3 de junio de 2019

DE LAS MANOS DEL VERANO


DE LAS MANOS DEL VERANO

Verano es sol, es color,
es una playa benigna 
porque el frío se resigna
ante el cálido confort.
Es el brote de calor
desde un cielo muy temprano, 
es un tereré en la mano,
con el zumo de un limón,
es refresco y bendición
“de las manos del verano”.
Verano es nido de hornero,
es la abeja en las aljabas,
es la picada con rabas
en el parque cervecero.
Es la tarde de un febrero,
es la siesta de un anciano,
obtención del hortelano
de la mejor producción,
próspera elaboración
“de las manos del verano”.
“De las manos del verano”
por San Roque en un embarque,
o en la pileta de un parque
con truco en primera mano.
Beber mojito cubano,
tirarse del tobogán,
vino y melón de San Juan, 
y en la tierra olor a lluvia,
que baña a la espiga rubia,
que a los niños dará el pan.
¡Qué generosa es la vida
que el estío desmenuza,
con tanta preciosa musa
que de glamour va vestida!
Ningún verano se olvida
aun si nuestro pelo es cano,
kilómetros en el llano
llenaron nuestra bodega…
¡Cuán generosa es la entrega
“de las manos del verano”!
Rubén Sada. 24/01/2019