4 de junio de 2019

ESFUERZO


ESFUERZO

No es el nido tarea chica,
pico a pico el ave teje,
cada pichón será el eje 
por el que nunca claudica.
Gran sacrificio lo implica,
aunque un viento lo deshoja,
y un gris, tormenta le arroja,
pero él piensa en su retoño,
mientras le dice al otoño:
“Es lluvia que no me moja”.
© Rubén Sada. 25/01/2019

LLUEVE (Décima por Venezuela)


LLUEVE

La lluvia que de mis ojos
cae viendo a Venezuela,
es dolor que se deshiela
al comprender sus despojos.
Prístinos sueños, hoy rojos,
tanta injusticia me enoja,
al dictador se le antoja
perpetuarse y me rebelo,
mas, la que hoy cae del cielo
“es lluvia que no me moja”.
© Rubén Sada. 25/01/2019

TORMENTO


TORMENTO

Tanta tormenta es tormento
contra un pueblo que está exhausto,
mientras los perros del Fausto
disparan rabia al hambriento.
El nuevo Stalin es cruento,
perpetuarse se le antoja,
mientras al pobre despoja
y es sordo ante su clamor,
va ladrando el dictador:
“Es lluvia que no me moja”.
© Rubén Sada. 25/01/2019

3 de junio de 2019

DE LAS MANOS DEL VERANO


DE LAS MANOS DEL VERANO

Verano es sol, es color,
es una playa benigna 
porque el frío se resigna
ante el cálido confort.
Es el brote de calor
desde un cielo muy temprano, 
es un tereré en la mano,
con el zumo de un limón,
es refresco y bendición
“de las manos del verano”.
Verano es nido de hornero,
es la abeja en las aljabas,
es la picada con rabas
en el parque cervecero.
Es la tarde de un febrero,
es la siesta de un anciano,
obtención del hortelano
de la mejor producción,
próspera elaboración
“de las manos del verano”.
“De las manos del verano”
por San Roque en un embarque,
o en la pileta de un parque
con truco en primera mano.
Beber mojito cubano,
tirarse del tobogán,
vino y melón de San Juan, 
y en la tierra olor a lluvia,
que baña a la espiga rubia,
que a los niños dará el pan.
¡Qué generosa es la vida
que el estío desmenuza,
con tanta preciosa musa
que de glamour va vestida!
Ningún verano se olvida
aun si nuestro pelo es cano,
kilómetros en el llano
llenaron nuestra bodega…
¡Cuán generosa es la entrega
“de las manos del verano”!
Rubén Sada. 24/01/2019

ORIENTE versus OCCIDENTE (Contrapunto en personificación de Rubén Sada y Pietro Igarza)

ORIENTE versus OCCIDENTE

(Contrapunto en personificación entre Rubén Sada y Pietro Igarza)


ORIENTE 1 (Rubén Sada – Arg)
Soy el alba y el naciente
con el que este día inicia,
soy la temprana noticia
de un nuevo sol esplendente.
Soy el este, soy ORIENTE,
y a cada ciclo abro paso,
al cielo celeste enlazo
de un súbito despertar, 
el oeste no ha de ganar:
el OCCIDENTE es ocaso.
OCCIDENTE 1 (Pietro Igarza – Perú)
El OCCIDENTE soy yo
y es verdad que soy ocaso,
mas, ¿algo malo hay, acaso?
¿qué es lo que en mí presenció?
No me diga que temió
la senectud del camino,
no pedregoso, sí fino,
en donde muere la tarde;
no se muestre cual cobarde
que soy de usted el destino.
ORIENTE 2 (Rubén Sada – Arg)
Mi fuerza nunca es cobarde,
surjo a la vida naciente,
soy el principio, el oriente
y jamás hago de mí alarde.
Mas, siempre muere la tarde
enfrentando realidad,
lo digo sin vanidad,
renacerá en la mañana,
y yo sé que usted, hermana, 
me dará oportunidad.
OCCIDENTE 2 (Pietro Igarza – Perú)
Le daré oportunidad
de una vez más nacer, 
mientras me verá yacer
sin lujo ni vanidad. 
Siempre se llega a la edad
de OCCIDENTE en esta vida,
con pena, dolor, herida,
sonrisa, júbilo, amor,
sufrimientos, sinsabor,
hasta que el ser se despida.
ORIENTE 3 (Rubén Sada – Arg)
Soy la vida desde el sol,
quien amanece en el alba,
derramo luz a mansalva
en un paisaje arrebol.
Brillando más que el charol
doy lucidez a la mente,
la vida nació en oriente
y oriente es la luz del mundo,
el amanecer fecundo
que da esperanza a la gente.
OCCIDENTE 3 (Pietro Igarza – Perú)
¿Qué da esperanza a la gente?
¿es el oriente y su pausa
o luchar por la gran causa
de la vida en OCCIDENTE?
Todo se hace tan candente
cuando se vive deprisa,
no cuando llega la brisa
de oriente y nos aletarga
con una pena que embarga
y que la luz no divisa.
ORIENTE 4 (Rubén Sada – Arg)
Si el sol naciente se alzó
desde la más honda sima,
y volvió a ser Hiroshima
y de entre escombros brotó…
Aun si la bomba cubrió
la tierra con guerra y peste,
y aun con resultado agreste
volvió a florecer la vida,
la esperanza es sostenida:
¡El sol naciente es el este!
OCCIDENTE 4 (Pietro Igarza – Perú)
La tierra con guerra y peste
por el poder fue cubierta,
nuestra mente no despierta
porque miramos al este. 
OCCIDENTE, aunque le cueste
entender, es lo mejor,
ya que carga en sí el albor
y el crepúsculo fugaz;
OCCIDENTE vive más,
vive más y sin dolor.
ORIENTE 5 (Rubén Sada – Arg)
Oriente te da la guía, 
porque el sol de “oriente” “orienta”,
“occidente” te “accidenta”,
porque el sol tiene agonía.
Profunda dicotomía
la de nacer y morir,
un ciclo de ir y venir
en que los dos tienen rol,
cuando va orbitando el sol
desde el cénit al nadir.
OCCIDENTE 5 (Pietro Igarza – Perú)
OCCIDENTE no accidenta,
accidenta si se es lerdo,
si se pierde en el recuerdo
o si vivir desalienta. 
Cuenta, cuenta, cuenta, cuenta,
perlas en el japa mala
en vez de usar una pala
para alcanzar su futuro
tras un derruido muro
que de dolor hace gala.
ORIENTE 6 (Rubén Sada – Arg)
Juntos estamos incluidos,
aunque nos divida el Greenwich,
compartiremos un sándwich
y seguiremos unidos.
Nuestros brazos extendidos
por los siete continentes,
hermanan a toda gente
del Pacífico al Atlántico,
y van entonando el cántico,
coro de Oriente–Occidente.
OCCIDENTE 6 (Pietro Igarza – Perú)
Coro de Oriente–Occidente
que se escucha a viva voz,
y deshace todo atroz
sufrimiento de la gente. 
Es momento que, silente,
el hombre se muestre unido
y que no dé por perdido
el paraíso que llega 
pronto y en el alma riega
el amor, tras lo sufrido.
© Rubén Sada y Pietro Igarza.