'fauxcolumn-outer body-fauxcolumn-outer'>

HACINADOS (Soneto de una niña violada)


hacinamiento es promiscuidad, violaciones, violencia sexual


Hacinados

Soneto de una niña violada.

El vientre del dolor está gestando
violencia con ternura al mismo tiempo.
No pudieron mil gritos en silencio
detener tanta furia y tanto llanto.

Inocencia violada en arrebato
cercenó tierna piel, zarpazo cruento.
Un destino infeliz, harto sangriento,
marginó el sufrimiento de hacinados.

Una sola alcoba y un camastro
más seis niños, resulta un mal ejemplo.
Alcohol y ociosidad y un mal padrastro

completaron la orgía de ese templo.
Una hiena escapó, sin dejar rastros,
más que un poco de semen como premio.

Doscientos años no alcanzaron


impunidad, delitos, castigos, argentina, conflictos sociales
Delitos y castigos, en Argentina
Doscientos años no alcanzaron

Se tiñó el pabellón de rojo sangre
en la cruenta Argentina del pasado.
Sendos siglos de riñas y masacres,
fueron pocos los años, no alcanzaron...

No alcanzaron, y no nos dimos cuenta
de lo estúpido que es hacernos daño,
de lo inútil de hacer la vida cruenta:
¡Si no estamos unidos, todo es vano!

Cada cual protegiendo su quintita,
que total no importaba la de al lado.
Lo que más preocupaba: la platita,
aunque luego no valga ni un centavo.

Una guerra equívoca en Malvinas,
una triste historieta, vulgar chasco,
gobernados por mentes asesinas,
y el fantasma: la guerra, que da asco.

San Martín soñó ver la patria libre,
Hernández, vernos juntos como hermanos.
Ninguno de los dos, de tal calibre,
verá el sueño, al fin realizado.

La excesiva inflación y los saqueos,
y ladrones, por leyes liberados.
Altibajos de un pueblo en zigzagueos,
y 'negocios' con firmas del Estado.

Sendos siglos de noche, negros días,
en que no distinguimos al tirano,
y tampoco entendimos todavía
al infame enemigo de este llano.

Para darnos idea de este encono,
poco y ‘nada es veinte años’, rezó el tango.
No alcanzaron las vidas de colonos,
ni bastaron, tal vez, doscientos años.

Autor: Rubén Sada

SECUESTRADO POR LA "LIBERTAD"


trabajadores en un tren, libertad, esclavitud laboral

SECUESTRADO POR LA "LIBERTAD"

"“El dinero tiene que servir, no gobernar!” (Papa Francisco I, 2013)

Secuestrado estoy yo, por el sistema,
aunque tenga supuestas "libertades".
Yazco aquí, secuestrado en las ciudades
sin poder escapar de los problemas.

Soy rehén de una iniquidad suprema,
y me inmolan mayúsculas crueldades,
y habitando un país, peor que el Hades,
no soy libre de huir, es un dilema.

Libertad, que desborda de cautivos
engordando intereses agobiantes,
que me roban la vida en un instante

aunque me hagan creer que sigo vivo.
Tiranía, secuestro esclavizante
para llenar los Bancos de efectivo.

Rubén Sada. 10/04/2014


ROMANCE DE LOS DOS MUNDOS




Romance de los dos mundos


En este mismo momento
en dos puntos del planeta,
dos mundos se están gestando
con tremendas diferencias.
Dos niños están naciendo
de mujeres parturientas.
Debieran ser parecidos,
mas, la distancia es inmensa.
Uno está en tierras de paz,
otro en medio de la guerra.
Uno está en cuna de lujo,
al otro en paja lo acuestan.
A uno arropan trapos viejos,
al otro un ajuar de sedas.
Uno vive en un palacio,
el otro en rancho que apesta.
Los dos niños tienen brazos,
y en sus cuerpitos dos piernas,
pero uno el estómago flaco
y el otro la panza llena.
¿Por qué ellos son tan distintos?
¿Por qué hay tantas diferencias?
Si es el mismo el Sol que brilla,
la misma Luna y estrellas,
si todos somos hermanos,
hijos de Adán y Eva…
¿Por qué se gestan dos mundos
con tremendas diferencias?

Rubén Sada

Treinta mil ( Soneto de las víctimas del hambre, cada día )


Treinta mil

Soneto de las víctimas del hambre, cada día.

Treinta mil mueren hoy, igual mañana,
sin más pan que el crujido de sus dientes.
Es el plan genocida de las mentes
de una casta de fieras inhumanas.

Nunca ven los balances gente hermana,
pero son a los Bancos asistentes.
No hay piedad, compasión, que condimente
el manjar de la bestia: carne humana.

No hay dinero, no alcanza para hambrientos,
pues qué importan los niños, los ancianos.
Pero sí se malgasta en armamentos

detonados por ansias de tiranos.
Esta noche, sin platos ni alimentos
treinta mil dejarán de ser hermanos.

Rubén Sada.

El gran día (Soneto por la cultura)



El gran día

El día que política y cultura
se hermanen juntos en robusta alianza
como hoy lo son política y finanzas,
habrá de ser la vida menos dura.

El día que los Bancos se humanicen
y dejen de emitir palabras falsas,
engaños, ilusorias propagandas
y las deudas del pueblo finalicen...

Despertarán los pueblos ese día,
sintiendo amanecer la humana aurora,
cambiando el padecer del negro otrora

por el ser de la espléndida poesía...
¡Sólo ahí, será esperanzadora
la blancura y candor de ese gran día!

Rubén Sada
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...