1 de enero de 2010

SANTA PUERTA



SANTA PUERTA

Santa puerta que mi senda trabas,
te imploro que no seas un estorbo.
Mi sincero rogar es que te abras,
y mi avance no sea en lomo corvo.
Santa puerta que veo estás cerrada,
que tu magro amurar no sea mezquino.
Te suplico que ahora mismo te abras,
pues tu obstáculo ante mí es muy dañino.
Santa puerta que mi paso impides,
ábrete, por favor, yo te lo ruego.
Quiero pasar por ti, si lo decides,
sin pedirte nada a cambio luego.
¿Por qué ciega razón niegas mi entrada,
y tu soberbio dintel, de arriba mira?
¿Tal vez deba decirte una palabra
para ablandar esa conducta altiva?
¿Tendré que gritarte ‘abretesésamo’?
¿Tendré que susurrarte ‘abracadabra’?
¿O quieres que te pinte toda a nuevo,
y te aceite también toda bisagra?
¿Tendré que resignarme en cruenta espera
de quien ya perdió toda esperanza?
¡O abres ya tu oído sordo de madera,
o prefieres te derribe con un hacha!
Escúchame… Oh puerta, te lo pido…
ya no sé qué hacer para que te abras.
Comprende, date cuenta que ¡estoy vivo,
y harto ya de aguantar puertas cerradas!
© Rubén Sada. 01-01-2010.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...