'fauxcolumn-outer body-fauxcolumn-outer'>

LA TOPADORA DEL TIEMPO


LA TOPADORA DEL TIEMPO


¡Mi barrio ha sido arrasado!
Pasó el tiempo y no es el mismo,
pues hoy, un profundo abismo
sobrescribió su pasado.
¡Barrio que me has criado!
Recuerdo, que en la vereda,
vecinos, que ya no quedan,
bajo el tilo y mate en mano,
compartíamos el verano
respirando la arboleda.

Con nostalgia, veo un infante 
en la paz de los sesenta,
un sosiego que hoy lamenta
vivir de allí tan distante.
Tardes de juegos de antes,
carreras rodando al suelo,
mancha, rayuela y el cielo,
barriletes con cartitas,
naipes y figuritas,
vaquitas en caramelos.

Mil aromas que me envuelven,
a ligustros y arvejillas,
a chocolates, vainillas,
extrañando que no vuelven.
Perfumes, que se disuelven,
de atardeceres eternos,
verano, otoños, inviernos 
y primaveras con flores,
canciones llenas de amores,
“muy bien diez” en mis cuadernos.

Pero, ¡el barrio ha perecido
perdiendo vivas historias!
Con muchas penas, sin gloria,
¡el tiempo lo ha sometido!
En la calle en que he crecido, 
cuando jugaba en mi esquina
hoy, a quien pase, asesinan,
y mi vereda es la tumba
donde el disparo retumba
y el rey delito domina.

¡Señores! Llegó el progreso,
“topadora de la vida”,
causando sangrante herida
y un esmog, ciego y espeso.
En devastante proceso
las fábricas de trabajar 
han tenido que cerrar,
y el “negocio” que hoy prospera
ingresa por la frontera
y nos viene a fumigar.

Arrabal, saga violenta, 
que escribe este triste cuento,
una selva de cemento,
donde el morbo se alimenta.
Mi calle se puso cruenta,
y un cruel código insurrecto 
se televisa en directo
en films de seguridad.
No hay amor, ni por piedad
y está ausente el intelecto.

Como un cuento que redacta 
la historia más increíble,
mi barrio es zona temible 
en el que la muerte pacta.
El tiempo a mi alma impacta 
y a un pasado se aferra,
donde eran calles de tierra, 
esta letal topadora
arrasó,  y me avizora
ser también un caído en guerra.

“¿Dónde estará mi arrabal? (1)
¿Quién se robó mi niñez?” (1)
¿Cuándo surgió la idiotez
de tornar al bien en mal?
¿Qué asesino serial
convirtió a mi barrio en turbio?
Quiero volver al suburbio, 
a aquél, del que nunca huí.
Si yo nunca de ahí me fui
¿por qué vivo entre disturbios?

Hoy sufro un duro revés,
¿seré un árbol sin raíz?
Y sangra mi cicatriz
donde perdí mi niñez.
“Después...
¿qué importa del después?(2)
Toda mi vida es el ayer
que me detiene en el pasado,
eterna y vieja juventud
que me ha dejado acobardado...
como un pájaro sin luz.”

(1) Versos tomados del tango “Tinta roja”. Letra: Cátulo Castillo.
(2) Versos tomados del tango “Naranjo en flor”. Letra: Homero Expósito.

© RUBÉN SADA - Poema perteneciente al libro DE DIEZ.
Ganador del segundo premio en concurso "FIN DE AÑO 2015" del Ateneo Temático, Literario, Artístico y Solidario BAJO EL SIGNO DEL AMOR", Bernal, Buenos Aires.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...