'fauxcolumn-outer body-fauxcolumn-outer'>

LA LEY DE MOLOC

Sacrificios humanos al dios Moloc

LA LEY DE MOLOC


Y sigo rumiando historias
pues la lectura me adiestra,
y al volcarlas en mi diestra
razono y me dan memoria.
Al mirar mi trayectoria
con la paz comprometida,
siempre a favor de la vida,
sé que debo aprender de ella…
¡sigue alumbrando mi estrella
en este mundo homicida!

Mundo de cruel sacrificio
ofrecido al dios Moloc, ([1])
me horroriza, entro en shock
por tanta muerte y desquicio.
Falta de justicia y juicio,
sicarios a quemarropa,
“soldaditos” de una tropa
sirven este gran banquete,
mientras el cuarto jinete ([2])
en las noticias galopa.

Señores: Moloc ha vuelto,
mil sacrificios exige,
es su ley la que aquí rige
y a cumplirla está resuelto.
Su culto no se ha disuelto,
se ofrece en su tabernáculo,
cuando él esgrime su báculo
traen selecta carne humana,
y desde ese altar emana
el humo, vil espectáculo.

La razón no se ejercita,
victoriosa es la violencia,
donde reina la demencia
hasta el pulso calmo agita.
El plomo candente grita
desgarrando el aire en dos,
festeja el sangriento dios
y entre distracción ruidosa,
va llenándose la fosa
con una cosecha atroz.

Niños juegan a la guerra
con armas abominables,
creyéndose inimputables
siembran psicosis que aterra.
El indefenso se encierra
entre rejas, en su casa,
la justicia que fracasa
la dura condena invierte
dictando penas de muerte
con cada bala que traza.

¿El pueblo? Yace indolente
con resignación que droga,
y entre billetes se ahoga
el juez, mientras brilla ausente.
Moloc, de afilado diente,
clava a un cuello su navaja,
otra santa vida ultraja
sin compasión ni cariño,
en tanto, otra vez, un niño
viste de blanca mortaja.

Desproporcionadamente
se apagan en sueño oscuro,
los proyectos a futuro
de cadáveres vivientes.
Muertos vivos, zombies, entes
que inculcan el consumismo,
despreciando el humanismo
vociferan “viví el hoy”,
y al barranco va el convoy
sin amor, hacia el abismo.

Futuro destartalado
de quien con esfuerzo escarpa,
mientras lo amputa la zarpa
que el presente le ha talado.
Un mensaje equivocado
con erróneos argumentos,
sedantes del pensamiento
de una avara muchedumbre,
que maquilla podredumbre:
¡violento entretenimiento!

Moloc vive… ¡y es amado
cual síndrome de Estocolmo! ([3])
Exige vidas, y el colmo…
sigue siendo idolatrado.
Joven sangre ha reclamado,
no obstante le es fiel su grey,
ofrendas le harán al rey
en su altar que no descansa,
pues decretó la matanza
¡y quiere cumplir su ley!

Rubén Sada. 18-01-2017




([1]) Moloch, Moloch Baal o Mólek, nombre castellanizado también como “MOLOC”, fue un ídolo dios de origen cananeo, adorado por pueblos antiguos mediante sacrificios humanos, especialmente de niños. Estaba representado como figura humana con cabeza de carnero, becerro o toro, sentado en un trono y con una corona u otro distintivo de realeza, como un báculo. En los templos en los que se le rendía culto, se encontraba su enorme estatua de bronce, hueca; la figura de Moloc tenía la boca abierta y los brazos extendidos, con las manos juntas y las palmas hacia arriba, dispuesto a recibir el holocausto. Dentro de la estatua se encendía un fuego que se alimentaba continuamente. En ocasiones los brazos estaban articulados, de manera que los niños que servían de sacrificio se depositaban en las manos de la estatua, que por medio de unas cadenas se levantaban hasta la boca, introduciendo a la víctima dentro del vientre incandescente del ídolo. Plutarco relata que antes de que la estatua fuese llenada, se inundaba la zona con un fuerte ruido de flautas y tambores, de modo que los gritos y lamentos de las víctimas no alcancen a los oídos de la multitud. (Fuente: Internet).
([2]) El cuarto jinete del Apocalipsis representa a la Muerte; su nombre es Hades (palabra griega que significa sepulcro).
([3]) Síndrome de Estocolmo. Reacción psicológica en la que la víctima de un secuestro, violación o retención en contra de su voluntad, desarrolla una relación de complicidad y un fuerte vínculo afectivo con quien la ha dañado física y/o psicológicamente. 

A HORACIO GUARANY

Horacio Guarany junto a José Larralde.
Dos de los máximos exponentes del folklore argentino.

A HORACIO GUARANY

  
Desde el núcleo de mi alma
con mis pómulos hidrófugos,
mis versos se escapan, prófugos,
dirigiéndose a mi palma.
Me enteré que se fue en calma,
pero su miel dejó aquí,
voló como el camoatí
con alas de un diapasón,
de luto está la canción:
“se fue Horacio Guarany”.

Guitarrero y pescador,
cantor entre los cantores,
se ganó entre los autores
el pedestal del honor.
Padecimiento y amor,
al espanto grita y muerde,
por el que sufre, el que pierde,
por el peón que se persigna
y llora un llanto que indigna
"lágrimas de Plumas Verdes".

Cantor de nueva esperanza,
cantor de luz y alegría,
con el pueblo y la poesía
has firmado firme alianza.
Legado es tu remembranza,
de honesto y fiel trovador,
por el sufriente dolor,
canto que aquí reverencio,
y ante el canalla silencio:
"que no se calle el cantor".

Esta noche mil guitarras
desangran al infinito,
se fue el cantor, mas su grito
mil corazones amarra.
Su mensaje es la moharra
de una copla inquebrantable,
vaya aquí mi canto amable
y el vino de mi poesía,
a quien cantó en rebeldía,
"igual que un potro indomable".

¡Nunca te calles, cantor!
¡Sé la luz del oprimido!
Nunca te des por vencido
y encomiéndate al Señor.
Me ilumina tu fulgor,
el bien que tu surco labra,
que tu canto siempre abra
las puertas de la justicia…
Tu siembra recién inicia,
¡sembrador de la palabra!


Autor: © Rubén Sada.
Homenaje a Horacio Guarany, fallecido el 13 de enero de 2017
en su residencia "Plumas Verdes", Luján, Buenos Aires. (ARG)

Poemas relacionados:

¿POR QUÉ SE CALLARON LOS CANTORES? (Soneto)




COLIQUEO (Poema contra el bullying, racismo, acoso, maltrato psicológico, xenofobia y discriminación)

COLIQUEO

 “No te rías de un colla que bajó del cerro, 
que dejó sus cabras, sus ovejas tiernas, sus habales yertos;  
no te rías de un colla, si lo ves callado, 
si lo ves zopenco, si lo ves dormido.
[…]
No te rías de un colla que está en la frontera 
pa'l lao de La Quiaca o allá en las alturas del Abra del Zenta; 
ten presente, amigo, que él será el primero en parar las patas 
cuando alguien se atreva a violar la patria. 


No te burles de un colla, que si vas pa'l cerro, 
te abrirá las puertas de su triste casa, tomarás su chicha,
te dará su poncho, y junto a sus guaguas,
comerás un tulpo y a cambio de nada.”[…]

(Fragmento del célebre poema “NO TE RÍAS DE UN COLLA”,
Autor: Fortunato Ramos).

Desde su Jujuy natal
bajará al Sur, Coliqueo,
de cerviz gacha lo veo,
en lejana tierra austral.
El frío le sienta mal
y allá lejos lo enviaron,
de su casa lo arrancaron
por cumplir con el “deber”,
soldado no quería ser,
pero a serlo le obligaron.

Coliqueo, bien varón
y en esto yo pongo un tilde:
de rasgo oscuro y humilde,
respeto es su tradición.
Víctima de explotación
desde muy temprana edad,
ir del campo a la ciudad
representó una tortura,
y aunque era fuerte su achura
débil fue su libertad.

Coliqueo era callado,
muy difícil su amistad,
y aunque era todo bondad
era bastante cerrado.
Él creció mimetizado
entre la soledad andina,
cual cardo entre las espinas,
sólo amigo de su tierra,
no le gustaba la guerra
ni las armas asesinas.

Era más bueno que el pan,
nunca enfrentaba enemigos,
y a la hora de hacer amigos
no tuvo incipiente afán.
Los que en la montaña están
tienen infancia muy dura,
desdichados en la altura
de una puna que los pena,
trabajar es su condena,
sometidos a locura.

Hoy lo hallamos firme aquí,
disfrazado de soldado,
Comodoro lo ha citado
y él, valiente, dijo sí.
Nunca imaginó que allí
entregaría su niñez
reventando del estrés
de hostigamiento mayúsculo,
y en un lúgubre crepúsculo
retaría a la estupidez.

Pues de burla fue un objeto,
de sus compañeros tontos,
que para cargadas, prontos,
le faltaban el respeto.
Epítetos, en concreto
como “boliviano inculto”,
se tornan en cruel insulto,
como un balazo en su mente,
y usando su FAL hiriente
se fue haciendo el niño adulto.

Aquí está, noche de guardia,
y en sus manos un fusil,
un casco y un proyectil
cuidando su retaguardia.
Adrenalina en vanguardia
que en silencio sepulcral
dicta el instante fatal,
el del fin de la chacota,
y en su casco el carmín brota
con furia descomunal.

Yo estoy en mi calabozo
luchando contra la sombra,
y una estampida me asombra,
sobresalto tenebroso.
Finalizó el duro acoso,
lo decidió Coliqueo,
su presente era muy feo,
padeció dieciocho años,
los pedazos de su cráneo
mandarán juntar al reo.

Su suicidio fue encubierto
por no manchar el legajo
de un teniente, que a destajo
no quiso “a su cargo” un muerto.
Hoy yace en sepulcro yerto
con un letrero “N.N.”,
la tumba que lo contiene
lanza a gritos el guarismo:
¡Basta de burla y racismo!
¡Que nuestra hermandad resuene!

Al narrar mi verso trato
de decir que NO al acoso,
no al martirio, no al destrozo
del bullying que es el maltrato.
Fuerte historia este relato
del que ve que discriminan
con una impronta dañina,
con burlas y xenofobia,
la actitud resulta obvia:
estamos en Argentina.

Rubén Sada. (09/01/2017) 
En memoria del soldado clase 1960 Coliqueo, muerto por la estupidez humana más grande: el racismo y la discriminación, orígenes de la guerra. 
Comodoro Rivadavia, Chubut, invierno del año 1979.

ENHEBRANDO DÉCIMAS CON RAFAEL ESTÉVEZ

ENHEBRANDO DÉCIMAS
CON 
RAFAEL ESTÉVEZ

—Rafael Estévez—
Me leí un cuento cortito
que hablaba de un “joven Llanos”,
y que tenía entre sus manos
fósforos y que un fueguito
comenzó y todo el pueblito
al fin quedó iluminado,
un medioevo cocinado
se comió de buena gana
y por eso terminó en cana
y estuvo un tiempo encerrado.

—Rubén Sada—
El fuego es la poesía
que luz en la mente enciende,
y que aunque esté presa, prende,
e ilumina como el día.
El poeta, con hidalguía
su pulso no circunscribe
a una celda en la que vive…
¡el poeta traspasa muros
y aunque está preso en lo oscuro
alumbra con lo que escribe!

—Rafael Estévez—
Las ideas que recibimos
son letras que, con historias,
nos cuentan penas y glorias
que los humanos vivimos...
Y todo lo que escribimos
lo pasado y lo presente
aunque en tiempo diferente
debe dejar su mensaje
sin importar con qué traje
vaya en la vida la gente.

—Rubén Sada—
Muy bueno su pensamiento,
la letra prende o no prende,
pero lo escrito depende
de hacerlo volar al viento.
Esparcir los sentimientos,
que vuelen en lindas notas,
tan lejos como gaviotas
libres sobre raudos mares,
liberará muchos lares,
librará tierras remotas.  

Las ideas, como el fuego,
incendian y se contagian,
y escribirlas es la magia
que daría luz a un ciego.
El libro nos da sosiego,
nos da saber, nos conecta,
con amistades correctas
que son culto de hermandad,
con el amor y amistad
que tienen personas rectas.

—Rafael Estévez—
Usted me dice gaviota
y así la rima es muy fácil,
ya de por sí el tema es grácil
y simple rima con nota.
Y su creatividad explota
ante lo cual me arrodillo
desenrédeme este ovillo
y hábleme de la mecánica
o si sabe de cerámica,
¡veremos si es tan sencillo!

—Rubén Sada—
Va una décima dinámica
por Rafael aquí prescripta,
y en su corazón inscripta
con poesía panorámica.
Quiere que hable de mecánica
pero no llego a esta meta,
al límite mi tarjeta
no alcanza para auto o moto,
el motor lo tengo roto:
ando a pie o en bicicleta.

No tengo conocimiento
del tema de la cerámica,
¿de arcilla  mesopotámica
se fabrica? O tal vez miento.
Para estos temas soy lento
pero atravesé su reto,
versé, aunque algo escueto,
hice dos décimas obvias,
¡hábleme de claustrofobia!
No deje su lápiz quieto.

—Rafael Estévez—
No crea que siento miedo
o que me causa temor
si es muy chico el ascensor
o pequeño donde accedo.
O si cual pollo al espiedo
me abraza estafilococo
sé que da fiebre de a poco
y te mata la infectada,
no me asusta para nada
la claustrofobia tampoco.

—Rubén Sada—
Veo aquí que le costó
encontrar rimas con fobia,
y escueta, la claustrofobia
apenas la mencionó.
Por esto, amigo, es que yo
le voy a dar otra chance,
y que no sea un percance
para que encuentre la rima,
vamos a ver si se anima
cuando mi “hipótesis” lance.

—Rafael Estévez—
La “hipótesis”, paso a explicar,
es simple suposición
y si hay algo de razón
se tendrá que demostrar.
Desde ya quiero aclarar
que su décima es errática,
nada tiene de simpática
pues tuve que tomar tónico
porque ahora estoy afónico
y tengo crisis hepática.

—Rubén Sada—
Para la crisis hepática
y si el hígado lo aqueja
tómese un té de carqueja,
o alguna hierba aromática.
Si su salud está maniática
y lo invade algún achaque,
que el miedo nunca lo aplaque,
hay que tomarlo con calma,
son los dolores del alma…
dolores del “almanaque”.

—Rafael Estévez—
El almanaque y su sello
seguro que algo se traen
aunque a veces nos distraen
con luces y algún destello...
Si bien yo perdí el cabello
a la vez gané experiencia,
el vivir es una ciencia
pero eso ya es otro asunto,
cierro décima y pregunto:
¿cómo anda de su dolencia?

—Rubén Sada—
Gracias por interesarse
amigo, por mi salud,
me sobra la juventud,
la dolencia va a curarse.
Mi musa aquí va a inspirarse
y mi décima le esbozo,
no peco de misterioso
y jamás perdí la cuenta:
¡hoy cumplo seis más cincuenta!
Todavía soy “buen mozo”.

—Rafael Estévez—
¿No peca de mentiroso?
Desconfío de usted, Rubén,
sepa, el mentir no está bien,
exagera con “buen mozo”.
Lo del cumple hasta es dudoso
cincuenta y seis usted acota
y aunque parezca remota
mejor tengamos certeza,
¡fíjese bajo la mesa!
¿No se le cayó una sota?

—Rubén Sada—
Con su rima, esta enhebro,
en versos relampagueantes,
que relumbran zigzagueantes
si en la mitad no me quiebro.
Su saludo aquí celebro,
porque sé de quién proviene,
responderé lo que ordene
con el sol de la amistad,
lo saludo en hermandad
bajo el rayo de Selene.

—Rafael Estévez—
Con esta décima estética
buena estilísticamente,
correcta métricamente,
y con nada de cosmética...
le deseo desde mi ética,
que hoy todo le sea elástico,
como en un rito eclesiástico
y en este cumple feliz,
se me come una perdiz
y lo pasa usted fantástico.

—Rubén Sada—
Le agradezco aquí, don Rafa,
su convocatoria amena,
el payar nos encadena
y en buscar palabras zafa.
Nunca el verso nos estafa,
y enhebrarlo es un honor,
más cuando hay buen humor
y la poesía hace bien,
saluda a usted don Rubén
deseándole lo mejor.

Autores: Rafael Estévez y Rubén Sada.
16-09-2016
Muchas gracias, amigo Estévez, por compartir estos versos.


EN APENAS UN METRO DE TIERRA


EN APENAS UN METRO DE TIERRA
"La libertad no consiste en hacer lo que se quiere, sino en [poder] hacer lo que se debe".
(Ramón de Campoamor, poeta español. 1817-1901).

En apenas un metro de tierra
puedo hacer que florezca la vida,
que del tosco terrón inmovible
asome la rosa que en su vientre anida.

En apenas un metro de tierra
puedo un brote plantar, o semilla,
que en mil años se transforme en bosque
que dé inspiración a la aves que trinan.

Puedo echar al descanso mi espalda
o aunque pesen mis piernas heridas,
puedo dar el intrépido paso
de un largo camino hasta hallar la salida.

En apenas un metro de tierra
que se precie de ser productiva,
puedo hacer un agujero y que brote
tanta agua que calme la sed del que pida.

Puedo hacer que mi sombra proyecte
los fantasmas que a mi cuerpo erizan,
y que el peso del tiempo haga un sello
igual a las huellas que mis plantas pisan.

En apenas un metro de tierra
la esperanza del sol me acaricia,
y al enfoque del prístino cielo
las aves que pasan me alegran el día.

Puedo ser aguijón del equino ([1])
y luchar contra la pus maldita,
o esgrimir la curación estoica
blandiendo mi arma: la palabra escrita.

¿Qué es un mísero metro de tierra
sino un grano de polvo en el cosmos?
¿De qué vale el orgullo del hombre
si por su codicia lo destruye todo?

Es tan sólo este metro de tierra
que a mi carne caliente cobija...
¿Para qué ser el dueño del mundo?
¡Si en un sólo metro mis huesos se enfrían!

Sólo quiero mi metro de tierra,
¡cuán pequeña en verdad es mi porfía!
¡Déjenme que yo siga soñando…
que el metro de tierra lo tendré algún día!

Rubén Sada. 8/01/2017.
A mediados de 1979 fui detenido durante un año por el gobierno militar argentino y enclaustrado e incomunicado en un pequeño calabozo que medía un metro de ancho por dos metros de largo, permaneciendo nueve meses en la oscuridad, en Comodoro Rivadavia, Chubut. El resto de la condena (por ser objetor de conciencia), la cumplí en las prisiones militares de Campo de Mayo y Magdalena. Salí en libertad en 1982. 
"Cuando veo la situación de los presos de conciencia, mi libertad me incomoda". (Abel Pérez Rojas (1970) Educador mexicano). 
"Las cadenas de la esclavitud solamente atan las manos: es la mente lo que hace al hombre libre o esclavo". (Franz Grillparzer (1791-1872) Dramaturgo austriaco).



([1])  En una de las más famosas alocuciones de Sócrates en su defensa, (relatada por Platón en el siglo V A.C.), Sócrates metaforizó ser un tábano y el Estado un gran caballo perezoso que necesitaba ser despertado. Se consideraba a sí mismo como un tábano, un pequeño insecto que con su aguijón se podía convertir en una verdadera molestia para animales de mayor tamaño. Decía que la divinidad lo había colocado junto a un caballo grande y noble, pero un poco lento por su tamaño y con la necesidad de ser aguijoneado para despabilarse. El animal no era otro que el Estado griego, con sus políticos e intelectuales.

CANTO A LA LIBERTAD (del poeta Gerardo Molina)

..

Canto a la libertad


  He encontrado la voz para cantarla,
he encontrado la luz para decirlo,
para cantar la rebeldía única
de sus caminos y de mis caminos.

  He encendido mi voz para cantarla
a la luz del heroico endecasílabo:
una y de todos, sí, porque primero
la libertad comienza en uno mismo:

  quererla y conquistarla cada día
con un quehacer irreprochable, límpido,
humilde o encumbrado, ello no importa
si labra, en bien de todos, un destino.

  ¡Oh, suprema virtud! ¡Oh, libertad!
Llega su luz atravesando siglos:
desde el albor primero de los tiempos
y el asombro del hombre primitivo

  y en las cruentas batallas, sólo aquellas
que la portaban como ideal y símbolo;
por sobre los verdugos y tiranos,
indestructible fue, igual a un ígneo

diamante, cuya luz irradia siempre
-soñado faro del galeón perdido-.
Inmune a las traiciones y al escarnio
llega su luz atravesando siglos.

  Y la deseo para todos, tanto,
 que me duele el dolor del oprimido;
y una y de todos va, multiplicada,
como los panes y los peces bíblicos

  a forjar la cruzada redentora
de millones de seres desvalidos.
He encontrado la voz para cantarla,
viene su luz atravesando siglos.

  Desprecio a los que medran, los cobardes,
oportunistas y acomodaticios,
victimarios del pueblo, soslayados,
que disfrazan de amor su despotismo.

  Y amo, sí, a los pueblos irredentos
que pugnan, luchan, se debaten, ínclitos
héroes que con pasión tenaz le buscan
porque con ella no serán vencidos.

  ¡Ser libre en plena noche y en el alba,
en el patrio solar o en el exilio!
Cierta tiende oriflamas sobre el orbe
y es real su fantasma fugitivo.

  Igual a una canción que no detienen
en el alma del hombre los esbirros
del mal, ¡la libertad hacia la aurora
es lucha, certeza, esperanza y grito!

Autor: Gerardo Molina

Primer Premio Poesía, Certamen Literario Internacional, 
“Alas del Alma”, Buenos Aires, 2013.

MÁS POEMAS SOBRE EL TEMA "LIBERTAD" AQUÍ:

LIBRE






EL AMANECER

EL AMANECER

a Rubén Sada


Está clareando en Comodoro,
ya es primavera en el “nueve”,
alguien bebe whisky sin aforo,
para ahuyentar un sueño leve.
-
La noche trae fiera añoranza,
de mujer y de pago lejano,
al oficial que hace balanza,
entre el deber y ser humano.
-
Piensa mucho en el prisionero,
que meses lleva en agujero,
y muy terco sostiene su credo,
por ser “testigo”, fiel y certero.
-
Objetó arma y uniforme,
rechazó el saberse soldado,
por tenerla por monstruo informe,
negó a la guerra ser llevado.
-
Encarcelado por peligroso,
torturado por ser convencido,
aislado por no ser contagioso,
extraño rebelde decidido.
-
Además canta todo el día,
incómodo ministro cristiano,
y hasta escribe poesía,
en rollos que oculta su mano.
-
Por momentos sabe recelarlo,
oscuro traidor le parece,
en otros llega a admirarlo,
y cree que un alivio merece.
-
Gana la disputa el humano,
busca al reo en calabozo,
con soldados de armas en mano,
interrumpe su triste reposo.
-
Apuntado a playa conduce,
al preso que ya nada comprende,
frente a la aurora que luce,
sobre mar que lento se enciende.
-
De frente al azul infinito,
de espalda al fusil asesino,
el rebelde se cree bendito,
en la hora final del destino.
-
Pero esa bala nunca llega,
mientras el astro rey se eleva,
y la duda al reo anega,
el oficial intriga devela.
-
“La pausa usted necesitaba,
ver que aún había belleza,
tras esos muros que confinaba,
su ser no exento de grandeza”
-
El ministro es todo sollozo,
ora llora libertad perdida,
ora ríe de súbito gozo,
por la esperanza renacida.
-
Volverá a su celda el reo,
al inmundo pozo de carencia,
más ya no le sabrá tan feo,
pues solo necesita paciencia.
-
Entre locura y esperanza,
un solo instante alcanzaba,
humanidad entre acechanza,
de algun oficial que dudaba.
-
Enrique Momigliano
Buenos Aires, 24 de diciembre de 2016

POR LA CONFRATERNIDAD (Payada Juan Carlos López – Aldo Crubellier)


POR LA CONFRATERNIDAD

(Payada Juan Carlos López (Uruguay)
y Aldo Crubellier (Argentina).

.

—Juan Carlos López—
Señor Aldo Crubellier,
vibrante, humano y viril,
su heraldo payadoril
plasma la esencia de ayer.
Diáfana luz, rosicler,
bañan su ardiente ideal
y esa antorcha musical
que tanta lumbre desprende
será la guía del duende
del joven bardo oriental.

—Aldo Crubellier—
López, ¡qué oportunidad
para cantar entre hermanos,
y estrechar fuerte las manos
por la confraternidad!
Y por dicha realidad
que a nuestros pueblos, entera,
nace espontánea y sincera
esta décima de honor,
por su patria, payador,
por mi patria y mi bandera.

—Juan Carlos López—
Siempre el canto fraterniza
y estrecha en una aleación
de espíritu y corazón
que al hombre lo sublimiza.
Razón donde cristaliza
su anhelo de plenitud
hurgando en la excelsitud
de ideales y vivencias,
va elaborando conciencias
de universal rectitud.

—Aldo Crubellier—
Mi argentífero cantar
se lo brindo sanamente,
como baja la corriente
hacia el regazo del mar.
Lindo es confraternizar
pues la fuerza está en la unión,
y en esta confrontación
de décimas que rimamos,
unidos nos encontramos
por presente y tradición.

—Juan Carlos López—
Patria, tu sublime hechizo
sobre el alma se derrama,
y fibra a fibra, amalgama
a nuestro acervo castizo.
En rimas te preconizo
porque en confraterno abrazo,
no hay fronteras ni rechazo
para el que busca tu amparo,
para el viajero eres faro,
para el nativo, regazo.

—Aldo Crubellier—
Nuestro canto es el cimiento
que tiene base segura
y en las edades futuras
será luz de advenimiento.
Donde el estudio, el talento,
por sí mismo se prodiga
y está de más que se diga
que nuestros pueblos hermanos
harán fértiles los granos
de tan ubérrima espiga.

—Juan Carlos López—
Cuando épicas clarinadas
estremecieron los llanos
un aluvión de paisanos
se arracimó en las patriadas.
Y embistiendo en denodadas
cargas de furia ejemplar
dejó el godo de reinar,
bramó el océano colérico,
y el vencido león ibérico
tuvo que hacerse a la mar.

—Aldo Crubellier—
Sobredicha la actitud
hecha con temeridad,
el eco de libertad
retumbó del norte al sud.
Y ese patriótico alud
al invasor desconcierta
y tras de la lucha incierta
el arado hunde su tajo
y con libros y trabajo
la patria por fin despierta.

—Juan Carlos López—
Si quererte es un deber
obligación es cantarte,
y en santo amor entregarte
fibra a fibra nuestro ser.
Majestuosa has de crecer
sin incubar un agravio,
sin envidias ni resabios
así te quiero y te admiro
y hasta el último suspiro
tendré tu nombre en mis labios.

—Aldo Crubellier—
Por la fraternal unión
de dos países vecinos,
orientales y argentinos
cantan con suprema unción.
La vida es continuación
que nuestra hermandad rescata,
y fue una ciencia innata
hoy canta a sus payadores,
los primitivos cultores
de ambas márgenes del Plata.

—Juan Carlos López—
Por esa unión tan sagrada
que usted siente y que yo siento

—Aldo Crubellier—
uno y otro pensamiento
dieron vida a esta payada.

—Juan Carlos López—
La guitarra, novia amada,
vibra en savia musical

—Aldo Crubellier—
y fue el sólido puntal
de dos troveros genuinos:

—Juan Carlos López—
Crubellier, un argentino,
y López, el oriental.


Autores: 
Juan Carlos López (Uruguay) y 
Aldo Crubellier (Argentina).

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...