13 de julio de 2018

YO LE DIRÍA A MIGUEL


YO LE DIRÍA A MIGUEL

Yo le diría a Miguel,
al gran poeta de Orihuela,
que abandone los fusiles
y no se aliste en la guerra.
Yo a él le aconsejaría
si contemporáneo fuera
que la guerra es del soldado,
como es la paz del poeta.
Que si tiene que elegir
entre sangre o vino, fuera
no con sangre derramada
sino con vino, la fiesta.
Que no permita que extraños
le remeden la bandera
que quiere imponerle el este
y que firma “El hombre acecha”.
Yo le hablaría a Miguel
con la edad de mi experiencia,
como un padre hacia su hijo,
desde el alma y con franqueza:
Que no mate a sus hermanos
por diferencia de ideas,
“Las ideas no se matan”
y surgen nuevas ideas.
Y ya que es admirador
de Neruda en su Isla Negra,
le citaría sus palabras,
y que escuche al viejo poeta:
“Aun si cortaras las flores
no impedirás primaveras”.
Podrás matar a otros hombres,
pero jamás ideas nuevas.
La guerra quema a los libros
y a los niños hipoteca.
Venden armas los más ricos
y entre pobres se degüellan.
Dos o tres imparten órdenes,
enterrando al pueblo en deudas.
Atruena el ruido de bombas
mientras la calma silencia.
Yo te diría, Miguel,
si quieres ganar contiendas
que es preferible estés vivo,
porque el muerto no pelea.
Gana batallas la parca
mientras ríe el que las ordena.
¡Pero el amor vence al odio
cuando circula en las venas!
Que hay dictaduras de un tipo
que se cree Dios y atropella,
pero también las de un pueblo
cuando lavan sus cabezas.
Cuando ideologías de muerte
a jóvenes descerebran
y los tornan en fanáticos
de facciones guerrilleras.
Yo te sugiero, Miguel,
por que al fin no te arrepientas,
debes vivir la poesía
desde el alma y la conciencia.
Tienes que llenar de paz
la sangre de tus arterias
porque un niñito te llora,
y te precisa de vuelta.
Hay una mujer que implora
y unas nanas que se elevan
como un vapor de cebolla
que irrita la vista ciega.
Ella quiere estar contigo,
y sus ojos lagrimean,
porque te ama más que a nadie
que pisa sobre el planeta.
Y ni se te ocurra ir
a Rosal de la Frontera,
que los buitres tienen garras
que afilan cinco pesetas.
¡Vete! ¡Vete ya, Miguel!
¡Huye de esta absurda guerra! 
Y que tu excelsa poesía
se desparrame en la tierra.
Rubén Sada. 12/07/2018.

Miguel Hernández junto a su esposa, Josefina, en Jaén.

El gran poeta Miguel Hernández
El gran poeta Miguel Hernández

5 de julio de 2018

PROVINCIA DE SAN LUIS


PROVINCIA DE SAN LUIS

Un corregidor chileno
que fue Luis Jufré Meneses,
fundó y levantó con creces 
San Luis en central terreno.
Estratégico es el seno
que la acoge en el país,
argentina es su raíz
y altiva es su posición,
es céntrica en mi nación 
la provincia de San Luis.

La abraza Córdoba al este
La Rioja y San Juan al norte,
La Pampa le impone un corte
en el sur y en el sudeste.
Mendoza la hermana al oeste
y elogios no retaceo, 
turismo, industria y paseo
y entre estas tres se la incluyo,
con Mendoza y San Juan, Cuyo,
San Luis fábrica es de empleo.

La promoción industrial
le da un alto PBI,
las industrias van allí
creando trabajo formal.
Quinta en ranking regional,
es San Luis del país baluarte,
su paisaje es obra de arte,
y además mencionar quiero
a Antonio Esteban Agüero,
del poeta he de contarte.

Aquí va un párrafo aparte,
la “Cantata al algarrobo”,
que engalana al poeta probo
de un autóctono estandarte.
Su poesía ha de pintarte
un bello cuadro merlino, 
que lo pintó en el camino
dejando en las mentes huella,
y que brilla como estrella
en el Parnaso argentino.

Privilegio es conocerlo,
de los “digo” se atiborra,
“digo el mate”, “mazamorra”,
“Juana Koslay”, “Villa Merlo”.
“Digo el llamado” a leerlo,
cuando “digo la tonada”,
“Piedra Blanca”, cuna amada
de su espíritu puntano,
fue arraigado ciudadano
de su provincia adorada.

Provincia del mejor clima,
del tercer clima del orbe,
que si hasta el mal tiempo absorbe,
el asma a nadie se arrima.
La humedad ni se aproxima
pues la sierra es protección,
escudo es la bendición
de cerros Comechingones,
que evitan las erosiones
del viento y su fiera acción.

Muchas cosas le dan realce,
tiene ríos, pesca y piques,
fuerza motriz, doce diques,
arroyos, lagos y embalse.
Por más que el zonda rebalse
y a su sierra y pampa azote,
en San Luis siempre habrá un brote
pues si hay agua para riego,
habrá un serrano labriego
que siembre y coseche un lote.

No necesitas fortuna
ni viajar en un cohete,
no necesitas billete
para ir de viaje a la luna.
El paisaje de la puna
en Sierra de las Quijadas,
te hará ser de las majadas
a quienes San Luis asombra,
con gemas, rústica alfombra
y agua pura de cascadas.

De los huarpes y mestizos
y colonos inmigrantes,
descendieron habitantes
que Dios colocarle quiso.
San Luis, nuestro paraíso,
el amor que hay en tu gente
es un valioso presente
que me invita a visitarte
con la décima y cantarte
mi cariño, eternamente.

Rubén Sada. 25/06/2018

PROVINCIA DE BUENOS AIRES


PROVINCIA DE
BUENOS AIRES


Soy la puerta de Argentina,
reina del Plata y del puerto,
soy almácigo, soy huerto
de la América latina.
“Un sol de trigo ilumina” (1)
buenos aires y consagro
no más sequía en el agro,
ni inundación, ni diluvio,
que a mi campo el trigo rubio
lo vista con un milagro.
Soy el trabajo que inspira,
que no se embolia ni infarta,
soy la más grande pancarta
que el país interior mira.
Soy producción que transpira
por nutrir al mundo entero,
peón y rey de este tablero
que de la sierra al mar late,
soy quien grita el jaque mate
con la fuerza del pampero.

Maternidad hay en mi panza,
el fruto de una nación,
esta fértil gestación
se ha preñado de esperanza.
Soy la próspera bonanza
de mi población de bien,
soy granero y almacén,
puedo alimentar al mundo,
mi suelo es el más fecundo,
de la patria soy sostén.

Mi creciente PBI
más del doble es que el de Cuba,
y en mi subsuelo se incuba
la energía querandí. (2)
Surero es mi pedigrí,
milonga tradicional,
que eleva mi canto austral
desde mis pechos de tambo,
y un azote de malambo
va elevándolo triunfal.

Más de dieciséis millones
en mí sus vidas erigen,
y muchos de humilde origen
fundaron mil poblaciones.
Nunca defraudo ilusiones
porque tengo gaucha gente
cuyo brazo está presente
y aunque lo dan afectivo,
tengo un historial altivo,
¡yo coloco al presidente!

No hay nada que no merezca,
si de bendición no privo,
te doy surco productivo,
maíz, trigo, soja, pesca.
Te doy riegos de agua fresca,
mis cielos no dan desaires,
mis zambas tienen donaires,
mate dulce y china hermosa,
señores, ¡soy la grandiosa
Provincia de Buenos Aires!

Rubén Sada – 16/06/2018

NOTAS:
(1) “Un sol de trigo ilumina”. Verso perteneciente a Roberto Rimoldi Fraga.
(2) Querandí. Pertenece a los querandíes, aborígenes que habitaban la pampa húmeda de Buenos Aires antes de la llegada de los españoles.

PROVINCIA DE JUJUY


PROVINCIA DE JUJUY

Es en estos lagos blancos
de papel, mi pluma un tizne,
que como un inquieto cisne,
los navega por los flancos. 
Y así, recorriendo a trancos
voy describiendo el país,
Buenos Aires y San Luis
festejaron mi reporte,
y ahora me voy p’al norte,
voy a Jujuy. ¿Venís?
Acorralada por Salta
a Bolivia hace arrumaco,
y Chile besa su taco
en la cordillera alta.
Tan septentrional que exalta
la imponente “bota” andina,
te maravilla y fascina 
la PROVINCIA DE JUJUY
y así admirarás lo muy
colosal que es la Argentina.
“El Angosto”, el más boreal
pueblo de nuestro país,
hace extensa la raíz
de nuestro ser nacional.
Otra industria regional
que en la puna es floreciente,
va a hacer que riqueza ostente,
pronto se hablará del sitio
por su abundancia de litio
exportado mundialmente.
Jujuy, capital del sol
que energía le prodiga,
y el parque solar lo hostiga
para que él cumpla su rol.
Rol de ser faro y farol
que al siglo veintiuno alumbra,
mientras merma la penumbra
de usar energía fósil,
y se va adoptando, dócil
la limpia, que se vislumbra.
Belleza tiene a raudales
desde la yunga a la puna,
Jujuy parece la luna
o los bosques tropicales.
Miles de cañaverales
dan azúcar, dan alcohol, 
que al obrero de overol
le dignan un agasajo
cada mes, que con trabajo
reluce como el charol.
Jujuy, la reina del NOA,
su Cerro Siete Colores,
la biósfera y sus verdores 
son belleza que a Dios loa.
Si tu “doble tracción” proa
pone hacia el Chañi nevado,
creerás ser cóndor alado
conquistando a seis mil metros,
y podrás ganar el cetro 
que del inca se ha heredado.
Te invito al Jujuy central,
y aun más al norte, a La Quiaca,
la Quebrada de Humahuaca,
patrimonio cultural.
“Llegando está el Carnaval
quebradeño, mi cholita”,
que vibre la vidalita
con charango, bombo y erke,
hasta que la luna acerque
las penas en una cuita.
Cóndor, guanaco, alpaca,
llama, vicuña, oveja,
y un lago que azul refleja
lo que su fauna destaca.
Brilla Jujuy, como laca,
prometiendo un buen futuro
para la patria, aseguro,
pues gigante es Argentina,
sólo ruego que a su mina
no la rieguen con cianuro.
¡Levanta al cielo tus manos,
y en Jujuy lo alcanzarás!
Las alturas tocarás
en los confines lejanos.
Los jujeños son hermanos
y al paisano se lo apoya,
“nunca te rías de un coya”,
¡qué provincia alegre! ¡Uy!
Maravillosa “Jujuy”,
sudamericana y criolla.
Rubén Sada – 05/07/2018