'fauxcolumn-outer body-fauxcolumn-outer'>

TODO Y NADA


poema rubén sada


TODO Y NADA





¿Quién maneja la balanza
la que pesa todo y nada?
Nada de lo que hoy tengo
y todo lo que hoy me falta
la cruel e injusta balanza
de lo que nunca me alcanza.


¿Quien valoriza el precio

de lo que cuesta todo y nada?
De lo que hoy nada vale,
del lastre que me acompaña,
¡Qué costoso y alto el precio
de esta mochila muy cara!


¿Quién medirá la medida

de lo que mide todo y nada?
Cuan gigantesca mi vida,
cuán efímera mi alma,
cuando la llama se apaga
y esta vida se me pasa.


¿Quién cruzará la barrera

que divide todo y nada?
Muy corta es ya la distancia
que me queda al infinito,
el presente está maldito,
y la vida es una farsa.


Con un nudo en la garganta

y con la cabeza cansada,
con este ruego irritado
que me congela el alma,
indago “¿Quién me dará todo
sin a cambio pedirme nada?”


★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆
© Rubén Sada 2006-2015.
(24-02-2007)
★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆

¿DE QUÉ ESTÁN HECHOS LOS SUEÑOS?


"Estamos hechos de la misma materia que los sueños.
Nuestro pequeño mundo está rodeado de sueños"
William Shakespeare





¿DE QUÉ ESTÁN HECHOS LOS SUEÑOS?



¿De qué están hechos los sueños?
¿De qué están hechos?
¿De una gota del rocío
que se seca con el viento?
¿De una lágrima en tu rostro
que se escurre con tu pelo?
¿Por qué duraron tan poco,
se fugaron como un preso?
¿De qué están hechos los sueños?
Dímelo, que es un misterio.

¿De qué están hechos los sueños?
¿Del humo de un cigarrillo
que dura un breve momento?
¿De las nubes con formitas
que evapora el sol en el cielo?
¿Del arco iris glorioso
cuando acaba el aguacero?
Tú, ¿conoces el secreto?
Son como el castillo de naipes
que derrumbó un movimiento.

¿De qué están hechos los sueños?
¿De una estrella fugaz
que se disuelve en el cielo?
¿De una pluma de ave
tan liviana como el viento?
¿O de un globo de gas helio
que se le escapa a un pequeño?
¿Porqué no serán eternos?
Que alguien responda por qué
son tan fugaces mis sueños.

¿De qué están hechos los sueños?
¿De un fosforito pequeño
que se consume en el fuego?
¿O de las hojas de otoño
que no llegan al invierno?
¿Acaso mis sueños fueron
espejismo en el desierto?
¿De qué materia están hechos?
Pues necesito saberlo,
dímelo amor, te lo ruego.

¿De qué están hechos los sueños?
¿De qué están hechos?
¿Será de frágiles pétalos
de la flor de pensamiento,
que se deshoja al compás
de un “te quiero”-“no te quiero”?
Ayer yo tenía un sueño,
¿Por qué hoy ya no lo tengo?
¡Alguien respóndame ya!
Yo necesito saberlo.


Autor: Rubén Sada.



Poema perteneciente a mi primer libro de poesías impreso
titulado INCREÍBLEMENTE BELLA. 
(Ediciones Rubén Sada 2009)
Escrito el 19-01-2007



"Podrá no haber poetas, pero siempre... habrá poesía!"
Gustavo A. Becker.

LA LUCHA INTERIOR

lucha interior



LA LUCHA INTERIOR


"Mientras el corazón y la cabeza 
batallando prosigan, [...] ¡habrá poesía! 

(Gustavo Adolfo Bécquer - Rima IV)

Dos seres viven en mí 
dos seres muy contrapuestos, 
los dos luchan entre sí 
por lo que creen correcto. 

Uno hace lo que deseo, 
el otro se abstiene de hacerlo, 
los dos luchan entre ellos 
por quedarse con mi alma y cuerpo. 

A uno lo manda mi mente 
y hace lo que le ordeno, 
el otro rige a mi corazón 
y reprime lo que siento. 

Uno es hipócrita y falso, 
el otro es veraz, sincero, 
uno es agresivo y malo 
el otro es pacífico y bueno. 

Uno anda libremente 
el otro es preso del miedo, 
uno es blando como el pan 
el otro tiene alma de acero. 

Uno sabe adónde voy 
el otro camina incierto, 
el primero te habla de amor 
el otro quiere tu cuerpo. 

Uno llora en tu regazo,
el otro te escribe versos, 
uno siempre te lastima, 
el otro será tu remedio. 

Uno es amigo del mal, 
el otro es buen consejero. 
Dime a cuál de ellos quieres 
porque ni yo lo entiendo. 

Es una lucha interior 
por hacer lo que es correcto, 
los dos luchan entre ellos 
por quedarse con mi alma y cuerpo. 

A ninguno puedo echar, 
los dos viven en mi adentro. 
Los dos luchan entre ellos. 
Los dos luchan, y yo, en el medio.

------------------------------------------------------------------
Autor. Rubén Sada. ©2006-2013- 27-12-2006

POESÍA PREMIADA:
premio ruben sada,


LA DAMA DE HIELO

dama hielo mujer helada



LA DAMA DE HIELO



Yo soy fuego, y tú eres hielo,
pero eres mi más preciado anhelo.
Quiero sentir el llamado de tus labios
que me queman con su roce gélido.

A ti te hablo, dama de hielo,
que se derrite en el calor de mi fuego.
Quiero sentir el frío de tus dedos
porque con ellos enfriaré mi cuerpo.

A ti te hablo, dama de hielo,
quiero ser tu desahogo y tu consuelo.
Con pasión derretiré los témpanos,
y arderemos juntos en el fuego.

Mi intenso fuego será tu deshielo,
y lo beberé directo de tu cuerpo,
pues sediento necesito un refresco
porque agobia el calor de este infierno.

A ti te hablo, dama de hielo,
pues ya no aguanto más este flagelo.
Tan fríamente lejana te siento,
mucho más distante que el lucero.

A ti te hablo, dama de hielo,
desde hace mucho tiempo no te veo,
y en el lugar que es nuestro no te encuentro
y continúo esperando el invierno.

A ti te hablo, dama de hielo
¿qué será de ti en este momento,
en la soledad de tu frío apartamento?
Llámame, y lo convertiré en un caldero.



★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆


Autor: Rubén Sada 2006-2013.©
Todos los derechos reservados
por su autor, desde el 01-01-2007

★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆



PREMIADO EN EL FORO JOSXAVI:

EL CALABOZO

Esposas, calabozo, prisión, rubén sada, preso

El Calabozo


Calabozo, calabozo,
experiencia inolvidable,
por algo te llaman "El Pozo"
y me impides que yo hable.
Y yo allí dentro y solo
sigo cantando y cantando
para no volverme loco.
El tiempo sigo esperando
que pase pronto y en tanto
para ir al baño pido permiso
y me dan de comer sopa y guiso.

Calabozo, calabozo,
no sos un lugar hermoso
en tus cuatro paredes habito,
lloro, río, callo y grito.
Meditando, meditando,
preguntándome ¿hasta cuándo?
Escribo poesías, mientras tanto
el clima me sigue helando,
esperando y esperando,
que el tiempo pase, volando,
aguardando un largo año.

Calabozo, calabozo,
fuente de tristeza y gozo
brote de alegrías y penas
mientras espero venga mi condena.
Recuerdos que llegan a mi mente,
del pasado, que ya no vuelve,
mientras de sobrevivir trato
debiendo aguantar el maltrato,
afrontando cualquier daño.
Por eso calabozo, te quiero preguntar:
¿Hasta cuándo seguirás siendo “mi lugar”?


------------------------------------------------------------------
© Rubén Benjamín Sada. 
Escrito por Rubén B. Sada, de Argentina, el 01-08-1979 desde dentro del calabozo, 
con letras de 1 mm de altura, y sacado de allí clandestinamente, ya que los militares me tenían incomunicado. 
El original se halla en mi poder. 


Algunos detalles de mi historia en prisión:


A los 18 años de edad fui detenido durante 3 años y cuatro meses por negarme a rendir el servicio militar obligatorio, (argumentando la objeción de conciencia) en medio de los preparativos para lo que sería la guerra contra Chile, por las 3 islas del Canal de Beagle, y como consecuencia de la incorporación al Servicio Militar. Corría el año 1979. Fuí trasladado a Comodoro Rivadavia, Chubut, donde me encerraron en un calabozo de 1mt x 2 mts, con el objetivo de doblegar mi voluntad y violentar mi conciencia. Pasé el término de 1 año completo encerrado en dicho calabozo, en la "Compañía de Comunicaciones 9" situada en Ruta 3 Km 3 de Comodoro Rivadavia, prov de Chubut., al cual le escribí esta poesía a mediados de 1979. El motivo: Me negué a concurrir a la guerra contra el país de Chile por el conflicto del Canal de Beagle, que se hallaba vigente en ese momento, rehusándome a rendir servicio militar obligatorio, como objetante de conciencia, además negándome a vestir el uniforme de soldado, a empuñar las armas militares, y a recibir entrenamiento para matar a otro ser humano, por considerar la guerra injusta, y además creer en Dios, en la Paz del Mundo, y en la santidad de la vida humana. Entre los métodos de violencia y lavado de cerebro empleados por los oficiales y suboficiales militares de la Compañía de Comunicaciones 9 contra mí, para forzarme a deponer mi actitud, y obligarme a empuñar las armas de guerra, y vestir el uniforme militar para identificarme como un soldado, estuvieron éstos:
  • - Encerrarme en un calabozo de 1 metro por 2 metros, sin ninguna conexión al exterior.
  • - Pasé 35 noches (del año completo en que estuve en el calabozo) durmiendo en el piso, sin colchón ni frazada en pleno invierno de 1979, pues según los militares, las frazadas eran solo para los que ofrendarían sus vidas “por la patria”. (La temperatura en Comodoro Rivadavia, Chubut, era de 10 grados centígrados bajo cero de sensación térmica, en junio hasta septiembre de 1979, con ráfagas de viento de hasta 200 km/h en la intemperie.)
  • - Se me negó en forma sistemática la comida, es decir, me colocaban aditivos como pimienta o sal gruesa en cantidad, para que no se pudiera comer. Casi siempre me servían los alimentos en el piso, luego de cuatro o cinco horas de despachar el rancho, negándome el derecho a un plato, y con el argumento de que “el plato es para los soldados” por tener abajo el sello del Ejército Argentino.
  • - Se me negaba la salida al baño por días enteros, y yo debía hacer mis necesidades fisiológicas en el mismo piso del calabozo, donde vivía, convirtiendo al lugar en un sitio antihigiénico, con el argumento de que “el baño es solo para soldados”. Luego, no podía ni sentarme en el piso hasta que “se escurra”. Allí mismo en dicho piso me servían la comida.
  • - Se me quitaron las cartas de mis seres queridos y no se me permitía escribir ninguna carta a mis familiares, que estaban en Buenos Aires, a 2000 Km de distancia, la incomunicación con el exterior debía ser total, prueba esta de los métodos de tortura de los que fui víctima, durante mi estadía en EL CALABOZO.

Otros de los varios métodos de lavado de cerebro a los que fui sometido, era prohibirme la comunicación o habla con cualquier persona, pues me acusaban de querer convertir a otros a mis ideas, por lo que fui aislado completamente en el calabozo. Se me tapó la única ventanita chiquita que daba al exterior con un chapón, para que no entre la luz del sol ni se pudieran ver, por ejemplo, los árboles frente a la ruta. Luego de transcurrido un año, recién el día que salí del calabozo, pude ver dichos paisajes naturales. Fui como un ciego que recuperó su visión. En el término de un año casi no tuve comunicación con otra persona, salvo los pocos momentos en que me dejaban ir al baño a bañarme (era aproximadamente una vez al mes).

En el año que pasé en Comodoro Rivadavia la supervivencia fue difícil. Dependió casi de mi fe inquebrantable a Dios. Los cabos de guardia a los que daban la responsabilidad de cuidar “al preso” como me conocían, eran torturadores. El jefe de la unidad militar mencionada se llamaba de apellido GONZALES SASS, era un militar muy conocido en la zona por su dureza y rigor.

En una de las primeras ocasiones en que me dio ganas de ir al baño a orinar, estaba el CABO MEDINA como jefe interino de la Guardia del Día, y llamé para ir al baño. Con el argumento de que “el baño es para los soldados” no me permitieron ir al mismo. Como hacía mucho frío tuve que orinar allí en el piso del calabozo. Cuando el olor llegó a la oficina del mencionado Jefe de guardia, éste se enfureció, vino acompañado de un soldado de guardia, y apuntándome con un Fusil FAL en la cabeza, me obligó a beberme el orín del piso, y tuve que hacerlo por temor a que se enfureciera más y tomara represalias aún peores. En otras ocasiones los jefes de guardia interinos se emborrachaban con Whisky, para soportar los rigores del frío y pasar sus duras noches en la guardia, y venían a presionarme casi todas las noches con amenazas de muerte por la espalda, en estado de ebriedad o altamente alcoholizados, por lo que yo debía permanecer callado y tranquilo para no alterar más sus nervios. Otras ocasiones fui sacado a la intemperie a las 2 o 3 de la mañana, y en la fría y ventosa noche chubutense, y con dos soldados apuntándome con su FAL, fui obligado a picar con un pico un sector de tierra árida en el que (según me comentaron luego) plantarían césped. Difícilmente crecería allí en esa tierra arcillosa (casi piedra) el césped. Lo hacían para castigarme y pasar parte de las madrugadas a la intemperie y en medio de la absoluta oscuridad nocturna y aguantando el furioso viento helado patagónico. Solo pude ver las estrellas, que eran mi único entretenimiento. Debía seguir picando. Mis manos pronto se plagaron de llagas hasta el punto de sangrar, debido a los rigores del frío y sequedad en la piel.
Finalmente, en Junio de 1980, fui trasladado esposado hasta la Prisión Militar de Encausados de Campo de Mayo, para cumplir parte de la condena. Allí me crucé con otros convictos que tenían la misma fe que yo. En la Prisión de Campo de Mayo, trabajé los primeros cuatro meses en el Horno de Ladrillos del Mayor PEREZ, preparando la mezcla para moldear ladrillos que consistía en tierra y agua, y pedacitos de cuero que traían de las curtiembres, denominados “guano” con el que llenaba un pisadero en el que esta preparación se mezclaba. Luego esta preparación se vertía en moldes con la forma de ladrillos, que se dejaban secar un día en el sol. Cuando el bloque estaba duro, lo apilábamos y formábamos una pila, a veces denominada “horno” que poseía en la parte inferior unos túneles denominados “hornallas” en los que se agregaba leña, y luego este “horno” se quemaba, por completo durante mas de 1 día, hasta que se enfriaba, produciendo así la cocción de los ladrillos, que eran vendidos fuera del circuito militar, por el mayor PEREZ, para recaudar fondos. Luego de los cuatro meses mencionados, y como consecuencia de respirar demasiado humo y hollín de los citados hornos de ladrillos, sufrí varios ataques de asma bronquial alérgica, debiendo ser internado en la enfermería de la Prisión. Allí pasé una semana casi de terror, conviviendo con toda clase de insectos y cucarachas que pululaban en mi cabeza en las noches. Recuerdo que en esa semana internado, una vez fui a orinar en el inodoro de la enfermería, cuando una rata se subió a mi pierna mientras yo orinaba, y trepó hasta meterse por el agujero del inodoro, desapareciendo sin rumbo por el caño del mismo.
  • En junio de 1981, me trasladaron nuevamente, a la PRISIÓN MILITAR DE MAGDALENA, Provincia de Buenos Aires, para cumplir el final de la condena de tres años y un mes de prisión mayor, caratulada: "Sada, Rubén  Benjamín, por Insubordinación a las Fuerzas Armadas”.

Allí en la prisión de Magdalena, cuando entré, fui destinado a tareas de mantenimiento del jardín, cortado del césped, punteado de tierra para abonarla, cuidado de plantas, cortado de árboles, etc, pero mi condición de salud empeoraba a causa del asma bronquial que sufría, debiendo internarme nuevamente en la enfermería, y ser inyectado frecuentemente con corticoides del tipo “Dúo Decadrón” para calmar mis crisis asmáticas que venían en forma frecuente, debido al esfuerzo físico producido por las tareas de mantenimiento del jardín. Era pleno invierno de 1981. Por eso, desde allí, hablé por teléfono con mi “ex-jefe” de Finanzas el ascendido a Capitán ALVAREZ NAVERÁN de Campo de Mayo, pidiéndole que me recomendara para trabajar en el departamento de finanzas de la Prisión de Magdalena. El Capitán tenía un buen recuerdo mío. Le pedí que intercediera ante el jefe de Finanzas de la Prisión de Magdalena, el Capitán CLARENS, a lo que para sorpresa mía, accedió, enviando una carta de recomendación con mi nombre, al Capitán CLARENS, y al Jefe de la Unidad de Magdalena, el entonces Teniente Coronel EDUARDO CASAÑAS. Ambos me entrevistaron y me citaron a trabajar en el departamento de Finanzas de Magdalena. Así pude terminar de cumplir mi condena sin demasiados problemas de salud, trabajando en un sitio cubierto y sin demasiado esfuerzo físico.

Salí en libertad en agosto de 1982.

- RUBEN SADA. -

Cita Textual de JORGE LUIS BORGES:
“En tiempos de guerra la gente se vuelve loca… Los gobiernos alientan la locura. Si uno no está loco, puede ser considerado traidor.”
Palabras pronunciadas por el poeta JORGE LUIS BORGES el 11 de Junio de 1982











PENSAMIENTOS ENTRE CUATRO PAREDES

Esta poesía forma parte de las 5 poesías que cuentan lo que
yo sentía estando en el calabozo, y estan basadas en hechos
reales que me tocaron vivir en el año 1979 en la Patagonia (ARG)


PENSAMIENTOS ENTRE 4 PAREDES


Ahora quiero expresar
todo lo que me entristece
mientras mi alma languidece
en esta profunda sima
pero el dolor pronto termina
y llega el alivio, me parece.


Y también quiero expresar

toda la alegría que llevo
pues miro al pasado y veo
mucho tiempo desperdiciado
pero lo pasado pisado
y estoy contento de nuevo.


Y me entristece el pensar

que estaré viviendo un sueño,
y viviendo de recuerdos
prefiero no recordar.
Un sueño en vida muy largo
del que no saldré jamás.


Y me alegra el entender

que aunque sea un trago amargo
yo sé que debo tragarlo,
y la paz siempre prevalece
cuando la vida anochece
y el futuro se hace largo.


Pues nada es color de rosa,

y donde la belleza termina
aparecen también espinas
y el dolor de ellas se aguanta
aunque haya veces que sangra
pero luego se cura y sana...


Teniendo mucha esperanza

y confiando en el mañana,
aprendiendo a amar,
cultivando la humildad,
perdonando de verdad,
devolviendo bien por mal.


Aprendiendo a compartir,

practicando el ayudar,
y me alegra el recibir,
pero más me alegra el dar.
Y el aprender me consuela:
la vida es como una escuela.


Entre estas cuatro paredes

sigo aprendiendo la lección,
tengo hoy la bendición
de despertarme de nuevo,
y aunque yo no vea el cielo
puedo ver mi corazón.

★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆
Copyright Rubén Sada 2006-2015.
©Todos los derechos reservados por el autor.

★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆
Escrito por Rubén Sada de Argentina el 06-10-1979
en la Compañía de Comunicaciones 9, 
de Comodoro Rivadavia Chubut,
donde fui detenido e incomunicado
dentro de un calabozo por militares durante 12 meses
por negarme a rendir el servicio militar y
concurrir a la guerra que se estaba
gestando contra Chile por el Canal de Beagle.


OTRAS POESÍAS RELACIONADAS CON 

MI "HOSPEDAJE" EN EL CALABOZO:

EL CALABOZO - poema destacado -
YA ME LAS QUITARON -poema destacado-
NUEVAMENTE UN DÍA MÁS
TERRORISTA DE AMOR

¿QUIEN ME AYUDARÁ A ACARICIARTE?

caricias, suavidad, pluma, acariciar, poema, rubén sada,



¿QUIEN ME AYUDARÁ
A ACARICIARTE?


¡Qué ásperas son mis manos!
¡Cómo me han salido callos!
La dura vida me ha marcado
de tantos severos trabajos.
Son ásperas mis manos rudas.
Son varoniles y duras.

Pero tú... eres tan suave...
¿A quién debería pedirle
que me ayude a acariciarte?
¿Tendré que matar a un ave
y arrancarle algunas plumas?
¿O pedirle a la garúa suave,
y al rocío de la bruma?

¿A quién debería yo pedirle
que me ayude a acariciarte?
¿A la brisa de primavera
que acaricia verdes árboles?
¿O volarías conmigo en el cielo,
y que te acaricien las nubes?

¿A quién debería pedirle
que me ayude a acariciarte?
¿A las pompas de jabón
que duran sólo un instante?
Tal vez el gusano me teja
para ti un sostén de seda.

¿Me ayudarán los capullos
de algodón, encima tuyo?
¿Me ayudará la flor del cardo
que flota sobre los campos?
¿O el perfume de los nardos
que viste tus desnudos encantos?

Le pediré a las mariposas
que vuelan sobre los prados,
que ellas te acaricien por mí
pues muy rudas son mis manos.
¿Podrían ser de carne y hueso
mis guantes de terciopelo?
¿O te acariciarían por mí
hasta tus medias de nylon?

¿A quién debería yo pedirle
que me ayude a acariciarte?
Pediré a los pétalos de rosas
que acaricien tu piel fogosa.
Pediré ayuda al otoño
para que te derrame sus hojas.

¡Qué rústicas son mis manos!
Nunca más podré tocarte.
Que todos ellos me ayuden
al placer de acariciarte.

★☆★☆★☆★☆★☆★☆

©Rubén Sada 2006-2017.
26-01-2007
★☆★☆★☆★☆★☆★

NUESTRAS BODAS DE PLATA




NUESTRAS BODAS DE PLATA



En estos 25 otoños que pasaron muy ligero
desde aquel 3 de abril que te dije “te quiero”
vivimos una historia de amor como pocas
aceptando nuestros triunfos y también derrotas.


En estos 25 inviernos que tu y yo sobrevivimos

soportando tormentas y temporales de frío,
con coraje hicimos frente a los retos del destino
encendiendo al máximo la calefacción a cariño.


En estas 25 primaveras que deleitaron nuestras vidas

disfrutando la belleza del renacer cada día,
llovieron bendiciones que renuevan la esperanza
reverdeciendo cada año más nuestra alianza.


En estos 25 veranos que vivimos juntos

y el calor de la pasión bañó nuestros asuntos,
creo que tú eras para mí, no tengo dudas,
y estas palabras que te digo son muy oportunas.


Estas 100 estaciones... fueron toda una vida

viviendo muy juntitos de noche y de día.
Nuestras bodas de plata vamos a festejar,
homenajeando al amor y a nuestro hermoso hogar.



★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆ 
Copyright Rubén Sada 2006-2013 - 18-02-2007.

POESÍA PREMIADA:
premios, rubén sada




ARRIMA TU ALMA A LA MÍA




ARRIMA TU ALMA A LA MÍA


Arrima tu alma a la mía
y estaremos en exacta sintonía
entonaremos una afinada sinfonía
al unísono cantaremos nuestra melodía.

Arrima tu alma a la mía
equilibraremos la balanza de la vida,
nuestro sincronismo a otros dará envidia,
cuando lleguemos juntos a la cima.

Arrima tu alma a la mía
como el agua del mar baña la orilla,
tú y yo llenos de placer y armonía
meciendo nuestras opuestas simetrías.

Arrima tu alma a la mía
no te separes de mí durante el día,
que me cuesta vivir sin compañía,
como sin palabras muere la poesía.

Arrima tu alma a la mía
porque sin agua la flor se marchita,
y yo te necesito, mi bella mujercita,
pues sin tu agua se me seca la vida.

★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆
Copyright Rubén Sada 2006-2013.
©Todos los derechos reservados

Escrito por Rubén Sada de Argentina el 11-02-2007

★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆

MAR DE DUDAS





MAR DE DUDAS


No te ahogues en un mar de dudas, 
desahógate conmigo mujer; 
en momentos llegará el amanecer
y acabará la oscuridad y penumbra. 

Navega conmigo a tierra segura
abandonemos juntos tu mar de dudas,
y zarparemos hacia el mar de la lujuria
pues no dejaré que nuestra barca se hunda. 

Ven, recuéstate en mi popa y sopla,
para donde tú deseas sopla la vela,
y erguiré mi mástil bien alto,
y desde allí seré tu centinela. 

Nuestra barca no te dejará a la deriva,
pues va a la tierra del placer y la dicha.
Avistaremos nuevos horizontes,
heredad de placeres y orgasmos 
y observaré desde sendos montes,
como te serenan tantos espasmos.

Naveguemos juntos hasta el cansancio
para luego cobijarnos abrazados.
Seremos felices al cambiar las dudas de tu mar
por nuestra excitante manera de amar.

★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆
© Rubén Sada 2006-2017. 05-12-2006
★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆

NO QUIERO DORMIR



NO QUIERO DORMIR


No quiero dormir,
porque la realidad del estar a tu lado
supera generosamente mis sueños.

No puedo dormir,
Pensando cuando llegará ese día
en que te posea como tu dueño.

No puedo ni quiero dormir,
prefiero permanecer bien despierto,
bebiendo tu amor y escupiendo estos versos.

Y después de hacerte el amor
tampoco puedo ni quiero dormir,
hasta derramar todo mi cariño en ti.

★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★
Copyright Rubén Sada 2006-2013.
©Todos los derechos reservados
Escrito el 05-12-2006

EL JEFE



EL JEFE


Una moderna y confortable oficina
donde su día comienza y termina
Allí alguien se pasa la vida.
Las paredes talladas con recuerdos
de momentos que no se olvidan.
El reloj apura sin cesar
indicando el cotidiano trajinar.
Sentado detrás de su escritorio
se halla el amo del gran emporio.
Pues todo sistema laboral
exige quien lo sepa manejar.
Ocultado detrás de las carpetas
algunas vacías, otras completas,
y un archivo lleno de expedientes,
algunos atrasados, otros urgentes.
Hay papeles por todos lados,
algunos que sirven, otros estrujados.
Diez teléfonos sonando al mismo tiempo,
y un caballero meditando en silencio.
Es un hombre cordial y de buen genio
en cuya mente se forjan muchos sueños.
Su presencia es por demás agradable
pues es una persona muy amable.
De la oficina es el dueño y señor
pero los trata a todos con amor.
Recuerdan que empezó como bachiller
y ahora lo consideran como un líder.
Lo acompaña un harén de secretarias,
que lo ayudan en su tarea diaria.
Lo acompaña un ejército de empleados,
que lo asisten por todos lados.
Tiene cadetes, auxiliares y asistentes
que atienden a proveedores y clientes.
Posee la más elevada eficiencia,
porque los años le dieron experiencia
para tomar decisiones de importancia
que otorgarán a su empresa la excelencia.
Su fantástica firma inimitable,
lleva todo el peso de un responsable.
Sus decisiones son indiscutibles,
su conducta es irreprochable,
su honestidad es intachable.
Tiene gustos muy particulares,
que le dan una personalidad aparte.
¿Quién de ustedes sabe algo más
de lo que sucede allí detrás
de esa ágil e incansable puerta
que tiene escritas esas cuatro letras?
Cuatro letras de gran significado.
Cuatro letras que nadie ha observado,
porque todos los que entran lo observan a él,
al JEFE: ¡QUÉ GRAN TIPO ES!
★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆
Con profundo afecto y muy gratos recuerdos,
de mi paso por el Correo Central, y dedicada a mi jefe.
CORREO CENTRAL DE LA REPÚBLICA ARGENTINA-
SERVICIO DE MENSAJERÍA Y ENTREGA DE TELEGRAMAS.
RUBEN SADA -AÑO 1975-
★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆

©Rubén Sada 2006-2017.

ABRÁZAME, SÓLO ABRÁZAME

abrazos, poema, rubén sada, poesía romántica,



ABRÁZAME, SÓLO ABRÁZAME



Ven a mi lado cariño, quédate ahora conmigo,
porque sé que tus abrazos me cobijarán del frío.
Yo necesito abrazarte, solamente estar contigo,
y tus brazos serán a mí el mejor de los abrigos.

Abrázame que me muero y se me vuela la vida,
ya que a mis lejanas tardes invade la melancolía.
Abrázame y así mi alma ya no estará más herida,
para que en mi eterna noche no me mate esta agonía.

Y en instantes sentiremos que se nos detiene el tiempo,
abrazándonos sentir que estamos juntos viviendo.
El tiempo vuela, amor, y el espejo nos acusa,
sigamos abrazándonos con cualquier tonta excusa.

Envuélveme como pétalos con suavidad de tus brazos,
ya que con tanta ternura me regalaste tu vida.
Quiero ampararme viviendo muy seguro a tu lado,
pero preciso me abraces y así cures mis heridas.


★☆★☆★☆★☆★☆★☆
Copyright Rubén Sada (16-02-2007) 
★☆★☆★☆★☆★☆★☆

LLORO PORQUE SOY HOMBRE




LLORO PORQUE SOY HOMBRE

A veces lloro porque soy hombre
y aunque estoy contigo frente al horizonte
mis labios no permiten que te nombre
y ni mis manos me dejan que te toque.


Lloro porque amo sin ser amado,
¡Cómo deseo revivir nuestro pasado!
Me hiere la confianza que se ha quebrado,
yo te di mi vida y te la has llevado.


Lloro pues mi universo se ahoga,
mi vida se hunde, solo lágrimas flotan,
mi mente se desangra, mi alma está rota,
es mal de amores, el corazón me explota.


El día se me alarga, la vida se me acorta,
la noche se hace eterna, la existencia se corta,
intento acariciarte escuchando una trova,
pero hasta la música que escucho me perfora.


Lloro porque el espejo sin piedad me acusa,
y mi musa se ha convertido en una bruja,
y la luz se me transforma en penumbra,
y hasta el celeste del cielo se me nubla.


Tengo miedo de no ser necesitado,
tengo miedo de ser reemplazado.
¿Cómo voy a sembrar en un campo desolado?
¿Cómo hacer que me ames, si todo has olvidado?

Lloro porque soy hombre, ¿y qué?


_______________________________________________

© Rubén Sada 2006-2013. 04-12-2006.
_______________________________________

Poesía Premiada en EL RINCÓN DEL POETA

y en el portal UNIPOESÍA




LA CARRERA LOCA DE LA VIDA

carrera loca de la vida


LA CARRERA LOCA DE LA VIDA



¡Qué vana, qué ridícula corrida

la carrera loca de la vida!
Todo es bello, ordenado y pulcro
mientras más nos acercamos al sepulcro.


Tanto apuro, ¡qué adelanto por nada...

para salir del estado “salvaje”!
Y descuidando las cosas valoradas
llegar sin nada al final del viaje.


Mientras se agota nuestra fuerza vital,

¿adónde vamos con este magno impulso?
Ni siquiera hemos pisado el umbral
y ya nos deja de latir el pulso.


“Vanidad” fueron palabras del sabio

suplicando propósito en la vida,
midamos lo que sale de nuestros labios
a medida que apresuramos la corrida.


Tal vez sería mejor pausar un poco

en la carrera loca de la vida,
antes de terminar volviéndonos locos
sin disfrutar de las cosas simples y lindas.


Bajar un cambio es el mejor consejo

para no aproximarnos al fracaso,
ir más rápido no significa llegar más lejos
pero tampoco hay que aflojar el paso.

Autor: Rubén Sada




------------------------------------------------------------------
Escrito por Rubén Sada de Argentina el 26-11-1980

Poema Premiado en EL RINCON DEL POETA:



http://premios-rubensada.blogspot.com.ar/2008/02/premio-la-carrera-loca-de-la-vida.html.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...