta que la luna acerque
las penas en una cuita.
Cóndor, guanaco, alpaca,
llama, vicuña, oveja,
y un lago que azul refleja
lo que su fauna destaca.
Brilla Jujuy, como laca,
prometiendo un buen futuro
para la patria, aseguro,
pues gigante es Argentina,
sólo ruego que a su mina
no la rieguen con cianuro.
¡Levanta al cielo tus manos,
y en Jujuy lo alcanzarás!
Las alturas tocarás
en los confines lejanos.
Los jujeños son hermanos
y al paisano se lo apoya,
“nunca te rías de un coya”,
¡qué provincia alegre! ¡Uy!
Maravillosa “Jujuy”,
sudamericana y criolla.
Rubén Sada – 05/07/2018

20 de abril de 2018

LA ESCUELA


LA ESCUELA

Mi cultura se vertebra 
con cada verso que escribo,
la espinela que cultivo
entreteje aquí su hebra.
Cruzando el paso de cebra (1)
voy entrando en el colegio,
ilustrarse es privilegio
siempre y cuando sea decente,
el trabajo del docente
ha de ser trabajo egregio. (2)

La escuela debe “enseñar”,
mantenerse en ese encuadre
y dejar a padre y madre
la “obligación de educar”.
Propongo denominar
“ministerio de enseñanza”
a la escuela, que en alianza
forma, enseña y da instrucción.
¡“Ministros de educación”
son los padres con su crianza!

El terreno principal
de todo niño es ¡su casa!
Se educa en lo que allí pasa,
“su hogar” es lo primordial.
Señores padres: vital 
es educarlos, suplico,
y en estos versos lo explico 
con la décima espinela…
¡que nunca sea la escuela
un depósito de chicos!

Educar es SU deber,
paternal obligación,
porque su hijo es concepción
de un hombre y una mujer.
Los padres han de entender
esta idea que concluyo…
¡Su siembra cuiden, del yuyo!
Un deber que sólo es vuestro…
¡No pretendan que el maestro
los eduque en lugar suyo!

Su compromiso no evada,
¡su hijo es también su alumno!
Detrás suyo me encolumno,
si su familia es sagrada.
La escuela está preparada
para enseñar en sus grados,
con maestros entrenados
en el arte de instruir,
pero allí deberían ir
los niños ya educados.

El niño bien educado
por padre y madre en su casa,
con ninguno se propasa
ni es soez ni mal hablado.
Luego asistirá a su grado
con la educación que obtenga
señora madre: prevenga
maltratos no fabricar,
sino lo puede educar
mejor es que no lo tenga.

Gran responsabilidad
tienen el padre y la madre,
¡que nunca se les desmadre
su hijo hacia la maldad!
La escuela de calidad
puede enseñar muchas cosas,
mas, siempre las más valiosas
se aprender en el hogar
y con la escuela, a la par
forman personas hermosas.

Rubén Sada – 9-04-2018.
Notas:
(1) Paso de cebra. Espacio de la calzada señalado con rayas, destinado al cruce de peatones de una acera a otra.
(2) Egregio. Ilustre, conocido por haber hecho algo importante o sobresalir en alguna actividad.

14 de abril de 2018

EL TERCER PODER

EL TERCER PODER

Mi opinión es un fermento
que brota como una cepa,
que se arraiga, sube y trepa
como prospera un sarmiento. (1)
Al opinar nunca miento
y redacto mi dossier, (2)
no es mi intención ofender
con la verdad de mi oda
pero mi ojo de rapsoda
observa al tercer poder.
Tercer poder: la justicia,
pilar de una democracia,
no ha de ser una falacia
que al pueblo no beneficia.
Que la firma pontificia
que absuelve misericorde,
sea una firma que esté acorde
la letra de la ley,
y no que el juez le dé okey
siempre y cuando el cheque engorde.
¿Para qué sirven las leyes
si estas nunca se respetan?
Si los jueces interpretan
la ley cual si fueran reyes.
Corneando como unos bueyes
traicionan a su deber,
son perjuros (3) al poder
que no es “poder judicial”,
es un poder “jodicial”
porque está para joder.
La ley es tela de araña
así dice el Martín Fierro,
para el pobre es el encierro
y el rico zafa con maña.
La gran bajada de caña
nunca azota al que es más rico,
yo a esta injusticia critico
pues lo dijo José Hernández
que “la rompe el bicho grande
y sólo enreda al más chico”.
Tercer poder es el juez
que en justicia ha de ser pródigo
aplicando todo el “código
penal”, que de penas no es.
Flagrante en la insensatez
de indulgencias inmediatas,
dan condenas insensatas
o acumulan expedientes
sabrosos para los dientes
y el paladar de las ratas.
No está muerto quien defrauda
ni atado de mano y pies…
Si negocia con el juez
hasta con el Diablo lauda.
Así la caja recauda
y el mercado compra y vende,
la decisión no depende
de la ley, sino del cobre
y el delincuente que es pobre,
que al Señor se le encomiende.
Si es percanta (4) la impudicia
de un juez que se prostituye,
hasta la cloaca se obstruye
cuando la verdad es ficticia…
Y luego llaman justicia
a este falso matrimonio,
si es mentira el testimonio
y a la verdad no se la honra,
será un pacto que deshonra:
¡un pacto con el demonio!
Allí el abogángster pacta
con el reo más temible,
defender lo indefendible
con chicanas que redacta.
La sala está putrefacta
y de tantas farsas, sucia,
cualquier atajo es argucia
para declararse impune,
y pa’ que el juez no importune
lo declara con astucia.
Juran decir la verdad
con Biblias bajo su tacto,
y es embustero su acto… 
¡el dinero es su deidad!
La secta en la Facultad
es el infierno del Dante,
derecho estudia, no obstante
la doctrina que se inculca
polemiza más trifulca
del garantismo aberrante.
Vanaglóriase el injusto
de derrochar injusticia,
la causa es tanta codicia
que llena su mente y busto.
Y jamás lo invade el susto
si pudo guardar un cobre,
porque al juez le pasa un sobre
con su buena comisión…
¡colmada está la prisión,
repleta de gente pobre!
No hay país serio sin juez probo,
y esta noticia hago pública:
Sin justicia una república
es el gobierno del lobo.
Que el martillo de algarrobo
si es culpable, falle arresto,
que el juez que se pruebe honesto
si es inocente, libere,
pero que se considere
calificado en su puesto.
¡Ustedes son el tercer 
poder, cumplan con su rol!
Y aun si alguien nos llama troll,
les vamos a agradecer.
Somos el quinto poder
que hoy le estamos reclamando,
el honor se irán ganando
del resto de este recinto,
¡pero, ojo, que desde el quinto
los estamos vigilando!
Rubén Sada – 12 / 04 / 2018 
(Convocatoria 12A, por una justicia justa)
NOTAS
1) Sarmiento (vid). Vástago o rama de la cepa de vid, de donde brotan las hojas, los zarcillos y los racimos. 

2) Dossier(Voz francesa.) Informe, expediente o historial sobre una materia concreta.
3) Perjuro. Que jura en falso. Que quebranta maliciosamente el juramento que ha hecho. 
4) Percanta. pareja, amante, novia. (Lunfardo)

25 de marzo de 2018

LA YERRA HUMANA (del payador Carlos Molina)

Víctor Cristino Larrosa
Víctor Cristino Larrosa. Foto real del damnificado, sobreviviente de la yerra humana

LA YERRA HUMANA

(Relato, del payador Carlos Molina)

“Víctor Cristino Larrosa”,
de esta vida es lo que queda,
el nombre, que es como un símbolo
una roja herida abierta.
Víctor Cristino Larrosa
es un mártir de esta tierra,
más mártir que el Nazareno
de la lejana leyenda.
A Jesús le ungió los pies
el llanto de Magdalena,
y una mano de mujer,
una mano blanca y tersa
como un leve roce de alas,
como se sedosa guedeja,
puso un halo de ternura
en su blanquísima testa.

Víctor Cristino Larrosa
es hijo de mujer negra
y su piel es del color
oscuro, como la tierra.
Siendo su madre la peona
anduvo como una jerga.
Tiritó en sus noches largas
con la perrada pulguienta
que lamían fraternales
las interminables grietas
de sus pies acribillados
por la escarcha cuchillera.

Siendo el gurí de la peona,
también fue peón a la fuerza,
su sueldo se lo pagaba
la lonja de una azotera.
Él era útil pa' todo,
nunca le hizo cara fea
ni a los trabajos más fieros,
ni a las más sucias tareas.
Era pa’ arrear los terneros,
pa’ picar y alcanzar leña,
pa' los mandaos del boliche,
pa' pastorear las ovejas,
pa' aprontar el mate amargo
con suma delicadeza
y el dulce de la señora
habiendo gente de afuera,
que en las familia pudientes
es de elegancia una muestra
“tener a un negrito chico
haciendo estas menudencias”.

Pero ¡Ah...! Dice la patrona,
“tiene también sus problemas,
porque esta es gente muy mala,
muy ingrata, muy perversa,
después que los hace gente
los educa, los enseña,
¡cochinos! dan con la pata
por única recompensa.

Víctor Cristino Larrosa
tan sólo once años cuenta
y llena sus grandes ojos
el agua de la tristeza.
Suele sentirse feliz
cuando la tarde silencia,
entonces viste el crepúsculo
de azul oscuro las sierras.
Cuando su barril panzón
en el agua limpia y fresca
le redondea su carita,
carita color de tierra,
juega a que le sonríe
la imagen que allí contempla
y en sus blanquísimos dientes
la ternura centellea.

¡Ay! Al peoncito de Leoncho
negros peligros le acechan.

Es otoño, tiempo fresco,
cuando la mosca ralea,
el tiempo en que el estanciero
se decide a hacer la yerra,
pues siendo el clima templado
se evita la gusanera,
que casi siempre el patrón
es celoso con su hacienda.

Hoy despertó la mañana
en la fronda barullenta
y una algazara de pájaros
estalló desde la selva.
Era la vida bullente
sobre la natura inmensa,
la que incesante transforma
destruye, construye y crea.

Ardiendo están los fogones
que con sus rojizas lenguas
parecen escupir chispas
como una lluvia de estrellas.
Ya empezó la fiesta bárbara
del músculo y la destreza,
y en la fragua del instinto
arden pasiones siniestras.
Como serpientes con alas
los lazos que zigzaguean
van describiendo en sus círculos
un presagio de tragedia.
Lejos, allá en el rodeo
muge doliente la hacienda,

¡Ay! Al peoncito de Leoncho
negros peligros le acechan.

El halcón enrosca víboras
en las oscuras molleras
y al patrón se le ha ocurrido
hacer distinta la fiesta
marcando una res humana...
¡que eso sí sería una yerra!

¡Ay! Cristino, niño negro,
implume pichón que tiemblas
y en tus pobres once añitos
arrebujas tu inocencia.
¡Ay! Que nueve hombres fornidos
tu pequeño cuerpo aprietan
y que una marca candente
se hunde en tu espalda morena.

¡Ay! Tu carnecita niña
que el fierro brutal la tuesta.
¡Ay! Que aún sigue tu martirio,
que allá en la vieja manguera
te van a atar sobre un potro
de una salvaje imponencia
y reatarán tu pequeño
sexo que está en florescencia.

¡Ay! Ya castraron tu vida.
¡Ay! Ya segaron tu estrella.
Galopes contrabandistas
redoblando entre las sierras,
dicen que Pancho Cardozo
llega a la estancia siniestra
cuando están por culminar
en la fatídica yerra.
Y hay una voracidad
como de fauces abiertas,
la fosa en que enterrarían
al mártir flor de inocencia,
dolor flotando en la noche
de la anónima tragedia.

Pero es que Pancho Cardozo
es hombre de sangre entera,
y salva a su niño mártir
que hoy anda solo en la tierra,
como un clamor de justicia,
como una viva protesta,
frente a la cobardía humana
que paraliza su lengua
pues las leyes no castigan
a la canalla opulenta.

Pero ante Pancho Cardozo
que no es de arriar con las riendas
huyen las nueve alimañas
por las escarpadas sierras
con la cobardía en el traste
donde tendrían la conciencia.
Y sólo Pancho Cardozo
junto a su niño contempla
el cielo, que sigue mudo
con profunda indiferencia
y la estúpida frialdad
de las lejanas estrellas.

Autor: Payador Carlos Molina (Uruguay)