'fauxcolumn-outer body-fauxcolumn-outer'>

LA LUNA (PAYADA CON RAFAEL ESTÉVEZ)


LA LUNA

PAYADA CON RAFAEL ESTÉVEZ


 (Rubén Sada)
Querido amigo Rafael
lo invito muy cordialmente
y octosilábicamente
dibujemos el papel.
Con versos de gusto a miel
y un sentimiento espontáneo,
hoy que es mi cumpleaños
regáleme alguna copla
y si la inspiración sopla
habrá versos simultáneos.

 (Rafael Estévez)
Hola Rubén, amigo
agradecido y contento
le contesto yo al momento
y los versos son testigos
de su sapiencia al abrigo
y si gusta responder
voy confiando en su saber:
Si no brilla en la laguna,
¿adónde se va la luna
cuando empieza a amanecer?

 (Rubén Sada)
Qué lindo tema, la luna,
que acaba de proponer,
desde mi humilde entender
mi respuesta es solo una.
La luna no va a ninguna
laguna, ni es su camino
vagar como un peregrino,
pero en su lejano viaje
pone un luminoso traje
a los arrozales chinos.

 (Rafael Estévez)
Hoy veo que está inspirado
no era día pa’ preguntar,
me ha podido contestar,
ha quedado bien parado.
Lo tiene todo aclarado
cuando respuestas encara,
ahí va otra pregunta clara,
que no quede duda alguna,
¿por qué la querida luna
nos muestra siempre una cara?

 (Rubén Sada)
Creo que muestra una cara,
porque tiene la otra oscura,
no como el gran caradura
que tapa oscura con clara.
Si esa luna nos hablara
nos acusaría pronto,
nos diría “somos tontos”
los avarientos humanos,
pues matamos a un hermano
para acrecentar los montos.

 (Rafael Estévez)
Nuevamente me sorprende
su sapiencia, señor Sada,
sin una rima forzada
su respuesta se desprende.
Sin abusar, se comprende,
y admitiré la derrota
si la luna no esta rota,
dígame, alma bendita,
porque a veces es finita,
y muchas otras grandota?

 (Rubén Sada)
Cada luna una energía:
con menguante, escasea.
limpiemos lo que estropea
en luna nueva, vacía.
Para siembra de poesía
sugiero cuarto creciente,
pues brota resplandeciente
y cuando el disco está lleno,
segaremos poemas buenos,
versos de luz influyentes.

 (Rafael Estévez)
A veces cuando la miro
un temor grande me asalta,
al verla sola y tan alta
bajo la vista y suspiro.
Y cuando al fin me retiro
consulto, ¿qué pasaría
si esto ocurriera algún día,
por tantas vueltas, mareada,
un poco vieja y cansada,
sobre la Tierra caería?

 (Rubén Sada)
Nunca va a caer, jamás,
la luna sobre esta tierra,
porque estar aquí le aterra,
no quiere guerra, está en paz.
A lo sumo ella es capaz
de tirarnos, muy brillante,
algún meteorito errante
que en una noche lo asombren
¡si hasta le mandamos hombres
y los devolvió cuanto antes!

 (Rafael Estévez)
Ya me doy por satisfecho
por todo lo que he aprendido
y le estoy agradecido
por contestar como ha hecho.
Hemos andado un buen trecho
y es tiempo de descansar
con paciencia he de esperar,
ponga en marcha la cabeza,
contestaré con certeza
lo que quiera preguntar.

 (Rubén Sada)
A media letra nos fuimos,
nos aplaude la tribuna
 (Rafael Estévez)
y tuvimos la fortuna
que los dos nos divertimos.
 (Rubén Sada)
A la luna hicimos mimos
con emoción en la piel              
 (Rafael Estévez)
firmaremos con cincel
el final de la payada…
 (Rubén Sada)
Aquí cantó Rubén Sada
con Estévez Rafael.

(II PARTE)



(Rubén Sada)
Me ha gustado cosechar
del fruto hábil de su puño,
y aquí desde mi terruño
me pongo a filosofar.
Yo le quiero preguntar
querido amigo, Rafael,
¿por qué algunos beben miel?
¡Si es para todos la luna!
¿quien nace en buena fortuna
y quién debe beber hiel?

(Rafael Estévez)
Que es para todos la luna
lo sabemos los humanos
nos alumbra como hermanos
ahí no cabe duda alguna.
Y las madres que en la cuna
al ver sus hijos que crecen,
amor como miel ofrecen,
y si hay dañinos dispersos
no figuran en mis versos
si beber hiel se merecen.

(Rubén Sada)
Si somos todos hermanos
viviendo en la misma casa,
dígame qué es lo que pasa
que al prójimo asesinamos.
¿Por qué nos enemistamos
y el cariño está en asedio?
¿Por qué, si amar es remedio
para todos nuestros males,
matamos peor que animales
y el odio siempre entremedio?

(Rafael Estévez)
¡Amigo, usted no debiera
ver de este modo las cosas!
Mi jardín ya tiene rosas,
los geranios, ¡si usted viera!
¡Estamos en primavera!
¡Florecerán los amores!
¡Y los jardines con flores!
Rubén, le mando un abrazo,
¡cambie la cara, amigazo!
Ya vendrán tiempos mejores.

(Rubén Sada)
Todo jardín tiene flores,
y cosas muy positivas,
la realidad imperativa
es ver todos sus sectores.
Hay que distinguir olores,
las hay blancas, las hay rosas,
hay marchitas y hasta hermosas
y hay yuyos aborrecibles,
y hasta hay polillas horribles
con disfraz de mariposas.

(Rafael Estévez)
en mi jardín yo no he visto
yuyos con mala intención
cada flor en su estación
todo esto ya está previsto.
Y perdóneme, si insisto,
terminemos las intrigas
no son malas las ortigas.
Donde haya plantas bonitas
y tengan hojas fresquitas
¡siempre aparecen hormigas!

(Rubén Sada)
¡Qué bien sabe responder!
Me gustaron sus respuestas.
Buen ánimo manifiesta,
y es positivo su ver.
Y es algo de no creer
que usté es cantor avezado,
su verso experimentado
merece mis alabanzas,
me inspira mucha confianza
un payador inspirado.

(Rafael Estévez)
Si contesté a mi saber,
en una forma oportuna,
como la flor de la tuna
tardo mucho en florecer.
Esperemos que al crecer
cante con más fundamento
al compás del instrumento
con la copla improvisada
gracias, mi amigo Sada
por este especial momento.

(Rubén Sada)
Ojalá que este fogón
de amigos nos amontone,
(Rafael Estévez)
que se haga lo que propone
y llegada la ocasión
(Rubén Sada)
que sea una bendición
esta rueda improvisada
(Rafael Estévez)
que ha sido muy bien lograda
con rimas como en tropel
(Rubén Sada)
¡Aplaudan a Rafael
se los pide Rubén Sada!

© Septiembre / 2015. Rubén Sada y Rafael Estévez. Payada escrita mediante mensajes del Facebook. ¡Gracias a mi amigo Rafael Estévez, por sus versos! 



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...