'fauxcolumn-outer body-fauxcolumn-outer'>

LOS NIÑOS QUE NO MIRAMOS


LOS NIÑOS QUE NO MIRAMOS

Mientras siga existiendo un Medio Oriente 
que pueda mantenernos preocupados, 
no habremos de ocuparnos de los niños 
que por su culpa viven el calvario.

Mientras no puedan sosegar el mundo 
con verdadera profesión de hermanos, 
existirá una deuda no pagada 
que nos rinda un haber deficitario.

En cada cara que la angustia pinta 
un niño con los sueños en la mano, 
se parapeta la porción del alma 
que debiera volvernos más humanos.

Y la metralla que cercena auroras 
dejando la orfandad como escenario, 
no puede comprender ese silencio 
con que el niño señala nuestro escarnio.

Para volver a la raíz del tiempo 
en que fuimos los sueños encontrados, 
debiéramos firmar los armisticios 
que no sabemos siquiera redactarlos.

Y aquella candidez de que se ufanan 
mayores que ni llegan a contarlo, 
les ofrecemos en ilusa forma, 
pero al final de todo lo negamos. 

Niños de rostros tristes que la historia 
ha registrado y sigue registrando,
son los productos que el fervor del mundo 
para obtener la paz, ha generado.

En esos niños que festejan muertes 
de sus mayores como aniversario, 
hemos sembrado la semilla esquiva 
de un futuro de paz iluso y caro.

Autor: Jerónimo Castillo (Prov de San Luis, Argentina)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...