'fauxcolumn-outer body-fauxcolumn-outer'>

SOY UNA LADRONA (De Carlos Rivas Larrauri, poeta mexicano)


SOY UNA LADRONA

de
Carlos Rivas Larrauri


Siñor Juez, qui no culpen a naiden
¡soy una ratera!
y qui no vaya a pagar algún otro
las culpas ajenas...
yo juí la qui anochi ¡robo esa muñeca!
No Señor, yo en jamas había robado,
yo siempre juí honrada y siempre juí güena
y manque haiga dijado de serlo
me siento tranquila y estoy satisfecha.
Verá asté siñor juez, tengo una hija
qui orita anda en siete años apenas,
y qui va pa seis meses la probe 
está tan inferma del pecho
que pue qui ya pa estas horas
la jalle ya muerta...
Y la quero con toda el alma
y la quero con todas mis juerzas
y pa mí no hay cariño en el mundo
qui se pueda igualar con el di ella.

Dende qui hace ya un año mi viejo
se murió y nos dejó en la miseria,
no he sabido lo qui es un minuto
en qui no haya tenido, hartas penas,
en qui no haya tenido, hartas hambres,
y en qui no haya sufrido pobrezas.

Pues ayer qui fué cinco de enero
me dijo mi nena: mamá, mamacita,
me ha dicho chabela qui los Santos Reyes
esta nochi llegan, a trairles juguetes
a las niñas güenas,
y yo mamacita ¡quero una muñeca!
Una de esas rorritas tan chulas
qui cierran los ojos cuando las acuestan.

Si es cierto m'hija qui los Santos Reyes
esta nochi llegan,
a trairles juguetes a las niñas güenas,
pero solo les traen a las ricas
de las probes ¡no siempre se acuerdan!
mamá, eso no es cierto,
yo se qui los Reyes
nunca olvidan, ¡a las niñas güenas!
¡verás como vienen!
¡no quero dormirme, pa ver cuando llegan!

Pero luego , a poco qui la calentura
li acabó las juerzas,
se quedó dormidita y entonces
agarré el ribozo y di una carrera;
juí con la patrona di onde yo trabajo
haci arto tiempo como lavandera;
le pedí emprestados dos pesos cincuenta
y ella no me quizo emprestar ni un fierro;
salí rete muina de pena, pensando en m'hijita,
cuando en una pieza ondi no había naiden,
sobre una silla, vide una muñeca,
una de esas rorritas tan chulas 
qui cierran sus ojos cuando las acuestan.

Me quedé mucho tiempo mirándola,
pensé qui con ella
m'hijita, ¡podría morirse contenta!...
y ya intonces no pude aguantarme
robé la muñeca y juí una ratera;
pero aquella noche m'hijita del alma
junto di su almohada ¡jalló una muñeca!

Siñor juez, qui no culpen a naiden
¡yo soy la ratera!
mándeme a la cárcel,
hagan lo qui queran;
Pero no he di decir onde vivo
ni manque me muera,
pos no quero que naide le quite
¡su rorra a mi nena!....

Harto se, qui no tiene remedio,
qui en tal vez ya horita
¡la probe esté muerta!
Pero quero qui muera tranquila,
tranquila y contenta,
con aquella carita qui puso
¡cuando vió la rorra junto di ella!

Y ora, ya lo saben,
Soy una ratera,
de mí hagan todito lo qui queran,
pero a m'hija, a m'hijita del alma
¡déjenla tranquila hasta qui se muera!

Carlos Rivas Larrauri nació en El Distrito Federal de México en 1900 y falleció en el mismo país en 1944. Desde niño demostró una gran afición por la poesía y su madre lo incentivó a que se expresara en versos; cuando creció, se volcó completamente por las letras. Se dedicó a cultivar la denominada poesía vernácula, la cual consiste en una lírica que roza el lenguaje cotidiano.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...