'fauxcolumn-outer body-fauxcolumn-outer'>

Admoniciones de Otoño (por Mario Rojman "El payador urbano")

Admoniciones de Otoño


Cristina y Chávez se quieren,
en tiempo forma y lugar,
del quince no voy a hablar,
no me consta, ni lo esperen.
Son dos almas que se adhieren
y con gran determinismo
se nutren del populismo
de la mañana a la noche,
con un entorno fantoche
que alaba su “virtuosismo”.

Mientras disertaba Cris,
con su ternura infinita,
en muy reciente visita
el cielo se puso gris.
Un lamentable desliz
de las milicias chapistas
puso a la protagonista,
a manera de remache,
bajo un repentino escrache
de talante belicista.

En la escrachada prolija,
bolivarianos delfines,
le mentaron a Antonini
y la histórica valija.
El escrache sin manija
no melló la relación,
ni la gran admiración
que une a los mandatarios
y por los Bicentenarios
brindaron, en comunión.

Otro escrache de rutina
se produjo aquí, en la Feria
del Libro y la periferia,
y la ligó Hilda Molina.
La cubana peregrina,
como escritora novicia,
presentaba una primicia
en la tierra de Gardel.
(Pero, escracharlo a Fidel,
hoy aquí, es una “injusticia”.)

Despues le siguió Noriega,
un crítico del INDEK
a quien le invaden el set
los guapos de Santos Vega.
Armaron una refriega
que no tiene precedentes
en ese ferial ambiente
del libro y sus circunstancias;
Dios sabrá quién los financia
a esos santos inocentes.

El acoso a periodistas
es poco dignificante
pero, que nadie se espante:
en la era kirchnerista.
Existe más de una lista
de alcahuetes con solvencia
que han sentado precedencia
apuntalando el ritual
y el matrimonio imperial
les rubrica la licencia.

Una noticia, malhaya,
que nos deja rezongando
es el fallo, harto nefando,
que dio a conocer La Haya.
Continúa la batalla
-Gualeguaychú no se abate-
y desafiando el combate
su posición no declina,
en tanto Pepe y Cristina
se juntan a tomar mate.

Ahora, cerrando el ritual,
cito a Evo en el embrollo,
“el seguir comiendo pollo
podría ser perjudicial”.
Es un problema hormonal
que puede acarrearte males
pero, si te gusta dale
y seguí en la tuya, hermano;
si querés cambiar de mano,
no le hagas caso a Morales.

AUTOR:

Mario Rojman, EL PAYADOR URBANO.
(Copiado de su sitio web donde encontrarán más de este talentoso poeta entreriano.)
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...