'fauxcolumn-outer body-fauxcolumn-outer'>

EL BRUTO Y LA DAMA (Contrapunto humorístico)

Contrapunto entre Delia Arjona y Rubén Sada




EL BRUTO Y LA DAMA

— (Delia) —
¿Puedo pedirte un favor?
Comer el dulce del tarro
con los dedos, es bizarro,
¡con la cuchara es mejor!
Enseñarte a ser “señor”
es lo que siempre he intentado,
más prolijo y educado,
para ser un “caballero”.
Por eso es que te sugiero
¡no seas bruto y descuidado!

— (Rubén) —
A la historia retrocedo:
Antes que se inventara
el cuchillo o la cuchara
lo más rico eran los dedos.
Comer con mis manos ¿puedo?
La tierra nutre cutículas
con vitaminas agrícolas.
Minerales ingerir
me hace de veras, sentir
un verdadero “terrícola”.

— (Delia) —
¡No seas guarro, amorcito!
Se inventaron los cubiertos.
En comer serás experto
¡y muy bien educadito!
Otra cosa solicito:
ya no te limpies los dientes,
no delante de la gente,
¡cuánta vergüenza que siento!
para mí es un sufrimiento
verte con escarbadientes.

— (Rubén) —
Esto sí es buena invención
para higienizarme el buche,
de esos molestos peluches
que arruinan la digestión.
Pero si hay prohibición
de que me escarbe los dientes,
para ahorrar escarbadientes,
y el usarlos te joroba,
las pajitas de la escoba
serán los equivalentes.

— (Delia) —
Nuevamente te repito
¡esto es cuestión de modales!
Y cuando hacemos sociales
serás todo un señorito.
Que no se ve muy bonito,
la gente queda mirando,
cuando empezás eructando
con un sonido tan fuerte,
y que a nadie le divierte
¡se nos quedan observando!

— (Rubén) —
Quiero ser un señorito,
mas no lo puedo evitar,
pero es que al no convidar 
tengo en la panza un sapito.
Las brisas, leves vientitos
que me están inflando el cuajo,
buscarán cualquier atajo,
y excusame esta diatriba,
si no salen por arriba
saldrán con fuerza de abajo.

— (Delia) —
¿Vez lo que te estoy diciendo?
Esos vientos horrorosos,
para nada silenciosos,
¡que ya los estoy sintiendo!
Quiero que vayas sabiendo,
aprender buenos modales,
los aseos personales
es mi deseo que cuides.
Que tus medias no descuides
¡dañan mis fosas nasales!

— (Rubén) —
El agüita hay que cuidar,
porque es cara y escasea,
quien la gasta o mal emplea
¡se vuelve luego a ensuciar!
¿Por qué me voy a bañar
si el ahogarme me aterra?
Por el agua habrá una guerra
con bombas y mucho ruido,
debido a esto la cuido...
porque yo “amo a mi tierra”.

— (Delia) —
Debo levantar persianas,
que se vayan los olores,
son muy fuertes tus sudores
¡Tengo que abrir las ventanas!
Lo bueno de las mañanas,
el café bien calentito,
con el pan bien tostadito,
que me traés de inmediato,
lo positivo rescato,
¡qué desayuno exquisito!

— (Rubén) —
Perfecto, a desayunar,
pasándole lengua al plato,
chuparse el dedo es sensato,
si es exquisito el manjar. 
Luego al final, a eructar
con un gigantesco eructo,
que salga por el conducto
todo lo sucio, lo insano,
y lavarse bien las manos,
como dama y como bruto.


Autores: Delia Arjona y Rubén Sada
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...