'fauxcolumn-outer body-fauxcolumn-outer'>

MUJER, REGALO DE DIOS (POEMA DE ELISEO L. PRETELL PARA EL DÍA DE LA MUJER)

poema mujer, homenaje, día de la mujer, poesía romántica,


MUJER… REGALO DE DIOS


Autor: Eliseo León Pretell, *Poeta peruano residente en Houston Texas, EE UU
 

Cuando solo rodaba
con mi vida vac
í
a,
en salobre agon
í
a sin un beso de amor.
Llegaste a iluminar como la luz del d
í
a,
a mi alma que mor
í
a
sumida en el dolor.


Viniste como un ángel
de alg
ú
n cielo lejano,
claro sol que temprano irradia el mundo gris.
Bella luna encantada al alcance de mi mano,
hoy resplandezco ufano
sintiéndome feliz.

Si Dios en su grandeza
te puso en mi camino
y es mandato divino querernos de verdad.
Redise
ñemos juntos el má
s bello destino,
y un vivir cristalino
 por una eternidad.

Yo te juro esta noche
que Cristo ha se
ñ
alado,
ponerte aqu
í a mi lado como mi ú
nica amada.
Déjame darte un beso como nunca he besado
aunque tantos te he dado,
s
ó
lo con mi mirada.


No dejemos que pase
esta noche bendita,
seguro estaba escrita para unirnos los dos.
Encarguémosle al cielo para que nos permita,
una vida bonita…,
bendecida por Dios.




SOY MUJER (Poema de Marga Mangione)




Soy mujer…




Soy mujer: desde que vi la luz,
quise atrapar la vida entre mis manos.
Asirme de su esencia, sentir su aliento,
y de una bocanada, ¡beberme el tiempo!


Los desengaños golpearon a mi puerta
trayendo la desdicha entre sus dedos.
La encontraron abierta, ¡jamás la cierro!
Porque sé que el destino, que es muy artero,
llega infalible al sitio donde te halles,
detrás de siete llaves, o a cielo abierto.


Amé. Fui amada.
Parí hijos con dolor y fui dichosa.
Bajo mis alas cobijé nidos de rosas.
Con mis manos brindé caricias nuevas,
a esos hijos que hoy, con sus amores,
han cubierto con creces mis ilusiones.


Mi esperanza de ser mujer amada,
de crecer, de perdurar en otras almas,
la he encontrado en los nietos que adoro,
que son todo mi orgullo,
mis ansias de vivir, mi fe y mi calma.


La muerte con su rostro demudado,
impávida y feroz, entró a mi casa.
Dejé partir amores que nunca olvido:
mi corazón, quebrado en mil pedazos,
hoy guarda en su interior, dolor y llanto.


Pero aterido y triste, sigue latiendo,
a la espera de hallar amores nuevos.
Amores puros. Amores bellos.
Que mitiguen su pena y le den consuelo.


Abierta al mundo entero: ¡sigo viviendo!
Aunque me han atacado las decepciones,
jamás bajé los brazos, ¡yo no me arredro!


Aparté piedras, crucé torrentes.
Vientos aullaron, lluvias cayeron;
pero en mañanas y atardeceres,
nuevos soles radiantes, para mí ardieron.


Soy mujer: Nací fuerte y audaz.
¡Me alegro de ello!


Y aquí estoy: con mi mano tendida al universo.
Dame la tuya hermana, que un puente haremos
para animar a otras con nuestro aliento.
¡Dame la mano hermana! Juntas iremos,
a rescatar a aquellas que están sufriendo.


Y cuando haya en sus rostros una sonrisa,
sobre tierras y mares nos alzaremos,
las alas desplegadas en el intento.
Volando en una danza que iniciaremos,
con música de pájaros, de lluvia y viento:
Todas, en infinito abrazo eterno.


Dame tu mano hermana… ¡ya estoy partiendo!


Autora: Marga Mangione. (Berazategui)


Marga Mangione. Referente cultural más importante de Berazategui, que actualmente conduce los encuentros del Grupo Literario Almafuerte, que ella misma fundó en 2003. 
Los mismos se realizan todos los viernes del verano 2012 a las 19 hs en el Complejo Municipal EL PATIO. Calle 149 e/15/15A -Berazategui. La entrada es libre y gratuita.

ALLÁ POR BIALET MASSÉ (Milonga homenaje, por Carlos Montenegro)



ALLÁ POR BIALET MASSÉ

(Homenaje a Bialett Massé de Carlos Montenegro)

Cerros, montañas y ríos,
senda y cielo disfruté. (BIS)
Las rocas por sus arroyos,
allá por Bialet Massé.

El buen humor de su gente
muchas veces comparé. (BIS)
Con los paisano'e mi pago,
allá por Bialet Massé. (BIS)

Vaya tranquilo compadre,
y no deje de conocer,
si usted a Córdoba viaja,
llegue hasta Bialet Massé.

Historias de mi Argentina,
que en la escuela no escuché (BIS)
usted las conocerá
allá por Bialet Massé. (BIS)

En los "Labios del indio"
una noche me enamoré (BIS)
y de eso hace varios años,
allá por Bialet Massé. (BIS)

La virgen de la montaña
que en las alturas se ve,
con su pureza tan blanca,
allá por Bialet Massé.

Si se llega a "El Paraíso"
seguro querrá volver,
mire que es linda mi patria,
allá por Bialet Massé.

Cuando una noche la luna
me iluminó y la enfrenté,
le juré que volvería,
allá por Bialet Massé.


Autor: Carlos Montenegro.

Poeta y cantautor, payador gauchesco, de Berazategui.
A vos Carlitos, amigo: Mi homenaje. Este fue antes de partir,
el último regalo que me hiciste, entre tantos anteriores.

Más poemas sobre Carlos Montenegro, aquí:

http://rubensada.blogspot.com.ar/2014/11/soneto-carlitos-montenegro-poeta-cantor.html

CONSTRUCTORES DE PAZ - Canción - (Por Héctor José Corredor Cuervo)

paz, poema para la paz




CONSTRUCTORES DE PAZ

Canción de Héctor José Corredor Cuervo 

En campos colmados de odio y violencia
regamos palabras de fe  y de ilusión,
despertando pueblos con indiferencia
que agonizan  solos por falta de unión.

En mentes llevamos lampos de igualdad
que orientan senderos de nobles acciones
al  salvar las vidas de la humanidad
que sufre  agonías por las explosiones.

Somos constructores de paz en el mundo
sembrando semillas de  cordialidad,
con el alma limpia,  con amor profundo,
en surcos de anhelos por la libertad. (Bis)

Queremos  que  flote la  blanca bandera
símbolo sublime de paz y hermandad,
que en todos los pueblos donde exista guerra
renazcan las flores de fiel amistad 

¡Unión!,  es el grito que todos lanzamos
para que resurja grandiosa nación,
bajo el limpio cielo con el que soñamos
sin sentir  angustias en el corazón.

Somos constructores de paz en el mundo
sembrando semillas de  cordialidad,
con el alma limpia,  con amor profundo,
en surcos de anhelos por la libertad. (Bis)




Canta: Henry Angarita
Autor: Héctor José Corredor Cuervo (Colombia)



La grasse matinée - Jacques Prévert (En francés y en castellano)




La grasse matinée
(Levantarse antes de mediodía)


Es terrible
El leve ruido del huevo duro al romperse sobre un mostrador de estaño
Es terrible ese ruido
Cuando resuena en la memoria del hombre que tiene hambre
Es terrible también la cabeza del hombre
La cabeza del hombre que tiene hambre
Cuando se mira a las seis de la mañana
En el cristal de la tienda
Una cabeza color polvo
No es a su cabeza, sin embargo, que él mira
En la vitrina de Casa Potin
No le importa su cabeza al hombre
No piensa en ella
Sueña
Imagina otra cabeza
Una cabeza de ternera, por ejemplo
Con una salsa a la vinagreta
O una cabeza de cualquier cosa que se coma
Y mueve suavemente la mandíbula
Suavemente    
Y rechina dientes suavemente
Porque el mundo se burla de él
Y él no puede nada contra ese mundo
Y cuenta con los dedos uno, dos, tres
Uno, dos tres
Hace tres días que no come
Por más que se repita desde hace tres días
Esto no puedo durar
Esto dura
Tres días
Tres noches
Sin comer
Y detrás de esos vidrios
Esos patés esas botellas esas conservas
Peces muertos protegidos por las latas
Latas protegidas por los vidrios
Vidrios protegidos por la policía
Policía protegida por el miedo
Cuántas barricadas para seis malditas sardinas...
Un poco más lejos, el café
Café con crema y croissants calientes
El hombre vacila
Y en el interior de su cabeza
Una neblina de palabras
Una neblina de palabras
Sardinas para comer
Huevo duro, café con crema
Café con gotas de ron
Café con crema
Café con crema
¡Café con crimen con gotas de sangre!...
Un hombre muy querido en su vecindario
Fue degollado en pleno día
El asesino, el vagabundo le robó
Dos francos
Que sea un café con gotas de ron
Cero francos setenta
Dos rebanadas de pan con mantequilla
Y veinticinco céntimos para la propina del joven
Es terrible
El leve ruido del huevo duro al romperse sobre un mostrador de estaño
Es terrible ese ruido
Cuando resuena en la memoria del hombre que tiene hambre.

JACQUES PRÉVERT
Poeta francés  (1900 - 1977) 

La grasse matinée (original, en francés)

Il est terrible
Le petit bruit de l'oeuf dur cassé sur un comptoir d'étain
Il est terrible ce bruit
Quand il remue dans la mémoire de l'homme qui a faim
Elle est terrible aussi dans la tête de l'homme
La tête de l'homme qui a faim
Quand il se regarde à six heures du matin
Dans la glace du grand magasin
Une tête couleur de poussière
Ce n'est pas sa tête pourtant qu'il regarde
Dans la vitrine de chez Potin
Il s'en fout de sa tête l'homme
Il n'y pense pas
Il songe
Il imagine une autre tête
Une tête de veau par exemple
Avec une sauce de vinaigre
Ou une tête de n'importe quoi qui se mange
Et il remue doucement la mâchoire
Doucement
Et il grince des dents doucement
Car le monde se paye sa tête
Et il ne peut rien contre ce monde
Et il compte sur ses doigts un deux trois
Un deux trois
Cela fait trois jours qu'il n'a pas mangé
Et il a beau se répéter depuis trois jours
Ca ne peut pas durer
Ca dure
Trois jours
Trois nuits
Sans manger
Et derrière ces vitres
Ces pâtés ces bouteilles ces conserves
Poissons morts protégés par les boîtes
Boîtes protégées par les vitres
Vitres protégées par les flics
Flics protégés par la crainte
Que de barricades pour six malheureuses sardines..
Un peu plus loin le bistrot
Café-crême et croissants chauds
L'homme titube
Et dans l'intérieur de sa tête
Un brouillard de mots
Un brouillard de mots
Sardines à manger
Oeuf dur café-crème
Café arrosé rhum
Café-crème
Café-crème
Café-crime arrosé sang !...
Un homme très estimé dans son quartier
a été égorgé en plein jour
L'assassin le vagabond lui a volé
Deux francs
Soit un café arrosé
Zéro franc soixante-dix
Deux tartines beurrées
Et vingt-cinq centimes pour le pourboire du garçon.
Il est terrible
le petit bruit de l'oeuf dur
cassé sur un comptoir d'étain
il est terrible ce brui
tquand il remue dans la mémoire
de l'homme qui a faim.

JACQUES PRÉVERT
Poeta francés  (1900 - 1977) 

SONETOS DE AMOR (de Rafael de León) Poemas para enamorados



Cuatro sonetos de amor de Rafael de León

I

Decir “te quiero” con la voz velada
y besar otros labios dulcemente,
no es tener sed, es encontrar la fuente
que nos brinda la boca enamorada.

Un beso así no quiere decir nada,
es ceniza de amor, no lava hirviente,
que en amor hay que estar siempre presente,
mañana, tarde, noche y madrugada.

Que cariño es más potro que cordero,
más espina que flor, sol, no lucero,
perro en el corazón, candela viva…

Lo nuestro no es así, a qué engañarnos,
lo nuestro es navegar sin encontrarnos,
a la deriva, amor. a la deriva.

II

Me avisaron a tiempo: ten cuidado,
mira que miente más que parpadea,
que no le va a tu modo su ralea,
que es de lo peorcito del mercado.

Que son muchas las bocas que ha besado
y a lo mejor te arrastra en su marea
y después no te arriendo la tarea
de borrar el presente y el pasado.

Pero yo me perdí por tus jardines
dejando que ladraran los mastines,
y ya bajo la zarpa de tus besos

me colgué de tu boca con locura
sin miedo de morir en la aventura,
y me caló tu amor hasta los huesos.

III

Otro domingo más sin tu mirada,
dejándome morir frente a la gente
que pasa y que traspasa indiferente
a mi canción de amor desesperada.

Una yegua de celos colorada
corre llena de furia por mi frente
y galopa de oriente hasta occidente
en busca de tu falsa coartada…

Porque yo sé de más que en esta hora
hay alguien que los labios te devora
y comparte las cepas de tu vino.

Mas, como de perderte tengo miedo,
no ahondo en la maraña de tu enredo
y comulgo con ruedas de molino.

IV

Peso poco en tu vida, casi nada,
como un leve rumor, como una brisa,
como un sorbo de fresca limonada
bebido sin calor y a toda prisa.

No adelanto el compás de tu pisada,
ni distraigo la salve de tu misa,
y en tu frente de nardo desvelado
no llego a recuerdo ni a sonrisa.

Y en cambio tú eres todo, mi locura,
mi monte, mi canción, mi mar templado,
el pulso de mi sangre, la llanura

donde duermo sin sueño ni pecado,
y el andamio en que apoyo con ternura
este amor que nació ya fracasado.

Rafael de León

LE CIMITIÈRE MARIN Por Paul Valery POETA FRANCÉS (Versión/traducción castellana)





LE CIMITIÈRE MARIN Por Paul Valery
Versión: Raúl Gustavo Aguirre


EL CEMENTERIO MARINO


Este techo tranquilo, de palomas surcado,
Entre pinos y tumbas palpita, deslumbrado.
El justo Mediodía compone allí su fuego.
¡El mar, el mar, el mar que siempre recomienza!
Después de un pensamiento, ¡qué dulce recompensa
Una larga mirada al divino sosiego!



¡Qué pura obra de relámpagos consume
Tanto y tanto diamante que la espuma reúne
Y qué serenidad parece acontecer!
Cuando sobre el abismo un alto sol dormita,
Orfebrerías puras de una causa infinita,
El tiempo reverbera y el ensueño es saber.



Tesoro estable, templo consagrado a Minerva,
Mole de sosegada y visible reserva,
Aguas altivas, Ojo que velas en tus llamas
Tanto sueño que en ti se prolonga en la calma,
¡Oh mi silencio! ... Grave edificio en el alma,
¡Pero cima de oro, Techo, con mil escamas!



Templo del Tiempo, que un suspiro resume,
Allí mi ser la pura elevación asume
Y mis ojos marinos circundan lo que ven;
Como a los dioses mi ofrenda soberana,
El calmo reverbero lentamente desgrana
Por sobre las alturas un supremo desdén.



Como la fruta que se funde en complacencia,
Y suscita placer a cambio de su ausencia
En una boca donde se disuelve su forma,
Mi futura humareda yo también aquí huelo,
Y al alma consumida la música del cielo
Le habla de la ribera que en rumor se transforma.



¡Mírame a mí que cambio, bello cielo real!
Después de tanto orgullo, y de tanta inusual
Ociosidad, no obstante plena de poderío,
Yo dejo que me venza este brillante espacio.
Por sobre los sepulcros va mi sombra, despacio,
Y en su frágil andar se domestica el mío.



El alma expuesta a las antorchas del solsticio,
¡Tu justicia contesto, incomparable juicio
De la luz que utilizas tus armas sin piedad!
Yo te devuelvo pura a tu lugar primero,
¡Contémplate!. . . Fulgor, y reflejarte, empero
Significa de sombra una triste mitad.



¡Oh, sólo para mí, a mí solo, en mí mismo,
Cerca de un corazón, de ese inicial abismo
Donde surge el poema, entre el suceso puro
Y el vacío, yo espero de mi grandeza interna
El eco, amarga, oscura y sonora cisterna
Que un vacío en el alma suena siempre futuro!



¿Sabes, falsa cautiva de los follajes prietos,
Golfo devorador de magros parapetos,
En mis ojos cerrados, secretos esplendentes?
¿Qué cuerpo me conduce a tus mudos santuarios?
¿Qué rostro lo vincula a esta tierra de osarios?
Sólo una chispa allí, yo pienso en mis ausentes.



Sacro interior, de un fuego sin materia colmado,
Fragmento de la tierra a la luz consagrado,
Este lugar me place, de antorchas circuido,
Hecho de oro y piedra y de nocturnos árboles,
En el que hay tantas sombras bajo trémulos mármoles.
¡Allí, sobre mis tumbas, el mar fiel se ha dormido!



¡Perra espléndida, al idólatra aparta de tu lado!
Porque yo solo como un pastor he llevado
A pacer largamente corderos misteriosos,
Esa nívea majada de mis tumbas morosas,
¡Alejaos de allí, palomas cautelosas,
Inútiles ensueños, serafines curiosos!



Aquí, llegado, el porvenir es pereza,
El insecto desgasta la marchita maleza;
Lo ardido y lo deshecho, todo halla el amparo
Del aire en una extraña y rigurosa esencia...
La vida es vasta porque está ebria de ausencia,
Y la amargura es dulce, y el espíritu claro.



Los muertos escondidos están bien en la tierra
Que
les da su calor y su misterio encierra.
Mediodía en lo alto, Mediodía impasible,
En sí se piensa y a sí mismo conviene...
joya ideal, cabeza que todo lo contiene,
Yo soy dentro de ti el cambio imperceptible.



¡Sólo conmigo cuentas para acallar tus miedos!
¡Mis arrepentimientos, mis dudas, mis denuedos,
Son de tu gran diamante la única impureza! ...
Pero en su noche grávida de silenciosos mármoles,
Un pueblo vago en las raíces de los árboles
Ya de tu lado, quieto, a colocarse empieza.



En una ausencia honda ellos se han diluido,
La arcilla roja una blanca especie ha bebido,
De la vida en las flores se continuó el encanto.
¿Dónde están de esos muertos las frases familiares?,
El arte personal, las almas singulares?
La larva se desliza donde surgía el llanto.



Los jubilosos gritos de las adolescentes,
Los párpados, los ojos y los húmedos dientes,
El seno encantador que juega con el fuego,
La sangre ardiente en los labios que se entregan,
Y los últimos dones, los dedos que los niegan,
¡Todo va bajo Tierra, todo regresa al juego!



Y tú, gran alma, ¿acaso por un sueño deliras
Del que puedan estar ausentes las mentiras
Del color que, ola y oro, los ojos aquí ven?
¿Cantarás cuando cambies en vaporosa esencia?
¡Oh, parte! ¡Todo huye! Porosa es mi presencia,
¡La sagrada inquietud llega a su fin también!



¡Magra inmortalidad dorada y tenebrosa,
Dadora de consuelo de pavores laureada,
Que de la muerte haces un regazo materno,
Una bella mentira, un engaño piadoso!
¿Quién no conoce y quién aceptará gustoso
Este cráneo vacío y este reír eterno?



Hondos antepasados, cabezas despobladas
Que bajo el peso de tan antiguas paladas
Ya sois la tierra y confundís nuestro andar,
El real roedor, el verme irrefutable,
No es para aquel que duerme un sueño interminable,
¡El vive de la vida, me sigue sin cesar!



¿Amor, quizás, u odio? No lo sé. ¡Tan presente,
Tan cerca está de mí su diente soberano
Que todo nombre bien le podría caber!
¡No importa! Él mira, él toca, él fantasea, él ama!
¡Mi carne es de su agrado y hasta sobre mi cama
A este solo viviente vivo de obedecer!



¡Oh Zenón! ¡Cruel Zenón! ¡Oh Zenón el Eleata!
Tú me has atravesado con esta flecha ingrata,
Esta flecha que vibra, que vuela sin llegar!
¡El sonido me crea y el dardo me da muerte!
¡El sol! ¡Qué sombra es de tortuga, alma inerte,
Aquiles que aunque corres no cambias de lugar!



¡No, no! ... ¡Vamos, de pie! ¡A la era sucesiva!
¡Destroza, cuerpo mío, tu forma pensativa!
¡Bebe, sed interior, este viento naciente!
Una suave frescura, por el mar exhalada,
Me devuelve mi alma... ¡Oh potencia salada!
¡Corramos a la ola que refluye viviente!



¡Sí! Majestuosa mar de delirios dotada,
Piel de pantera y clámide agujereada
Por millones de ídolos donde el sol se refleja,
Hidra absoluta, ebria de tu carne azulada,
Que en tu brillante cola hundes la dentellada
En
un tumulto que al silencio semeja,



¡El viento se levanta! ... ¡Hay que intentar vivir!
Mi libro cierra, inmenso, luego lo vuelve a abrir,
¡De las olas deshechas nuevas olas derivan!
¡Volad, volad vosotras, páginas deslumbradas!
¡Romped, olas! ¡Romped con aguas exaltadas
Este techo tranquilo donde los foques iban!



Charmes, 1922.




Le cimetière marin (poema en francés)

Ce toit tranquille, où marchent des colombes,
Entre les pins palpite, entre les tombes;
Midi le juste y compose de feux
La mer, la mer, toujours recommencée
Ô récompense après une pensée
Qu'un long regard sur le calme des dieux!

Quel pur travail de fins éclairs consume
Maint diamant d'imperceptible écume,
Et quelle paix semble se concevoir!
Quand sur l'abîme un soleil se repose,
Ouvrages purs d'une éternelle cause,
Le temps scintille et le songe est savoir.

Stable trésor, temple simple à Minerve,
Masse de calme, et visible réserve,
Eau sourcilleuse, Oeil qui gardes en toi
Tant de sommeil sous une voile de flamme,
Ô mon silence! . . . Édifice dans l'âme,
Mais comble d'or aux mille tuiles, Toit!

Temple du Temps, qu'un seul soupir résume,
À ce point pur je monte et m'accoutume,
Tout entouré de mon regard marin;
Et comme aux dieux mon offrande suprême,
La scintillation sereine sème
Sur l'altitude un dédain souverain.

Comme le fruit se fond en jouissance,
Comme en délice il change son absence
Dans une bouche où sa forme se meurt,
Je hume ici ma future fumée,
Et le ciel chante à l'âme consumée
Le changement des rives en rumeur.

Beau ciel, vrai ciel, regarde-moi qui change!
Après tant d'orgueil, après tant d'étrange
Oisiveté, mais pleine de pouvoir,
Je m'abandonne à ce brillant espace,
Sur les maisons des morts mon ombre passe
Qui m'apprivoise à son frêle mouvoir.

L'âme exposée aux torches du solstice,
Je te soutiens, admirable justice
De la lumière aux armes sans pitié!
Je te tends pure à ta place première,
Regarde-toi! . . . Mais rendre la lumière
Suppose
d'ombre une morne moitié.

Ô pour moi seul, à moi seul, en moi-même,
Auprès d'un coeur, aux sources du poème,
Entre le vide et l'événement pur,
J'attends l'écho de ma grandeur interne,
Amère, sombre, et sonore citerne,
Sonnant dans l'âme un creux toujours futur!

Sais-tu, fausse captive des feuillages,
Golfe mangeur de ces maigres grillages,
Sur mes yeux clos, secrets éblouissants,
Quel corps me traîne à sa fin paresseuse,
Quel front l'attire à cette terre osseuse?
Une étincelle y pense à mes absents.

Fermé, sacré, plein d'un feu sans matière,
Fragment terrestre offert à la lumière,
Ce lieu me plaît, dominé de flambeaux,
Composé d'or, de pierre et d'arbres sombres,
Où tant de marbre est tremblant sur tant d'ombres;
La mer fidèle y dort sur mes tombeaux!

Chienne splendide, écarte l'idolâtre!
Quand solitaire au sourire de pâtre,
Je pais longtemps, moutons mystérieux,
Le blanc troupeau de mes tranquilles tombes,
Éloignes-en les prudentes colombes,
Les songes vains, les anges curieux!

Ici venu, l'avenir est paresse.
L'insecte net gratte la sécheresse;
Tout est brûlé, défait, reçu dans l'air
A je ne sais quelle sévère essence . . .
La vie est vaste, étant ivre d'absence,
Et l'amertume est douce, et l'esprit clair.

Les morts cachés sont bien dans cette terre
Qui les réchauffe et sèche leur mystère.
Midi là-haut, Midi sans mouvement
En soi se pense et convient à soi-même
Tête complète et parfait diadème,
Je suis en toi le secret changement.

Tu n'as que moi pour contenir tes craintes!
Mes repentirs, mes doutes, mes contraintes
Sont le défaut de ton grand diamant! . . .
Mais dans leur nuit toute lourde de marbres,
Un peuple vague aux racines des arbres
A pris déjà ton parti lentement.

Ils ont fondu dans une absence épaisse,
L'argile rouge a bu la blanche espèce,
Le don de vivre a passé dans les fleurs!
Où sont des morts les phrases familières,
L'art personnel, les âmes singulières?
La larve file où se formaient les pleurs.

Les cris aigus des filles chatouillées,
Les yeux, les dents, les paupières mouillées,
Le sein charmant qui joue avec le feu,
Le sang qui brille aux lèvres qui se rendent,
Les derniers dons, les doigts qui les défendent,
Tout va sous terre et rentre dans le jeu!

Et vous, grande âme, espérez-vous un songe
Qui n'aura plus ces couleurs de mensonge
Qu'aux yeux de chair l'onde et l'or font ici?
Chanterez-vous quand serez vaporeuse?
Allez! Tout fuit! Ma présence est poreuse,
La sainte impatience meurt aussi!

Maigre immortalité noire et dorée,
Consolatrice affreusement laurée,
Qui de la mort fais un sein maternel,
Le beau mensonge et la pieuse ruse!
Qui ne connaît, et qui ne les refuse,
Ce crâne vide et ce rire éternel!

Pères profonds, têtes inhabitées,
Qui sous le poids de tant de pelletées,
Êtes la terre et confondez nos pas,
Le vrai rongeur, le ver irréfutable
N'est point pour vous qui dormez sous la table,
Il vit de vie, il ne me quitte pas!

Amour, peut-être, ou de moi-même haine?
Sa dent secrète est de moi si prochaine
Que tous les noms lui peuvent convenir!
Qu'importe! Il voit, il veut, il songe, il touche!
Ma chair lui plaît, et jusque sur ma couche,
À ce vivant je vis d'appartenir!

Zénon! Cruel Zénon! Zénon d'Êlée!
M'as-tu percé de cette flèche ailée
Qui vibre, vole, et qui ne vole pas!
Le son m'enfante et la flèche me tue!
Ah! le soleil . . . Quelle ombre de tortue
Pour l'âme, Achille immobile à grands pas!

Non, non! . . . Debout! Dans l'ère successive!
Brisez, mon corps, cette forme pensive!
Buvez, mon sein, la naissance du vent!
Une fraîcheur, de la mer exhalée,
Me rend mon âme . . . O puissance salée!
Courons à l'onde en rejaillir vivant.

Oui! grande mer de délires douée,
Peau de panthère et chlamyde trouée,
De mille et mille idoles du soleil,
Hydre absolue, ivre de ta chair bleue,
Qui te remords l'étincelante queue
Dans un tumulte au silence pareil

Le vent se lève! . . . il faut tenter de vivre!
L'air immense ouvre et referme mon livre,
La vague en poudre ose jaillir des rocs!
Envolez-vous, pages tout éblouies!
Rompez, vagues! Rompez d'eaux réjouies
Ce toit tranquille où picoraient des focs!

Paul Valéry



BIOGRAFÍA DE PAUL VALÉRY
Ambroise-Paul-Toussaint-Jules Valéry (30 de octubre de 187120 de julio de 1945) fue un escritor francés, principalmente poeta, pero también ensayista de gran aliento.
 Tras realizar sus estudios secundarios en Montpellier, inició la carrera de derecho en 1889. En esa misma época publicó sus primeros versos, fuertemente influenciados por la estética simbolista dominante en la época. En 1894 se instaló en París, donde trabajó como redactor en el Ministerio de Guerra.
Tras el fin de la Primera Guerra Mundial, se convirtió en una suerte de 'poeta oficial', inmensamente celebrado, al punto de ser aceptado en la Academia francesa en 1925. Tras la ocupación alemana rehusó a colaborar, perdiendo su puesto de administrador del centro universitario de Niza. Su muerte, acontecida unas pocas semanas después del fin de la Segunda Guerra Mundial, fue celebrada con funerales nacionales y su cuerpo fue inhumado en Sète, en el cementerio marino que inspiró una de sus obras cumbres. Pues entre sus poemas más importantes cabe destacar «La Joven Parca» (1917) y «El cementerio Marino» (1920).
Su obra poética, influenciada por Stéphane Mallarmé, es considerada una de las piedras angulares de la poesía pura, de fuerte contenido intelectual y esteticista. Según Valéry, «todo poema que no tenga la precisión de la prosa no vale nada».
La poesía pura fue seguida en España por Juan Ramón Jiménez (de la generación del 98 española, Premio Nobel) y luego por Jorge Guillén (de la generación del 27 española)



¡VAMOS MUJER! Poema de Eliseo León Pretell dedicado a la mujer

Poema para el día de la mujer

¡ VAMOS MUJER !


Autor: Eliseo León Pretell
*Poeta peruano
"Ciudad Satelital"
Houston Texas, EE UU


Amaneció mujer,
llegó la hora,
la luz es clara y el camino abierto.
Levántate a luchar sin más demora,
no eres débil mujer,
tenlo por cierto.
***
Lo que hasta ayer,
parecía un imposible,
y sólo el hombre mantener debía,
se torna ahora en situación factible,
con tu sola presencia
en la porfía.
***
Si eres soltera,
cuéntate dichosa,
si tus padres están, más todavía.
Estudia, emprende, de la vida goza,
y arranca metas
a tu soltería.
***
¿Estás casada?
¡Bien! Te felicito,
si es hombre bueno el que llegó a tu lado,
bríndale entero tu amor infinito,
quiérele con el alma,
… no es pecado.
***
Ya sólo con ser madre
está en tus manos,
la fortaleza que el hombre quisiera.
Si eres acaso mayor que tus hermanos,
defiéndelos….
luchando como fiera.
***
Si te engañó
y ya no está contigo,
el padre de tu niño a quien adoras,
deja que desde arriba va el castigo,
a quien te arrebató,
… tus lindas horas.
***
¡Vamos mujer!
hasta la misma cumbre,
hasta la luna, el sol y las estrellas,
amaneció mujer, llegó la lumbre
de un nuevo día
con sus tardes bellas.

Derechos reservados
E-mail: ellepre@yahoo.es
E-mail: zorzal47@hotmail.com
E-mail: elcantodelzorzal@live.com


Solamente el amor nos transporta en un viaje imaginario sin límites ni fronteras
llevando el abrazo y el beso a los que tanto amamos
ELP
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...