11 de enero de 2022

APÓSTROFE AL VERANO

 

APÓSTROFE AL VERANO

Del fuego queda ceniza
que en el tiempo se consume,
mi incomodidad lo asume
mientras el calor se atiza.
Hacia la altura cobriza
brota este apóstrofe sano,
y se traslada a mi mano
con latidos de frescor:
—Respóndeme, por favor…
¿Por qué has venido, verano?
 
¡Explícame la razón,
o el porqué de tu venida,
si era tan linda mi vida
sin tanta transpiración!
¿Por qué, verano ladrón,
me hurtaste la primavera?
¿En qué insólita quimera
tu promesa mentirosa
ha marchitado a la rosa
con sequía que oblitera?
 
¿Por qué has venido, verano?
Aridez y enfermedades
son las plagas con que invades
al adulto, niño, anciano.
Tu sol colosal, malsano
cancerínamente diestro
es para la piel secuestro
mientras Alighieri pacta
con Mefisto, que se jacta
de aplicar un plan siniestro.

¿Por qué te quedas, estío,
con tu horrible tostador
que castiga con fragor
los techos del caserío?
Solo anhelo algo de frío
o alguna pizca de viento,
pero es tu calentamiento
lo que me incinera a diario
en el horno refractario
de esta selva de cemento.
 
¿Por qué has venido, verano?
Solo me gusta tu lluvia
porque soy espiga rubia
que madura con el guano.
Un termómetro inhumano
que sube al cielo, se enrosca
con el clima, que a la tosca
mantiene resquebrajada,
y aquí no puedo hacer nada
contra el mosquito y la mosca.
 
Pero no me vencerás
ni podrás acrisolarme,
aunque intentes cocinarme
en tu parrilla de gas.
¡Vade retro! ¡Ponte atrás!
Yo te daré un escarmiento,
y con la fuerza del viento
que sopla en marzo, bisoño
te encadenaré al otoño
y allí tendrás vencimiento.
 
© Rubén Sada. 11/01/2021. APÓSTROFE: Figura de la retórica literaria que consiste en dirigirse, durante un discurso o narración, generalmente con emoción o vehemencia, a un interlocutor que puede estar presente, fallecido o ausente, a objetos inanimados personificados o incluso al propio autor u orador. Generalmente se utiliza el tono vocativo o imperativo.​ El empleo de este recurso es muy común en las plegarias u oraciones, en los soliloquios y en las invocaciones.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Los comentarios serán revisados y luego se publicarán aquí mismo. Muchas gracias por su respuesta.

Invítame un café y te obsequiaré un libro

Invitame un café en cafecito.app