'fauxcolumn-outer body-fauxcolumn-outer'>

DEL VIL METAL (Poema de Mario Rojman, El Payador Urbano)

Del vil metal


La guita sigue un camino
orientado por su dueño,
que pone el mayor empeño
en buscarle su destino.
En nuestro suelo argentino,
la inefable tradición
nos dice que el patacón
-moneda de vieja data-
se guardaba en una lata
o debajo del colchón.

Quien buscaba sin apuro
un lugar con garantías,
el Banco, en aquellos días,
era confiable y seguro.
Luego, un período oscuro
no faltó en ese circuito
donde, bordeando el delito,
ciertos inescrupulosos
por caminos muy tortuosos
idearon el corralito.

Para no menear divisas
entre milongas y tangos,
hay los que a sus sucios mangos
los depositan en Suiza;
y muy fiel a esa premisa,
un célebre ex mandatario,
utilizó el recetario
y, sin cruzar la frontera,
mandó a encanutar afuera
medio palo del erario.

En este florido valle
se curten diversas formas
y dentro de ciertas normas,
sólo cambian los detalles.
Chorro que guita embagaye
suele contar con auspicios
de ladrones vitalicios
de procedencia genuina,
que cuentan en la Argentina
con dos siglos de ejercicio.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...