'fauxcolumn-outer body-fauxcolumn-outer'>

CAMINOS DE PAZ (Por Héctor José Corredor Cuervo)


CAMINOS DE PAZ


Por Héctor José Corredor Curervo

Los caminos de la paz
no se hacen con explosiones
destruyendo  a poblaciones
tras sombra de un antifaz
con un lenguaje mendaz,
en turbias negociaciones
ocultando violaciones
de los derechos humanos
por las masacres de hermanos
con las más bajas pasiones.

Paz no es solo de soldados
que luchan por la hermandad
con tesón y lealtad
en los campos desolados
donde han sido desterrados
los más honestos labriegos
ante dirigentes ciegos
que jamás ven las heridas
ni el dolor de muchas vidas
que se esfuman entre ruegos.

Caminos de paz construyen
los padres y los maestros
que recuerdan los ancestros
y que a los niños instruyen
para que tengan el numen
de edificar con altruismo
con amor y sin egoísmo
una patria sin discordia
donde reine la concordia
con la lumbre de optimismo.

Caminos de paz cimientan
responsables dirigentes
y muchos jueces valientes
que a los pueblos alientan
y que con justicia frenan
los actos delincuenciales
de corruptos gamonales
que venden hasta la patria
sin que le interese el paria
que muere sin hospitales.

La paz la hace el elector
que tiene la mente sana
y que a urnas va con gana
a votar por el mejor
que demuestre pundonor
en todas las ocasiones
bajo lluvia de ilusiones
de patria con libertad
y que tenga habilidad
para guiar a poblaciones.

La paz la hace el escritor,
y el poeta con talante
que pueden ver adelante
los destellos del traidor
que finge de salvador
de la gente en ignorancia
que sueña con la abundancia
sin que les guste el trabajo
como el lerdo escarabajo
que muere en fango con ansia.

La paz la puede lograr
el buen comunicador,
con honestidad y honor
que no se deje comprar
y que tenga como altar
la mente con claridad
donde no entre la maldad
con rayos de corrupción
o con alas de ambición
que destruyan la heredad.

Caminos hace el obrero
el chofer, el comerciante,
el pastor y el estudiante
que piensa en la paz primero,
sin aceptar mohatrero
que con dineros calientes
compra los ingenuos clientes
con apariencia de honesto
o que promete gran puesto
con venia de dirigentes.

Autor: Héctor José Corredor Cuervo. (Poeta de Colombia)
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...