6 de mayo de 2020

LA MUERTE (Controversia del siglo cap,2, Indio Naborí vs. Ángel Valiente)

LA MUERTE 


Valiente
Naborí
1 2
Ojalá tenga la suerte La Muerte es desconocida
pocas veces conseguida maga de tierra o de cielo,
de que florezca mi vida que con tijeras de hielo
para cantarle a la muerte. corta el hilo de la vida.
Ella es la mirada fuerte Ni la más enternecida
en incontenible acecho; voz humana la conmueve;
y como en un marco estrecho trepa por la vida breve
la mentira de vivir como una invisible hiedra,
y la verdad de morir con sus oídos de piedra
se me juntan en el pecho. y sus entrañas de nieve.
3
4
Para hablar de las mañanas Como un alfiler de frío
y las tardes que se van, la muerte, callada, viene
la vida y la muerte están desde un palacio que tiene
juntas como dos hermanas. forma de cráneo vacío.
Las inquietudes humanas Viene por un ancho río
no tienen razón de ser, de aguas negras y plomizas;
si aceptamos que nacer y después que ha vuelto trizas
es la acción que nos convierte la vida que le molesta,
en mas hijos de la muerte vuelve a su casa, y se acuesta
que de la propia mujer. en su cama de cenizas.
5
6
Los que aceptan que morir Acaso tal diosa helada,
es pasar a mejor vida, más sorda que la sordera,
que sólo hay carne vencida es pérfida mensajera
y no el derecho a vivir, al servicio de la Nada.
ésos, con un sonreír Acaso empuña su espada
de niños, la muerte esperan; en donde nadie la ve
y nunca se consideran y deja bajo su pie
íntegramente vencidos, suicidio, enfermedad, guerra…
como si extraños fluidos por devolverle a la Tierra
de otras vidas recibieran. lo que de la Tierra fue.
7
8
Los que niegan la existencia La muerte es Emperadora
del eterno “Más Allá”, que nos impone su estigma,
y entienden que todo está y en la noche de su enigma
del mismo cuerpo en la esencia, no se vislumbra la aurora.
ésos, con una impaciencia no le responde a quien llora
triste que los desanima, el dolor de un hijo muerto,
quieren que el tiempo se exprima, ni supieron nada cierto
que dé más de lo que puede; en torno suyo los sabios..
y el tiempo no retrocede Es como el dedo en los labios
y les pasa por encima. de la Esfinge del desierto.
9
10
La muerte, enorme gigante, Es para el místico anhelo
invisible, puesto en pie, camino de salvación,
no se siente, no se ve una breve transición
y en todo está vigilante. entre la tierra y el cielo;
nadie adivina el instante la necesidad de un vuelo
de su exacta aparición; hacia un lejano paraje;
brota de la confusión, algo como dar un viaje
porque se proyecta igual de una orilla a la otra orilla;
en la punta de un puñal una cosa tan sencilla
que en brazos de una pasión. como cambiarse de traje.
11
12
Muere un niño de igual modo Para los que no han querido
que morir puede un anciano: más detalle que la Ciencia,
en la amplitud de la mano la muerte es “la consecuencia
de la muerte, cabe todo. lógica de haber nacido”.
hecha sombra, en el recodo Ante su afán concluido
de cualquier camino, está; mito es la celeste Gloria;
y cuando a buscar se da mas, si hay alta ejecutoria,
uno para su rebaño, hay un modo de quedarnos
no le interesa el tamaño vivos, y es el de sembrarnos
ni hacia qué lugares va. en el surco de la Historia
13
14
Por cuanto de radical El hombre que plenamente
tiene la muerte, la quiero: se ha dado a la Humanidad,
lo mismo quiebra el acero forjando una sociedad
como el más simple metal. de conciencia diferente,
El orgullo personal muerto, como una simiente
en sus garras se hace añicos; espiga en un monumento;
y suelta como abanicos y de pie, en el sentimiento
sus tentáculos salobres, del pueblo que nunca olvida,
sorda al clamor de los pobres, sigue viviendo la vida
sorda a la voz de los ricos. abstracta del pensamiento.
15
16
Una muerte producida ¡Paz! Corazones humanos,
por la vía del suicidio, hoy que el hombre furibundo
nos dice cómo el presidio tiene la muerte del mundo
deja escapar una vida. como un juguete en las manos.
La muerte para el suicida se envenenan oceanos
es vía de flor y estrella, con una bomba homicida
pues cuando bajo la huella que puede con su embestida
del dolor no puede estar, no dejar en el planeta
lo hace, pensando encontrar ni siquiera una silueta
su liberación en ella. vaga de lo que es la vida.
17
18
No siempre la muerte deja La muerte es casi cariño,
el dolor de lo perdido, dulce descanso y consuelo,
pues cuando muere el olvido cuando se posa en un pelo
la alegría se refleja. que el dolor pintó de armiño.
Y cuando muere una queja pero la muerte de un niño
hay alegría también; –flor de sonrisa y pureza,
y cuando yace el desdén albo soldado que empieza
hay un entusiasmo igual, los fragores del combate–,
porque el sepulcro del mal tal parece un disparate
es la cuna para el bien. cruel de la Naturaleza.
19
20
La muerte de algo está aquí Sin embargo, no es tan mala
presidiendo la velada, la muerte de manos frías,
y puesta está su mirada porque las categorías
en Valiente o Naborí. más disímiles iguala…
Si cae la derrota en mí Ella no establece escala
como en un duelo sombrío, de edad, talento ni suerte…
esta misma noche al río Tal vez sería más fuerte
desilusionado iré nuestra vida miserable,
y en su entraña dejaré si tuviera el invariable
enterrado un sueño mío. socialismo de la muerte.