15 de enero de 2019

AMOR ETERNO (Soneto dactílico pleno)



AMOR ETERNO 

(Soneto dactílico pleno)


Siembra el trabajo que viste y que calza,
digna el sudor que anuló el desconsuelo,
nubes y vientos se baten a duelo,
bañan la tierra desnuda y descalza.
Rubia, dorada, la espiga se alza
de una semilla que duerme en el suelo,
riegan las gotas que viajan en vuelo
pero son tantas que el suelo rebalsa.
¡Cuántas penurias aguanta el que siembra!
Solas y al cielo levanta sus manos.
Húmeros, radios, la lluvia desmiembra
mientras se empapan cabellos ya canos.
Pero igual ama a la tierra que es hembra
porque con ella vivió mil veranos.
Rubén Sada. 11/01/2019.