'fauxcolumn-outer body-fauxcolumn-outer'>

Al humanista Luis Astrana Marín (Soneto escrito por el poeta Amador Porres)


Luis Astrana Marín

Al humanista Luis Astrana Marín (Soneto)

Como un rayo de luz en las entrañas
oscuras de la historia, va tu pluma
desgarrando los velos de la bruma,
aniquilando errores y patrañas.

Siempre tras la verdad, tú desentrañas
vidas y fastos. Y nos das la espuma
de los sucesos que tu voz exhuma
plenos de realidades y de hazañas.

Quevedo y Lope, Séneca y Cervantes,
por la magia de tu investigación,
se nos revelan vivos y radiantes.

y es tan exacta tal revelación
porque al retratar a estos gigantes
pones alma, cerebro y corazón.

Amador Porres.

Publicado en su libro “Nacer ya es”, 1955.
Biografía de Luis Astrana Marín, quien escribiera
el prólogo de este libro, puede leerse en Wikipedia:



A unos encajes (Por Amador Porres, poeta español)


amador porres

A unos encajes

Oh, los encajes traidores
que entreveo, turbadores,
cuando besan tu divino
cuerpo que provoca ardores
en mi ánimo adivino.
Oh, los encajes traidores.

En su tibia transparencia
-olas rizadas de espumas-
se concilian la turgencia
de la forma, y la cadencia
misteriosa de la bruma.
En su tibia transparencia.

El ver tantos vericuetos,
el cruzar tantos paisajes
y mirar tantos celajes
profesores de secretos
han hecho de tus encajes.
El ver tantos vericuetos.

Ay, quién consiguiera, quién,
coger flores de ese edén
y doctorar los sentidos
en esa ciencia del bien
que ondea de tus vestidos.
Ay, quién consiguiera, quién.

Tu fina carne conoce
la armonía de salterio,
que en su dulce cautiverio
va murmujeando el roce
de tus sedas de misterio.
Tu fina carne conoce.

Ni el susurro de las frondas,
ni el idioma de las ondas
sabrían glosar el leve
bisbiseo de las blondas
hechas de azucena y nieve...
Ni el susurro de las frondas.

¡Qué palpitantes tersuras
ilustran tus vestiduras!
¡Qué modelados perfiles!
¡Qué deleitosas blanduras
de nidos y de pensiles!
¡Qué palpitantes tersuras!

Y si en ti todo es, mujer,
un íntimo florecer
de gloriosas maravillas,
¿cómo podrían caber
en estas pobres quintillas?
Y si en ti todo es mujer.

Amador Porres

Proemio (de Amador Porres, de su libro NACER YA ES)


proemio, amador porres, nacer ya es,

Proemio

Quisiera que nadie leyera mis versos,
no obstante... ─No entiendo si no me lo explicas.
En ellos hay muchos abrojos dispersos.
Entonces comprendo por qué los publicas.

¿Y por qué tus versos son de breve estrofa?
¿Es que una sonrisa, una flor, un ensueño,
una espina, una lágrima, una mofa
no caben acaso en estuche pequeño?

¿Y cómo en tus versos hay desprecio al mundo
y autumnales hojas y sangre de heridas?
Porque amo la vida con amor fecundo
prefiero a los ortos [1] del sol, las caídas.

Amador Porres





[1] Orto: m. astronomía. Salida del Sol o de otro astro por el horizonte.

Pertenece al libro NACER YA ES, de Amador Porres, 1955. Editorial Afrodisio Aguado.

nacer ya es, libro de Amador Porres, poesía castellana,


A Amador Porres (Poeta y amigo)


Amador Porres, poeta español

A Amador Porres (Poeta y amigo)

Rosal se hizo tu vida: flor y espina.
Rosal es paradigma de tu verso:
en él liba su miel tu abeja lírica
y aguza su aguijón de intransigencia.

Traza tu verbo, en burlas disparado,
parábola de griega sofrosine [1].
Hemistiquios de sombras y de estrellas
nos reparten la gala de tu musa.

Desde el gozoso pámpano de Baco
tú vas hasta las cuitas de Sileno...
De vino y mirra tu copa ya colmada
derrámala en las páginas de un libro.

JULIÁN HERNÁNDEZ


[1] En la mitología griega, Sophrosine era un espíritu que personificaba la moderación, la discreción y el autocontrol. Su equivalente romana era Sobrietas (sobriedad). Esta palabra fue utilizada por el poeta como neologismo de serenidad, equilibrio.  

UNIDOS EN EL ARTE (de Néstor Loza)


niño triste, niño alegre

UNIDOS EN EL ARTE

Aprendiendo entre tantas fantasías
voy llegando a los albores del saber,
con pinturas y hermosas poesías
que me brindan heraldos del ayer.
Musa que a todos nos prodigas
con colores y rimas sin igual,
ayuda a mantener la llama viva
y sea nuestra eclosión triunfal.

Cultores de las artes sublimes
que de nuestro numen se nutrieren,
si el ego de vanidad nos exime.
Conjunción de plumas y pinceles
plasmando el fuego que active
la lírica y el verde de laureles.
¡Sin poesía ni pintura no se vive!
¡Son la fuerza de la yunta de corceles!

Cabalguemos juntos la utopía
sin freno la rima, y en colores,
pintados en soneto y fantasía.
Tú, pintor que pintas sin temores
la tristeza del niño y la alegría:
No lo pintes llorando sus horrores,
¡Que sea su vida una poesía
con sonrisas y refulgentes colores!

Néstor Loza, poeta de Quilmes, Buenos Aires, Argentina.

A UN PINCEL (Poema de Amador Porres)


Amador Porres, Alcazar, a un pincel

A UN PINCEL

¡Oh, pincel del artista! Cómo añoras
la gloriosa emoción de aquellas horas
en que el genio inspirado hizo de ti
estremecida síntesis de auroras
a impulsos de un divino frenesí.

Tú entre el lienzo y su mano fuiste el hilo
que, enhebrado en la aguja del color,
germinaste con pétalos de flor,
en nueva escuela y en fecundo estilo
que aureola la fama del pintor.

Pincel iluminado, tallo, espiga,
arista de sol, novio que mendiga
matices de la forma y de la gama,
y después para siempre los prodiga
en la gracia de un rico poliorama. [1]

Pincel modelador de geografías,
cincelador de claridades, brote
de flecha que apunta lejanías,
eres también la lanza de un Quijote
que fuera a conquistar policromías.

Tú sabes de la fiebre y del sosiego,
tú prolongas la estética del brazo
en un airoso puente donde el fuego
de las venas discurre en ramalazo
o en placidez estática de riego.

Y ya la placidez, ya los ardores,
simbolizan, pincel, la inspiración
de una batuta, a cuya sugestión
se funde la canción en los colores
o se funde el color en la canción.

Así fuiste, pincel de Marceliano.
En un fíat [2] glorioso y soberano
Dios fue creando tantas cosas claras
para que tú, tú sólo las copiaras
en un fíat de orfebre castellano.

Que en todo donde hay lírica ternura,
él, Francisco de Asís de la pintura,
Campeador de lo bello, se arrobó,
y con flores y brisas dialogó
sobre España, Castilla y su hermosura.

Amador Porres.
Poesía leída en el homenaje póstumo al glorioso pintor burgalés don Marceliano Santamaría, en el Teatro Lara. (Perteneciente al libro "NACER YA ES" de Amador Porres, 1955. Editorial Afrodisio Aguado.)



[1] Poliorama: m. Fís. Especie de panorama en que la superposición progresiva de sus diversos cuadros permite transformaciones espectaculares ante el observador.
[2] Fíat: Latín. m. Consentimiento o mandato para que una cosa tenga efecto.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...