'fauxcolumn-outer body-fauxcolumn-outer'>

UNA CARTA (por Juan Arrestía, el poeta nochero, de Quilmes)




UNA CARTA



I

Para ustedes fabricantes
de juguetes pa' los pibes,
lean esto que hoy escribe
un corazón atorrante.
Quizás seré un ignorante
y a mí qué me importa serlo,
mas, si llego a conmoverlos
con esto que hoy les escribo
seré feliz mientras vivo
aunque les cueste creerlo.

II

Nunca he sido un erudito
ni un estadista tampoco.
Eso sí, quizás un loco
con alma de pajarito.
Soy dueño de un cachorrito
que hoy es toda mi ilusión
y me sangra el corazón
al leer esas propagandas
que ustedes por ahí se mandan
a su noble producción.

III

De cañones, carabinas,
tanques, ametralladoras,
linda oferta, seductora,
para esa infancia divina.
O es que no hay bastante ruinas
en este mundo atrofiado,
o es que no estamos cansados
de llorar aquí en la tierra
los horrores que las guerras
con sus armas han dejado.

IV

Sé que a ustedes no interesa
lo que yo pueda decir
pero han de tener que oír
lo que aquí mi mente expresa.
Déjense, señores, de esas
producciones criminales
o es que no hay bastantes males
para que así, de criaturas,
les enseñen las torturas
de esas armas tan brutales.

V

No fabriquen armamentos
aunque sean de juguete.
Déjenlos a los purretes
que rían, jueguen al viento,
hagan ecos a los lamentos
de esas madres desgraciadas
que miraron destrozada
la vida de aquel que amaron,
por las armas que cargaron
almas brutas, desalmadas.

Juan Arrestía. El poeta nochero, de Quilmes

Información sobre los "niños soldados" en
http://en.wikipedia.org/wiki/Military_use_of_children
Grace Akallo de Uganda. Niña soldado: http://en.wikipedia.org/wiki/Grace_Akallo
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...