'fauxcolumn-outer body-fauxcolumn-outer'>

OÍD MORTALES (Poema Bicentenario Argentina, por ELSA CABALLERO)


Oíd mortales


Fue un día lluvioso y frío de una semana de Mayo.
La gente pedía a gritos,ser libres y soberanos
de los Reyes de Castilla, que nuestra tierra ocuparon.
El majestuoso Cabildo, estaba frente a sus ojos.
Allí patriotas y criollos estaban deliberando,
querían formar gobierno sin depender del reinado.
Hombres ricos, destacados, con honradez bien probada
se reunieron ese día, para romper las cadenas que nos tenía agobiados.
Fueron Saavedra, Moreno, Paso, Azcuénaga, Castelli, Matheu,
Larrea, Alberti y hasta don Manuel Belgrano, el creador de la bandera,
que el acta allí firmaron, del primer gobierno patrio,
llamado Primera Junta por el pueblo soberano.
A partir de ese momento, no fue fácil nuestra historia,
fueron muchos los problemas que debimos afrontar,
cruentas batallas dejaron nuestra tierra eensangrentada,
revoluciones y luchas para llegar al poder.
Fueron pasando los años, el país se iba enfermando, era tanta la codicia,
la desidia, la ambición, de aquellos que gobernaban a nuestra rica Nación,
que el pueblo salió a las calles, no soportaba injusticia,
querían paz y trabajo para engrandecer la Patria,
cultivando esta tierra tan rica y generosa
donde el verdor de los campos, alimenta el ganado, que tanto es codiciado
por los países que forman, el mundo globalizado.
Si buscamos en las montañas, allí también hay riqueza,
variedad de minerales, floreciendo en cada veta, pero es desperdiciado, nadie las quiere explotar y hoy las han regalado a países extranjeros
que se van haciendo dueños, de nuestra Patria inmortal.
Fueron miles que cayeron por defender ideales, que pisotearon aquellos
que prometían igualdad y luego ya en el poder, se olvidaron de los pobres
dejándolos sumergidos en la indigencia total.
Hoy llegó el Bicentenario, el Centenario pasó,
es otra generación la que festeja este día, han sido doscientos años
del grito de libertad y aún seguimos bregando por conseguir un lugar,
en este mundo insensible donde podamos vivir,
en este país hermoso que nadie podrá hundir.
Aunque soplen fuertes vientos, aunque los ríos desborden,
aunque tiemble nuestra tierra, el pueblo siempre estará,
levantando el estandarte de la fe y de la esperanza
trabajando con denuedo para conseguir la paz.
Si alguien quiere usurpar este país tan hermoso que queremos conservar,
nos tomaremos las manos, lo abrazaremos muy fuerte, aferrándonos a él,
cantaremos nuestro Himno con la voz del corazón,
diciendo con voz potente:
"Oíd mortales el grito sagrado: ¡Libertad, libertad. libertad!"
y así sabrá el mundo entero, que a nuestra Patria querida,
nadie la podrá tocar.
Elsa Caballero                                           25/05/2010
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...