'fauxcolumn-outer body-fauxcolumn-outer'>

LLAMADAS INOPORTUNAS


LLAMADAS INOPORTUNAS

—Rubén Sada—
Lo invito a que me dé parla,
poeta Edgardo Laluz,
con versos que serán sus
semillas, para sembrarlas.
El tema en cuestión da charla:
ya lo propongo de una,
no me deje aquí en ayunas
si es que su idea concibe:
¿qué hace usted cuando recibe
LLAMADAS INOPORTUNAS?

—Edgardo Laluz—
¿Qué le pasó, amigo Sada?
¡Yo no soy de dar consejos!
Aunque ya estoy medio viejo
y tenga alguna agachada.
Esquivándole a la azada
como el sapo saltador,
si lo detecto, señor,
le digo al que me ha llamado:
"Usted se ha comunicado"...
¡E imito un contestador!

—Rubén Sada—
Cuando terminó el comicio
y en mi pleno dormitar,
el rin empezó a sonar
y me hizo perder el juicio.
Que yo “No vote a Mauricio”
amenazó la campana,
propaganda muy marrana
que merece dura crítica,
sucia campaña política
a las tres de la mañana.

—Edgardo Laluz—
No debe tomarlo a mal,
¡lo tiene que interpretar!
Ya se empieza a preparar
un proyecto nacional.
Le explico en el decimal
cómo es la situación:
trabajan en la ocasión
y a deshora, un sacrificio,
pues temen que el tal Mauricio
intente una reelección.

—Rubén Sada—
Obviaron desenchufar
la maquinita automática
y ésta siguió, maniática
dele discar y discar.
La maquinita de hablar,
se convierte en mi condena
y cada vez que el rin suena
me quita horas de sueño,
debe ser del mismo dueño
que el canal de la cadena.

—Edgardo Laluz—
¡Es que es muy trabajadora
la máquina endemoniada,
lo hace salir de la almohada
cuando su sueños afloran.
Y saben que usted atesora
ideas que nadie mueve,
van buscando en forma leve
con ese llamado ameno
ir preparando el terreno
para el dos mil diecinueve.

—Rubén Sada—
Vez pasada me llamaba
la sensual voz femenina
con promociones de China
y convencerme intentaba.
Mis dudas no contestaba,
su nombre no dio a saber,
sólo quería vender
y yo quedé desahuciado:
¡era un mensaje grabado
con la voz de una mujer!

—Edgardo Laluz—
¡A mí me pasó lo mismo!
Era una voz superior,
yo le declaré mi amor
y ella mostró su egoísmo.
Lejos de entrar a un abismo
yo volví a ensayar mi treta,
ahí se me hizo la coqueta,
tratándome de señor,
y me pidió “por favor”
¡mi número de tarjeta!

—Rubén Sada—
Cuando tenía MoviStar
me llamaban los de Claro.
Luego de éstos me declaro:
¡MoviStar vuelve a llamar!
Entonces quiero cambiar
y que nadie más me llame,
y un nuevo llamado infame
de “Personal” que me ofrece
línea gratis por tres meses.
¡Tengo los tres! ¡Qué salame!

—Edgardo Laluz—
El tema del celular
se lo escribo en un papel,
porque yo tengo “Nextel”
que para mí es similar.
Como querer dialogar
cuando está lleno un estadio,
por eso mi bronca irradio,
tanta plata mal gastada,
no consigo hacer llamadas
ni por línea ni por radio.

—Rubén Sada—
Un día, mientras me baño,
suena el siempre inadecuado,
y salí, todo empapado,
me resbalé y me hice daño.
Era otro llamado extraño
me dijo que gané un premio,
yo que soy medio bohemio
festejé con un cognac,
el premio era un viaje a Irak
y desde allí me hice abstemio.

—Edgardo Laluz—
A mí me paso una vez,
le juro me las vi negra,
me dijo “tengo a tu suegra,
esto es un secuestro expres.
Te conviene que pagués
pa’ que el caso se resuelva”.
Y antes que el miedo me envuelva
le canté mi serenata,
duplicándole la plata
pa’ que no me la devuelva.

—Rubén Sada—
Todos estos —comprobé—
inoportunos llamados,
hay que dejarlos colgados
método que ya probé.
Me despido así de usted
y no es que quiero que no hable,
le agradezco que fue amable,
le envío señales de humo,
porque descubrí, lo asumo,
que me robaron los cables.

—Edgardo Laluz—
Yo también sigo mi viaje,
lo saludo en la ocasión,
hoy le presté mi atención
con los versos que le traje.
Espero que se relaje
por que usted se me exacerba,
así sus nervios preserva
después de tantas macanas,
si quiere hablamos mañana
por las latas de conserva.

—Rubén Sada—
Qué tema queda picando,
ahora nos despedimos...

—Edgardo Laluz—
capaz mañana seguimos
en versos improvisando.

—Rubén Sada—
Que sigan ellos llamando....
¡No atendamos sus llamadas!

—Edgardo Laluz—
Yo de acá no escucho nada,
capaz me quedé sin luz…

—Rubén Sada—
¡Otro éxito de Laluz
payando con Rubén Sada!

Autores: Rubén Sada y Edgardo Laluz. Décimas escritas mediante Facebook el 25/11/2015.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...