'fauxcolumn-outer body-fauxcolumn-outer'>

POTROS


POTROS


Hay potros que galopan sin cesar adentro mío y no los puedo detener,
una carrera que arrasa con mi calma.
Enardecen mi sangre cuando veo que los hombres hasta matan por tener,
me hierve el alma.

Y corren desbocados cual tropilla sin jinete por las calles del saber,
aturden con sus cascos mi conciencia.
Asolan mis principios pisoteando verdes hierbas que he podido recoger,
mi rica esencia.

Me empujan adelante con violencia, potros que me impiden retroceder,
es una lucha.
Están embravecidos y me esfuerzo por domarlos, mas no me escuchan.
No los puedo someter.

El polvo levantado en la tropilla me quita la luz del camino.
La salvaje estampida galopa con furia y no la puedo detener,
y no se detendrá mientras mi espíritu esté vivo, 
pero que, de a ratos tiene luz y alivio: ¡cuando yo escribo!

Rubén Sada. 29/11/2014

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...