24 de octubre de 2017

LLUVIA DE PASIÓN


LLUVIA DE PASIÓN


La lluvia tras la ventana,
y un paraguas cuelga, mudo,
la tormenta y tu desnudo
cuerpo que el viento profana.
Soy esa brisa temprana,
te acaricio en sol de unión,
y amanece en bermellón
pues cuando una mariposa
posa en tu pétalo rosa,
florecemos con pasión.

Si con paz y muy serenos
sembramos la paz de Dios,
verás, cuando somos dos,
que amanece de paz llenos.
Ventanales de sol plenos,
bebiendo la brisa en copa,
planeamos con viento en popa
aun si hay tormenta huraña,
con un paraguas que apaña
entre una lluvia que arropa.

La lluvia aquí nos cobija
y un paraguas paz obsequia,
bulle el geiser y la acequia
y el viento entra en tu rendija.
Una azul brisa emprolija
y un bello sol nos deslumbra,
amanece en la penumbra
pues cuando entibia un sol tibio
nos llena la piel de alivio
y con color nos alumbra.

Batallamos con la escarcha,
germinamos con la flor
pues cuando el riego es amor
no amanece a contramarcha.
Brilla el sol en nuestra marcha
y en la brisa hacemos copla,
el viento suspira y sopla
y aun si la tormenta es cruenta,
siempre un paraguas calienta
mientras la lluvia resopla.

La lluvia genera pánico,
mi paraguas, protección.
La tormenta es la pasión
de un viento feroz, volcánico.
La brisa en paseo hispánico
y el sol de esta galería
mientras amanece el día
y cuando al desván se cuela,
rima a la bella espinela,
y a tu cuerpo con poesía.

© Rubén Sada.
Ilustración superior, © Rubén Sada año 1981.