19 de abril de 2021

FELICIDAD, NO TE VUELES

 

FELICIDAD, NO TE VUELES

 

Felicidad, no te vueles
como una mariposa,
que le da un beso a la rosa
y se vuela a otros vergeles.
Necesito de tus mieles
y entre tus besos y roces,
del elixir de los dioses
ha de beber mi juglar, 
quiero vivir en tu altar
y que sobre mí te poses.
 
Felicidad, no te vayas,
no te vueles ni te escapes,
necesito tus ‘agapes
comer aun con traje a rayas.
La tersura de tus playas
quiero poder alcanzar,
y en esta noche lunar
con luz de plata vestir,
¡dame aunque sea el zafir
de tu gigantesco mar!
 
Felicidad, no te espantes
y de mí jamás te asustes,
no quiero que te disgustes
por mis palabras vibrantes.
No me causes más desplantes,
felicidad, te lo digo,
ven aquí, que estoy contigo
y no te he de maltratar,
solo quiero conversar
y abrazarte como amigo.

Felicidad, ya no partas,
¡no me abandones ni emigres!
No te agazapes cual tigres
que acechan a huidas martas.
Porque si de mí te apartas
seré yo tu celador
y en un abrazo de amor
te apresaré entre mis rejas,
para que tú me protejas
de la angustia y el dolor.
 
Felicidad, ya no huyas,
por favor, te lo suplico,
que a tu fe yo la predico
entre loas y aleluyas.
Te ruego, no me destruyas
por eso que más te importe,
por favor, dame soporte
pues en este encierro oscuro
necesito el brillo puro
del sol que apunta del norte.
 
Felicidad, dame un beso,
libando de mi azahar,
probaré de tu manjar
en el más dulce embeleso.
Cuando mi hálito esté tieso
sé que en mí vas a posarte,
pero ya no podré hallarte
y entonces te pido hoy
que vengas donde yo estoy
y me alimentes con arte.
 
© Rubén Sada. 19/04/2021.
 
 

 
 

17 de abril de 2021

SEGUIDILLA (de Luis Suárez y Rubén Sada)

 


SEGUIDILLA 

(de Luis Suárez y Rubén Sada)

 

—Luis Suárez—
Cuando logro que un poeta
me conceda su atención,
siento que en mi corazón
es la dicha más completa.
Y la cumplir con esa meta
invitando a mis hermanos
a seguir desde los planos
de poemas que me incumben,
al saber que no sucumben
los versos entre mis manos.
 
—Rubén Sada—
Los versos entre mis manos
germinan como semilla,
con la lengua de Castilla
para todos mis hermanos.
Ejercicios cotidianos
que me agilizan la mente,
sin querer ser elocuente
y sin querer presumir,
estos versos van a unir
nuestras almas en un puente.

 
—Luis Suárez—
Nuestras almas en un puente
con un verso estructurado
si Joel está ocupado
me preocupa ese presente .
Falta hará es evidente,
superaré ese desdén
y estos versos que aquí ven
improviso paso a paso
brindándole a mi parnaso
los poemas con Rubén.
 
—Rubén Sada—
Los poemas con Rubén
son reales, son auténticos,
y además son siempre idénticos
como nafta y kerosén.
Se sostiene la sartén
firmemente por el mango,
con cumbia, son o 
huapango
desde el norte del Caribe,
a un poeta que vive
en este país, del tango.


—Luis Suárez—
Para ese país, del tango
te obsequio con sentimiento
mi vallenato contento
y con mi cumbia el fandango.
También cantarte un charango
bailado en forma armoniosa
es de mi tierra famosa
música de mapalé
que también te brindaré
con una mano amistosa.

—Rubén Sada—
Si me das mano amistosa
va a mejorar mi salud,
es hermosa esa virtud
más que aquella blanca rosa...
Que Buesa cantó a la hermosa
de unos buenos decimeros,
poetas y caballeros
con una amistad cordial
que desbordan manantial
y abrazos de compañeros.


—Luis Suárez—
Y abrazos de compañeros
que se desborden en calma,
con un suspiro del alma
que embaldose los senderos.
Solo escuchando los quieros
que se expresen los hermanos
y con poemas galanos
logremos la integración
con un solo corazón
los latinoamericanos.

—Rubén Sada—
Los latinoamericanos
nos merecemos la aurora,
de poesía sanadora
compuesta entre los paisanos.
Desde el monte hasta los llanos
nos recibe y los saluda,
no queda ninguna duda
que estas métricas son bellas,
bajo el sol o las estrellas
cantamos la verdad cruda.


—Luis Suárez—
Cantamos la verdad cruda
con un solo corazón
que la musa en su impresión
entonces se queda muda.
Y sobre el parnaso suda
cada verso con su lira
siguiendo la bella gira
desde Patagonia al sur
completando un bello tour
llegando hasta la guajira.

—Rubén Sada—
Llegando hasta la guajira
con arpegios celestiales,
son coros angelicales
con un verso que delira.
El cielo los oye y mira
pues tiran versos al viento,
con escudo y armamento
y un latido que galopa,
pertenecen a la tropa
que conquista el sentimiento.


—Luis Suárez—
Que conquista el sentimiento
con su bello manantial
donde brota el decimal
curando todo lamento.
Con un verso que presiento
alojarse dentro el alma
colocándose la enjalma
sobre un lomo luchador
que emerge conquistador
meciéndose como palma.

—Rubén Sada—
Meciéndose como palma
pasa la hoja de un libro,
cada vez que pasa vibro
porque me alimenta al alma.
La espinela se me ensalma
con acordes de un laúd,
de guitarra y juventud
que en los versos, palmo a palmo,
entonando salmo a salmo
cura la mente y salud.


—Luis Suárez—
Cura la mente y salud
dándonos la libertad
que solo con la amistad
se consigue con virtud.
Y los versos en alud
nos prenden de la secuela
que nos deja como escuela
los azares del destino
quedando un solo camino:
el escribir la espinela.

—Rubén Sada—
El escribir la espinela
es gimnasia a nuestra mente,
de palabras un torrente
diluvia en una secuela.
El diccionario es escuela
y nos da capacidad
en la inicua ‘zoociedad’
donde reina la mentira,
“la medida que suspira”
tiene brillo y claridad.


—Luis Suárez—
Tiene brillo y claridad
al igual que aquella estrella
que sobre el cielo muy bella
se posa con propiedad.
Teniendo la potestad
sobre el firmamento lleno
con un contendor tan bueno
que se encuentra hoy conmigo
analícelo, mi amigo
ya llegamos al noveno.

—Rubén Sada—
Qué rápido que pasó
nuestro tiempo al lado suyo,
don Luis, para mí es orgullo
que sus décimas me dio.
¿Qué le puedo enseñar yo?
¡Si no soy tutor ni guía!
Sea de noche o de día
¡viva la literatura,
y la décima, (cultura)
siempre que haya melodía!


—Luis Suárez—
Siempre que haya alegría
y tinta sobre un papel
para seguir a Espinel
con las letras de poesía.
Teniendo la garantía
que está bien improvisada,
con esta bella tonada
que me sirve de dedique
se despide Luis Enrique
de su amigo Rubén Sada.

—Rubén Sada—
Siga disfrutando, Luis,
brisa pura sin microbios,
que pasarán los agobios
para poder ser feliz.
Si acaso por un desliz
se hicieran gotear sus soles,
prenda luz en sus faroles
y no se deje vencer,
respirará el rosicler
color de esos arreboles.


—Luis Suárez—
Quisiera mi corazón
ver viajando sobre el viento...
 
—Rubén Sada—
y que sople el sentimiento
con tibieza y emoción.


—Luis Suárez—
Siguiendo con la ilusión
que enternece mis palmares...

—Rubén Sada—
pusimos nuestros cantares
de poesía recitada...


—Luis Suárez—
Hoy versó con Rubén Sada
Luis Enrique Suárez Suárez

© 17/04/2021

16 de abril de 2021

UNA NUEVA CUARENTENA

 

UNA NUEVA CUARENTENA

 

Déjà vu del diecinueve,
me encierras de nuevo en casa,
tu puñal mi piel traspasa,
y la mejilla me llueve.
Has puesto a mi pelo nieve
y va corriendo en mi vena
la tan amarga condena
que en estas líneas esbozo,
de vivir el calabozo
de una nueva cuarentena.
 
¡Cuarentena, anda, dime!...
Si tu voz mi voz confisca,
¿podrá acaso la ventisca
hacer que ella se aproxime?
Mi libertad se suprime,
pero no mi sentimiento,
y en mi copla en un momento
le canto toda mi pena,
una nueva cuarentena
me hace preguntarle al viento.
 
¿Acaso no te alcanzó
con una doscientostena,
que insaciable como hiena
anteayer me devoró?
Mi carne ya se pudrió
en este frío ataúd,
empeoró mi salud
contrario a lo que prometes,
recluido entre los corchetes
de tu ley de esclavitud.
 
¡Cuarentena, anda, dime!...
Que tu claustro no es versátil,
y aunque mi copla es un dátil
y la ambrosía te imprime...
Pido al cielo que sublime
derrame su bendición
y me afine el diapasón
y trompetas de querubes
asistan en blancas nubes
a mi puro corazón.
 
¡Dime tú, perversa, dime!...
Si debo quedarme en casa
porque el tiempo se me pasa
mientras esta cuita gime.
Que el dolor ni se me arrime,
ya no quiero estar envuelto,
a ser libre estoy resuelto,
me cansó tu cantilena,
di, maldita cuarentena,
¡justifica por qué has vuelto!
 
Estoy en Mentirostán
do rige la ley del miedo,
encerrado en un espiedo,
yo, que otrora fui faisán.
Tu maquiavélico plan
sin justicia, ley ni juicio,
llega a ser el maleficio
de un autócrata que ordena
una nueva cuarentena
que al pueblo causa perjuicio.
 
© Rubén Sada. 16/04/2020.
 

Argentina ingresa nuevamente a las etapas más oscuras de su historia. Vuelve el totalitarismo y el cercenamiento a las libertades individuales. ►
Bajaron a un niño con una escopeta de un colectivo, mientras la familia viajaba al hospital.
(Captura TV canal Crónica, del 16/04/2021)


15 de abril de 2021

EL ESPEJO DEL AMOR

 

EL ESPEJO DEL AMOR

 

El espejo del amor
es un lago y su reflejo,
que iguala en el mismo espejo
cielo, nube, sol, verdor.
Es un cuadro inspirador
de abrazo cuando hace frío,
de aspersión en el estío
y un cielo de mil estrellas,
pimpollos de rosas bellas
bañadas por el rocío.
 
El espejo del amor
es la fe de una cascada,
que aunque cae, será amada
por un lago alrededor.
No habrá hastío ni sopor,
ni rocío que se agote,
porque siempre tendrá el brote
del nutriente manantial,
que con fuerza colosal
la hará mantenerse a flote.
 
El reflejo del amor
que al hombre y mujer contagia,
los va espejando de magia,
respeto y dulce sabor.
El tiempo será el doctor
que curará toda herida,
y una cicatriz anida
en la piel de dolor yerma,
pero la pasión no enferma
porque ambos aman la vida.
 
© Rubén Sada. 15/04/2010.

ARREPENTIMIENTO

 

ARREPENTIMIENTO

 

Hoy busco arrepentimiento,
busco el perdón de tu mano,
ruego el pasaje cristiano
que me ponga muy contento.
Lo que hice lo lamento
pues hoy mi conciencia arde,
yo no quiero hacer alarde
pero estoy arrepentido,
busco cambiar el sentido,
«Lo intento y no sé si es tarde».
 
Esta sana contrición
es bálsamo a mi conciencia,
y de tu alma la clemencia
brota desde el corazón.
Por eso pido perdón
sin que nada me acobarde,
Dios me libre y Dios me guarde
de volverlo a cometer,
otra senda he de emprender,
«Lo intento y no sé si es tarde».
 
Toda tormenta termina
y mi psiquis me atribula,
tanta culpa ya deambula
y es en mi mente inquilina.
Pero el perdón ilumina
y este tal vez me resguarde,
mi jardín quizás se encarde
pero aún con un dolor,
sigo sembrando otra flor,
«Lo intento y no sé si es tarde».

Lo importante es la humildad
para el arrepentimiento,
el mal se hace en un momento
y dura una eternidad.
Con gran amor, con bondad
y sin vestigio de alarde,
me enfrento sin ser cobarde
a las lecciones del alma,
mejor conservo la calma,
«Lo intento y no sé si es tarde».
 
Es un absurdo el soberbio,
lo dice la Biblia bella,
el orgulloso se estrella
como asegura el proverbio.
Arrepentirse sin nervio
es un modo de resguarde,
cuando la conciencia arde
doblaré hacia la derecha,
debo controlar mi endecha,
«Lo intento y no sé si es tarde».
 
De mis errores aprendo
porque soy autodidacta,
con la injusticia no pacta
la puerta que estoy abriendo.
Y hacia el futuro estoy yendo
rogando que el tiempo aguarde,
que la muerte se retarde
y tomo el siguiente tren,
me esfuerzo en hacer el bien,
«Lo intento y no sé si es tarde».
 
© Rubén Sada. 15/04/2021.
 
PIE FORZADO GENTILEZA DE JOEL MÁRQUEZ SÁNCHEZ (MÉX)


ESDRUJULEANDO DÉCIMAS

 


ESDRUJULEANDO DÉCIMAS

 

Ya me estoy quedando exánime
y hoy he perdido la brújula,
es difícil con la esdrújula
lograr la décima ecuánime.
No quiero ser pusilánime
ni tampoco un antipático,
desde mi casa, en el ático
hago acrobacia idiomática,
de tanto esfuerzo en gramática
ya me duele el nervio ciático.
 
De la flor más aromática
huelo aquí perfume místico,
me inspira este estilo artístico:
ocho por diez: matemática.
La octosílaba fanática
es la mejor forma lírica,
y su razón es empírica:
diez versos, la estrofa única,
la espinela es una túnica
que deja mi mente onírica.
 
Compañero, no entre en pánico,
ante nuestra lengua hispánica,
aprenda bien la mecánica
de este idioma transoceánico.
Quedará un verso volcánico
de inusual amor platónico,
de espíritu bien armónico,
y sonido bien auténtico,
si no tiene nada idéntico
no quedará cacofónico.

Yo resido al sur de América
en una tierra muy cálida,
pero mi actitud es válida
en esta aventura homérica.
Con esta lírica ibérica
de noble sonido fónico,
canto en suelo patagónico
cada día la efemérides,
y me escuchan las hespérides
este poema sincrónico.
 
El porcentaje es minúsculo
para hallar palabra esdrújula,
necesito alguna brújula
para no esforzar el músculo.
Estaré hasta el crepúsculo
revolviendo mi depósito,
no encuentro otro verso expósito
y he llegado al punto crítico,
si mi verso está raquítico
no he de cumplir mi propósito.
 
Y con esta rima drástica
se despide de hoy mi crónica,
en cada sílaba tónica
que dio tarea gimnástica.
Fue una gimnasia fantástica
casi un sueño de la mística,
imitando la estilística
de Espinel, que ha sido émula,
me dejó alegría trémula
y explotó la veta artística.
 
© Rubén Sada. 15/04/2021.

13 de abril de 2021

PERGAMINOS DE INJUSTICIA

 

Con cada asesino liberado de la prisión, un juez condena a muerte a un inocente.

PERGAMINOS DE INJUSTICIA


Un pergamino vetusto
que despide olor a rancio,
tiene firmas de cansancio
inmorales, de mal gusto.
Pues legaliza lo injusto
y al soborno lo acaricia,
esto al hampa beneficia
y la cuenta deja impaga,
la ley es solo una llaga
en papiros de injusticia.
 
Decretando a su medida
letras sin valor moral,
ha legalizando el mal
con una firma homicida.
Mientras la inocente vida
no se puede defender,
abogangsters’ en su haber
defienden a criminales,
y un juez cómplice de males
asesina a otra mujer.
 
¿De qué sirve el pergamino
si en un veredicto abrupto
la firma de un juez corrupto
hoy liberta al asesino?
Mata más que el virus chino
y el violento ‘congurbano
de sangre ya es un pantano
y estadísticas y test
muestran que esto es el far west:
“Justicia por propia mano”.

Abogado penalista
sin escrúpulo y por plata,
defiende a gente que mata
a una mujer o a un turista.
Luego viene el camarista
y le cree al defensor,
el juzgado huele a hedor
peor que la bosta de un buey,
y escarneciendo la ley
van esparciendo el terror.
 
Los juristas sacapresos
sin rectitud ni conciencia,
han hundido con demencia
a un país en retrocesos.
Ellos tienen en los sesos
las neuronas de Caín,
su psicopatía es ruin
pues son cómplices del mal,
encarnan a un cruel chacal
devorando a su festín.
 
Pretextos de iniquidad
se adueñaron de la grey,
hay que hacer justa la ley
y cumplirla de verdad.
Basta de inmoralidad
en los juzgados penales,
no más “crímenes legales”,
(pergaminos de injusticia)...
¡Que la verdad sea noticia
y justos sus tribunales!
 
© Rubén Sada. 13/04/2021.
 
crisis de valores



CINCO MINUTOS EN EL PARAÍSO (Un cuento de Rubén Sada)

 


*CINCO MINUTOS EN EL PARAÍSO*

 

Una brisa le acarició el recuerdo con la fragancia de los paraísos de la vereda. Faltaban solo “cinco minutos” para que su pequeña hija saliera del jardín de infantes.

Mientras la esperaba, el joven padre se bebía todas las flores de su propia niñez debajo de los paraísos de la cuadra, en correrías a la “escondida” o a la “mancha”, junto a sus vecinitos. Calmo y en la sombra, este aroma floral lo devolvía a su pequeña infancia...

Un “déjà vu” lo trasladó al mismísimo momento en que se puso a juntar las pelotitas que expulsan estos perfumados árboles, compitiendo con su vecinito para ver quién juntaba más en menos tiempo como si fueran “monedas”, en un pequeña caja fuerte de nylon.

A lo lejos se oía la algarabía de los niños adentro del jardín, mientras miró el reloj para descubrir que ahora faltaban “cuatro minutos”. Y volvió a “su” vereda. Ahí estaba Pablito y él lo consolaba por una quemadura que había sufrido con unos cohetes hacía un mes, en Navidad. El olor a pólvora quemada del muñeco, todavía estaba fresco en el asfalto de la calle cortada en la que quemaron al año viejo. Multitudes de vecinos salían con una copa en la mano a brindar en la calle por un año mejor.

Miró el reloj. Faltaban “tres minutos”. Volvió “al campito” donde junto a Juancito remontaban barriletes con cartas para la madre fallecida de su vecinito. Como si ella misma le respondiera desde lo alto, escuchó a su propia madre llamarlo adentro para tomar la leche de la merienda. Descolgaron el barrilete y al acercarse a la puerta de la casa, se respiraba ese dulce olor a cascarilla caliente. Atrás quedaban el otoño, el viento y el aroma de los paraísos: ahora solo importaba el gusto a chocolate que impregnaba sus sentidos y los biscuits que remojaba en él.

Miró de nuevo su muñeca y el reloj marcaba que faltaban solo “dos minutos” para que su muñequita le gritara “papá”, con un abrazo efusivo. Mientras pensaba en su hijita, volvió a la vereda de su paraisal. Había llovido y ese olor a tierra mojada lo hizo viajar hasta allí. Escondiéndose detrás de un tronco, se patinó en el barro y sangró su rodilla, pero ¡qué recuerdo gracioso! Aunque del susto, en ese momento lloraba sin consuelo. Pero su mamá lo escuchó y le puso alcohol y una gasa, ¡para qué! El llanto fue incontrolable. Al recordarlo veinte años después, una medialuna acostada de nostalgia le dibuja la boca.

El reloj pulsera acusaba de que llegaba al final del viaje. En un minuto saldría su pequeña hija y él volvería a su rutina de familia y negocios. Pero en vez de eso, volvió a su infancia al ver pasar a su lado a la mamá de un chico, sosteniendo un ramo de arvejillas en la mano, para obsequiarle a la maestra. ¡Arvejillas! ¡Cuánto añoró el perfume de la enredadera de arvejillas del frente de su casa! Algunas madreselvas y las magnolias del pasillo, le daban al patio del frente un sabor a infancia nunca más revivido. Y en el fondo de la casa, una parra de uvas verdes perfumaba el patio de su niñez...

  —¡Dios! Cómo quisiera volver allá. ¡Qué lindos recuerdos me trajo este olor! Estaría todo mi tiempo bajo este árbol. Su sombra me hizo encontrar el sol de mi niñez, y volví a vivir cinco minutos en el paraíso.

© Rubén Sada. 10/04/2021.


12 de abril de 2021

PROVERBIOS Y ECLESIASTÉS

 

*PROVERBIOS Y ECLESIASTÉS*

 Proverbios: Rubén Sada. - Eclesiastés: Joel Márquez Sánchez

—PROVERBIOS I—
Proverbios de Salomón, (1:1)
el sabio rey de Israel,
hoy comparto con Joel
en esta conversación.
Con la bíblica instrucción (1:8)
de aprender de cada texto,
explicándole en contexto
el camino del saber (1:23)
para poder entender (1:6)
que es nuestra amistad pretexto. (18:24)
 
—ECLESIASTÉS I—
Rubén: daré más de diez
octosílabos diversos
para exponerte los versos
bíblicos de Eclesiastés.
Un lente que ve a través
de toda la humanidad,
y no importando la edad
que tengamos, su cornisa
de contenido precisa
definir la vanidad.
 (1:2)
 
—PROVERBIOS II—
Salomón, a los soberbios (14:3)
les brindó sabiduría (1:2)
de la excelsa poesía
que se basa en los “Proverbios”.
Con claridad, sin adverbios
dijo: El sabio escuchará, (1:5)
y el que entiende adquirirá
sabiduría y consejo, (1:22)
y aunque haya llegado a viejo (20:29)
él, confiado habitará. (1:33)
 
—ECLESIASTÉS II—
«Vanidad de Vanidades»
El Predicador nos dijo (1:1)
ausente de regocijo
elocuente en las ciudades.
Intrínsecas tempestades
que nos dejan sin control,
y en el humano crisol
por Eclesiastés compruebo
que no existe nada nuevo
de lo que está bajo el sol. (1:9)
 
—PROVERBIOS III—
Ya en el capítulo dos
recomienda la prudencia, (2:2)
madre de la inteligencia (2:6)
que da la ciencia de Dios. (2:5)
¡Clámale, dale tu voz! (2:3)
No andes en senda torcida. (2:15)
La rectitud bendecida (2:21)
sin perversidad ni vicio (2:14)
te dará justicia y juicio (2:9)
en senderos de la vida. (2:19)
 
—ECLESIASTÉS III—
Fue rey en Jerusalén, (1:12)
pero ¿de qué le sirvió?
si a su Dios abandonó
por un exótico harén.* (1 Rey.11:3)
Él se convirtió en rehén
de su propio pensamiento,
y perdió el discernimiento
de un mundo trascendental (1:14)
cuando ya le daba igual
Dios y perseguir al viento.
 
—PROVERBIOS IV—
Ve a la hormiga, oh perezoso, (6:6)
ve sus caminos, sé sabio, (30:25)
cumple el dicho de tu labio (6:2)
y trabaja sin reposo.(6:10)
Jehová odia al mentiroso (6:17)
y al que la sangre derrama (6:17)
pero Dios de verdad ama (15:9)
al que es sabio y previsor, (6:8)
y le derrama su amor (8:17)
al que tiene fe y le clama. (8:1)
 
—ECLESIASTÉS IV—
Tuvo todo pero nada,
a su ser satisfacía
y se entregó a la vacía
vivencia desenfrenada.
Nunca negó a su mirada (2:10)
nada que su ser quisiera...
y al entrar en esa esfera
de vanidad, Salomón,
gozaba en su corazón
como si Dios no existiera.
 
—PROVERBIOS V—
Nunca tendrá hambre el justo (10:3)
y su bendita memoria (10:7)
le prolongará la historia (10:27)
sin temor, pavor ni susto. (3:24,25)
Siega mal quien siembra injusto, (22:8)
mas, si la palabra es buena (15:23)
será la dulce colmena (16:24)
que dará alimento al alma (13:4)
y un árbol de vida en calma, (15:4)
lámpara de aceite llena. (31:18)
 
—ECLESIASTÉS V—
Hay un tiempo para todo: (3:1)
un tiempo para sembrar,
un tiempo de cosechar,
tiempo para el acomodo.
Hay un tiempo donde el lodo
se convierte en recipiente;
el tiempo es una corriente
donde empezamos viviendo
y terminamos muriendo,
así sucesivamente...

—PROVERBIOS VI—
El amor de un buen amigo
es como el de un buen hermano, (17:17)
su ayuda le da una mano (31:20)
y le comparte hasta un higo. (27:18)
Cual verdadero testigo (14:25)
que disfruta la hermandad, (18:24)
va siempre con la verdad (12:19)
y con la verdad se cruza (8:7)
hierro con hierro se aguza (27:17)
y en los dos hay humildad. (16:19)
 
—ECLESIASTÉS VI—
Dios colocó en el humano
sentido de eternidad; (3:11)
no obstante la vanidad
lo hizo un humano insano. (4:4)
En un pragmático plano
el alma quisiera huir,
y sin poder discutir
el divino proceder
«es mejor no prometer
que prometer sin cumplir». (5:5)
 
—PROVERBIOS VII—
Consejos al vendedor (18:20)
contra engaño y pesa falsa, (20:23)
o a la soberbia que ensalza (21:24)
y al envidioso mayor. (14:30)
Contra el cruel explotador (14:31)
y al que pide a un usurero, (22:7)
el bebedor pendenciero (23:21)
y la mujer engañosa, (31:30)
pero elogió a la virtuosa (31:10-31)
y al trabajador austero. (22:29)
 
—ECLESIASTÉS VII—
El hombre rico que es necio
aunque tenga muchos años
con cien hijos, verá daños
de vanidad como precio.
Ese pensamiento recio
hace perder la cordura
porque si el hombre de altura
se entregó a la vanidad
Dios no le da facultad
de tener su sepultura. (6:3)
 
—PROVERBIOS VIII—
La maldad es diversión (10:23)
al ser humano insensato (4:24)
pero al que es sabio y sensato (12:21)
le espera una bendición. (10:6,7)
Íntegro de corazón (10:8,9)
su rostro exhibe alegría (15:13)
busca la sabiduría (15:14)
y acepta ser corregido (15:32)
triste es ser un afligido (15:15)
pero altivo en su osadía. (16:18)
 
—ECLESIASTÉS VIII—
¿Y qué más hoy nos sorprende
con respecto a Eclesiastés?
Voz extrajera que es
pragmática que se entiende.
La buena fama, por ende,
es mejor que el buen ungüento,
y es este el conocimiento
genuino en el que vivimos
porque el día que morimos
vale más que el nacimiento. (7:1)
 
—PROVERBIOS IX—
El avisado ve el mal (22:3)
y es por eso que se oculta,
pero un gran daño resulta (21:15)
al asesino bestial. (28:17)
Si el que gobierna es cordial (29:2)
y en senda de luz se inicia, (4:18)
si no miente por codicia (11:1)
y su gobernar es recto, (21:8)
en un camino perfecto (9:10)
se afirmará la justicia. (29:2)
 
—ECLESIASTÉS IX—
A veces a los impíos,
les suceden cosas justas, (8:14)
y a los justos las robustas
consecuencias de los líos.
Sin embargo, en versos míos
entre fe y expectación
ya seas un rey o peón
negativo o positivo
es mejor ser perro vivo (9:4)
que un cadáver de león.
 
—PROVERBIOS X—
Y así me despido hoy
de estos proverbios poéticos,
antiguos pero proféticos
y en décimas te los doy.
De seguro, donde estoy
hacen falta admoniciones
que, con buenas intenciones
regalan sabiduría,
y mediante poesía
llegan a los corazones.
 
—ECLESIASTÉS X—
Aprovecha mientras veas
la luz del amanecer
antes que el anochecer
pueda ofuscar tus ideas.
Aprovecha mientras seas
un muchacho con talento;
aprovecha este momento
con nuestras rimas amigas
para que luego no digas
¡No tengo contentamiento! (12:1)
 
© Rubén Sada y Joel Márquez Sánchez. 12-04-2021.