'fauxcolumn-outer body-fauxcolumn-outer'>

BIBLIOTECA

BIBLIOTECA

Se cayó, del salón, la estantería,
colecciones heridas van al suelo,
se pronuncia la prosa en desconsuelo
y grita la novela y la poesía.

Gime el libro de cuentos, biografía,
un manual escolar llora en desvelo,
la poción del saber tiene el anhelo
que su luz ilumine al fin la umbría.

Se cayó, pero no calló obra alguna,
ni hizo silencio la palabra escrita,
la biblioteca habla, aunque dormita,

esperando ser útil y oportuna.
Un buen libro pidió con voz muy alta:
¡Álzame! Pues sé que te hago falta.

Rubén Sada - 27/08/2015

A SIXTO SILVA


A SIXTO SILVA


Vino de Aldea Asunción
de estampa y porte señero,
y en su ropa de aparcero
ciñó su buen corazón.
Trabajo y dedicación,
hacen que esté muy bien visto,
servicial y siempre listo
y de palabras amables,
déjenme que yo les hable
del paisano Silva Sixto.

Recita y canta poesía,
presentando festivales,
da sus ánimos cordiales
contagiando la alegría.
Con estampa y gallardía
siembra el arte popular
que lo ayudó a remontar
de su autóctono Entre Ríos,
trayendo cálidos bríos
al escenario, su altar.

Sixto Silva honra el suelo
de nuestra patria infinita,
cultor es, de chamarrita
y que la canten, su anhelo.
Sus pájaros de alto vuelo
con melodía equilibro,
y al escucharla yo vibro
y esos pájaros me cantan,
los versos que más me encantan
los atrapó en este libro.

Un libro de colección
cuya riqueza es la vida,
experiencias convertidas
en poesía y en canción.
Toda su gaucha expresión
queda en décimas plasmada,
su humildad queda realzada
por su cultura y su acervo,
y monta con estos verbos
su máxima jineteada. 

Mi admiración le adjudico,
y doy reconocimiento
a su elevado talento,
y este verso le dedico.
Mi “¡bravo!” se lo autentico
por su nobleza tamaña,
pues su vida es una hazaña
y de su experiencia estriba
que si más nieve hay arriba
más alta es una montaña.


Rubén Sada -  11 / 08 / 2015
Recuerdo de la presentación del libro de Sixto Silva, "LOS GARABATOS DE UN ENTRERRIANO". Va mi modesto reconocimiento a un gran exponente del tradicionalismo, residente en Quilmes.

LA EXTINCIÓN DEL ÑANDÚ


LA EXTINCIÓN DEL ÑANDÚ

Mucho ñandú ya no queda
pa' bolear en nuestra pampa,
la indiscriminada trampa
en la extinción los hospeda.
Por codicia y vil moneda
cazadores y rateros
temerarios bucaneros 
con flechas y boleadoras,
a estas aves corredoras 
convirtieron en plumeros.

Rubén Sada



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...