6 de mayo de 2020

LA LIBERTAD (Controversia del siglo cap,3, Indio Naborí vs. Ángel Valiente)


LA LIBERTAD



Valiente
Naborí
1 2
Libertad, palabra de oro ¿Libertad? La libertad
con sabor a sangre pura, no tolera la estrechez:
y en la conciencia madura anchura quieren el pez,
de los pueblos, un tesoro. el ave y la humanidad.
en los hombres sin decoro quiere el ave inmensidad
prospera la indignidad azul para desplegarse;
porque sin la voluntad puede el pez, al limitarse
de los corazones bravos, fuera del mar, perecer,
de un semillero de esclavos y los hombres quieren ser
no brota la libertad. libres para no asfixiarse.
3 4
Dijo el Apóstol ayer La libertad defendida
con su palabra uniforme: hasta el esfuerzo imposible,
"La libertad es la enorme no es más que el imprescindible
tiranía del deber." oxígeno de la vida.
Para ser libre hay que ser Cuando en tierra sometida
hombre de inmensas virtudes, nos asfixia la opresión,
porque las ineptitudes para la respiración
son fábricas de cadenas, necesaria del vivir,
extorsionando las venas un mártir déjase abrir
de las grandes multitudes. un hueco en el corazón.
5 6
Libertad, prerrogativa Libertad, el indio Hatuey
del espíritu elevado, –rosa de llamas rojizas–
que lleva en lo más sagrado te consagró sus cenizas
su parte interpretativa. en el altar siboney.
En la acción suplicativa Crueles soldados del Rey
no está su realización; incendian al indio bravo,
y hay en toda mediación y el héroe con taparrabo
un propósito pigmeo, sonríe, muere contento…
como señaló Maceo El humo libre en el viento
en el Pacto del Zanjón. siempre es más que un hombre esclavo.
7 8
A mí no me gusta ver El ejemplo es el quetzal
ni a un pájaro en jaula de oro, herido de Guatemala:
donde el canto más sonoro enjaulado, pliega el ala
un sollozo puede ser. en silencio funeral.
La obsesión mía es romper Rechaza, en huelga mortal,
la jaula, y decirle: “¡Al monte! los alimentos vitales
Date a volar, y disponte que le dan las criminales
a ser libre, sin más cruz manos que lo han encerrado…
en las alas que la luz Pueblo digno, encadenado,
para ver el horizonte.” muere como los quetzales.
9 10
Cuando el pueblo americano Jorge Washington, tu espada
bajo el predominio inglés, digna de la loa homérica,
tenía grillos en los pies fue en las tinieblas de América
y una traba en cada mano. primer rayo de alborada.
Junto a Washington –su hermano Inglaterra desangrada
de luchas–, Lincoln se alzó: se va por el oceano,
a los suyos liberó, y cuando es punto lejano
hasta que por manos fuertes de lejana embarcación,
la más triste de las muertes brilla otra constelación
en el camino encontró. bajo el cielo americano.
11
12
Del mundo que anda y progresa Francia, tu Revolución
para un rumbo más feliz, te enderezó las rodillas
es una enorme raíz y lavó viejas mancillas
la Revolución Francesa. como un sangriento jabón.
Danton, con palabra gruesa, Tu faro de redención
fustigó la iniquidad, alumbró a la humanidad,
y en su inmedible ansiedad, desde aquella tempestad
aquel cíclope del verbo, de liberador arrojo…
cogió al siervo y vistió al siervo ¡Jamás un traje tan rojo
con alas de libertad. se puso la Libertad!
13 14
Dessalines –según dijera Toussaint de betún y acero
en sus versos Naborí– con alma de claro día,
fue del corazón de Haití en la espalda te dolía
base, mástil y bandera. el látigo del negrero;
Como si tenido hubiera y el dolor te hizo guerrero
águilas en cada mano, –vórtice de la inquietud–,
puso un vuelo en cada hermano para que una multitud
y un resorte en cada cosa, de hombres en silencio largo,
para conquistar la hermosa despertara del letargo
libertad del pueblo haitiano. zombie de la esclavitud.
15 16
Palacios, el orador Bolívar de acero y miel,
de la Argentina que ardía, yo tiemblo cuando te evoco:
en la palabra tenía Capitán del Orinoco
un puño libertador: con los Andes por cuartel.
El recuerdo de su amor Los cascos de tu corcel
por su patria, predomina iban soltando centellas,
y a la Historia le camina y no dejando ni huellas
a pasos de paladín, de siervos y de tiranos,
como lo hace San Martín te salían de las manos
entre Chile y Argentina. pueblos libres como estrellas.
17 18
Donde hay esclavos, no hay gloria: Libertad, tú haces leones
los esclavos en cuestión de la paloma y el galgo:
no son una patria: son así volvió el cura Hidalgo
la vergüenza de la Historia. arengas sus oraciones…
Eso prendió en la memoria Por sucumbir en gestiones
del Titán –sol y jinete– de liberación humana,
hasta que en San Pedro, al fuete linda enseña mejicana,
de la batalla cayó dulce bandera de gloria,
y Cuba se le encendió en el mástil de la Historia
en el filo del machete. flotando está su sotana.
19 20
El primer sacrificado ¡Oh, Martí, la dignidad
por la humana redención tuvo tal grandeza en ti,
debía tener un panteón que basta decir Martí
en cada espíritu honrado. para entender Libertad!
Él cayó crucificado No has visto tu voluntad
para que le mundo avanzara, realizada todavía;
y aquellos que él libertara pero confía, confía,
yendo al Calvario y la Cruz, que, tras las sombras corsarias,
ciegos para tanta luz limpias manos proletarias
le han escupido la cara. están haciendo tu día.