30 de marzo de 2014

SONETO CONTRA EL GLIFOSATO


SONETO CONTRA EL GLIFOSATO


Aviones desde el cielo nos fumigan,
y 'chemtrails' nos diluvian glifosato,
sumándonos dolor y asesinato
nos matan como a insectos, como a hormigas.

Con tóxicos, temibles pesticidas,
rocían de las nubes, sus estratos,
y el cáncer nos diezma igual que a patos
espantados ante el rifle homicida.

Su exterminio, letal y traicionero
encubre "producción" con "mejor vida".
Más mortífero es, peor que el SIDA.

Monsanto, monstruo vil, bestial, artero:
Nos obliga a beber sus fungicidas
pero ellos se emborrachan con dinero.

Rubén Sada. 30-03-2014.

29 de marzo de 2014

TE LLEVO EN MÍ (Soneto de amor, de Rubén Sada)

Arjona Delia y Rubén Sada, poemas de amor

TE LLEVO EN MÍ


Tu olor llevo impregnado en mi garganta
y tu sabor se infiltra hasta en mis poros.
Tus cabellos me entonan dulces coros,
tu sonrisa es la vida que me canta.

Llevo el sol de tu néctar, que me encanta,
y el sopor de tus sueños tan sonoros,
Y es el cielo, tu pecho que enamoro
y tus manos, que abrigan como manta.

Este inmenso amor, hoy se agiganta,
transitando el camino de la vida
cada mañana en que el sol se levanta.

Y en el centro de mi alma en la que anidas
hay toneladas de tu esencia, tanta,
que alcanzan para el resto de mis días. 
  


Rubén Sada  - 29-03-2014

26 de marzo de 2014

LOS SALONES DEL OTOÑO (Poema Díptico, de Rafael de Diego)

otoño, atumm, hdr


LOS SALONES DEL OTOÑO (Poema Díptico, de Rafael de Diego)

En esta tarde triste, en que la lluvia fría
cae sobre la ciudad, interminablemente,
nos atrae como un viejo amigo confidente
con sus rincones tibios, la quieta galería.

Los salones de otoño. Pinturas extranjeras
abriendo ante nosotros ideales visiones;
paisajes en que flotan peregrinas canciones
tanto ansiados por nuestras almas aventureras.

Después... entre el recuerdo de bohemios dolores
evocados delante de firmas que queremos
y añoranzas de amigos, que se hicieron pintores

sentimos concretarse nuestra melancolía
ante un rostro de niña, a quien jamás veremos
y que tal vez ya duerme bajo la tierra fría.

------

Bello rostro de niña, diseñándose apenas
entre grises de ópalo como luna con sombra;
nuestra alma soñadora parece que la nombra
igual que a la cautiva de las mismas cadenas.

Dolorosas pupilas, pupilas fraternales
llenas de un amor vago, humanamente ingenuo,
no sé qué angustia asilan, que destellan un ténuo
resplandor que adormece nuestros antiguos males.

(Junto al marco, después de una firma francesa,
nos turban unos números... corrieron muchos años),
Oh, emoción avivando nuestra amable tristeza,

de esa alma, que sería el alma que consuela,
sólo quedan, por sobre placer y desengaños
esas dulces papilas surgiendo de la tela.

Autor: Rafael de Diego. Año 1915 - de su libro LAS ANGUSTIAS.

Ver más poesías sobre el otoño:

RUBÉN SADA - LOS COLORES DEL OTOÑO

25 de marzo de 2014

ORACIÓN FÚNEBRE A ALMAFUERTE

muerte de almafuerte poeta, pedro b palacios,

ORACIÓN FÚNEBRE A ALMAFUERTE

-Pronunciada en la muerte del poeta ante un público invisible-

Señores: Ha muerto el poeta del Hombre. Se ha sumergido  en la sombra, para siempre, aquella lira inmortal. No hay un hecho más trágico y sombrío para el espíritu que este súbito aniquilamiento de una de esas montañas de Dios, de esos focos solares de la conciencia humana que habían encadenado en su palabra al tiempo y parecín destinados a la eternidad. Ello nos da una tremenda evidencia de la muerte, que parece en tal momento rozarnos el corazón con su ala yerta. Y es que cada vez que muere una de estas cimas muere también algo dentro de nosotros mismos. Parece a nuestra conciencia que en la caída de estos gigantes debiera vestirse de luto la Naturaleza entera. Sin embargo, el Universo no se conmueve, y aun a veces ni siquiera se constrista ni se entera la inculta humanidad. Así ha muerto Almafuerte, calladamente, como se abisma un astro en la noche; circundado de sombra y de silencio. Un joven amigo suyo que le asistía me ha contado sus últimos momentos, tan solemnes, tan graves y tan puros como lo fueron moralmente todos los actos de su vida. Aunque estaba muy enfermo, nadie sospechaba su fin próximo; cuando, hallándose un momento solo con él, este joven observó que las lágrimas se deslizaban por las mejillas augustas del poeta. Inquirió alarmado el joven y Almafuerte le tranquilizó; indícole que alejara de su lado a sus otros amigos que le cuidaban y se quedase solo con él. Entonces le habló grave y serenamente como lo puede hacer sólo un alma olímpica en estos instantes únicos de suprema tristeza. Le anunció que iba a morir dentro de pocos minutos; y le confió sus pensamientos íntimos, su testamento privado. Y cuando le hubo expresado su voluntad póstuma, despidióse de él diciéndole con estoicismo sublime: "Ahora déjame solo que voy a morir". Salió el joven de la estancia y al trasponer el umbral miró de nuevo al poeta y observó que éste elevaba la vista a las alturas y después abatía sobre su pecho la soberana cabeza que había albergado mundos.  De este modo penetró Almafuerte en el reino de la Nada, con la triste, serena impavidez de Sócrates y de Cristo.  Almafuerte, señores, no es un poeta en el sentido literal de la palabra; y sobre todo no es un artista, a pesar de la belleza que resplandece en sus obras. Almafuerte es más que artista y que poeta: es un Profeta, un Apóstol, un fundador de religiones. Su rango no es el de Shakespeare, ni el de Goethe, ni el de Dante y Homero. Su rango está entre los padres de los pueblos y las civilizaciones : está entre Budha y Orfeo, entre Moisés y Jesús. El no ha formado sectas ni capillas, pero ha fundado una religión tan alta y aún más alta que las anteriores : la religión de la Humanidad, la religión del Hombre. Almafuerte no ha cantado la belleza, ni el amor humano; ni los hechos exteriores, ni la vida transitoria. Almafuerte ha cantado solamente lo que hay de eterno en el hombre, lo inmortal y lo divino de la vida humana; la ley moral que es el centro y la razón de ser de los orbes. Todos los poemas de Almafuerte, son himnos religiosos, honda y sobrehumanamente religiosos, donde resplandece como un dios el hombre interno y dicta su pragmática celeste "la sublime segunda naturaleza". Pero el misticismo de Almafuerte no ha sido la abstracción que se cierne sobre el hombre, como nube de incienso, y le envuelve y le ofusca el espíritu, ocultándole los cielos infinitos de su alma; su religión no está hecha de dogmas que amojonan y cercan el reinado interior, cerrándolo al universo circundante. Su religión y su misticismo arrancan de lo más hondo de las entrañas mismas del ser, y se remontan a los espacios y se extienden a todo el Universo; se dilatan en las lejanías más remotísimas e inescalables. No es el suyo, tampoco, un idealismo amasado con nardos e ilusiones, forjado en plácidos limbos e inconsciente de la realidad, como lo son casi todas las ideologías de los poetas y los ensueños de los redentores; la idealidad de Almafuerte, por el contrario, es un ímpetu loco de ascensión, es un ansia abrasadora de pureza, es una sed rugiente de divinidad y de alas. Pero él no desea jamás la redención para sí: la quiere para la chusma, para el caído y el reprobo, para el mísero y el vil, para el más ruin y más triste de los hombres. Y al hacer esto Almafuerte no trata de redimirse y enaltecerse a sí propio, por la caridad y el altruismo, como lo hace, en realidad, el espíritu cristiano : es que rompe y desgaja por estrechos, los raquíticos moldes de la humana justicia, es que corrige los códigos de una inicua moral utilitaria, es que reforma el mundo ; es que abre de par en par las puertas de los cielos para todos los hombres, a la vez que azota a éstos con los trallazos más duros y las más rudas violencias de su alma, para que despierten del letargo de la bestia y emprendan su ascensión hacia las cumbres, "el viaje supremo del vientre a las alas". Yo comprendo, señores, que mis palabras vais a juzgarlas osadas y desmedidas; y que hasta me haréis, quizá, el honor de motejarme de loco, arrojándome, así, sin merecerlo, este vocablo ya sacramental, por haber rebotado tantas veces sobre la testa jupiterina de los inmortales. Pero en honor al maestro y a vosotros mismos yo os debo decir ahora mi pensamiento integral sobre el Poeta. Debo deciros y os digo que mi convicción más honda, que mi concepto más íntimo, que lo que yo palpo y veo con las manos y los ojos de mi espíritu y mi alma es que Almafuerte es el hombre más humano, el más grande rebelde y el demócrata más puro que ha existido jamás; que ante la obra de Almafuerte se borra como una sombra la antigua sabiduría y comienza una nueva civilización . Ningún espíritu, hasta el presente, había entrado tan hondo como él en la conciencia humana; ningún otro había bajado a los profundos abismos del corazón del hombre; nadie como él había penetrado en las entrañas de la humanidad, para barrer de allí el fango y recoger las perlas, y fulminar y domar los tiranos y los monstruos con la audacia y la fuerza de un Hércules moral. Nadie tampoco, jamás, como Almafuerte, se rebeló contra todo despotismo : ya fuese el de la ciencia o el de la ignorancia; ya partiese de la chusma o del "Dios adusto y frío como el capataz de una cuadrilla de camineros" ; ya fuese la tiranía de la opinión, o la del César ensoberbecido que pretende someter al mundo. Nadie, en fin, como Almafuerte, se sumergió entre los parias y los hambrientos, unió su vida y su suerte a los miserables, renegó de toda cumbre que no fuese una cruz, e hizo "como los bueyes, mutualidad de yunta y compañero" con todos los aherrojados de la tierra. No encontraréis en la literatura o la poesía, ni aun en las más altas cumbres del espíritu humano, un ejemplo tan grande de humanismo; de bondad desbordada, rugiente y palpitante ; de renuncia de todo privilegio; de absoluto y silencioso sacrificio; de fulminación contra los Césares; de infinito desdén por toda aristocracia, aun inclusa la del genio. Sus palabras contienen una moral y un idealismo desconocidos hasta el presente para los hombres. Se encierra en ellas el germen de un nuevo ideal y los cimientos morales de una humanidad futura; en la cual no serán, como hasta hoy, quimeras irrealizables o vanas sombras equívocas la justicia, el amor y la libertad; esa excelsa trinidad de la conciencia humana, tan ensalzada teóricamente cuanto en los hechos escarnecida. Depositad, pues, en vuestros pechos, las palabras de Almafuerte ; enseñad a vuestros hijos, como la oración más pura, como el verbo de Dios mismo, los cantos y evangelios del poeta, y en el fondo de vuestra alma sentiréis germinar y florecer una nueva y más perfecta humanidad. 

ANTONIO HERRERO.


20 de marzo de 2014

DALE LAS GRACIAS AL PIBE (Poema de Juan Arrestía)

poema, padre, hijo

DALE LAS GRACIAS AL PIBE

I

Qué decís, vení, acercate,
no te quedés ahí parao,
me mirás como extrañao,
vamos, vení, acomodate.
Chapá una silla, sentate,
¡Sirva, mozo! ¿Qué tomas?
Como sonánbulo estás 
y no soy ningún extraño,
está bien que pasen los años,
mas creo que te acordás.

II

Ya sé que el mismo no soy,
me ves más viejo, lo sé,
los años que "allá" pasé 
me están deschavando hoy.
Pero aquí me ves, estoy,
decidido a comenzar,
mas, antes quiero aclarar
con vos una situación 
que aprieta mi corazón 
como queriéndolo ahogar.

III

Siempre me había extrañado,
perdóname, Dios, la queja,
de que estando yo entre rejas
vos no me hayas visitado.
Después que libre he quedado
seguí buscando el por qué
y al final lo averigüé...
¡No, no importa quién me lo dijo!
No te alarmes, tengo un hijo,
y ando sin armas, ya ves.

IV

En los momentos primeros
pensé en buscarte y cobrarme
pero llegué a controlarme
casi me he vuelto cordero.
Mas, hoy que te encuentro, quiero
gritarte tu proceder:
Pensaste que la mujer
del amigo encarcelado
iba a ser pa' tu bocado
y otra victoria a tu haber.

V

No, no te levantés, sentate,
ya lo dije, no te alarmes,
tan sólo vas a escucharme 
después que me oigas, andate.
De que yo existo, olvidate,
como yo me he de olvidar,
pero hoy que te puedo hallar 
sin buscarte, creemelo, 
este placer damelo,
de que así te pueda hablar.

VI

Y gritarte frente a frente 
tu rastrera y vil ofensa, 
con la mujer indefensa 
te hiciste el prepotente...
sin que llegara a tu mente 
¡de aquel amigo, el recuerdo,
te has portado como un cerdo!
Dale las gracias a un pibe
que desde hace un tiempo vive 
en mi más puro recuerdo.

VII

Y ahora sí, andate ya,
no te detengas un paso 
mientras sujeto mis brazos 
porque me pueden fallar;
"Cachorro', ya voy pa allá,
gracias, pibe, has detenido
la mano que hubiera herido 
con puñala mortal 
al que ofendió la moral 
de tu madre ¡hijo querido!

©Juan Arrestía - El poeta nochero, de Quilmes

Emancipación (Soneto para mi hijo Eduardo Sada)

Eduardo Sada, Rubén Sada


EMANCIPACIÓN


Hoy da comienzo el resto de tu vida
con la dicha de haberte emancipado.
¡Cuán felices de ver un hijo criado,
que siempre nos brindó tanta alegría!

Cada año que pase, cada día,
construirás la empresa de ser hombre
con la suerte y coraje de tu nombre,
con tesón, empuje y valentía.

Con júbilo apoyamos tu camino,
deseando que la vida te sonría.
¡Gran gozo, es ver tu autonomía!

Y como padres, dichosos nos sentimos...
Orgullosos, de ti, como argentino...
¡cuando hacés realidad tus fantasías!

Con mucho cariño, mamá y papá. 

Rubén Sada (24-09-2010)

¿POR QUÉ ME TRATAS ASÍ?

tristeza, desamor, peleas, desacuerdos, conflictos, poesía

¿POR QUÉ ME TRATAS ASÍ?



Dime qué te he hecho yo,

¿por qué me tratas así?
¿por qué me maltratas tanto?
¿por qué esa inquina hacia mí?

¿Por qué esa saña conmigo?

¡Será que te hace feliz!
Ni me querés como amigo,
¿por qué me querés ver sufrir?

Si siempre te he respetado,

¿por qué ahora discutir?
¿Por qué no pensás sumarnos
en vez de pensar dividir?

Tu buen trato lograría

una amistad sin fin.
Sino, el fin de una amistad
puede comenzar aquí.

Pues si no me respetás

como yo, respecto a ti...
si me hablás en duros términos,
más duros que un adoquín...

quiero que esta vez sepas

que me iré lejos de aquí,
para remendar mi alma
y vendar la cicatriz...

con alguien que no me trate

igual que a un pobre infeliz,
como vos me estás tratando,
y además de un modo hostil.

No sos mi madre ni padre,

y podemos disentir.
Pero siempre con respeto
pues la meta es construir.

Por favor dime qué hice,

¿por qué me tratas así? 

Rubén Sada. 30/04/2011


17 de marzo de 2014

SI TENÉS UNA PROTESTA, ESTARÁ EN VOS LA RESPUESTA

poesía, piqueteros, piquetes, protestas, cortes de calles

SI TENÉS UNA PROTESTA,
ESTARÁ EN VOS LA RESPUESTA


En este mundo oxidado en que el amor no vale nada,
una crisis de valores trepó a cifras muy altas.
El interés por el otro, que por el piso se arrastra,
consigue que el altruismo se cotice en franca baja.

En este paisaje urbano aparece la protesta,
de grupos de piqueteros que en la calle manifiestan,
impidiendo al que conduce llegar bien a su vivienda,
luego del duro día que saben que a todos cuesta.

A vos te hablo, piquetero, para quien la vida es cruenta,
también lo es para mí, que trabajo por monedas.
No me hagas más difícil llegar a casa de vuelta,
que hoy trabajé como esclavo, puse el hombro en la pelea.

No vayas a echar la culpa a tu padre ni a tu madre,
ni acuses a los gobiernos de lo que tú mismo haces.
La máquina de impedir siempre produjo afrentas,
mejor produce la máquina que de trabajar intenta.

Y dejá de quemar gomas, que contaminación causan,
y que al cáncer de pulmón le celebran una fiesta,
Encontrarás otras formas de protestar, pero sabias,
protestas que multipliquen, en vez de producir restas.

Sé que ejerces el derecho que la ley te ha concedido,
protestar sin darte nunca por vencido, ni aun vencido,
pero yo también lo tengo, atención, préstame oído,
y si yo respeto el tuyo, ¡vos también respetá el mío!

Si fuera que con piquetes se solucionan problemas,
si se detuviera el hambre, si se pararan las guerras,
si mejorara la vida del decadente sistema,
piquetearíamos al mundo, y que todo se resuelva.

Hay veces no sé por qué, el volcán de adentro estalla,
ni entiendo por qué también de allí emerge la protesta,
mas, compruebo que mi mente, no silencia ni se acalla
y busca en “otra propuesta” una fehaciente respuesta.

Los causantes de la crisis no van por calles cortadas,
y no escuchan sus oídos al que ruega y nadie salva.
Por tal no entiendo por qué el corte es al que trabaja,
cuando tal vez el que corta sea el que tenga la respuesta.

© Rubén Sada. 21/01/2012.
(Del libro Poesía Antisistema)

4 de marzo de 2014

CUANDO ESTALLE LA BURBUJA

burbuja financiera, burbuja económica, engaño del dinero

CUANDO ESTALLE LA BURBUJA


CUANDO ESTALLE LA BURBUJA

Yo soy el dueño de todo
pero nunca tengo nada.
¡El día que yo me canse,
van a arder las llamaradas!
(Jorge Cafrune / Horacio Guarany)

¿Qué van a hacer cuando estalle la burbuja
hecha, voraz, con codicioso engaño?
La injusticia social aumenta el daño
y los pueblos, rehenes de esta puja.

¿Qué van a hacer con el odio furibundo
que fragmenta, divide, luego astilla?
¿Una moderna "toma de Bastilla"
que hederá olor a muerte, inmundo?

¿Qué harán para que ese genocidio
quede oculto, impune y no se note?
¿Qué van a hacer cuando la bomba explote
y muerda sus venenos como ofidio?

¿Qué van a hacer? ¿Acaso un exterminio
hará a los poderosos más felices?
¿Qué harán con sus sangrantes cicatrices?
¿Podrán luego asegurar su dominio?

No habrá muchos sucesos disponibles
que les impliquen pacíficas respuestas,
cuando las masas, embistan, funestas,
empuñando un carácter irascible.

La mejor solución, harto posible,
es el camino del amor, bendito.
Y que se lance humanizado, el grito
"¡Viva la paz! ¡La vida es preferible!"

© Rubén Sada, 04-03-2014


explosión de la burbuja financiera

3 de marzo de 2014

APÁRTATE DE LAS DROGAS (Soneto anticonsumo)

APÁRTATE DE LAS DROGAS 

(Soneto anticonsumo)

Yo te avisé con lujo de detalles
que las drogas te dejan "seca" el alma.
Hoy andás como zombie por las calles,
cual mendigo al que nadie extiende palma.

No quisiste atender a mi mensaje,
a pesar que te advertí y no entendías.
Con pesadas mochilas de bagaje
hoy transcurren, anémicos, tus días.

Condenado estarás, porque vos mismo
elegiste un camino irreversible.
Hoy los narcos lanzáronte al abismo...

y se ríen de ti, por ya inservible.
Pero tengo esperanza de que escuches
que "¡La droga mata!" y contra ella luches.

© Rubén Sada (03-03-2014)

Publicado en el libro "POESÍA ANTISISTEMA",

Octavo libro de Rubén Sada.

2 de marzo de 2014

APÓSTROFES (de Almafuerte) [Al hombre, a la humanidad]

APÓSTROFES 

(Escrito por Almafuerte, al hombre, a la humanidad)

I

    Yo sé bien, que dos razones,
    -Dos tendencias, dos pasiones-
    Se conflictan o se besan,
En el campo de tu pecho, sin cesar:
    El furor de lo apremiante
    Del minuto, del instante,
    Y el fervor de lo intangible
Lo mediato, lo después, lo más allá.
    Como el tallo de la hiedra,
    Que no sube por la piedra
    Solamente con los garfios
De su breve, de su múltiple raíz;
    Porque salva las distancias
    Con las guías de sus ansias
    Con los brotes de sus sueños
Con las alas de su instinto de subir.

II

    Yo sé bien que muchas veces.
    Tú vacilas, tú decreces.
    Por exceso de cualquiera
De las dos aspiraciones de tu ser;
    Pues el hombre verdadero
    Ni es deleite, todo entero,
    Ni es, tampoco, todo fiebre.
Todo anhelos inauditos de ascender...
    Como el tallo de la hiedra.
    Que se dobla y se desmedra.
    Si le faltan en el muro
Circunstancias aparentes de arraigar
    Y el placer y las pasiones
    Serán siempre los arpones
    Con que vayas escalando
La divina, la suprema claridad.

III

    Yo sé bien, que muchas veces,
    Ni aprovechas, ni mereces,
    Los progresos de que gozas.
Magnos, buenos y seguros, desde Adán;
    Pues te invade la locura
    De ostentar tu investidura.
    Cual un sol que no supiese
Nada más que relucir y deslumbrar.
    Pues te colmas del ardiente
    Fanatismo del presente,
    Sin pensar que te ha tocado,
De las épocas humanas, la peor,
    En que todos van vacíos,
    Van inertes y van fríos,
    Como témpanos del polo,
¡Cual burbujas irisadas por el sol!

IV

    Sin mirar, sin haber visto.
    Que ser hombre, ya es ser Cristo;
    Que ser Cristo, ya es ser sabio;
Que ser sabio, ya es ser luz de Jehová;
    Que ser Él, o su destello
    Ya es ser justo, manso y bello;
    Que ser bello, manso y justo.
Ya es ser viva negación de vanidad;
    Que los vanos van vacíos.
    Displicentes y sin bríos,
    Como barcos errabundos
Sin el lastre, sin la carga de la fe;
    Que sin fe, todo se cierra
    Por el aire y por la tierra.
    Cual pupila temerosa
¡Tras el párpado brutal de lo soez!

V

    Sin mirar, sin haber visto,
    Que ya todo estaba listo
    Sendos miles de centurias
Más atrás de tu presencia baladí;
    Que tus raras invenciones
    No son más que proyecciones:
    Los capullos que se abren
¡Y los frutos que se cuajan para ti!
    Peregrino que reposas.
    Por la fuerza de las cosas.
    Donde mismo se desatan
Las guedejas cristalinas del raudal...
    Del raudal apetitoso
    Que ha venido silencioso
    Por los senos de la tierra,
¡Con las ansias inefables de brotar!

VI

    Que tu alma, que tu día,
    Van preñados, todavía.
    Del primer fecundo beso
Del primer fecundo labio creador;
    Y aquel beso fue tan hondo,
    Que ha lanzado al mismo fondo
    De los siglos de los siglos
Su profunda, generosa radiación.
    Pues habrás perdido el nombre,
    Serás ángel, más que hombre,
    Correrás, en un segundo
De una estrella en otra estrella, sin caer,
    Y aquel fúlgido progreso
    Será el hijo de aquel beso.
    Será un punto de las ondas
¡Que aquel ósculo vibró, la primer vez!

VII

    Yo sé bien que vas lanzado.
    Cual un bruto desbocado
    Que las bridas no sujetan,
Y a quien deja el conductor de gobernar,
    Aguardando vigilante,
    Que vencido, jadeante.
    Se desplome, de rodillas.
¡Faz a faz del infinito, el animal!
    Porque Dios, como el auriga
    Cuenta más con tu fatiga
    Que con ese frágil freno.
Que con esa turbia luz de tu razón;
    Y ha sacado del hastío.
    Como al mundo del vacío,
    Los estados más hermosos.
Los destellos más sublimes de tu yo.

VIII

    De tu yo, que rompe y deja,
    Cual un sol que se despeja,
    La prisión de unos sentidos
Que no saben ciertamente lo que ven,
    Y fulgura justiciero,
    Cual un rey sin consejero,
    Cual un soplo todo libre
¡Que no tiene resistencias que vencer!
    Tan lucífero, tan claro
    Como él mismo, cual un faro
    Cuya bomba de colores
Destrozó con su violencia, el huracán;
    Tan profundo, tan vidente,
    Que partiendo del presente,
Desde un polo al otro polo
¡Surcaría, de una vez, la eternidad!

IX

    Juicio libre, juicio puro.
    Matemático, seguro.
    Como rectas ideales
Que cruzaran los abismos de zafir.
    Como van por el vacío
    Sin retardo ni desvío,
    Los pedruscos y los bronces
¡Y el vellón y la pelusa más sutil!
    Misma luz, misma potencia
    Misma vida, misma ciencia
    Misma ley del Universo,
Mismo bien, misma razón, misma verdad,
    Que cayeron fulminados.
    Luminosos, imantados,
    Cual recónditos conjuros.
Por los tiempos de los tiempos, en Adán.

X

    Yo sé bien, que Dios ha puesto,
    Cual un doble muro enhiesto,
    Los zarzales dolorosos
Que flanquean, palmo a palmo, tu carril;
    Que debajo de tu planta,
    Cada día, se levanta,
    Yo no sé, qué senda púa.
Que te impone, que te manda proseguir;
    Que no besa, que no toca,
    Ni tu mano, ni tu boca
    Donde no hallen escondidos
Escorpiones trepitantes de furor;
    Pues la vida del más justo,
    Cual un lecho de Procusto,
    No le deja ni un repliegue.
Ni un minuto bien gozado de pasión.

XI

    Que te sigue la jauría
    Más hambrienta, más bravía,
    Galopándote a los flancos
Por el arduo cuestarriba del deber;
    Que circulas como fiera
    Perseguido por doquiera
    Como el toro que conducen
Con las picas del dolor, al redondel.
    Que te arrastra de las crines
    Un tropel de querubines
    Afanosos, cual hormigas
Que rasuran de sus rosas al rosal,
    Y callados y severos,
    Como van los carceleros,
    Siempre mudos como mudos.
Vigilando su cuadrilla criminal.

XII

    Que cual dos enamorados
    Que platican reclinados
    En los cómodos cojines
De las cómodas butacas del vagón,
    Van soñando dulcemente,
    Mientras marchan rectamente
    Por los rieles invisibles,
Para ellos, como el alma y como Dios.
    Así corre a su destino,
    Proyectando en el camino
    Mil graciosas necedades.
Que jamás entre sus palmas palpará,
    Desde el joven al anciano,
    Desde el rey al artesano.
    Toda entera y verdadera,
La inconsciente, soñadora humanidad.

XIII

    Que es verdad abrumadora
    Que la gran locomotora
    Que conduce todo eso
De la estepa de los siglos, a través,
    En las mismas estaciones,
    A los mismos corazones,
    Fracasados o triunfantes.
Los arroja sin mirar en el andén.
    Pues el mismo pensamiento,
    Y hasta el mismo sentimiento,
    Pueden ser los de un lacayo
Despreciable favorito del Señor...
    O el espíritu sublime
    Que somete, que redime
    La soberbia de las almas
¡Con su noble, su cristiana negación!

XIV

    Que hay un tic en cada vida.
    Que la entrega sometida
    Como res indiscutible
Del misterio, del destino, del azar;
    Y fracasan, o prosperan
    Quieran ellas o no quieran,
    A los golpes o los besos
¡De la misma incognoscible voluntad!
    Que bordamos afanosos
    Arabescos prodigiosos
    En la púrpura sagrada
Del ingenio, del deseo y la ilusión,
    Mientras van insospechables
    Cien demonios formidables
    Trabajando en el secreto.
De aquel mismo generoso corazón.

XV

    Que ninguno hasta el presente
    Se ha escrutado con la lente
    De la sola razón pura,
Bien adentro, bien al fondo de su ser;
    Que no hay sol y no hay bacterio
    Que no vayan al misterio.
    Cual un médium insensible
Que no tiene la conciencia de quién es;
    Ni hay discurso, ni hay idea,
    Por olímpica que sea
    La molécula purpúrea
De la sangre de genial que los creó,
    Que repitan dos segundos
    Los acentos tremebundos
    De la misma verdad misma
Que resuena en lo recóndito del yo.

XVI

    Yo sé bien que vas seguro
    Dentro mismo del oscuro,
    Viejo cauce, lecho enorme.
Sendo abismo, largo túnel en que vas,
    Como río entre ribazos
    Como niño entre los brazos
    Que lo mecen, que lo llevan
Donde ansía la ternura maternal;
    Que, tal vez, sonríe tierno.
    Sin enojos, el Eterno,
    Cuando ruges y protestas
Con el torpe razonar de Lucifer,
    Que no siente la armonía
    Del dolor y la alegría,
    Del deber y del derecho.
De la santa libertad y de la ley.

XVII

    Pues sabrás que Dios es bueno
    Como el mismo pan moreno,
    Que los pobres de la tierra
Santifican con su llanto y su sudor;
    Y más manso, todavía
    Que la propia luz del día
    Que se vuelca y distribuye,
Sin negar al más infame, su fulgor:
    Y es en vano que te mofes
    De sus leyes y apostrofes
    Con apóstrofes geniales,
Su existencia, su poder y su bondad;
    Porque nada le conmueve,
    Y en su blanca faz de nieve
    No sublevan tus injurias,
Ni una ráfaga de cólera, jamás.

XVIII

    Que más lejos de los astros,
    Donde ya no quedan rastros
    De la lógica del cosmos,
Misma lógica misérrima del ser;
    Más allá de donde ahito
    De rodar, el infinito
    Se prosterna y enrarece,
¡Todavía poderoso, manda Él!
    Y por más que vas huyendo
    De su código estupendo
    Por miríadas de centurias,
Cual un hijo que se fuga del hogar...
    Como el pez en el acuario,
    Y en su celda, el visionario,
    Y en sus órbitas las orbes,
Del alcance de sus manos, no saldrás.

XIX

    Y yo sé, perfectamente,
    Que mi verba, que mi mente,
    Que mi trágica persona,
Que mi débil, hiperbólico clamor,
    Para ti, será tan vano,
    Como el rasgo de un insano,
    Que al salir acometiese,
Con sus gritos enigmáticos, al sol;
    Para ti, será lo mismo,
    Que oponer al cataclismo.
    Catapultas de sarcasmos
Y sollozos y protestas de mujer,
    Y a los ecos clamorosos
    De los mares tumultuosos,
    Con rescriptos y con varas.
¡El silencio de las tumbas, imponer!

XX

    Que del modo que las gotas
    Van cayendo como notas,
    De repliegues en repliegues,
Por los pétalos rizados de la flor,
    Sin sentir, las infelices,
    Que reflejan los matices
    De las hojas que recorren
Como perlas temblorosas de sudor.
    Sin noción, las pobrecitas,
    de las fuerzas infinitas
    Que tu ser originaron
En los senos del jazmín o del clavel,
    Sin saber, las degradadas,
    Al rodar, electrizadas
    Como lágrimas furtivas.
Dónde mismo, su cristal, han de romper.

XXI

    Así pongo vacilante,
    Sobre cada consonante,
    Las ideas que me brotan,
Ni lo sé, ni lo sabré, para qué fin;
    Así va, fugaz y terso.
    Reflejando cada verso
    Las bellezas o las sombras
De los días que lo vieron, al surgir;
    Así marcha mi discurso.
    Sin pensar en el concurso
    De las hondas energías
Que lo exprimen en mi seno, sin dolor;
    Así vibra mi elocuencia
    Sin la mínima conciencia
    De los círculos postreros
Donde tenga que cesar su vibración.

XXII

    Pues, cual busca el arroyuelo
    Sollozante, sin consuelo
    Sucesivos desniveles
Sometido por la ley de su nivel,
    Así voy, como el arroyo
    De un apoyo en otro apoyo
    De declives en declives
¡Sin poder y sin querer y sin saber!
    Y lo mismo que las olas
    No se yerguen por sí solas
    Ni disponen sus orientes
Con su ronco, su perpetuo resonar,
    Mis arranques inauditos,
    Y mis quejas, y mis gritos,
    Nada explican, nada pueden,
Como el eco más insólito del mar.

XXIII

    Mas tal vez, por eso mismo,
    Se desborda mi heroísmo,
    De las ánforas secretas
Donde yace prisionero su licor,
    Cual un vino delicado,
    Neciamente abandonado
    Por la incuria de los hombres
En el fondo de mi triste corazón.
    Como aquellos manantiales,
    Que detrás de los zarzales,
    En el seno de las rocas,
Purifican y retienen su cristal;
    Como todos los nacidos
    Para ser escarnecidos.
    Cuando suenan los clarines
De cualquier evolución providencial.

XXIV

    Y tal vez por eso mismo,
    Restallante de lirismo
    Lo fatal y lo imposible
Me deleita contrariar y resolver:
    Cual un ángel del Averno,
    Partidario del Eterno,
    Que a los réprobos absortos
Predicase las bellezas del Edén;
    Cual un punto de la esfera,
    Que ser punto no quisiera,
    Y en la cumbre de los soles
Resolviese proclamar su rebelión;
    Cual un ente miserable
    Que soñando lo inefable.
    Desde el fondo de la sombra.
¡Suspirase por su cruz de redentor!

XXV

    Y delante de la furia
    Con que rueda tu centuria
    Como tropa de bisontes
Poseída del delirio de migrar,
    Cual innúmera majada
    Perseguida y azotada
    Por las lluvias invernales,
Que la llevan sin saber a donde va.
    Como férvido torrente
    Que a la faz de la pendiente
    Se desploma fragoroso
Sin más ley que la maldita de caer:
    Yo, la brizna sin historia,
    Vil sobrante, vil escoria,
    me levanto formidable,
¡Me propongo fulminar tu estolidez!

XXVI

    Sí vacía, sí pomposa,
    Sí ruin, sí delictuosa,
    Sí maligna, sí cobarde,
Sí proterva, sí bestial humanidad:
    Pon la faz arrebolada
    Más abajo de la nada,
    Más abajo, todavía,
Pues te voy a maldecir y apostrofar;
    Soy tu padre, tu poeta,
    Tu maestro, tu profeta,
    Tu señor indiscutible,
¡Tu verdugo sin entrañas y tu juez!
    No me asustas : te domino,
    Te someto, te fascino
    Con la luz esplendorosa.
¡Con el hierro incandescente de la fe!


Autor: Pedro Bonifacio Palacios (Almafuerte)


_________________________________

APÓSTROFE: Ret. Figura que consiste en cortar de pronto el hilo del discurso o la narración, ya para dirigir la palabra con vehemencia
en segunda persona a una o varias presentes o ausentes, vivas o muertas, a seres animados o a cosas inanimadas, ya para dirigírsela a sí mismo en iguales términos.

Más Apóstrofes:

APÓSTROFE - de Pedro Bonifacio Palacios (Almafuerte)

ALMAFUERTE EL POETA (CAP 15 Y 16: Detalles de la personalidad de Pedro B. Palacios, por Antonio Herrero)

almafuerte película, narciso ibañez menta,
Narciso Ibañez Menta interpretando a Almafuerte en la película "Almafuerte" (Año 1949)
Más información: http://es.wikipedia.org/wiki/Almafuerte_(pel%C3%ADcula)

CAPÍTULO 15: 

SIGNIFICADO DE ALMAFUERTE

EN LA EVOLUCIÓN ARGENTINA

En el sentido espiritual, que es el más representativo de Almafuerte, no es éste una aparición única en la Argentina. Su anhelo de progreso, de justicia, de mejoramiento humano, están ya representados en los orígenes argentinos por Moreno, Rivadavia, Echeverría, y muy especialmente por el vidente Alberdi y el genial Sarmiento; su espíritu rebelde, ardoroso y violento, propicio al anatema contra los tiranos, tuvo por antecesor a Mármol en sus poesías contra Rosas; y su alma popular y justiciera, amiga y aun hermana de la chusma, está representada en el pasado por el autor de Martín Fierro. El genio más cercano, más análogo al espíritu prócer de Almafuerte, en el pasado argentino, es el borrascoso y férvido Sarmiento: su violencia, su entusiasmo combativo, su fe en el porvenir y su iracundo amor al progreso, culminaron más tarde en Almafuerte, quien poseía además el genio metafísico, la inspiración poética y un amor desesperado hacia los siervos y los tristes. El Emperador indiscutible del pensamiento argentino, como le llamó Almafuerte, no renovó ni acreció fundamentalmente el pensamiento humano, pero fue ejemplo magnífico y fecundo del hombre de pensamiento y de acción renovadora; y en el sentido espiritual, fue el digno precursor del poeta profético que había de abrir nuevos rumbos a la orientación moral e  ideológica del hombre. Mas, en sentido integral, Almafuerte no ha tenido antecesor. Su espíritu esencialmente metafísico y abstracto, no tiene precedente en toda la literatura castellana; (Calderón era un cura con todos los dogmatismos y limitaciones de su casta) y muy difícilmente en la poesía universal. Guerra Junqueiro con quien le ha comparado alguien es una mente vulgar al lado de Almafuerte; Carducci era moderno, renovador y rebelde, pero poco metafísico; y Verhaeren, de quien se ha hablado también, es un poeta exterior, aunque subjetivo, y sin sentido moral. Era sólo una conciencia exasperada por el dolor moderno. Almafuerte es un genio en el sentido más alto de esta palabra; y ése es un don que los pueblos obtienen difícilmente y más aún los pueblos jóvenes como lo es la Argentina. Hasta el momento en que un pueblo no ha producido un genio universal, no puede figurar en el concierto del mundo superior de la cultura. En ese mundo imperecedero, que constituye el tesoro permanente de la especie humana, Grecia está representada por una pléyade entre la cual destacan Esquilo, Sócrates, Platón y Homero; Inglaterra por Shakespeare; Italia por el Dante; Francia por Víctor Hugo; Alemania por Nietzsche, Kant y Goethe ; España por Cervantes; Norte América por Poe y Emerson, y la Argentina estará representada por Almafuerte. Desde luego, que tal afirmación será tachada de absurda y excesiva por los detractores del poeta, y de aventurada y prematura por los que no tienen fe en su propio juicio y esperan a conocer la sanción universal antes de consagrar con su admiración a un genio contemporáneo, y más aún si es connacional; pero los hechos se encargarán de justificar sobradamente el concepto expresado. En el porvenir moral e ideológico de la Argentina, ejercerá la obra de Almafuerte una profunda influencia. Dice Bovio en su obra sobre “El genio” que “en la soledad el genio elabora la propia ascensión, para presentarla como modelo a la ascensión humana” ; y afirma que “cada raza que prepara su advenimiento histórico, envía por heraldo al genio”. Tal ha sido la obra de Almafuerte y el significado que ella tiene para el porvenir de la Argentina. En un pueblo en formación, destinado a engendrar una nueva raza forjada en el crisol de las anteriores, y por lo mismo predestinada a producir un tipo más alto de humanidad, pues según Galton el cruce de las razas es favorable a la aparición del genio y de tipos humanos superiores, Almafuerte ha concebido y ha fundado una moral más perfecta y un arquetipo del hombre, que será el eje de un nuevo orden moral y el faro de una ascensión ilimitada hacia las cumbres ; la base de una más justa, más humana, más integral civilización. Almafuerte sintetiza todo lo que hay de grande, idealista y noble en el alma argentina, y reúne en sí a la vez, como en un foco, las aspiraciones y tendencias más puras y elevadas del espíritu humano en un ideal altísimo, que podría calificarse de divinización del hombre, o forjación del hombre integral. Este poeta servirá al pueblo argentino de firmísimo cimiento para su ascensión renovadora, y llegará a convertirse en lo futuro, en el símbolo más alto de la nacionalidad ideal.



CAPÍTULO 16: PRINCIPALES PRODUCCIONES
DEL POETA ALMAFUERTE

Breve síntesis y comentario de las mismas.

 Después de haber estudiado en su conjunto las obras y la vida de Almafuerte vamos a tratar de hacer una ligera síntesis de sus principales producciones para dar una idea de ellas a aquellos de los lectores que las desconozcan: Breve síntesis y comentario de las mismas Después de haber estudiado en su conjunto las obras y la vida de Almafuerte vamos a tratar de hacer una ligera síntesis de sus principales producciones para dar una idea de ellas a aquellos de los lectores que las desconozcan :

  Milongas clásicas. — Empieza por declarar que va a cantar al pueblo, a su “chusmaje querido”, y que va a plegar sus alas para que sirvan de escoba y estropajo en las piezas de los miserables. Hay aquí una soberbia inaudita y una elocuente grandiosidad al hablar de sí mismo; y al definir los motivos por los cuales se acerca y canta al pueblo, pone todas posibilidades del mal y del bien. Es ello la integral comprensión de la vida y sus instintos contradictorios. Los versos se deslizan cantarines y suaves como el agua de un arroyo por un álveo de arena. Y cada estrofa contiene una elevada sentencia. Son flechas de idealismo arrojadas desde lo hondo del pantano hacia las más remotas estrellas. Son todos estos versos una admirable fusión de la más alta y honda metafísica, con la clásica llaneza del alma popular. 

 Olímpicos. — En estos versos el poeta designa cuáles son los más altos y excelsos timbres que señalan al hombre como digno de serlo, como héroe y elegido: son los presentimientos de una vida más alta; el estoicismo en el dolor; la amargura y la nostalgia en el placer; la visión interior de una luz lejana; la conciencia de ser centro de un mundo invisible y manantial de bondad.  

Cristianas. — Todo tiende a la suprema perfección en la armonía final del universo. Cada ser calificado como espíritu del mal, no es más que una potencia que ocultamente trabaja para el bien, por caminos opuestos, en apariencia, a la senda de la vida. Son energías desviadas o que no han llegado aún a su total perfección. Pero en ellas también brilla la sacra chispa ideal. Y con genial intuición adivina el poeta los destinos más altos que se esconden en cada pecho protervo ; y ve las cimas remotas hacia las que se dirigen todos los tortuosos caminos.  “¡No; no cabe la noche completa allí donde gira la estrella de un alma! ¡Vive un juez prisionero en el hombre que jamás prevarica ni calla! ¡Hay un golpe de luz en el fondo de aquellas más viles vilezas humanas!” 

 Mancha de tinta. — Es la afirmación rotunda de la absoluta soledad del hombre en el desierto de la vida. Quiere saber el poeta quién le ama. Busca al pueblo, al “cardumen muerto de hambre” que le rodea, y éste le pone en la picota. Va tras de los amigos y le engañan todos; la mujer a quien amaba, le traiciona; muerto de dolor, entonces se remonta a los cielos y se dirige a “la dorada puerta Pía” y al acercarse no había “ni luz, ni puerta, ni nada”. Esta es la crueldad consciente de la vida. Quien no haya pasado por este sentimiento, aún no ha nacido. En este verso está contenida toda la filosofía de Max Stirner. Pero aquí no es razonamiento, sino sentimiento hecho idea; lo cual es más rotundo y verdadero. 

 Apóstrofes. — Es esta una bellísima poesía, donde se hermanan admirablemente lo sublime del fondo con la perfección absoluta de la forma. Para abarcar las ideas tan sabias y tan hondas, tan bellas y tan altas que se contienen en ella, sería preciso hablar extensamente. Esta sola poesía merece un libro. Encierra toda la sabiduría de la evolución humana y del destino. Concentra y funde en sí los dos acentos contradictorios de la fatalidad y de la libertad. Es el poema de la ascensión del espíritu humano, cuya libre voluntad vive esclava del Destino. Baja el poeta al fondo del ser y sorprende allí los más hondos secretos. Vibra y ondula su verso, gracioso y terso, bajando a los abismos y ascendiendo a las nubes. Es tan vasto que comprende a toda la humanidad y tan sutil que penetra lo más recóndito del espíritu. Y termina el poeta con un apóstrofe, imprecando airadamente a toda la humanidad, a quien somete y domina: “Con la luz esplendorosa Con el hierro incandescente de la fe”. 

 Trémolo. — Honda nota sombría de angustia y de dolor, terriblemente desoladora, que se alza de las entrañas del espíritu humano como un grito prometeico hasta la faz de Dios. ¿Qué valen al lado de esto las protestas de Job, sus llagas y sus dolores? El poeta recoge los lamentos del dolor universal sintetizados en su alma y se presenta ante Dios para acusarle de crueldad. Siéntense crujir aquí los andamiajes del universo, se remueven los cimientos de la vida y vacilan cuarteados los pilares que sostienen el cosmos. Es que ha nacido una nueva concepción más alta que destrona y substituye y arroja del Olimpo a la concepción judaica. El poeta prometeico se presenta ante el Júpiter del Olimpo cristiano, exigiéndole cuentas estrechísimas de su implacable dureza. El corazón del poeta y las plantas de sus pies están hechos una llaga, como el cuerpo de Job. Gimen los gemebundos algarrobos y braman los leones prisioneros en la cárcel de su instinto. Y en tanto se refugian como liebres los Genios de la Luz y Dios vive feliz en sus Edenes, rodeado de sus vírgenes. “¡Tirano sin control! . . . ¡Vete a tu cielo! ¡No mereces ser Dios!” Exclama soberbiamente el poeta que había soñado un dios más bueno; y se presenta ante él para exigirle que le pague su dolor. Las notas de estos versos resuenan clamorosas, con siniestra y solemne amargura, como un canto “De profundis” donde se hubiese volcado todo el humano dolor. Por su vasta y compleja ideación y su ritmo acompasado y grave de religiosos acentos, esta poesía parece recordar el coro de los peregrinos en el Tanhauser. Pero aquí hay un infinito desgarramiento que tortura el espíritu, y lo arrebata y eleva a la cumbre moral de la vida desde la cual se abarca y se juzga el universo.

  Gimió cien veces. — El alma del presidio formula sus pesares y se erige severa como un juez ante la sociedad que la condena. Canta la hórrida angustia de su destino en tristísimos versos tan solemnes y graves como un “Miserere”. Pide misericordia el alma del presidio, pide la misericordia de la muerte. Y se presenta ante los intachables, los perfectos sin lucha, para acusarles por su maldad, por el orgullo con que la insultan y la soberbia que muestran de su pureza irresponsable. Ella, el alma del presidio, es también irresponsable. “¿Les dije yo a mis padres... Pude decirles que amasaran mis carnes con azucenas?”, exclama tristemente el presidario. Y la suprema, total pureza sobre todos los destinos brilla aquí como un sol de mediodía, que alumbrara la vida con una nueva luz. En estas altas, magnificas estrofas, zumban como saetas las palabras de Nietzsche en su canto “Del pálido criminal”. Pero no es que las repita, no que expresen lo mismo, sino que están aquí comprendidas y superadas. Allí sólo hay conocimiento: aquí hay bondad consciente, magna bondad trocada en sabiduría y en integral potencia de ascensión, de anhelo de lo perfecto.  Siete sonetos medicinales.

 — Al leer las más grandes obras de la literatura universal, las más alentadoras y exaltadoras del hombre, encontraréis en Ibsen la ambición infinita, en Nietzsche la dureza más rotunda, en Carlyle la exaltación del heroísmo, la individualización en Stirner, en Emerson la afirmación del yo interior y en Walt Whitman el ímpetu marcial. Pero leed después estos “Siete sonetos medicinales” y decidnos si no está aquí contenido, sintetizado, todo el poder idealista y ascensional de aquellas obras, formulado de un modo absolutamente nuevo y personal. Ved también si en aquel desprecio con que se habla de los leones, no hay un sentido más alto de valoración del hombre, por encima de la Naturaleza, que jamás se había expresado antes de ahora. Aquí están superados y desvanecidos cuantos fantasmas pudieran encadenar al hombre. Este reina de un modo soberano, y su voluntad y su energía se exaltan y endurecen, se acrisolan y depuran en los sonetos estos, como en la forja de un dios. 

 La sombra de la patria. — Idealista y sublime clarinada guerrera que llena los espacios infinitos con su protesta airada y dolorida ; que levanta sus acentos hasta el trono de Dios y hace estallar allí fulminador el volcán de sus ansias, reduciendo a pavesas la dorada ilusión providencial; que baja luego a la tierra y ruge sombríamente al comprobar que la virtud y el bien, la libertad y el derecho, únicamente son palabras resonantes, ilusión y mentira. Y el poeta, enloquecido de dolor, apostrofa a la Mente invisible que debiera regir el universo, y la acusa de todos los males que constituyen la esencia de la vida. La sombra prostituida de la patria pasa ante el alma del poeta, y éste siente la noche de los siglos acumularse en su mente y gravitar sobre sí todo el peso de los orbes. Y tras de haber llamado a juicio a la Naturaleza y a los dioses, diríjase a la juventud para pedirle que salve y redima y eleve a la patria mancillada. Un acento sublime de dolor y de ira santa hay en toda esta poesía, que parece la voz de los profetas. Aquí el espíritu humano se remonta a una fusión altísima del yo individual con el alma de un pueblo y el destino de una raza en la suprema aspiración del bien, a pesar y por encima de la fatalidad del mal que rige a la naturaleza.

  La canción de un hombre (En el abismo). — Esta poesía es un autoretrato psicológico del poeta, una autodefinición moral del genio. Las más altas verdades filosóficas, las más profundas afirmaciones morales y las averiguaciones ideológicas más modernas y altivas, hállanse contenidas en estos versos que pueden muy bien marcar lo sumo a que hasta hoy ha ascendido el espíritu humano. Es la expresión suprema de la intuición consciente. Es la individualidad afirmándose con rotunda fiereza, pero abarcando y conteniendo en sí la conciencia colectiva, el alma universal. Es el hombre elevándose por encima de la naturaleza, del tiempo y el espacio y proclamándose síntesis universal y eterna. Tenemos la convicción de que en ningún idioma existe otra afirmación tan formidable, tan integral y tan alta, aunque tan breve, que sintetice como ésta el espíritu del genio y la divinización del hombre.  

  Jesús. — Con altísimo vuelo ascensional y nítida pureza de idealismo, dibuja aquí el poeta el mágico perfil del Nazareno. No hay en esta poesía, al hablar de Jesús, ni la ciega admiración de los creyentes, sean católicos o no, ni el concepto mezquino de los “espíritus libres”, como el mismo Nietzsche. Hay nada más que comprensión, una comprensión total del espíritu de Cristo, una definición superabstracta y metafísica del fenómeno de la Redención y de las doctrinas de Jesús. Cierto es que aquí se contiene, como no podía menos, la afirmación de Schopenhauer : “el mundo es nuestra representación” ; pero también está comprendida la de Nietzsche : de que el bien y el mal son valores convencionales. Sólo que estas afirmaciones no tienen en aquellos filósofos el valor y el sentido que Almafuerte les da. Al decir Schopenhauer que el mundo es nuestra representación, como él no cree en otro mundo que el visible, aniquila totalmente la Realidad y cae en el nihilismo, en el pesimismo. De igual manera Nietzsche al comprender que los valores morales son un convencionalismo, destruye el bien absoluto y sólo crea un bien un mal para el hombre fuerte, para el individuo que es la única realidad en la cual él cree. Pero Almafuerte, no; si afirma que es ilusión el mundo externo, es para sostener que nuestras ilusiones son la única realidad, y que en nuestro espíritu está Dios, la eternidad y el destino; de lo cual se deduce, contrariamente a Schopenhauer, un optimismo absoluto y consciente; y al asegurar aquí el poeta que el bien y el mal humanos son palabras vacías, no atribuye a los hombres, como Nietzsche, la facultad de crearse otro bien y otro mal personales y egoístas, sino que a la vez, proclama un bien absoluto, eterno, y un transitorio mal que se cambiará por fin en bien. Estas afirmaciones, pues, en Almafuerte no son individualistas, ni engendradoras de pesimismo. Exaltan y glorifican la individualidad humana, pero unida al espíritu absoluto; destruyen el mundo externo para imponer el reinado de la vida interior; aniquilan los valores transitorios y humanos, pero proclaman el Bien eternal y divino.

  La inmortal. — Baja el poeta al fondo de la “chusma sagrada” y vuelve de allí cargado de amargas verdades que arroja a los poderosos, a la faz de los grandes de la tierra. La inmortal es la chusma que labra y forja el mundo con su esfuerzo, que con su sangre ha regado toda la tierra y ha impregnado con la esencia de su ser hasta las aguas del mar. De ella sale, de su seno y sus entrañas, la chispa luminosa de los genios y el amoroso fuego de los santos. Y sin embargo es la esclava y la condenada, la sometida y la proscrita. Pero ella ve o adivina la justicia y la razón y por eso a los códigos del bien que le dictan los amos, a las divinas pragmáticas que se le imponen, contesta con una risa demoníaca y sarcástica, con una risa de bestia libre de freno, carcajada desgarrante que conmueve y desgaja los cimientos sociales y las columnas de los cielos; carcajada nihilista que desmiente y destruye todas las perfecciones y progresos conquistados aparentemente por la humanidad. Como los canes que vuelven a la madrugada y arañando y aullando en la puerta solicitan albergue de sus amos, así los genios más grandes, los consagrados y los héroes aguardarán el día de la justicia ante las puertas de bronce que separan la sombra de la luz. Tú, poderoso y señor, no temas nada, aunque se hunda el templo, mientras queden creyentes. Teme, sí, cuando tu ley sin ley moral, tu concepto salvaje de cruel egoísmo, de déspota sin freno, penetre hasta el fondo mismo de la chusma ; cuando ella vea que no va su ración en la carga y se canse de ser pedestal y abandone la cruz ; porque entonces se desquiciará todo el mundo presente. Este poema es el más extenso de Almafuerte y también el más vasto, el más grandioso. Es de una grandeza cósmica y de un altísimo sentido moral. ¿Cuándo se escribió nada tan profundamente justo y moral como ésto? Aquí no hay la conformidad burguesa y la complicidad del silencio que se ve en todos los poetas respecto a la gravísima transgresión moral que implica la injusticia humana, el predominio de la fuerza y de la astucia. Pero tampoco hay las “rebeldías necias de lacayo” que constituyen la protesta anarquista, ni el desconocimiento de la ley moral que profesan los ácratas. El alma y la esencia de este poema es una ley interior sublime que cual hilo de oro corre por encima de los hombres, sin que haya llegado nadie, hasta hoy, a reconocerla ni acatarla. Almafuerte, como un dios, restablece el imperio de esta ley, y la pone por eje espiritual y por cimiento y base de los pueblos. Aquí sintetiza el poeta, más que en ninguna otra de sus producciones, la tendencia de toda su obra a realizar lo que podría llamarse apocatastasis humana, es decir, a reintegrar en la humanidad todas las almas y a dar a cada espíritu la conciencia de toda la humanidad. Tiende también su acción a realizar lo que ha llamado Saint - Ivés “sinarquía”, o sea gobierno de los principios, de las leyes morales. Pero Almafuerte no predica esto, como no predica nada. Con su genial vista interior vislumbra la ley moral desconocida por todos y él la enuncia y la obedece. Esta es, en síntesis, su misión y su obra.

  El misionero. — He aquí el más bello, el más rotundo y trascendental de los poemas de Almafuerte. En él está formulada y concretada toda su vida y su fe. Cada estrofa es una sentencia de bronce y todo él está escrito, no “con sangre y medio loco”, como Nietzsche decía, sino con la esencia misma de su existencia. Porque las afirmaciones que aquí se contienen las ha amasado el poeta con su propio dolor, en una lucha heroica y solitaria contra el cieno y el mal. Larga y difícil tarea sería el señalar ahora todas las altas verdades definitivas, absolutas, de iniciación reciente o antiguamente expresadas por los más altos espíritus y por él coloreadas con un matiz personal, que se contienen profusamente en este poema. El es un evangelio de idealismo, de bondad, de sabiduría interior, y merece profundos y extensos comentarios que desentrañen y formulen la honda filosofía encerrada en sus versos. Hállanse aquí sintetizadas, como hemos dicho, las más modernas ideologías, pero a la vez están superadas por la visión integral del poeta, por su ímpetu inexorable de ascensión, por la llama que arde en él, de heroica y de fierísima bondad. El vasto ideal que le inspira de liberación total y superación del hombre, de imperio del espíritu y de bondad consciente, solamente lo hemos visto expresado con igual intensidad en José Antich, el autor de “Andrógino”, apóstol y fundador, filosóficamente, del ideal de divinización humana. Pero como poeta propiamente, como hombre que canta en verso y encarna en su existencia sus propios ideales, no le encontramos semejanza ni antecedente alguno. Es el primero que toma como único sujeto de sus cantos al hombre, al espíritu del hombre, de manera sintética y ascendente, con un criterio nuevo y audacísimo de moral ego - altruista. En todo este poema se destaca la figura del Cristo dictador, del heroico creador de una nueva ley moral, del tirano del bien, cuya cruel energía se consagra íntegramente a servir e imponer el ideal de amor.

  Apóstrofe. — Esta poesía ha coronado y sintetiza toda la obra y la vida del poeta. Lacerada su alma por el bárbaro espectáculo de la fuerza agresora y humanicida que pisotea el derecho y pretende erigirse en dictadora y soberana de la humanidad, busca al principal culpable de este cataclismo, con el seguro instinto de su intuición, y alzándose por encima de todas las cobardías y vacilaciones que atan el pensamiento universal, él apostrofa y condena al responsable de la horrorosa tragedia con la violencia infinita y la sagrada indignación que sólo pueden prestar un alma gigantesca y un corazón sin mácula. Ya hemos hablado de la forma de esta poesía — tan reprobada por los estetas y por los vasallos espirituales del déspota germano — y por lo tanto no insistiremos en su análisis. Pero sí aseguramos que sobrevivirá como un monumento humano de rebeldía consciente, de alto sentido moral y de espíritu altruista y justiciero.  

  Evangélicas. — Las “Evangélicas” de Almafuerte son una serie de artículos compuestos de pensamientos en forma de versículos. En ellos se razona y sentencia sobre todas las cosas divinas y humanas, pero siempre desde el punto de vista del sentido moral y de la vida interior del hombre. Contienen una filosofía áspera y ruda, original y bravía ; recuerda los aletazos de las águilas y el selvático olor que las fieras exhalan. Pero el criterio y el fondo de todos estos pensamientos es fuerte y sano, edificante y austero. Expresan un concepto de rigidez moral, de dureza consciente, de individualismo interno, a la vez que de bondad exquisita y de suprema civilización humana. Son estas evangélicas un verdadero código moral, un método de individualización; despiertan y fortalecen, humanizan y elevan. A pesar de que, sin pretenderlo, reflejan las corrientes de pensamiento actuales,” tienen además una originalidad singularísima por su brusca expresión, por su tono candente de realidad. Compréndese muy bien que no son pensamientos de hombre sentado, como decía Nietzsche ; que han sido elaborados no ya andando, sino viviendo ; que se los ha forjado en el yunque de la vida y con el martillo de la idea. Elévase también aquí el poeta a cumbres de idealidad formulando profundas y penetrantes sentencias, al hablar del carácter, al definir el genio, al meditar sobre el hombre y sobre la vida. Consideramos como uno de los más conscientes y hondos pensamientos éste que forma parte de una de sus evangélicas : “El estado perfecto del Hombre es un estado de ansiedad, de anhelación, de tristeza infinita : una tremulación interrogante de tentáculo”. 

 Discursos y conferencias. — Muchas son las producciones de este género que existen del poeta y todas ellas versan sobre temas morales. Se caracterizan por la construcción de largos periodos sostenidos en que el poeta se elevaba a las cumbres de la ideación, con la tenaz insistencia, la intensa pasión moral para expresar una idea hasta en sus consecuencias más remotas y en su sentido más recóndito, que era lo más peculiar y lo más resaltante de su genio. Los límites obligados de este trabajo no nos permiten entrar en el análisis de esa parte de su obra; pero señalaremos entre las más bellas de sus piezas oratorias el discurso sobre Mitre, la conferencia “La gran misión”, el discurso en homenaje de Carducci y la conferencia sobre el niño.

____________________________






Con tu visita yo vibro,/ Tu regalo apreciaré,/ Si me invitas un café/ yo te obsequiaré mi libro/.

Invitame un café en cafecito.app