30 de octubre de 2020

ROMA (Diálogo en sonetos entre Rafael Estévez y Rubén Sada)

 


ROMA 

(Diálogo en sonetos entre Rafael Estévez y Rubén Sada)


Rafael Estévez - I
En el ritmo armonioso de un soneto
sin tener muy claro que lograr
se ha dedicado ayer a preguntar
y el tiempo de dudar ya está completo...

Usted debe llevar en su esqueleto
ausencias que denota en el hablar
e intenta de mil formas curiosear
las virtudes que ofrece el alfabeto.

E insiste con las comas y los puntos,
con signos ortográficos difuntos
calcados de un antiguo monolito.

Ahora el turno es mío:¡Hable de Roma!
Y omita en lo posible toda coma.
¿Se entendió la propuesta o la repito?

Rubén Sada - I
Del Imperio Romano sé la historia
y al narrarla me voy poniendo serio.
Italia y los romanos como imperio
reinaron un milenio con victoria.

Llegó al punto final su trayectoria:
La hegemónica cruel en su hemisferio.
Cayó el emperador y el monasterio
pues gloria en base a sangre es solo gloria.

¿Me pidió borrar comas con la goma?
La pausa es necesaria para hablar.
No se puede escribir sin poner coma

pues no se puede hablar sin respirar.
La coma es la frenada del idioma
y al correr sin frenar puede chocar.

Rafael Estévez - II
Yo le voy a enseñar, no se me trabe,
me devuelve palabras discursivas
pero faltas de alma y evasivas,
denota, compañero, que no sabe.

Busque la información donde recabe
porque fue Octavio con sus directivas
quien mató a Pompeyo, a sus fuerzas vivas
corriendo el riesgo que el imperio acabe.

Y si busca comente de Odoacro,
es sencillo, no intente un simulacro
como la frase dicha por Catón.

Y busque en libros o en otros reductos
por qué un día alzaron acueductos
o por qué César cruzó el Rubicón.

Rubén Sada - II
Le avisé del peligro de chocar
por no frenar, caerse en un pantano.
Así cayó el emperador romano
y así calló en el Güemes un juglar.

Si cruza el Rubicón, sepa nadar,
o en su defecto, frene de antemano,
no sea que se embarre con mi guano
y como el César, tenga que cesar.

Ya que ha llegado al borde de esta ría
y no habrá marcha atrás en su maroma,
ya que sabe de Italia, sin más broma

diga cuál de estas dos elegiría:
¿En "El Piave", la torta helada, fría,
o el escocés de "Heladería Roma"?

Rafael Estévez - III
Veo que esquiva con miedo lo romano
y mantiene imprudente la distancia
y perdiendo por siempre la elegancia
irrespetuoso me ensució con guano.

Era sabido que algún día temprano,
cuando apenas el sol llegue a la estancia,
entendería que no da ganancia
tirar la piedra y esconder la mano.

Si sigue optando por la rima fácil
ya nada espere de mi pluma grácil,
siga escribiendo de su mundo helado.

De cucurucho y gustos diferentes
producirá más versos incoherentes
y todo su decir desordenado.

Rubén Sada - III
A lo romano no le tengo fobia,
y de su ciencia obtengo aprendizaje,
la historia es un tesoro en el bagaje
no agota nunca su saber, ni agobia.

Y hablando de la gota, fue en Segovia
que su acueducto conocí en un viaje,
¡Maravilla! Sin bombas ni voltaje
llevaba el agua de una forma obvia.

Deja escuela la historia del pasado
legándonos la cátedra un diploma,
a Rafael, que a la palabra doma

y a un servidor, en este arte rimado.
Y ya hablaremos algo más de Roma
si nos juntamos a tomar helado.

© Rafael Estévez y Rubén Sada. 29/10/2020.

"Cruzar el Rubicón (Río): Frase que significa que ante una decisión tomada, no hay vuelta atrás.

29 de octubre de 2020

SONETOS DE PÁJAROS (Diálogo en sonetos entre Rafael Estévez y Rubén Sada)


Rafael Estévez - I
Yo que soy un paisano de la pampa
escucho desde lejos tu llamado
y dejo mi tranquera sin candado
como quien pone sigilosa trampa.

En este estilo se florea mi estampa
con un saber que me tenía guardado.
De cien batallas en que me he forjado
traigo experiencia que en mi verso acampa.

Y mientras tanto que el soneto crece
se va yendo la tarde que merece
una respuesta de su pluma aguda.

Pero indica poeta, lo que quieres,
qué pretendes, qué buscas y quién eres,
aquí Rafael Estévez te saluda.

Rubén Sada - I
¿Preguntas Rafael, lo que pretendo?
¿Lo que quiero, qué busco y yo quién soy?
Voy a escribirte mi respuesta hoy
y ante ti, voy a ir compareciendo.

Lo que yo soy te lo demuestro siendo,
sigo yendo derecho adonde voy.
No sé si estoy presente mas estoy
y quien está nunca se va escondiendo.

Y hoy que demuestra habilidad tu pluma,
te pido Rafael que me respondas,
¿por qué se forman en el mar las ondas?

¿Por qué es celeste el cielo y gris la bruma?
Responde, Rafael, y no te escondas:
¿Por qué es el mar azul, blanca su espuma?

Rafael Estévez - II
No comparezca ante mí, no soy el juez,
y a su pregunta la abarajo al vuelo,
¿qué otro color podría tener el cielo
si lo vimos celeste en la niñez?

Lo que fue, lo que ha sido, es un tal vez
que usa la bruma como vil señuelo,
también tiene colores mi pañuelo
que muestra en gris oscuro mi adultez.

Preguntas por las ondas y te subes
caminando sin ver a este camino
y es el agua de mar azul marino...

con diferencia que mejor no incubes.
Y respondo a la espuma con buen tino:
Lo que hoy le ves de blanco ¡Fueron nubes!
Rubén Sada - II
Si a mi pregunta abarajás al vuelo,
alguna más en mi versar se cuela,
respóndeme con tino y con cautela
si es que conoces el albur del cielo.

¿Por qué el hornero es pájaro modelo?
¿Por qué el zorzal difícil se congela?
¿Por qué son dos las alas del que vuela?
¿Por qué el gorrión diviértese en el suelo?

Si eres capaz de responder mi duda
te entregaré de pájaro un diploma,
pues un experto serás en el idioma...

Y tu respuesta hará a mi lengua muda.
A tu soneto el mío lo saluda,
agitando sus alas de paloma.

Rafael Estévez - III
El hornero camina, tiene casa y un techo
y el pájaro más chico se refugia ande puede
como lucha de clases, por saber qué sucede
hay que hablar con las aves para estudiar derecho.

El zorzal que ahora nombró, lleva altivo en el pecho
el famoso apellido familiar que antecede
y las blancas palomas con lo poco que quede
alimentan pichones en un nido maltrecho.

Y entonces justifico los gregarios gorriones
cuando vuelan con muchos emitiendo opiniones
abriendo algunas puertas cuando el mundo las cierra.

Y hacen nido en ciudades protegiendo sus hijos,
por eso los pequeños marrones, desprolijos,
pueden verse en las tardes revolcarse en la tierra.

Rubén Sada - III
Has revelado misterios que pregunté con descaro,
respondiendo en modo claro mis intrínsecas propuestas.
Por eso aquí te declaro: ¡Te has coronado en tus gestas!
Se nota que llevas puestas buenas luces en tu faro.

Si tu cielo a mí me prestas, del cielo no me separo,
Rey pájaro, te comparo: ¡Quiero festejar tus fiestas!
En el árbol de tu amparo, la amistad que manifiestas
se habrá convertido en cestas llenas del fruto más caro.

Que las plumas de tu seno te hagan volar al idilio,
con las letras de Virgilio y la fe en el Nazareno.
Yo te prestaré mi auxilio en caso que ruja el trueno...

Procuraré un tiempo bueno en el mejor domicilio.
Cuatro alas de golondrina se saludan con afecto,
con poético dialecto en las tierras de Argentina.


 © Rafael Estévez y Rubén Sada. Escrito el 28/10/2020.

28 de octubre de 2020

NUBES DE ALGODÓN

 



NUBES DE ALGODÓN

 

Bajo nubes de algodón

en un lecho de arrabal,

descansa al fin del jornal

del poblado, la ilusión.

En la calma una canción

le dibuja una silueta,

una acuarela coqueta

en la calle perpetúa

que la vida continúa

en el pincel de un poeta.

 

© Rubén Sada. 28/10/2020


27 de octubre de 2020

USURPADO

 


*USURPADO*


A sudor y martillo
yo forjé una guadaña,
y limpié de espartillo
la tosca tierra huraña.

A la era mi trillo
fue agrietándole entraña,
y hoy la mies de amarillo
a todo el campo baña.

Me apresté a darme maña,
fue ladrillo a ladrillo,
no he logrado una hazaña
y no ha sido sencillo.

Pero el inicuo daña
empuñando un cuchillo,
y usurpando con saña
¡quiere robarme el pillo!

La justicia que engaña,
no lo lleva al banquillo,
porque un juez los apaña
por un mango al bolsillo.

A esa fiera alimaña
mostraré mi colmillo,
chorros de esa calaña
tendrán que ver su brillo.

La escopeta piraña
ya sacude el polvillo,
¡Déjense de patraña!
Y oigan este gatillo.

© Rubén Sada. 26/10/2020.

Con tu visita yo vibro,/ Tu regalo apreciaré,/ Si me invitas un café/ yo te obsequiaré mi libro/.

Invitame un café en cafecito.app