'fauxcolumn-outer body-fauxcolumn-outer'>

MADRE CALLE


Desde Ecuador Beto Aveiga nos sorprende nuevamente
con un desgarrador poema social, muy bien hecho:




Madre calle que no albergas porque tienes brazos rotos...
a tus hijos, que no pocos, los que simplemente tienes,
unos viejos, otros niños, unos cuerdos, otros locos...
otros gatos, unos perros... deambulando entre desdenes.

Eres vientre de otras madres y eres padre de los hijos
que sin patria, pan, ni techo, te recorren vanamente...
fiel espejo de egoísmo de una sociedad vigente,
que le sobran religiones... mas carece de creyentes.

Madre calle eres la cama donde el reposar es muerte,
es sufrir sabrá Dios cuánto... es sentir que el hambre viene
y comer quizá soñando... y no ver que tu hijo crece...
es vivir injusto infierno... camuflado en el asfalto.

Madre calle tanta vida que atropellas diaramente...
nadie clama por la sangre de tus hijos olvidados...
¿madre calle, has notado, que ignoramos fácilmente
que tus hijos bien podrían ser los seres que cuidamos?

Madre calle a veces lloro y me desplomo de impotencia
de ver tu magnificencia y morisquetas humanistas...
una prueba irrefutable de que aunque nos sobre ciencia
somos cortos de conciencia, de razón, y costumbristas.

AUTOR: Beto Aveiga · Ecuador

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...