5 de julio de 2018

PROVINCIA DE JUJUY


PROVINCIA DE JUJUY

Es en estos lagos blancos
de papel, mi pluma un tizne,
que como un inquieto cisne,
los navega por los flancos. 
Y así, recorriendo a trancos
voy describiendo el país,
Buenos Aires y San Luis
festejaron mi reporte,
y ahora me voy p’al norte,
voy a Jujuy. ¿Venís?
Acorralada por Salta
a Bolivia hace arrumaco,
y Chile besa su taco
en la cordillera alta.
Tan septentrional que exalta
la imponente “bota” andina,
te maravilla y fascina 
la PROVINCIA DE JUJUY
y así admirarás lo muy
colosal que es la Argentina.
“El Angosto”, el más boreal
pueblo de nuestro país,
hace extensa la raíz
de nuestro ser nacional.
Otra industria regional
que en la puna es floreciente,
va a hacer que riqueza ostente,
pronto se hablará del sitio
por su abundancia de litio
exportado mundialmente.
Jujuy, capital del sol
que energía le prodiga,
y el parque solar lo hostiga
para que él cumpla su rol.
Rol de ser faro y farol
que al siglo veintiuno alumbra,
mientras merma la penumbra
de usar energía fósil,
y se va adoptando, dócil
la limpia, que se vislumbra.
Belleza tiene a raudales
desde la yunga a la puna,
Jujuy parece la luna
o los bosques tropicales.
Miles de cañaverales
dan azúcar, dan alcohol, 
que al obrero de overol
le dignan un agasajo
cada mes, que con trabajo
reluce como el charol.
Jujuy, la reina del NOA,
su Cerro Siete Colores,
la biósfera y sus verdores 
son belleza que a Dios loa.
Si tu “doble tracción” proa
pone hacia el Chañi nevado,
creerás ser cóndor alado
conquistando a seis mil metros,
y podrás ganar el cetro 
que del inca se ha heredado.
Te invito al Jujuy central,
y aun más al norte, a La Quiaca,
la Quebrada de Humahuaca,
patrimonio cultural.
“Llegando está el Carnaval
quebradeño, mi cholita”,
que vibre la vidalita
con charango, bombo y erke,
hasta que la luna acerque
las penas en una cuita.
Cóndor, guanaco, alpaca,
llama, vicuña, oveja,
y un lago que azul refleja
lo que su fauna destaca.
Brilla Jujuy, como laca,
prometiendo un buen futuro
para la patria, aseguro,
pues gigante es Argentina,
sólo ruego que a su mina
no la rieguen con cianuro.
¡Levanta al cielo tus manos,
y en Jujuy lo alcanzarás!
Las alturas tocarás
en los confines lejanos.
Los jujeños son hermanos
y al paisano se lo apoya,
“nunca te rías de un coya”,
¡qué provincia alegre! ¡Uy!
Maravillosa “Jujuy”,
sudamericana y criolla.
Rubén Sada – 05/07/2018