'fauxcolumn-outer body-fauxcolumn-outer'>

FAVALORO (DEL POETA CARLOS SFERRA, DE AYACUCHO)




Doctor René Favaloro


FAVALORO 

(de Carlos Sferra)


Nació en el Barrio El Mondongo
de la Ciudad de La Plata
y fue el cardiocirujano
más grande que dio esta patria.
Sencillo como su barrio,
mas, su emoción fue amplia,
humano y solidario
con ideales y causas.
Escribió con fundamentos
sobre el "santo de la espada"
y dio todo para todos, 
sin pedir en cambio nada.
Y fue el "médico rural", 
quiso así que lo llamaran,
porque allá en Jacinto Aráoz,
un pueblito de La Pampa,
hizo a la vez de partero,
consejero y pediatra.
Fue uno más de esa familia,
de esa pequeña comarca,
y el pueblo dejó de ser
sólo un punto en el mapa.

Después del viaje soñado
donde su carrera se alza,
en los Estados Unidos
donde investigan y trabajan
profesionales del mundo
con tecnología avanzada,
y él, un gaucho que venía
de un pueblito de La Pampa,
estudio y sabiduría
con sus pares intercambia,
y de a poco su nombre
cruza fronteras y avanza,
hasta que llega el "by pass"
y de su mano avanza,
poniendo al frente la vida
y la muerte a la espalda.
Su nombre corre y le llueven
las ofertas millonarias
de diferentes países,
de las clínicas más altas,
pero él a lo material
nunca le dio importancia.
Con una mano recibe,
con la otra las rechaza,
Y un día sin previo aviso
decide emprender su marcha,
como diciendo "¡Perdonen,
me necesita mi patria!"
Y regresa a la Argentina
y en Buenos Aires se instala
la Fundación Favaloro,
obra cumbre en esta patria.

Los más diversos pacientes 
por su fundación pasan,
atendiendo del mismo modo
a la clase alta y baja,
y la orden del doctor:
"El que no puede, no paga".
Pero para el que es honrado
y por la derecha marcha,
cumplir se torna difícil,
la carga es más pesada, 
y siente la fundación
el principio de aquel drama.
Las mutuales que no cumplen,
los sueldos que no alcanzan,
y en la desesperación
le envía al gobierno cartas,
golpea puerta por puerta,
igual que un mendigo anda,
'galopando contra el viento',
como decía Atahualpa.
Y el vaso llega al borde
de su filo y rebalsa,
y un veintinueve de julio
un gran disparo estalla
en todos los corazones
que sienten, lloran y sangran.

¡Se ha matado Favaloro!
Porque nadie ha hecho nada
por salvar su fundación 
y la gente que ahí trabaja.
Y ahora yo me pregunto:
Los gobiernos, ¿dónde estaban?
Porque esto no es de ahora.
¡Ya muchos años arrastra!
Los senadores, los diputados 
y las empresas privadas
los empresarios famosos
que tantos autos regalan
pensando sólo en el rating
y el nivel de sus programas.
Los futbolistas, pregunto,
que tantos millones ganan,
un partido a beneficio,
¿qué puede costarles? Nada.
Y algunos periodistas
que hacen notas, escriben páginas,
entran en cada rincón
¡pero no hicieron nada!

Hoy se nos tiñe de luto
bien grande en su pantalla:
"No se olviden de Favaloro"
y se desgarran las lágrimas.
Doctor René Favaloro:
Le digo "perdón" y "gracias",
perdón, como argentino,
me avergüenza y me da rabia,
porque lo abandonamos
cuando más nos precisaba,
Y gracias por lo que fue
y lo que hizo por mi patria,
y millones de pacientes 
de otros colores y razas,
¡Doctor René Favaloro
el pueblo llora su marcha!

Autor e intérprete: 
Carlos Sferra (Ayacucho, Prov. de Buenos Aires)


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...