1 de noviembre de 2020

EL PATÍBULO CRIOLLO

EL PATÍBULO CRIOLLO

“De todo laberinto se sale por arriba” (Leopoldo Marechal)

Dígame usted, ¿qué país
favorece al delincuente,
penando a su propia gente
a un porvenir infeliz?
En sangrante cicatriz
que en llamas nos deja envueltos,
con los condenados sueltos
y hacendosos encerrados,
que vilmente están diezmados
por criminales resueltos.

Por favor, acierte usted,
diga, ¿de qué país hablo,
en el que decreta el Diablo
pescar a un pueblo en su red?
¿Qué país provoca sed
y la calma con narcótico,
en un suburbio caótico
donde la vida no vale,
y de la cárcel se sale
un violador o un despótico?

Dígame, ¿cómo se llama
lo que antes era república,
y hoy es una casa pública
de prostitutos con fama?
¿En qué asqueroso programa
nos mantiene acorralado
un político prestado
que somete en su impudicia
hasta al juez que, sin justicia
ve que lo han amenazado?

¿Dónde o cuándo se habrá visto
en esta nación gloriosa,
que una mafia mentirosa
nos venda el alma a Mefisto?
El patíbulo está listo:
fruto de una mente enferma,
que en una faena eterna
provocó treinta mil muertos...
¿Somos idiotas o tuertos?
¡Una asesina gobierna!

Oiga, ¿cuál es la nación
que favorece el saqueo,
premiando al inicuo reo
hasta darle protección?
¿Dónde le hacen ablación
al que busca el desarrollo?
¿Dónde meterán escollo
al que libremente emprenda?
¡Mire y sáquese la venda!
¿Cuál es este pago criollo?

Si usted tiene la respuesta
quite a su boca el precinto,
y huya del gris laberinto
de esta casta descompuesta.
Con la libertad enhiesta
cruce ya mismo ese puente...
¡Un país que odia a su gente
es tierra sin solución!
Procúrese bendición
y enfoque al cielo su mente.

© Rubén Sada. 1/11/2020.

Relacionados