'fauxcolumn-outer body-fauxcolumn-outer'>

MUERO DE AMOR Y REVIVO


MUERO DE AMOR Y REVIVO


Cada vez que el sol se apaga
muero de amor en tus brazos,
y revivo en el ocaso
de aquella penumbra vaga.
Cuando tu boca me traga
dentro tuyo me repliego,
y me acrisolo en tu fuego
y entre mis cenizas surgen
mil deseos que me urgen
cada vez que a ti me entrego.

Muero de amor en tu pecho
cada vez que tú me abrazas,
mi machismo despedazas
entre tu contorno estrecho.
Cuando habitamos el lecho,
mientras mi pulso agoniza,
perezco ante tu sonrisa
renaciendo entre tu abdomen,
y en suaves roces que asomen
nuestro amor se profundiza.

Cada vez que en ti sucumbo
dentro tuyo me confino,
soy tu huésped, tu inquilino,
y me haces perder el rumbo.
Me alzo erguido y me derrumbo,
muero y revivo en tus ojos,
soy como un simple gorgojo,
me alimento de tu fécula,
tengo un sitio en tu molécula
y ante tu encanto me encojo. 

Muero de amor y en ti yazco
profundamente en tu tierra,
y mi semilla se entierra,
crece en ti, brota y renazco.
Cada vez que te complazco,
flotamos en el nirvana, ([1])
de tus poros de hembra humana
se desprenden, a la par,
fragancias del azahar
de tu piel hesperidiana ([2]).

Mi sombra en ti está sepulta,
sincera, desnuda y pálida,
y renazco cual crisálida
mientras mi piel se me abulta.
Estar en ti me faculta
para poderte decir
que en sensorial seducir
contigo quiero fundirme,
y así mi alma te confirme:
“¡MORIR DE AMOR ES VIVIR!”







([1])   Nirvana. Estado de suma relajación y serenidad.
([2]) Hespérides. En la mitología griega, las Hespérides (en griego antiguo Ἑσπερίδες) eran las mélides (ninfas de árboles frutales) que cuidaban un maravilloso jardín en un lejano rincón del occidente. Según el poeta griego Estesícoro, en su poema “Canción de Gerión”, y el geógrafo griego Estrabón, en su libro “Geografía”, estaban en Tartessos, un lugar situado en el sur de la península IbéricaApolonio de Rodas, por su parte, situaba el jardín cerca del lago Tritón, en Libia. Para la época romana, el Jardín de las Hespérides había perdido su lugar arcaico en la religión, reduciéndose a una convención poética, forma en la que fue resucitado en la poesía renacentista, para aludir tanto a un jardín como a las ninfas que moraban allí. (Fuente: Internet).
Hesperidio: Género de plantas que incluye a los cítricos, por identificarlos con las manzanas de oro del Jardín de las Hésperides. Fruto carnoso de corteza gruesa, dividido en varias celdas por telillas membranosas; ejemplos: la naranja y el limón. (Fuente: Diccionario de la Real Academia Española).


JUEVES DE LA ETERNIDAD



JUEVES DE LA ETERNIDAD

A nuestras caminatas de amor.(Año 1981-1982)

Desde el fin del mundo vengo
con la estrella que me guía,
a entregarte esta poesía
que gracias a ti aquí tengo.
Sin alcurnia ni abolengo
humildes letras te anegan,
mis manos tu ser navegan
caricias de tiempos breves…
¡por fin ha llegado el jueves!
y mis alas se despliegan.

¡Cuán hermoso es abrazarte
aunque sólo sea un momento!
Me haces flotar como el viento,
mi tesoro es encontrarte.
Porque sos una obra de arte,
posees todo el encanto,
y elevo al cielo este canto
para decirte, amor: ¡gracias!
Estar contigo me sacia,
ni te lo imaginas, ¡cuánto!

Cuando mi cuerpo te roza
contorneando tus relieves,
siento que cada día jueves
la vida es maravillosa.
Mi caminar se alboroza
y mis piernas van veloces
a disfrutar de los goces
de tu compañía eterna,
porque sos hermosa y tierna
y haces que mi alma rebose.

Cada jueves que te encuentro
en mis promesas me afinco,
y corro en las calles, brinco,
porque te llevo en mi adentro.
Sos fuego, sol, calor, centro,
pues felicidad promueves,
derrites todas mis nieves
entibiándome los días,
renovándome energías…
¡Gracias a Dios, hoy es jueves!


Rubén Sada. 12/05/2016

EN NUESTRO BULEVAR




EN NUESTRO BULEVAR

Sé que han puesto rosas para ti
en el bulevar, en el bulevar.
Siento los jazmines perfumar
en el bulevar, en el bulevar.
Rayitos de sol florecerán
en el bulevar, en el bulevar.

Todos nos esperan en nuestro bulevar.
Unos pajarillos beberán líquido cristal.
Bellas mariposas volarán y se posarán
sobre ti, mi hermosa flor de este bulevar…

Con dulces miradas nos amaremos,
unidas nuestras manos pasearemos,
en nuestro banco te quiero besar…
la vida nos espera en nuestro bulevar.

Todos nos esperan en nuestro bulevar.
Unos pajarillos beberán líquido cristal.
Bellas mariposas volarán y se posarán
sobre ti, mi hermosa flor de este bulevar…

(♪♫

Todos nos esperan en nuestro bulevar.
Unos pajarillos beberán líquido cristal.
Bellas mariposas volarán y se posarán
sobre ti, mi hermosa flor de este bulevar…

Con dulces miradas nos amaremos,
unidas nuestras manos pasearemos,
en nuestro banco te quiero besar…
la vida nos espera en nuestro bulevar. 

Rubén Sada - 03-10-1981

Música e interpretación por Luis Rosarno.

EQUIPO DE GUARDAVIDAS (Poema en décimas, dedicado a Luis Rosarno)


EQUIPO DE GUARDAVIDAS
 
A Luis Rosarno


“Vocación que guarda vidas”,
mi definición se explaya:
Toda playa que sea playa
necesita un guardavidas.
Ante una arena embebida
de vientos y fresco mar,
es “sol” que ha de fulgurar,
firme allí tu centinela
marcha, corre, nada, vuela,
alerta para salvar.

Él es médico, doctor,
es erudito enfermero,
es hospital, es bombero,
asistente y celador.
Un experto nadador
más rápido que la luz,
veloz como el avestruz
y en el agua es un delfín,
es tu ángel, querubín,
tu particular Jesús.

Vista de águila, vigila
cada uno de tus pasos,
su ambulancia son los brazos,
y hasta su pulmón te alquila.
Su intrepidez no vacila
ante el líquido que enfrenta,
con bravura que alimenta
su aptitud de ir al rescate,
y ni aún si el mar lo embate
se acobarda ni amedrenta.

En pacíficas jornadas,
si nadie pide “socorro”,
los goles de unos cachorros
entretienen su mirada.
Ninfas bellas y curvadas,
rubias, castañas, morenas,
estampan en las arenas
las pisadas de mujer,
sus risas llegan a ser
cantos de hermosas sirenas.

Con el sol tiene amistad,
entre ellos dos se respetan,
y las aguas que los retan
refuerzan su afinidad.
La costa es la propiedad
en la que su afecto flota,
como vuelo de gaviota
al horizonte y su tedio,
él está allí en el medio:
¡ningún viento lo alborota!

Bandera azul es mar bueno,
negra-amarilla dudoso,
negra-roja es peligroso,
roja es prohibido pleno.
Si hay relámpagos o truenos,
negra y rayo es retirarse
sin protestar ni quejarse,
blanca es un niño extraviado,
banderín que él ha izado
debe siempre respetarse.

Conductor de prevenciones,
te doy “gracias” porque existes,
pues con tu coraje asistes
al peligro en que te expones.
Cantor de bellas canciones,
vocación de quien nos cuida,
su vicio es guardar la vida,
servicio de “guardaalmas”,
aquí te estrecho mi palma:
¡EQUIPO DE GUARDAVIDAS!

Rubén Sada. 04-05-2016


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...