'fauxcolumn-outer body-fauxcolumn-outer'>

POR QUÉ ESCRIBO DÉCIMAS



“Porque no es como aparenta
sino como yo lo siento”.
(Osiris Rodríguez Castillos)

POR QUÉ ESCRIBO DÉCIMAS

Yo siento que la escritura
toma de mi alma una foto,
y en el taller de Gabotto
en décimas cobra altura.
La tradición es cultura,
es lo que siento y no miento,
mientras no cesa el intento
que al papel blanco se enfrenta,
“porque no es como aparenta
sino como yo lo siento”.

Yo no siento que hoy escribo
por encargo o por deber,
‘y a según mi parecer’
escribo porque estoy vivo.
Cuando repaso el archivo
del profundo sentimiento
nace en mi verso el aliento
de copla tristona y lenta,
“porque no es como aparenta
sino como yo lo siento”.

Si escribir no es cosa seria
o a ser lenguaraz retrata,
peor es quien con armas mata
que ser charlatán de feria.
La tinta fluye en mi arteria
y mi espíritu está atento,
la palabra no es tormento,
es cobijo en la tormenta,
“porque no es como aparenta
sino como yo lo siento”.

Si mi lengua no se atasca
y le provee luz mi pulso,
adquiero bastante impulso
y en cualquier tema se enfrasca.
Cada décima se masca
y es el pan para el hambriento,
es vitamina, alimento
y de nutrición ostenta,
“porque no es como aparenta
sino como yo lo siento”.

Y siento que si no escribo
el latido se coagula,
la décima me estipula
en ella ser productivo.
¡Vuela lejos mi cultivo
como flor de cardo al viento!
De escribir no me arrepiento,
la pasión de hacerlo aumenta,
“porque no es como aparenta
sino como yo lo siento”.

© RUBÉN SADA

_____________

Consigna: Pie forzado impuesto con el verso famoso de un poeta reconocido.¡Gracias, Osiris Rodríguez Castillos!

LA GRIETA (Personificación en décimas)


LA GRIETA (Personificación)

Dos calles en discusión
en la Argesquina se encuentran,
y en pelearse se concentran,
buscando competición.
El progreso es la cuestión
por la que estas dos vecinas
son como dos chiquilinas
peleando por un asunto,
y comienza un contrapunto
en la ochava de la esquina.
            
(Calle Este)
—Mientras yo apunto al naciente
y veo salir el sol,
usted precisa un farol
para que su brillo aumente.
Mi vereda ama a la gente
porque está limpia y florida,
la mañana me ama y cuida.
Usted mira al norte,
no sirve para transporte...
¡está poceada y vencida!
            
(Calle Norte)
—Es cierto, yo miro al norte
modelos del primer mundo,
mi estado no es moribundo
pues mi gente hace deporte.
Mi cartel es mi reporte,
yo soy la calle central,
doy la espalda al sur austral
y en algo me distinguí,
pues muchos, gracias a mí
viajan a “la capital”.
            
(Calle Este)
—Sus orígenes no niegue,
ni ha de renegar del sur,
pues a todo el que hace un tour
lo que le importa es que llegue.
Que su norte no la ciegue
ni el orgullo vaya a roer,
tal vez llegue a comprender
si pone al norte su guía,
que aquel que se va de día
en la noche ha de volver.
            
(Calle Norte)
—Al norte le doy mi acceso
y hacia allí mira mi brújula,
acentuando más que esdrújula:
“¡Norte es igual a progreso!”
Quiero pedirle al Congreso
ordenen mi nuevo asfalto,
porque deseo llegar alto
aunque cueste lo que cueste,
en cambio usted mira al este
y ese defecto resalto.
            
(Calle Este)
—Ser oriental no me afecta,
acaso es una virtud,
pues me sobra juventud
aunque no hay calle perfecta.
Pues yo soy la predilecta
del quien busca el sol del río,
son las flores mi atavío
y anchas veredas mi don,
y hay muchas calles que son
escondrijos del impío.
            
(Calle Norte)
—Yo sueño en que me transformen
en una buena autopista,
no es que sea narcisista,
quisiera que me reformen.
Y en las cabinas me informen
cuánto dinero recauda
esa facturación rauda
que cobran en los peajes,
convirtiendo hermosos viajes
en ingenio que defrauda.
            
(Calle Este)
—Yo sueño que alguien me tiña
los cordones de amarillo,
y al medio rayas con brillo
así no hay choques ni riña.
Cuando el tránsito se apiña
y no hay control policial,
para evitar lo fatal
un semáforo encargué,
mas debo esperar, lo sé,
la campaña electoral.
            
(Calle Norte)
—Yo veo que en esta esquina
se ha formado una gran grieta,
que al conductor y al atleta
peligro les avecina.
Es triste que la Argesquina
llegue a descender tan baja,
mientras el piso se raja
y precisamos bacheo,
con la salud no bromeo:
por ahì un auto se encaja.
            
(Calle Este)
—Qué real que es la paradoja
de que un fiel punto de encuentro
nos distancie del buen centro
por la vil baldosa floja.
La enemistad me acongoja
y hace que me mancomune,
a esta grieta soy inmune
y hace que a usted le comparta:
“¡La grieta que nos aparta
es la misma que nos une!”
            
(Calle Norte)
—Se puede pensar distinto
pero igual darnos las manos,
abrazarnos como hermanos,
salir de este laberinto.
Competir es un instinto,
mas, no hay por qué ser iguales,
nos separan abismales
ideas, dogmas y rumbo,
mas, no andemos a los tumbos
ni haya odios personales.
            
(Calle Este)
—Pues, siga mirando al norte,
hermana calle, vecina,
que para que haya una esquina
las dos damos nuestro aporte.
Si no hay quién la reconforte
no sea como una momia,
que nunca impere la anomia
¡rellenemos esta grieta!
Tengo una buena receta:
¡Reparemos la antinomia!
            
(Calle Norte)
—Yo brego porque entre nos
no haya odio ni haya inquina...
¡si es que en esta misma esquina
nos encontramos las dos!
Vayamos ambas en pos
del abrazo en franca meta,
nuestra paz será receta
de la unidad en la gente,
pero hoy ruego al intendente
que nos rellene la grieta.
            
(Calle Este)
Toda herida siempre cierra,
y no será la excepción,
           
(Calle Norte)
aunque con un magullón,
se regenera la tierra.
            
(Calle Este)
Pongamos fin a esta guerra,
que ha dividido al país,
            
(Calle Norte)
argentina es la raíz
mas toda herida marchita,
            
(Calle Este)
y de esta grieta maldita
quedará la cicatriz.

            
(Calle Norte)
Dos calles de igual esquina
de mi pueblito de Quilmes
            
(Calle Este)
se abrazan como en los filmes
y hasta besan su banquina.
            
(Calle Norte)
Gritemos “¡Viva Argentina!”
Aunque hoy sople un viento agreste
            
(Calle Este)
que nuestra amistad se apreste
y la paz nos reconforte
            
(Calle Norte)
La saluda Calle Norte
a su hermana, Calle Este.

AUTOR: RUBÉN SADA ©

EN ESTA JAULA DE LEONES

Rubén Sada y un león embalsamado en Córdoba
Junto a un león real embalsamado, provincia de Córdoba


EN ESTA JAULA DE LEONES


¡Seas el que tú seas, ya lo sabes: 
a escrutar las rendijas de tu jaula!
(Almafuerte) 

En esta jaula de leones
de espirituales cerrojos,
no hay lugar para los flojos
encerrados por millone$.
Luego de estas reflexiones
de mi torpe alocución,
si tú crees que eres león
o leona, si es el caso,
que no te encierre el fracaso
ni el olvido en un cajón.

Nunca te encierres tú mismo,
en esta jaula de leones,
ve serruchando eslabones
del grillete pesimismo.
Las cadenas del abismo
cercenan tu libertad...
¡Derrota a la adversidad!
¡Corta ya mismo esas redes!
¡Yo sólo sé que tú puedes!
¡Vence a la calamidad!

Seguro saldrás a flote
de ahogos, de inundaciones,
en esta jaula de leones
siempre alguien te ofrece un bote.
O nadarás a un islote
donde fundar tu presencia,
construirás con tu conciencia
tu mundo de buen pasar,
¡yo también volví a empezar!
Lo digo por experiencia.

Regresarán tus acciones
si son siempre castas, buenas,
podrás romper las cadenas
en esta jaula de leones.
Aunque oscuras intenciones
te quieran torcer el brazo,
evita dar el mal paso
que en vil camino se estampa,
la codicia es una trampa,
¡que no te entrampe su lazo!

Anota bien las lecciones
que dejaron los maestros,
y aprende de tus ancestros
virtud y equivocaciones.
En esta jaula de leones
más oscura que una gruta,
no valdrá la fuerza bruta
si es duro el barrote maula,
más sirve escrutar la jaula
con buena luz del que escruta.

Siempre habrá alguna rendija
para poder escapar,
sólo es cuestión de esperar
con el puño en la verija.
Si hasta una hez de sabandija
en esta jaula de leones
no pierde sus ilusiones
de ser expulsada fuera,
la libertad no es quimera
si está entre tus intenciones.

Es la cárcel de una fiera
aunque no parezca, frágil,
y tú tendrás paso ágil
en tu escapatoria afuera.
No dejes que tu fe muera
y pon a prueba tus dones,
en esta jaula de leones
hasta el hierro duro cruje,
las fauces del león que ruge
quizá tengan machucones. 

¡Sal de tu blando pajar,
tu zona de confort vana!
Nunca te dará un mañana,
y a esa cárcel te va a anclar.
Ponte ya a trabajar
aprendiendo desde el cuajo,
porque aunque cueste trabajo
en esta jaula de leones
debes trepar escalones
empezando desde abajo.

Cuando tu vuelo gobierne
con un ascender aéreo,
volarás con el etéreo
concierto que te concierne.
No habrá sala que te interne
y aquél barrote bastardo
se quebrará ante el gallardo
brotar de tus expresiones,
en esta jaula de leones
tendrás la savia del bardo.

Al diccionario patrulla
mi mente constantemente,
buscando que lo que siente
mi alma, del papel no huya.
Es un rugir que murmulla
borroneando estos manchones,
decimales a montones
que me cuesta improvisar,
mientras aprendo a payar
en esta jaula de leones.

© Rubén Sada.

Consigna PIE FORZADO FLOTANTE DEL 1 AL 10: "En esta jaula de leones".

LLUVIA DE PASIÓN


LLUVIA DE PASIÓN


La lluvia tras la ventana,
y un paraguas cuelga, mudo,
la tormenta y tu desnudo
cuerpo que el viento profana.
Soy esa brisa temprana,
te acaricio en sol de unión,
y amanece en bermellón
pues cuando una mariposa
posa en tu pétalo rosa,
florecemos con pasión.

Si con paz y muy serenos
sembramos la paz de Dios,
verás, cuando somos dos,
que amanece de paz llenos.
Ventanales de sol plenos,
bebiendo la brisa en copa,
planeamos con viento en popa
aun si hay tormenta huraña,
con un paraguas que apaña
entre una lluvia que arropa.

La lluvia aquí nos cobija
y un paraguas paz obsequia,
brota tormenta en la acequia
y el viento entra en tu rendija.
Una azul brisa emprolija
y un bello sol nos deslumbra,
amanece en la penumbra
pues cuando entibia un sol tibio
nos llena la piel de alivio
y con color nos alumbra.

Batallamos con la escarcha,
germinamos con la flor
pues cuando el riego es amor
no amanece a contramarcha.
Brilla el sol en nuestra marcha
y en la brisa hacemos copla,
el viento suspira y sopla
y aun si la tormenta es cruenta,
siempre un paraguas calienta
mientras la lluvia resopla.

La lluvia genera pánico,
mi paraguas, protección.
La tormenta es la pasión
de un viento feroz, volcánico.
La brisa en paseo hispánico
y el sol de esta galería
mientras amanece el día
y cuando al desván se cuela,
rima a la bella espinela,
y a tu cuerpo con poesía.

© Rubén Sada.
Ilustración superior, © Rubén Sada año 1981.

Décimas de verba impuesta, utilizando las siguientes palabras:
Lluvia
Paraguas
Tormenta
Viento
Brisa
Sol
Amanece
Cuando
La
Con
(Sin repetir rimas)


EL TALLER TRADICIONAL

EL TALLER TRADICIONAL


El taller tradicional
fábrica es de espinela,
de poesía de alta escuela,
que a Gabino no es desleal.
El payador en su ideal
rinde homenaje al recuerdo,
improvise presto o lerdo
y de lo que su luz trate,
siempre instala algún debate
y al seguirlo no me pierdo.

Más, si falto un lunes, pierdo,
mi enseñanza entra en debate,
vale el esfuerzo que trate
cada vez ser menos lerdo.
Si me inspiro en el recuerdo
aferrado a un ideal,
jamás sería desleal
porque aprendí en esta escuela,
que el valor de la espinela
es un bien tradicional.

Mi canto tradicional
se afianza en esta espinela,
cada lunes esta escuela
me enseña a no ser desleal.
Esta métrica es ideal
y un buen ejemplo al recuerdo,
verso incoherente y lerdo
que jamás de salir trate,
mejor que salga el debate
y así ideas no pierdo.

Si el verso es lento, me pierdo
en lo absurdo de un debate,
defiendo que nadie trate
de ser cada vez más lerdo.
Muchas veces el recuerdo
no es lúcido ni ideal,
pero tampoco es desleal
porque Gabotto y su escuela
nos enseñan la espinela
del cantor tradicional.

Rubén Sada.
Décimas de verba impuesta utilizando las palabras:
tradicional
espinela
escuela
desleal
ideal
recuerdo
lerdo
trate
debate

pierdo
elegidas en forma aleatoria por los concurrentes al Taller de Payadores fundado y conducido por Emanuel Gabotto.

PIEL DE PORCELANA (Contrapunto humorístico de Delia Arjona y Rubén Sada)


PIEL DE PORCELANA

(Delia)
Tengo que ir a la farmacia
para comprarme una crema
que resuelva mi problema
para no entrar en desgracia.
Resultado y eficacia,
es de fórmula alemana,
muchas arrugas aplana,
rejuvenece el semblante
y la deja muy radiante
a mi piel de porcelana.

(Rubén)
Te quejás de una arruguita,
¡pequeña complicación!
En comprar crema y loción
me hacés gastar mucha guita.
Mi billetera flaquita
está más fina que un pelo,
el precio está por el cielo
y mi sueldo se desmedra,
¿es porcelana o de piedra
tu cara de terciopelo?

(Delia)
Tu respuesta no es tan buena…
¡de piedra es tu corazón!
Muy tacaña es tu intención,
tu palabra te condena.
Si no querés que dé pena
no me des a cuentagotas,
de mi beldad soy devota,
tengo que estar deslumbrante
y embellecer mi semblante…
¿mi juventud no se nota?

(Rubén)
Tu juventud está a la vista,
¡mi bella Brigitte Bardot!
Pero no me hagas boicot,
no seas tan narcisista.
No hay cartera que resista
ni embellezca tu beldad
y sin prejuzgar tu edad:
tu rostro es de veintitrés,
tu cuerpo es de treinta y tres:
suma… ¡cualquier cantidad!

(Delia)
Quiero lucir como un hada,
soy una reina, una diva,
así luego te cautiva
“mi piel aterciopelada”.
Mi cara es cosa sagrada,
tu regateo me asusta,
mi gasto a vos te disgusta
pues quiero subir mis fotos,
que en el Feibu me den votos
y obtener muchos "me gusta".

(Rubén)
Yo te daré mi “me gusta”,
mi adorable muñequita,
la he comprado baratita,
tengo aquí la crema justa.
La fabrica doña Augusta
con intestinos de rana,
el hígado de una iguana
y la caca de un reptil…
¡lucirás en tu perfil
como una diosa pagana!

(Delia)
¿Como una diosa pagana?
Esta crema me da asquito,
se me corta el apetito,
como le pasó a la rana.
Un hediondo olor emana,
dudo mucho de su efecto
y debo cuidar mi aspecto…
¡Aflojame la platita!…
Con una mujer bonita,
¡serás el hombre perfecto!

(Rubén)
Tu cara me sale cara,
¡mi bella Sofía Loren!
No hagás que mis codos lloren
ni pidas pomada rara.
Probá mezclando agua clara
con el pis de dos tortugas,
agregá jugo de orugas,
y aplicate esa poción…
¡vieja automedicación…
de la mejor antiarrugas!

(Delia)
Entre tantos animales
¿no tendrás un cocodrilo?
Mejor guárdate tranquilo
esas fórmulas geniales.
Y las cremas especiales
las pediré a mi vecina,
que es una rubia divina…
¡menos mal que tengo amigos!
Con lo que ahorres conmigo…
¡te salvarás de la ruina!

(Rubén)
La crema de tu vecina
tiene origen ‘made in Francia’,
está vieja y media rancia…
(me refería a esa mina).
Despide olor a sardina,
porque es remedio casero
y además ¡su costo es cero!
La verdad, no es mala idea
manguear cremas europeas
que te dejen liso el cuero.

(Delia)
Ya que no me das platita
con el aloe famoso
que dicen es milagroso
mi piel quedará bonita.
Con esta planta bendita,
con unos retoques diarios
yo cuidaré tu salario,
tendré piel de porcelana
retrasaré mi mañana…
¡y venceré al calendario!

Autores: © Delia Arjona y Rubén Sada.
Derechos de autor reservados. © 11-07-2017

OTOÑO Y PRIMAVERA (Décimas de Alejandro Omer Rosales y Rubén Sada)



OTOÑO Y PRIMAVERA


(Alejandro Omer Rosales)
Me estuve regocijando
en las cuales demostraste
el arte de estar payando.
Es por eso que te mando
una inquietud que me acosa
la payadora ¿es tu esposa?
Pues surge de las payadas
palabras que son fundadas
por relación muy hermosa.

(Rubén Sada)
Doy gracias por tu lectura,
querido amigo Alejandro,
no es mi dulzor el de Sandro
ni canto con su estatura.
Pero si hablo de cultura
y el arte que aquí pregona,
me acompaña una bordona
y el dulzor de la poesía,
esta dulce mujer mía
que es mi esposa, Delia Arjona.

(Alejandro Omer Rosales)
Quien doy las gracias soy yo
por responder mi mensaje
que por éter hizo un viaje
que Rubén Sada oyó.
Veo qué bien te cayó
lo de mi rima cansina
que aquí no se termina,
veo no me equivoqué
cuando esposa mencioné
con mi intuición femenina.

(Rubén Sada)
Y hablando que no termina
la décima que trasunto,
te invito a este contrapunto
que a las neuronas refina.
Florece ya la Argentina
y yo algo saber quisiera:
si una flor muy bella viera
y a su olor tu olfato adhieres,
dímelo tú, ¿qué prefieres?
¿El otoño o primavera?


(Alejandro Omer Rosales)
Paso ahora a aceptar
la invitación formulada,
una especie de payada
que es un placer realizar.
Y te voy a contestar
que el otoño yo prefiero,
porque sino, aparcero,
no podría responder:
otoño me vio nacer
tres meses pasado enero.

(Rubén Sada)
Yo he nacido en primavera,
mas fue en un tiempo de otoño
que sembré amor y el retoño
lo regué y vi que creciera.
Por eso, si aquí eligiera
la estación que más me agrada,
concordaré en la mentada
de tu arte payadoril,
porque fue en un mes de abril
que he conocido a mi amada.

(Alejandro Omer Rosales)
Estas etéreas payadas,
la verdad, me está asombrando,
por detalles que vas dando
y las coincidencias dadas.
Pues conociste a tu amada
en abril, mes otoñal,
que el primer día, un caudal,
de amor me unió a mi esposa,
fue una jornada hermosa,
inolvidable y nupcial.

(Rubén Sada)
Inolvidable y nupcial
también lo fue para mí,
desde que la conocí
y la alcé a mi pedestal.
Un buen sincronismo astral
nos amalgama en amor,
y dime tú, payador,
cuéntame aquí tu secreto,
tus consejos los respeto
porque vienen de un “señor”.


(Alejandro Omer Rosales)
En tu mensaje, señor,
lo pusiste entre comillas.
Sentí que me hacen cosquillas
y resulta un gran honor.
Te comento que mi amor
sólo doce años tenía,
cuando en Rufino, un día,
don Cupido nos flechó,
y así nuestro amor nació
porque Dios lo bendecía.

(Rubén Sada)
Aunque tú y yo elegimos
del otoño la amistad,
la primavera en verdad
nos inspiró, y la estimo.
Porque tu apellido rimo
con rosas primaverales
y en humildes decimales,
te agradezco el ramillete
que en el dos mil diecisiete
florecieron tus “Rosales”.

(Alejandro Omer Rosales)
Además de payador
posees también otro don,
el que se llama intuición
de la que eres portador.
Porque has hablado de flor
y unas que son especiales,
estás muy bien de cabales,
pues dices, sensatamente,
que en mi casa, en San Clemente,
florecieron los rosales.

(Rubén Sada)
Ante un ínclito poeta
mi sombrero aquí se inclina,
tu estrella sanclementina
iluminará el planeta.
Santosvegana etiqueta
guía tus versos astrales
de helénicas ancestrales
con poético maremagno:
¡vos sos más grande que el Magno,
Alejandro Omer Rosales!


(Rubén Sada)
Versos y rosas de a dos
se juntaron en poesía...

(Alejandro Omer Rosales)
y llenaron de alegría
a quien escribe y a vos...

(Rubén Sada)
Aquí te dejo mi adiós,
mil gracias por la payada,

(Alejandro Omer Rosales)
nuestra amistad está sellada,
mostramos las credenciales...

(Rubén Sada)
cantó Alejandro Rosales,
lo acompañó Rubén Sada.


Muchas gracias, poeta Alejandro Omer Rosales, de San Clemente, por compartir estos maravillosos momentos de poesía.

 Autores: Alejandro Omer Rosales y Rubén Sada.




ELOGIO AL FOLKLORE

GABINO EZEIZA Y SU GUITARRA
GABINO EZEIZA Y SU GUITARRA

ELOGIO AL FOLKLORE *

El folklore que transmita
valores del payador,
bandera es, del poblador,
camino que al cielo invita.
Canción que alegre repita
recuerdo de gran belleza,
guitarra y letra en la mesa,
máximo ejemplo Gabino,
cantor y poeta argentino,
caja resonante es esa.

El folklore de Argentina
valores criollos transmite,
bandera en mano permite
camino que hoy ilumina.
Canción triste que origina
recuerdo que el alma escala,
guitarra, bombo y baguala,
máximo son de coplera,
cantor de una chacarera,
caja de madera rala.

El folklore tiene vuelos,
valores de honradez casta,
bandera que se alza en asta
camino a límpidos cielos.
Canción de nuestros abuelos,
recuerdo del campo otrora,
guitarra, huella cantora,
máximo honor de tenerte,
cantor, que tu oda despierte
caja audible bien sonora.

© Rubén Sada
(Fotografía: del libro GABINO EZEIZA de Víctor Di Santo, pág.250)

* Décimas de verba impuesta utilizando las siguientes palabras al principio de cada verso, sin repetir rimas:
El
valores
bandera
camino
Canción
recuerdo
guitarra
máximo
cantor
caja 

ELOGIO A LA LECTURA

Me enorgullezco de lo que he leído, no de lo que escribí, dijo Jorge Luis Borges

ELOGIO A LA LECTURA

"Me enorgullezco mucho más por todo lo que yo he leído,
que por lo que yo escribí". (Jorge Luis Borges)


La lectura yo defino
como un vital salva vida,
que cuando me hundo, me cuida,
por darle flote a mi sino. ([1])
¡Oh artilugio del destino
que representa existir!
Porque nunca han de aburrir
entendimiento y valor,
libro es arte y da al lector
tiempo para discernir!

La puntería yo afino
cual gato en séptima vida
que aun cuando sufre caída
por salvarse usa buen tino. ([2])
La lectura es mi destino
y hoy se representa en calma,
porque siento en cada palma
que en todo libro hay valor,
el arte es conciliador
tiempo que llena a mi alma.

La fiel verba que adoctrino
dio la lectura a mi vida,
y exijo, cuando decida,
por lector, mi pergamino.
Ser lector es mi destino,
leer representa ser,
porque para comprender
leer tiene más valor
que el arte del escritor:
¡Tiempo es hoy! ¡Hay que leer!

© Rubén Sada.




[1]) Sino. (Del lat. signum, señal.) s. m. Hado, destino que dirige desde un principio la vida de una persona.
[2]) Tino. Capacidad de encontrar las cosas que se buscan. Capacidad de dar en el blanco al tirar o disparar. Puntería. Capacidad de calcular una cosa a ojo con buen criterio, sin ayuda de instrumentos.

(Décimas de verba impuesta, utilizando la siguiente estructura sin repetir rimas:)
1) LA             
2)                    VIDA
3)         CUANDO     
4) POR                      
5)                    DESTINO
6)         REPRESENTA         
7) PORQUE              
8)                    VALOR
9)         ARTE
10) TIEMPO  


Más poemas para reavivar el hábito de la lectura:

CUANDO DEJE DE LEER

INVENTO BIEN INVENTADO




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...