'fauxcolumn-outer body-fauxcolumn-outer'>

LO BUENO Y LO MALO (Décimas, con Nayla Beltrán)

LO BUENO Y LO MALO

Décimas, con Nayla Beltrán

—(Rubén)—
Queriendo elevar poesía
como un canto que se baila,
le propongo, amiga Nayla, 
conjugar nuestra autoría.
La espinela será guía
para hermanar un gorjeo,
y si usted se anima, creo,
respóndame lo que quiera:
dígame a qué considera
bueno, malo, lindo y feo.

—(Nayla)—
Qué difícil desafío
me propone Rubén Sada,
pero aquí estoy, mesurada
y esta décima le envío.
Con todo el aprecio mío
trataré de responder
lo que para mí ha de ser
bueno, malo, lindo y feo,
que como bien yo creo
es de dónde se ha de ver.

—(Rubén)—
¡Cuánta verdad hay en ello!
Depende el punto de vista
de lo mismo, lo que exista,
puede ser horrible o bello.
Bueno o malo, será aquello
dependiendo qué uso dé,
un fósforo encenderé
para tener luz y brillo,
mas, con el mismo cerillo
quizá un bosque incendiaré.

—(Nayla)—
Lo mismo que ese cerillo
va mutando en su existir,
en su comienzo al vivir
de tono medio amarillo.
Tiene en su labor sencillo
una risoña lindura,
mas, su pequeña hermosura
se avejenta hacia un costado
quedando luego afeado
y aún de belleza pura.

—(Rubén)—
¡Lo bello es tan subjetivo!
Nunca ha de ser absoluto.
Lo delicado y lo hirsuto 
confluyen en su objetivo.
Como ejemplo le describo
a la flor más femenina,
una rosa coralina,
aterciopelada, hermosa,
a cuyos pétalos rozan
amenazantes espinas.

—(Nayla)—
También lo malo y lo bueno
ha de ser subjetivado,
por ejemplo es consumado
que la mentira en su seno
es mala en cualquier terreno.
Sin embargo, cuántas veces
se puede evitar con creces
al otro inútil dolor
evitando, por amor,
una verdad que entristece.

—(Rubén)—
Tema espinoso, por cierto,
la mentira y la verdad:
el torcer la realidad
no nos conduce a buen puerto.
Mas, la mentira, le advierto,
tampoco conduce al bien,
y mina en un santiamén
cualquier relación estable,
mejor la verdad se hable:
¡se lo asegura Rubén!

—(Nayla)—
Todo lo que conocemos,
absolutamente todo,
se puede ver de dos modos,
si dos caras poseemos.
En Papá Noel creemos
y sólo en justo momento,
madurado el sentimiento
la verdad has de saber,
la verdad es entender
el contexto, y no le miento.

—(Rubén)—
Dice la publicidad
que la Coca Cola es “buena,”
que al tomar desencadena
la mayor felicidad.
Mas, nada es menos verdad
que excederse en la glucosa,
toxina es la sacarosa,
y el exceso de glucósido,
te afloja hasta el peor óxido:
¡qué propaganda engañosa!

—(Nayla)—
Esa es la peor mentira,
de la que hay que desasnarse,
con información armarse
para entender cómo gira.
El sistema que nos mira
como corderos hambrientos,
que de amor y paz sedientos
buscamos, erróneamente
el bienestar aparente
sin ahondar el pensamiento.

—(Rubén)—
A media letra nos vamos, 
qué lindo es estar de acuerdo,

—(Nayla)—
quedarán en el recuerdo 
las ideas que esbozamos.

—(Rubén)—
Los temas desarrollamos,
los versos vienen y van,

—(Nayla)—
y en nosotros dejarán
una amistad encontrada,

—(Rubén)—
¡gracias, dice Rubén Sada!
¡Aplauso a Nayla Beltrán!

¡Gracias, Nayla Beltrán, por compartir tu hermosa poesía y gran talento! Publicado en el libro DE DIEZ, de Rubén Sada (Año 2015)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...