'fauxcolumn-outer body-fauxcolumn-outer'>

POESÍA AL HOMBRE DE CAMPO




AL HOMBRE DE CAMPO



Hombre de campo que habitas
en la tierra y la cultivas
y recoges el noble fruto
de tierra virgen y suelo bruto.

Campesino, tú que cosechas
canciones tristes y endechas,
y esperas alegre y con fe
que la tierra producto dé.

Ejerce paciencia labrador,
pues no es vana tu ardua labor,
solo hay que saber esperar,
y mientras mantener y cuidar.

Remueve la tierra y planta
sembrando lo que más te encanta;
quita los yuyos y riega
que llegará el tiempo de la siega.

Que los cielos lluevan para ti
y te bendiga Dios y te haga feliz,
sabiendo que esta alegría
es el fruto de lo que sembraste un día.

Hombre de campo, tú que miras
al sol con el rostro bronceado,
tu frente suda y transpiras
por tan duro haber trabajado.

Tus manos se han encallecido,
tus pies se han enrojecido,
trabajaste duro y tendido,
con lluvia o sol, calor o frío.

Aunque te sientas solo y herido
nunca, nunca te des por vencido,
multiplicarás tu fuerza productiva
y derrotarás hasta a la sequía.

Y luego de una gran jornada
de muchas horas trabajadas
descansarás, tú y tu familia
tranquilos, durante la vigilia.

No te desvíes campesino,
continúa por tu duro camino,
pon mucho empeño y experiencia,
trabajando con sabia conciencia.

Sé que sos un pequeño puntito
dentro de este universo infinito,
pero sigue esta vida alegre y sana,

sigue sembrando, segarás mañana.


☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆
© Rubén Sada 2006-2016.
☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆





Escrito adentro de un calabozo por Rubén Sada de Argentina el 04-10-1979 en la Compañía de Comunicaciones 9, de Comodoro Rivadavia Chubut, donde fui detenido e incomunicado bajo el régimen militar, por negarme a empuñar las armas.

Este poema fue publicado en la página 98 de un libro escolar de 5º grado básico de Chile.







Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...