'fauxcolumn-outer body-fauxcolumn-outer'>

Fe ejemplar


nena, palomas,


 FE EJEMPLAR


Prepáranse la abuela con su nieta
con sendas bolsas de migas de pan,
para darle alimento a las palomas
que en el alba volando vienen, van.

—Abuelita, las palomas no bajan,
abuelita, las palomas no están.
—Les tiraremos, hija, estas migajas,
que a buscarlas, de seguro, vendrán.

—Abuela, las palomas ¿dónde han ido?
No las veo. Ellas ¿dónde estarán?
—Algunas han salido de sus nidos
donde hay polluelos para alimentar.

—Arroja aquí el manjar, en este césped,
y cuando ellas terminen su volar
seguro avistarán estas miguitas,
¡Da por cierto que las encontrarán!

—No siempre el resultado está a la vista,
y aunque no lo veamos, da esperar,
y con fe, seguir mientras optimista:
con confianza, ¡seguro ocurrirá!

Las dos bolsas de migas ya acabaron,
mas, no acaban las aves de volar.
Quedó un blanco maná en el verde pasto
y una niña esperando en soledad.

Cansada de algo que supuso vano
la pequeña se alejó, para jugar,
pero luego volvió, en pocos minutos,
y ya no estaban las migas del pan.

 ©Rubén Sada – 09-11-2012
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...