'fauxcolumn-outer body-fauxcolumn-outer'>

POR LA CONFRATERNIDAD (Payada Juan Carlos López – Aldo Crubellier)


POR LA CONFRATERNIDAD

(Payada Juan Carlos López (Uruguay)
y Aldo Crubellier (Argentina).

.

—Juan Carlos López—
Señor Aldo Crubellier,
vibrante, humano y viril,
su heraldo payadoril
plasma la esencia de ayer.
Diáfana luz, rosicler,
bañan su ardiente ideal
y esa antorcha musical
que tanta lumbre desprende
será la guía del duende
del joven bardo oriental.

—Aldo Crubellier—
López, ¡qué oportunidad
para cantar entre hermanos,
y estrechar fuerte las manos
por la confraternidad!
Y por dicha realidad
que a nuestros pueblos, entera,
nace espontánea y sincera
esta décima de honor,
por su patria, payador,
por mi patria y mi bandera.

—Juan Carlos López—
Siempre el canto fraterniza
y estrecha en una aleación
de espíritu y corazón
que al hombre lo sublimiza.
Razón donde cristaliza
su anhelo de plenitud
hurgando en la excelsitud
de ideales y vivencias,
va elaborando conciencias
de universal rectitud.

—Aldo Crubellier—
Mi argentífero cantar
se lo brindo sanamente,
como baja la corriente
hacia el regazo del mar.
Lindo es confraternizar
pues la fuerza está en la unión,
y en esta confrontación
de décimas que rimamos,
unidos nos encontramos
por presente y tradición.

—Juan Carlos López—
Patria, tu sublime hechizo
sobre el alma se derrama,
y fibra a fibra, amalgama
a nuestro acervo castizo.
En rimas te preconizo
porque en confraterno abrazo,
no hay fronteras ni rechazo
para el que busca tu amparo,
para el viajero eres faro,
para el nativo, regazo.

—Aldo Crubellier—
Nuestro canto es el cimiento
que tiene base segura
y en las edades futuras
será luz de advenimiento.
Donde el estudio, el talento,
por sí mismo se prodiga
y está de más que se diga
que nuestros pueblos hermanos
harán fértiles los granos
de tan ubérrima espiga.

—Juan Carlos López—
Cuando épicas clarinadas
estremecieron los llanos
un aluvión de paisanos
se arracimó en las patriadas.
Y embistiendo en denodadas
cargas de furia ejemplar
dejó el godo de reinar,
bramó el océano colérico,
y el vencido león ibérico
tuvo que hacerse a la mar.

—Aldo Crubellier—
Sobredicha la actitud
hecha con temeridad,
el eco de libertad
retumbó del norte al sud.
Y ese patriótico alud
al invasor desconcierta
y tras de la lucha incierta
el arado hunde su tajo
y con libros y trabajo
la patria por fin despierta.

—Juan Carlos López—
Si quererte es un deber
obligación es cantarte,
y en santo amor entregarte
fibra a fibra nuestro ser.
Majestuosa has de crecer
sin incubar un agravio,
sin envidias ni resabios
así te quiero y te admiro
y hasta el último suspiro
tendré tu nombre en mis labios.

—Aldo Crubellier—
Por la fraternal unión
de dos países vecinos,
orientales y argentinos
cantan con suprema unción.
La vida es continuación
que nuestra hermandad rescata,
y fue una ciencia innata
hoy canta a sus payadores,
los primitivos cultores
de ambas márgenes del Plata.

—Juan Carlos López—
Por esa unión tan sagrada
que usted siente y que yo siento

—Aldo Crubellier—
uno y otro pensamiento
dieron vida a esta payada.

—Juan Carlos López—
La guitarra, novia amada,
vibra en savia musical

—Aldo Crubellier—
y fue el sólido puntal
de dos troveros genuinos:

—Juan Carlos López—
Crubellier, un argentino,
y López, el oriental.


Autores: 
Juan Carlos López (Uruguay) y 
Aldo Crubellier (Argentina).

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...