11 de octubre de 2020

ABEJAS: CULTORAS DE LA DULZURA

ABEJAS: CULTORAS DE LA DULZURA

*Casi siempre al mismo horario*
en un rincón de mi casa,
hay un enjambre que pasa
por arriba del herbario.
Vienen de un cercano apiario
buscando flores complejas,
vuelan por sobre las rejas
buscando humectarse el pico,
al verlas me siento un rico:
¡Son laboriosas _abejas!_

Trabajar de noche y día
*casi siempre al mismo horario*
fabricando miel a diario
del néctar, ¡dulce ambrosía!
Cada perla es joyería,
oro en gotas de un rosal,
que es tesoro en el erial
y blasón de su realeza,
y va acopiando riqueza
en el Banco de un panal.

Su zumbido me emociona
y hace piar hasta al canario,
*casi siempre al mismo horario*
ellas invaden la zona.
Huele el aire a feromona
y en colosal vibración
su vital recolección
es vida para Natura,
ingenio en la arquitectura
de hexagonal construcción.

Va incrementando el erario
su generoso manjar,
obtenido de mi lar
*casi siempre al mismo horario.*
Sé que soy un millonario
porque mi prado de flores
les da polen y licores
y un sol que emana buen clima
y néctar, materia prima
para fabricar dulzores.

Su sudor agropecuario
recompensa esta presea:
una pizca de jalea
es jornal y su salario.
*Casi siempre al mismo horario*
vienen incansablemente,
protegen el medioambiente
cuando a la faena irrumpen,
buen ejemplo para el lumpen
cuando hay gen de buena gente.

Ejemplo de resiliencia
que dio un legado ancestral,
fuerza de un reino plural
amante de florescencia.
¡Cuánta labor! ¡Cuánta ciencia!
*Casi siempre al mismo horario*
desde un tiempo legendario,
día a día, gota a gota
su magnificencia brota
del ensueño planetario.

¿Existe acaso en el orbe
una rutina más dulce,
la de un sueño que la impulse
y un latido que te absorbe?
Nada hay que las estorbe
pues no importa el calendario,
*casi siempre al mismo horario*
sin feriados ni domingos,
laboran como los gringos:
¡con esfuerzo extraordinario!

Qué lindo que es pecorear
y de paso un agasajo:
divertirse en el trabajo
entre perfume azahar.
¡Vuestra vida es ejemplar!
¡Si hasta envidio ser abeja!
Sumar producción sin queja
*casi siempre al mismo horario*
siguiendo el itinerario
de feliz vida en pareja.

Les procuro un mundo digno
y que el vaho pesticida
no llegue a ser homicida
para un futuro benigno.
Que el trabajo fidedigno
que les dio Dios, como a estrellas
deje en los humanos huellas
y que al fin del corolario
*casi siempre al mismo horario*
nazcan las flores más bellas.

¡Dios bendiga vuestras mieles
y les ilumine el rumbo!
Con estas décimas zumbo
néctares de mis vergeles.
Con brebajes moscateles
brindo por este santuario
del apícola operario
que cumple su menester,
cada nuevo amanecer...
*¡Casi siempre al mismo horario!*

© Rubén Sada. 10/10/2020.
Consigna: Pie forzado flotante del v.1-v.10 sin repetir palabras rimadas.